Signos que ella no le gusta que más que un amigo

¿Como actuan las chicas del signo Acuario cuando les gusta un chico?

2020.10.12 13:57 Anonimus017 ¿Como actuan las chicas del signo Acuario cuando les gusta un chico?

Hola yo soy un chico del signo de Escorpio y sinceramente nunca he creido en lo del horóscopo aunque en mi caso el horóscopo a describido casi al perfecto mi personalidad... Pero eso es otro tema... Hay una chica en mi instituto que es del signo de Acuario y que me gusta bastante, ella es muy sociable y coqueta, al principio solo nos mirabamos y yo tenia la sensación de que le gustaba ya que su mirada era como muy profunda, ella y yo hablabamos poco (todas las conversaciones las empezo ella) pero con lo poco que hablabamos ella siempre era bastante agradable y me sonreia, mas tarde ella se entero por unos amigos de que me gustaba y ella se sonrojo y se lo empezo a contar a todo el mundo, pero cuando sus amigas le preguntaban si le gustaba ella decia que no (nunca me llegó a decir que no le gustara) pero tengo la sensación de que si le gusto pero como que se niega a reconocerlo, ahora estamos en clases diferentes y las cosas estan como más frias y ella es como más distante pero he tenido la sensación de que me ha mirado de reojo un par de veces... Y estoy muy confundido por favor ayudaaa
submitted by Anonimus017 to Horoscope [link] [comments]


2020.09.17 09:40 octavioraulxd Sitios similares a Estrenosgo

Sitios similares a Estrenosgo
A la mayoría de nosotros, por no decir que todos, nos encanta ver películas o descargar cualquier contenido multimedia, pero actualmente, son muy escasos los sitios que podemos encontrar en internet.
Estrenosgo es uno de esos sitios webs donde podemos encontrar cualquier contenido, sin límites, sin embargo, a muchos usuarios no les gusta que tenga demasiada publicidad. A pesar de tener excelentes opciones y que a nosotros nos encanta, quizá sea mucho mejor optar por distintas opciones.
Algunos sitios webs que te presentaremos a continuación, están libres de publicidad o tienen pocas, son realmente rápidos y funcionan igual, así que no tienen nada que envidiarle a estrenosgo.
¿Quieres conocer cuáles son?, continúa leyendo.

Cinecalidad.to

Este sitio web está ganando bastante popularidad, pues sube películas en full HD y además, se mantienen en constante actualización, por lo que no estarás tan desactualizado cuando tus amigos realicen intercambios de opiniones a una escena cinematográfica.
Lo mejor de todo, es que no cuenta con casi publicidad, no tienes la necesidad de registrarte en el sitio web para descargar alguna película y puedes ver cuáles son las del momento. Definitivamente se está volviendo una de nuestras favoritas.
https://preview.redd.it/u50nu1xhwnn51.jpg?width=500&format=pjpg&auto=webp&s=9ac71aea30a3fda37fcc184d2d5f4a34e7cc1278

RARBG

Es un sitio web en el que puedes descargar archivos rápidamente. No se actualiza tan rápido, pero cuando lo hacen, suben bastantes estrenos. Una de las cosas positivas que tiene este sitio web, es que cuenta con TOP 10 de cada género de película, así que tú tienes bastante para elegir.
Tiene una sección exclusiva en la que puedes ver trailers y no basta con ello, también suele subir música, juegos, series o programas televisivos e incluso, software y otros archivos más.

Freak’s City

Este sitio web sumamente sencillo, es uno de los que se encuentra de primero en la lista, luego de estrenosgo, lo que significa que hay buenas reseñas y buen contenido que encontrar en ella. A través de ellas puedes realizas descargar, ver películas, ver series y además, bajar todo desde Torrent, mucho más rápido y fácil.
Si me preguntan si la utilizaría, definitivamente sí.

Gran Torrent

Otro gran sitio web que debes tomar en cuenta, es Gran Torrent, pues cuenta con contenido de calidad 4k, HD y para bluray, que puedes ver en mega pantallas o en el hogar a través del Smart tv. No basta con ello, tiene una gran cantidad de películas y además, cuenta con los estrenos más recientes.
Si quieres ver las reseñas de algunas películas, tan solo debes buscar los comentarios y dejar tu opinión.

JoseanE.com

Es un sitio web bastante sencillo pero en el que pues conseguir programas de software gratuitos, rápidos, fáciles y sencillos. Además, también hay programas para teléfonos, juegos java y modelos de buscadores.
Definitivamente si estabas buscando un sitio web similar, esto es lo tuyo.

Torrents.me

Este sitio web se ha popularizado en el mundo completo, pues inició en España, pero ahora llego hasta Hispanoamérica y para quedarse. Una vez que ingresas a la página, notarás que te avisa que serás rastreado, sin embargo, te recomendamos utilizar VPN, porque pueden copiar algunos datos de seguridad.
Aunque te avisemos de ellos, no significa que sea un sitio web necesariamente malo, porque no lo es, el contenido es excelente y puedes descargar fácilmente.

EliteTorrent

Si estabas buscando plataformas donde ingreses a torrent de estreno, realmente rápido y con las mejores series y películas, estas en el lugar correcto. A través de este sitio web puedes elegir si acceder a estrenos o el tipo de doblaje, incluso, puedes ingresar a la versión original de las películas.
Tienes distintas opciones para elegir en las categorías, y no solo basta con ello, sino que también puedes realizar descargas a través de Magnet Link o de torrent. Te suele aconsejar sobre la salud, el medio ambiente, semillas y clientes.

Archive.org

Es una excelente opción si te gusta el arte, la música, los libros y las películas. Además, si estas aprendiendo de los idiomas, te ofrece cinematografías en inglés, alemas y francés; puedes colocar subtítulos en español y lo mejor, es que aprendes de igual forma varios idiomas.
Clasifica las películas por año y además, tiene una gran variedad de opciones para disfrutar en casa. Así que no tienes excusa, ingresa ya.

Don Torrent

Se trata de un sitio web bastante cargado y que puede compararse bastante bien con estrenosgo, pues cuenta con contenido actualizado, calidad excelente con una resolución 4K, series de televisión el ultra HD, documentales, músicas, juegos y mucho más.
Lo mejor de todo es que tiene un modo de noche, para que apagues las luches y con una gran pantalla reflecten su película favorita, además, también cuenta con recomendaciones de descargas torrents.
Si esperabas un sitio signo de comparar con estrenosgo, este definitivamente es el que debes tomar en cuenta.

Torrentdepeliculas.net

Si buscabas un plataforma que subiera contenido directo de Netflix, sin duda alguna está te servirá, pues sube diariamente 250 capítulos de distintas series, para que la página se mantengan actualizada constantemente.
No solo le basta con las series de netflix, sino que también sube contenido de programas de televisión, tiene películas totalmente en español, y tiene una gran variedad, desde los años 50, hasta los más actuales, así que no hay excusa para perder algún estreno.

tclub.descargarmp3.net

No es tan similar a estrenosgo, sin embargo, tiene cierta similitud, pues a través de este sitio web puedes realizar descargas de música mp3, y lo mejor es que es gratuita. Puedes encontrar canciones actuales y antiguas. Además, si te registras, tú también puedes subir contenido.

Miraestrenos.com

Finalmente, este sitio web es sumamente útil para ver series y películas actuales, pues trata de mantener todo su contenido con lo más reciente de la cartelera y además, si le pides una serie en específico, te la consigue.
Finalmente, estrenosgo es una página web un poco complicada para encontrar una igual, pero no es imposible. Como puedes notar tienes una serie de alternativas útiles, gratuitas y rápidas para disfrutar.
submitted by octavioraulxd to u/octavioraulxd [link] [comments]


2020.05.12 00:58 DanteNathanael Mi experiencia con la dependencia emocional

Más que nada, escribo esto con la motivación de escribir la experiencia por la que he estado pasando, para ayudarme a mí a saber en qué punto me encuentro, y que si puedo hablar de algo así, y el nivel en que lo haga, para verificar mi progreso, pero también para proveer mi vida como un ejemplo si eso es algo en lo que ustedes tienen interés en o también han experimentado en su vida. Finalmente, no se trata de curar, ni de juzgar, solamente de demostrar que no estamos solos, y que si se puede, aunque muchas veces no sepamos ni por donde.
Creo que he estado así desde mi infancia. Nunca desarrolle por completo un sentido de valor propio, todo siempre dependía de la forma en la que otros me trataban. Como un niño mimado, que cualquier cosa que hiciera era una de las cosas más maravillosas que alguien haya visto, con una imaginación y un intelecto un poco raro, pues las personas se sorprendían y me querían mucho, al punto de sobreprotegerme y nunca alentarme a perseguir lo que realmente quería hacer. Supongo que empezó cuando quería tocaaprender música, y el apoyo fue mínimo porque según no había dinero y también porque "iba a desperdiciar mi vida."
Siendo alguien muy sensible y sentimental, pues todo eso me fue afectando más y más y más, hasta el punto que nada de lo que hacía me hacía sentir bien—de lo que realmente quería hacer—porque no configuraba con las expectativas que las personas tenían de mí. Y al no tener ese amor que tanto necesitaba, empecé a conformarme con hacer las cosas que ellos querían, con tal de recibir amor, pero eventualmente esto también me cansó y me volví muy cínico. Me empecé a mentir sobre mi vida, sobre que nadie me quería porque yo sí perseguía mis sueños, que era autentico, blablabla. Y también empezó a volverme muy cobarde, puesto que no contaba con el soporte de nadie si alguna vez caía o fallaba. . . . Y obviamente, también me empecé a resentir y querer venganza en contra del mundo, porque a uno de sus mejores niños lo había puesto en una vida deplorable para él. Sentía que nadie me comprendía, que nada de lo que hacía estaba bien . . . y por ello, todavía más, me volví más dependiente del amor y cariño que recibía, aunque fuera solo de una persona . . . y en ese momento descubrí lo que eran las relaciones.
Todas mis relaciones se pueden resumir en una singular historia: todo empieza bien, descubren que detrás de la fachada hay un niño amoroso, romántico y lleno de vida, lastimado y que quiere una relación. Con el paso del tiempo, mis miedos y resentimiento empiezan a brotar, ellas tratan de ayudarme, pero eventualmente la fuerza de esas emociones negativas es tanta que también las empieza a afectar, mezclándose con sus propios problemas, para terminar en un gran derrumbe invisible. Y el ciclo se repetía.
Desde la primer relación fallida (ahora son 4) me cansé de esto, pero no sabía por donde empezar. Y por esto empecé a obsesionarme con saber qué estaba pasando, y mis refugios fueron la filosofía, y eventualmente, la psicología. Pero volví a la mala costumbre de creer que los que estaban mal, los que me debían algo era el mundo, pero no era así, pues las personas son las personas y uno mismo es uno mismo. Y entonces, repetí el ciclo una y otra vez.
No fue hasta que terminó catastróficamente mi tercera relación, con Dariana, que decidí que ya era suficiente. Pero no tuve la fuerza suficiente para seguir con mi proceso, y de nuevo me hundí a depender de las personas. Me la pasaba días enteros queriendo que alguien me hablara. Empecé a considerar que mientras más bella fuera la persona, más valor como persona me estaba dando a mí, que mientras más dedicado fuera a alguien más, más valdría como persona. . . . Por su puesto que esto ultimo es verdad, pero si se hace por hacerlo, por gusto, no porque se espera obtener el amor que a uno mismo le hace falta. Y entre otras muchas creencias de gente pendeja que empezaba a creer en mi mente para justificar mi estado, para justificar mi dependencia emocional—la más cagada era esa de que "era un alma en pena, sin hogar, sin donde encajar, que estaba destinado a morir de amor, pues era lo mejor que hacía," JAJAJA.
Eventualmente me volví aún más cínico, no dependiendo de absolutamente nadie y haciendo lo que se me diera la gana, rechazando amor por todos lados y tratando de encontrar una solución a lo que quería hacer.
Y llegó sexto año . . . avanzado. Todas las vacaciones anteriores a entrar en el ciclo 2019-2020 me la pase casi sin hablar con nadie, más que jugando, escribiendo, llorando, recogiendo migajas de donde pudiera, pero realmente sin aprender nada, pero esto ultimo no lo sabía. Pero bueno, según yo ya estaba bien. Hasta me metí a una ETE, porque honestamente creía que podía, y si podía, todavía tenía tiempo de sobra, tiempo para sentirme miserable, lo cual no me gustaba para nada, pues necesitaba huir de mis emociones. . . . Y toda la historia que viene a continuación tendrá sentido al final. No se preocupen.
El punto que entré a sexto y me empecé a juntar con una de las únicas personas que conocía, Itzel. La verdad pensé que al entrar me quedaría solo un buen rato, pero estando en la puerta, me hablo y tomó de la mano, y pues me sentía muy bien, porque nunca había hablado con ella bien, nadamás nos conocíamos de vista, pero como en quinto estuve con Dariana todo el año, pues en ella me encerré, dejando incluso a mi grupo de amigos, los Tonas Brothers, a un lado. Dentro del salón, con mi ego hasta el cielo, un ego frágil y absolutamente dependiente, y empecé a instintivamente buscar chicas que me gustaran, incluso se las dije a Itzel. Jajaja. Y bueno, eran 2, C. y A., muy diferentes en personalidad, pero el mismo arquetipo de cuerpo por el que alguna razón tenía mucha atracción a. Eventualmente me decidí a querer decirle a la que más creía que me gustaba—que en realidad era la que más tenía contacto con—C. Pero no lo hice por un tiempo.
Después, de la nada, empecé a notar risas de una parte del salón, y note que venían del otro lado, por en medio . . . era Isaac y Ashley. En ese momento le dije a Itzel que me gustaría hablarles, porque me parecían lo más sinceros del salón, y también los más divertidos. Unos pocos días después fue que noté que con ellos estaba una chava que no había visto nunca antes, preciosísima . . . pero eso no fue lo que me llamó la atención. Había algo en ella que me llamaba la atención mucho más que en cualquier otro de mis simples caprichos físicos, y no sabía que era. De vez en cuando la buscaba en el salón, pero casi no la veía. Se convirtió en mi sueño, pero nunca creí que le gustaría. La veía demasiado preciosa, demasiado fuerte, demasiado brillante y feliz como para que se fijara en un mequetrefe como yo. Y por una parte, sentía que de alguna manera no estaba encajando ya con Itzel ni Fernanda . . . pero era porque mi necesidad, mi dependencia emocional, estaba empezando a nacer de nuevo. Y por la otra, Itzel me estaba diciendo que si yo me le declaraba a Camila, ella se le declararía a su crush. Como no tenía nada que perder, y pensaba que esta diosa nunca me iba siquiera a hablar, pues acepte.
En ese momento, no se qué fue primero, pero creo que hicimos equipos en Química, y yo siendo un total antisocial, no asistí a la clase en la que fueron hechos los equipos, así que me vi relegado a armar uno fuera de tiempo. En ellos se metió una amiga que ahora quiero mucho, Adally, el manitas y finalmente ella, Karla, mi sueño. . . . Obviamente mi emoción fue grande, pero realmente me relege a no querer demostrar que me interesaba, porque, para empezar, no sabía porqué me interesaba tanto. Claro, era una preciosura físicamente, se vestía bien poca madre y su personalidad irradiaba un aura bien chingona, pero no era solo eso . . . sabía que me gustaba por otra cosa más allá de su cuerpo, de lo que se podía ver. Y por la otra, Itzel y yo ya habíamos hecho esa intención. Y yo sin esperanza con ella, pues simplemente lo deje ir sin mucho. Pero mi corazón se seguía emocionando cuando hablaba con ella en esa clase, y solo era esa clase, y solo era una vez a la semana. Creo que hubo una semana en la que no hubo clase en el laboratorio, y estuve muy pinche triste porque wey, era el único momento que le podía hablar y estar cerca de ella. Aparte de todo, era muy linda conmigo, bromeábamos un poco. Recuerdo muy bien que nos dijimos que nos andaba del baño. Para cualquiera es una pendejada, pero para mí fue lo mejor de mi puta semana. Jajaja. También en mi cumpleaños, Karla me mandó un mensaje y estuve bien bien bien pinche feliz. Era lo único que necesitaba en mi vida.
Ash e Isaac iban en Italiano conmigo, y un día, de la nada, me hablaron. Como sabía que ellos estaban con Karla, y aparte porque me caían instintivamente bien, algo muy raro, pues me junte con ellos, aunque fue un poco incómodo al principio. Y me empecé a juntar con ellos un poco.
Y entonces empieza uno de los más grandes fiascos que he hecho en mi vida.
A Monse y a Itzel les mostré algo que estaba empezando a escribir, una carta. Había hablado un tanto de C. con ellas, también con Xally, porque pues no tenía nada mejor que hacer, la verdad, no era para nada wow. Al principio si fue para ella, pero con el paso de la pluma me dí cuenta de que en realidad no me gustaba. Lo único que me llamaba la atención era su cuerpo. Y pues así al chile que hueva. Pero después empecé a pensar en Karla, y uts, la pluma salio corriendo y tenía una carta lista en menos de 5 minutos. Aquí está una transcripción, con unas explicaciones entre corchetes.
"Fue creciendo poco a poco, criado en la obscuridad de mi inconsciencia, entre callejones y andenes en donde hacía tiempo no me asomaba. Al caminar el reloj, salió más y más a la luz, en las arteriales avenidas de mi percepción te encontrabas tú. Empecé a notar tu existencia. (Al principio ni la había notado, como ya mencioné.) Buscaba el veneno de tus ojos y de tu sonrisa sin realmente saber por qué. Creía que me habías gustado, encantado a mis sentidos. . . . (Química.)
"Buscaba . . . pensaba en acercarme a ti, pero no tenía una razón concreta. (Se supone que solo eramos equipo de química, ni amigos cercanos.) Después, note que tu presencia, para mí, era exactamente eso, tu presencia. La encarnación en la periferia de otro ser, de otra alma que por Poisson o Destino>! (aquí, Poisson se refiere a la probabilidad estadística de que en mi vida, en el recuadro de tiempo y espacio que habite a través de ella, Karla pudiera haber aterrizado . . . aunque, en realidad, debería de ser "Poisson y Destino," porque con Destino me refiero a aquello inconsciente en ambos que nos guió hasta ese punto en nuestra vida, pues las coincidencias no existen)!< había coincidió en espacio-tiempo mutuamente con la mía. No eres una idea, una vasija en la cual vaciar mis propias motivaciones y deseos,>! (al principio no lo era, pero después, se volvió evidente que sí)!< eres una imagen clara y táctil, una persona real que no necesito elevar a divinidad para poder apreciar que eres encantadora. (Tres dice lo contrario.)
"Quizás se note, (yo digo que sí, demasiado) que me pongo nervioso contigo, que no puedo sostener tu mirada y mi voz flaquea continuamente si de referirme a ti se trata—y ni hablar de las sonrisas estúpidas que se me dibujan y los brotes de sangre que dilatan los tejidos de mi cara. Lo cual no es tanto por cómo me siento hacía ti, si no en lo que sentirías si lo supieras. Por lo que considero este escrito un tipo de suicidio, una confesión de algo que para mí tiene los matices de un crimen . . . me entrego a salir de las sombras de mi silencio hacia los aluzamientos de tu consciencia, con el único propósito egoísta de no permanecer callado. (Ay, Dante. . . . Oh, esperen, ahí viene lo mejor:) E incluso lo hago cobárdemente, a través del lenguaje escrito, porque a) en persona me derretiría, b) se me olvidaría qué decir y c) no tengo que huir o esperar a que me escuches incómodamente. (Ja. Esto nadamás lo puse para hacerme sentir menos peor a mí mismo.)
"Pero si, C., me gustas. Y no he podido detenerme de decírselo a todos, (esto si es verdad, a muchos, en algún punto les mencioné algo de C., porque finalmente no estoy diciendo que no me gustaba, aunque fuera solo físicamente,) porque es más fácil hacer eso que decírtelo a ti, aunque no haya nada bueno en suprimir algo que disfruto sentir." (Aquí hablo de nuevo de Karla: era más fácil decirle a otra persona que me gusta que habérselo dicho a ella misma.)
Alguien alguna vez me dijo que cómo había podido escribirle eso a alguien que ni siquiera le hablaba. . . . Bueno, en vez de "C." pongan "Karla" y todo va a tener sentido. Por esta razón fue que le enseñe la carta a mis amigos. Era una confesión secreta, porque Karla era mi amiga, y no quería arruinar nuestra amistad con que me gustara. Me sentía estúpido, porque creía que no le gustaba, y después pensaba que me había gustado simplemente porque me había tratado bien y era dulce conmigo, o solamente por su cuerpo.
Pero luego, como todos saben, el 25 de octubre finalmente rompí el silencio y a todas mis amigas mujeres les dije que me estaba gustando Karla—Xally, Itzel, Monse. Al día siguiente fui con mi papá a Querétaro, y todo el trayecto me la pasé pensando en ella, hasta estaba de buenas, fotografíe todo, y a pesar de estar cansado, me quedé hablando con ella hasta las 2-3 de la mañana. Fue a la 1:21 del 27 de octubre del 2019 que la última vez que me enamoré empezó. . . . Nah, estoy exagerando, pero aquí va el porqué.
Con el paso del tiempo, noté que tenía la grandísima necesidad de solamente estar con Karla, hablar con Karla, lo que fuera. Me hice dependiente otra vez, pero esta vez ya no quería para nada eso. Estaba consciente que dentro de mí tenía que haber un proceso por el cual tendría que pasar, en el que no podría depender de ella, no podía sostenerme en ella, no tenía que sufrir por ella, y hasta cierto punto hasta alejarme de ella, porque me estaba volviendo lo que no quería, y no realmente por su culpa. Pero como siempre, los miedos empezaron a crecer dentro de mí . . . "pero que tal que se va con alguien más," "que tal que me odia por no estar listo" y, el mejor de todos, "no merezco su amor por el estado en el que estoy."
He hablado antes de esto, y de cómo a pesar de todo, merecemos amor, sin importar el estado en el que estemos. . . . Pero algo muy diferente es recibir este amor, especialmente cuando eres emocionalmente dependiente, pues para mí, solo la aprobación y el cariño de Karla me hacían sentir bien. Podía estar rodeado de personas maravillosas, amigos y familia, pero nada de ellos me llenaba tanto y me hacía sentir tan bien como que ella lo hiciera, que ella me lo diera.
Cuando empezó todo el pedo de los paros, nuestra relación tuvo un gran pico de felicidad, todo iba bien . . . hasta que sucedió que no pude mentirme más en cuanto a cómo me sentía, y el 14 de diciembre del 2019 le dije cómo me sentía realmente, con el propósito de dar a entender mi posición con respecto a todo lo que había venido ocultando. No fue para nada bueno. Mi dependencia emocional estaba a trote cuando dejamos de hablar tanto. Literal, los pensamiento de que no era suficiente, de que no estaba siendo lo suficiente amoroso, que simplemente no valía la pena como persona si Karla no estaba conmigo, se dispararon por meses, hasta que regresamos a la prepa. Entre tanto, no quería para nada enfrentarme a mis miedos, pues me estaban destrozando, no podía pasarme ni un minuto tranquilo, siempre tenía que estar haciendo algo, hablando con alguien, quería absolutamente destrozarme, suicidarme, todo era mejor que tener que enfrentarme solo a lo que me esperaba, y que estaba seguro tenía que hacer, para poder estar bien, y no depender de ella, y quizás, así arreglar nuestra relación. Todavía iba a Prepa 2 a la ETE, pero era demasiado cansado. Todos los días, el trayecto, el no tener mensajes largos con ella, el que la sintiera tan distante, me estaban absolutamente destruyendo. Ya no tenía a nadie para avisarle que ya había llegado, que ya esto, que ya aquello, mi humor se fue al carajo, y eventualmente deje de ir por completo. Me había ganado absolutamente todo.
Cuando entramos, trate de arreglar las cosas, pero para nada funcionó. Me super emputé y mandé absolutamente todo a la verga. Ese fía me fui a tomar y creo que me puse super mal. Tenía una amiga que use para no estar solo. Con el tiempo la empecé a querer, porque me parecía una buena persona, pero la única razón por la que le hable fue porque no podía conmigo mismo, necesitaba a alguien que me distrajera del hecho de que me la pasaba revisando todas las redes sociales de Karla, porque simplemente estaba tan desesperado, tan cansado de cómo me sentía, y trataba de alentarla, de que me dijera que me quería, y las veces que lo hizo, me sentía super bien, pero sabía que la forma en la que obtenía que Karla me dijera estas cosas no estaba bien. Entonces empecé a tomar más, de no ir a clases, de simplemente tratar de ignorarla, de superarla, porque yo simplemente, en mi dependencia emocional, creía que ya no me quería.
Obviamente todo esto era una mentira. Y es por eso que hablo tanto de ella en este tipo de post, y el porque digo que ella fue la que cambió mi vida.
Verán, que dependas emocionalmente de alguien no significa que no ames a esa persona, y viceversa, también no significa que realmente la ames. En mi caso, en realidad si la amo, y es por eso que empecé con todo esto. Desde cierto nivel, el amor siempre es un sacrificio, pues es un pacto . . . y ella también me amaba, en algún punto, algo que totalmente arruiné. Ella sabía que ninguno de los dos estaba listo para tener una relación, y dimos de lo mejor de nosotros, hasta que simplemente no pudimos más, y el rencor, la desesperación y la frustración nos llevaron a finalmente "romper lazos no oficialmente." ¿Y esto que tiene que ver? bueno, que simplemente, si no fuera por el haberle hecho tanto daño, el haberla decepcionado, mentido, acusado, etcétera, no tendría el propósito de cambiar, de simplemente dejarme de mamadas y seguir adelante, cueste lo que cueste.
Pero claro y por supuesto que tengo un chingo de miedos. Finalmente, pues la amo, ¿no? y cuando uno ama, uno es muy vulnerable, uno se imagina toda sarta de estupideces y le teme a muchas cosas reales, porque, a final de cuentas, nunca fuimos novios, todo era una promesa muy truculenta. Y ahora mucho menos, ella se puede ir en cualquier momento con otra persona, y no tendría absolutamente nada que reclamar, porque para empezar, fue mi culpa el no haberme preparado con anticipación para cuando llegará, el no haber sido sincero en cuanto a lo que estaba pasando, etcétera. Y es por eso que tenía tanto miedo siquiera de empezar todo el proceso. Pero pues ahora, como tal, no me queda de otra.
Y bueno, a todo esto, ¿qué es la dependencia emocional? Bueno, la verdad es que todos somos emocionalmente dependientes, pues todos queremos sentir algo, sea respeto, amor, temor, lo que sea—amor siendo uno de los principales. Pero los que están emocionalmente sanos reciben esas emociones de si mismos. Puede parecer no intuitivo, pero como la confianza, es una habilidad que puede ser trabajada en, adoptada y aprendida en cualquier punto de nuestras vidas. Y como tal, cada quien tiene una manera de alcanzar eso que se llama amor propio. Pero, ¿qué es el amor propio? Según Google, el amor propio es la "consideración y estima que una persona siente por ella misma y por la cual espera ser considerado y estimado por los demás." Siento que esperar aquí es algo muy sensible, pero hasta ahora es verdad. Y, entonces, ¿cómo es que uno desarrolla amor propio por si mismo?
Seguiré hablando de mi experiencia.
El amor propio es la habilidad para estar solo y funcionar solo. Esto significa saber cómo procesar todo de manera independiente si no se tiene a nadie cerca, el no perseguir placeres básicos, como hablarle a nuestros exes cuando nos sintamos solos, o refugiarnos en la bebida, o en la comida, o en la vida en si. Es encarar todo lo que se siente. hacerse responsable de ello y dejarlo ir. Es aceptar que a pesar de todo, uno es posible de recibir amor, y hasta que alguien lo haga, tenemos que dárnoslo nosotros mismos.
¿Cómo es que estoy construyendo mi amor propio? bueno, ocupándome de mí. La confianza es muy atractiva, esto es porque la confianza es un signo de amor propio en una área. Ahora imaginen amor propio en todas las áreas. Es por esto que muchos homosexuales llaman la atención de mujeres heterosexuales a pesar de que sea, a veces, fácil ver que los chavos son homosexuales, porque el salir adelante como algo que está visto mal socialmente, perseguido solamente por el cómo son y lo que hacen, necesita de mucho valor y aceptación propia. Esto es la clave, aceptarnos como somos. El problema viene cuando la aceptación de lo que somos nos hace encarar eso en lo que somos insuficientes. Pero, de nuevo, no olvidemos que no importa cómo estemos, somos merecedores de amor. Pero entonces significa darnos amor, y darnos amor es, inevitablemente, crecer. Cuando amamos algo nos encargamos de ello. Imaginemos a nuestra mascota, a quien la creemos inocente y merecedora de todo nuestro amor, y la cuidamos mucho más que a nosotros, le compramos comida, le hablamos, le decimos cuánto lo queremos, aunque a veces puede que se cagué por todos lados o se coma algo que no debiera. Y bueno, lo mismo es con nosotros. Amarnos significa saber lo que merecemos, lo que podemos tener, y encargarnos de lo que tenemos que hacer para vivir plenamente, "como merecemos:" es bañarse, hacer ejercicio, comer saludablemente y a horas iguales, dormir bien, no pensar cosas negativas de nosotros, no arrastrarnos por alguien que ya ni nos quiere, bailar, salir a la lluvia cuando llueva, lavarse la cara, peinarse, arreglar nuestra casa, aceptar regalos, dejar de perseguir cosas que solamente nos hacen odiarnos a nosotros mismos (como, por ejemplo, había días en los que me terminaba odiando, porque según yo no tenía nada que hacer y me puse a ver algo, pero terminé mucho más cansado que antes de hacerlo), y todo lo que se nos pueda ocurrir, la definición y lo que tenemos que hacer nuestra. Pero, empero, esto todo debe de ser soportado, basado en la premisa que también, dentro de nosotros, estamos trabajando en la manera en la que pensamos de nosotros mismos, y como tal, en las relaciones que tenemos con conceptos como "amor," "amistad," "valor," etcétera. Por ejemplo, una creencia de que "las relaciones son difíciles," está basado en el hecho de que antes puede que hayamos experimentado algo así, y simplemente lo aceptamos, porque nos veíamos como difíciles de mantener y complacer. Esto fue lo que paso con Karla. Al principio, yo no creía absolutamente nada negativo de ella, sin embargo, sobre todo esto, tenía la creencia de que "nadie me entiende, nadie me quiere y nunca me podrán perdonar . . ." ¿y qué fue lo que pasó? exactamente eso. Y no obstante, no solamente esa creencia se hizo más fuerte, también se empezaron a crear creencias especificas a ella, basadas en el comportamiento que, hasta cierto punto, YO estaba provocando.
Ahora, todo esto no significa que no vamos a hablar con nuestros amigos, conocer personas, salir, bailar, ser felices, así como tampoco que no vayamos a recaer otra vez. Lo único que significa es que vamos a dejar de depender de otras personas, y dejar, en el caso de las relaciones amorosas, no perseguirlas por un rato, darnos un respiro y la oportunidad de conocernos y mejorarnos. Finalmente, esto es lo que me impulsa, la certeza de que no importa cómo ni cuando, siempre y cuando complete lo que estoy haciendo, sin importar que extraño tanto a Karla, algún día podría casarme con ella, o con otra persona. Pero los beneficios de esto no solamente llegan hasta ahí, las relaciones en general, familiares, amigos, compañeros, extraños en la calle, mejoran increíblemente. Nos es posible ya hacer lo que queramos sin el que dirán, y realmente dedicarnos un tiempo para nosotros mismos, porque no es lo mismo estar solos que tener un momento a solas.
El día en el que escribo esto, subí una foto a mis redes, algo que en mi puta vida hago. Jajajaja. Pero tuve muchas dudas al hacerlo, porque para empezar, la foto me la tome así de la nada, casi despertando, y después, me dieron ganas de subirla. Mi primera duda fue de si lo hacía para llamar la atención, la cual pues obviamente no era la razón. Después, empecé a decir "bueno, quizás no sea mi intención llamar la atención, sin embargo lo voy a hacer, ¿realmente podré controlar mis instintos?" Y pues afortunadamente si. Digo, he contestado los mensajes con un sticker de Kirby dando florecitas, como en señal de gracias, pero a partir de ahí no he empezado como sabía que antes hubiera empezado, de "ay, no quieres ver más." Todo pendejo el vato. Y esto me tiene muy feliz, porque es como de "ahhh, no mames, pude en contra de mis mamadas para seguir mi camino limpiamente." Con esto quiero decir que . . . llevo no más de unos días así, poniéndome atención. Ha habido días en los que he llorado, me he enojado, no he podido para nada dormir bien, y sin embargo, todo esto lo acepto. Y por otra parte, ya me siento muy muy diferente de a cómo me sentía antes de empezar. Me llevo mucho mejor con mi familia (los que me conocen saben que no me llevo para nada bien con mi papá ni con su esposa . . . pues adivinen qué. JAJAJA), con mis amigos, con extraños en el internet, tengo más energía para hacer cosas de la escuela, escribir mis historias, hacer ejercicio, simplemente quererme, pues. Ahora imaginen si sigo así y sigo cavando profundo, descubriendo traumas de mi infancia y limpiando todo desde el principio. Ahhh. <3
Mientras escribo esto muchos pensamientos vienen a mi mente, pensamientos negativos y positivos. Ciertamente sigo teniendo miedo, y realmente que extraño muchísimo a Karla, pero por este amor que le tengo, que también poco a poco se está volviendo mío, es que sigo adelante y ningún día me dejo recaer en mis malos hábitos. Sea como sea, saldré mucho mejor de esto, no importa cuánto duela en algún momento. . . . Y espero que si alguno de ustedes también quiere intentarlo, tengan la seguridad de hacerlo. Ustedes son la mejor inversión que pueden hacer.
Por último, es por esto que conté la larguísima historia de cómo empezó todo con Karla y como es que para empezar oculté que me gustaba. Si hubiera tenido la seguridad y la no dependencia emocional, nada de todo lo que pasó hubiera pasado. Pero, finalmente, gracias a que pasó, es que ahora estoy en el camino en el que estoy, y por esto, muy aparte del amor, es que después de mi madre y de mi tía, le estoy agradecido con mi vida a ella, porque gracias a ellas 3 es que por fin desbloquee toda mi vida de la cárcel en la que la había puesto. Y también porque por mucho tiempo me acompaño, a pesar de que la acusaba de todo. Ella me cuido como no tienen idea en el momento más obscuro de mi vida. Y es por esto que finalmente, todo esto, todo lo que nazca de haber salido de mi depresión, de mi dependencia emocional, llevarán de algún modo su nombre, en esperanza de que alguien más crea en si mismo y no le tenga miedo al amor, ni a arriesgarse a cambiar hacia dentro, de volverse si mismo, por algo que quiere, por algo que ama.
PD: Disculpen si todo esta un poco desacomodado, estoy muy cansado porque no dormí bien, pero quería escribirlo de cualquier manera.
Edit: Ah, si. Me falto mencionar que la razón por la que estaba buscando quien me gustara y una relación no era, como alguien me dijo, por pura imágen y cuerpo, si no por recibir amor. También, pronto trataré de hablar más sobre el cómo obtener esa sensación de que también merecemos amor y cuidado, en la 2da lección de 12 Reglas para Vivir: cuida de ti mismo como si fueras alguien de quien estás encargado de.
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2018.03.15 08:04 master_x_2k Caparazón IV

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

________________________Caparazón IV ________________________

Una multitud nocturna había empezado a meterse en Fugly Bob's, grupos grandes que estaban agarrando cervezas y moviendo mesas para acomodar a sus multitudes individuales.
Cuando un grupo comenzó a arrastrar las mesas en una larga fila en el medio del patio, no lejos de donde estábamos sentados, Brian preguntó: “¿Quieren irse? Compartiré mi parte en el camino de regreso.”
No hubo discusiones, así que pagamos nuestra cuenta y nos fuimos. Brian tuvo la gentileza de llevar algunas de nuestras bolsas, además de las suyas, aligerando nuestra carga. El Mercado en sí se había vaciado en su mayoría, con los diversos comerciantes y compradores habiéndose ido a cenar. Solo los puestos y vendedores que vendían comida se habían quedado. Brian aparentemente consideró seguro comenzar.
“Para contexto, supongo que es importante mencionar que mis padres se separaron cuando yo tenía trece años,” nos dijo Brian, “Yo me fui con mi padre y mi hermana Aisha se fue con mi mama. Aisha y yo nos mantuvimos en contacto, pero hay cuatro años de diferencia en nuestras edades, nuestros intereses eran completamente diferentes, así que no había mucho que decir. Le enviaba un mensaje de texto acerca de cómo mi día en la escuela había sido dolorosamente aburrido, y unos días después, ella me enviaba un correo electrónico sobre una caricatura que le gustaba. O me pedía consejo sobre qué hacer cuando obtuvo una F en una prueba de ortografía.”
“No éramos cercanos. No era realmente posible, ya que yo vivía en el extremo sur de la ciudad y ella estaba aquí en el centro. Pero una noche, recibí un mensaje de ella. Una palabra: 'Ayúdame'. Llamé, pero la línea estaba ocupada. Hasta el día de hoy, no sé por qué lo tomé tan en serio, pero llegué al lugar de mi mama tan rápido como era humanamente posible. Sali corriendo por la puerta principal, corrí dos cuadras hasta Lord Street, al centro, y tomé un taxi. Dejé al taxista gritando por su dinero mientras yo atravesaba la puerta principal de la casa de mi mamá y me encontré a mi hermana.”
“Ella había estado llorando, pero no decía lo que le pasaba. No me molesté en preguntar por segunda vez. Le di un abrazo, la levanté y comencé a irme. Un hombre que no reconocí se interpuso en mi camino. El nuevo novio de mi mamá.”
Sabía que él era la razón por la que me envió un mensaje de texto pidiendo ayuda, desde el momento en que vi su reacción. Tal vez sospechaba que algo estaba pasando incluso antes de eso, por la forma en que sus correos electrónicos y mensajes de texto habían cambiado de tono. Eso explicaría el presentimiento que me hizo llegar tan rápido como lo hice. La vi encogerse hacia atrás, sentí que me abrazaba con más fuerza y ​​me enfrié por dentro.”
Se detuvo un segundo, solo caminando en silencio. Casi pensé que había terminado, de alguna manera, hasta que de repente se volvió hacia mí. “Creo que mencioné, Taylor, que mi padre había sido boxeador, ¿mientras estaba en el servicio?” [Cambio servicio por ejercito?]
“Sí,” respondí.
“Bueno, mi padre es un hombre duro. No es el tipo de hombre que esta echo para criar a un hijo solo. No diría que era abusivo, pero nunca ha habido calidez en él, no hay anécdotas encantadoras, ni sabiduría paternal, ni lanzamiento de pelotas de béisbol en el patio trasero. La extensión de nuestro vínculo fue en el gimnasio, él sosteniendo el saco de boxeo en posición mientras me gritaba que estaba haciendo algo mal, manteniéndose tétricamente callado si mi forma, mi sincronización, la potencia bruta de mis golpes eran impecables. O estaríamos en el ring, con cascos de boxeo y guantes puestos, un hombre de treinta y cinco años en la mejor condición física, apenas reteniendo a su hijo de quince años. Solo esperaba que mantuviera el ritmo o recibiera los golpes, y no tenía muchas opciones en el asunto.”
“Así que, aunque solo tuviera quince años, era alto para mi edad, estaba en forma y sabía cómo dar un golpe. No dije una palabra, no hice ningún sonido. Bajé a mi hermana y golpeé al novio de mi madre[1] hasta casi matarlo, mi madre gritando y llorando todo el tiempo. Cuando terminé, recogí a mi hermana y volví al taxi. Fuimos a casa de mi padre esa noche y fuimos a la estación de policía por la mañana.”
“Cuando lanzas un golpe con las manos desnudas, no deja tus manos prístinas. Unos buenos golpes, que conectan sólidamente con la cara de alguien, los dientes de alguien, y te rasga los nudillos como un demonio. Estaba en casa de mi padre esa noche, lavándome y limpiándome las manos, cuando lo vi. No solo era sange lo que filtraba de mis nudillos rotos, sino que también había oscuridad, como volutas de humo muy negro. Escuchaste acerca del evento desencadenante, podrías pensar que todo se trata de ira o miedo. Pero soy un testamento de que puede ser todo lo contrario. No sentí una maldita cosa.”
“Wow,” dije.
“Esa es mi historia,” dijo.
“Um, no puedo pensar en una buena manera de decirlo, pero ¿por qué no estás en la cárcel después de darle una paliza a ese tipo?”
Brian suspiró, “Estuvo muy cerca, pero el tipo al que golpeé violó los términos de su libertad condicional al no ir a sus reuniones de narcóticos anónimos y Aisha me apoyó en cuanto a decir, bueno, que lo tenía bien merecido. Parecía el malo más que yo. Él consiguió seis meses en la cárcel, recibí tres meses de servicio comunitario.”
“Y has sido tan bueno como el pan desde entonces, ¿no?” Lisa sonrió.
Brian sonrió ante eso. “Estos tipos ya lo saben, pero no creo que te lo haya mencionado,” me dijo, “me metí en esto por Aisha. Mi madre perdió la custodia de ella después de que intervinieran los servicios para menores, entonces Aisha está viviendo con mi padre ahora. El problema es que él no es un padre ideal. Han pasado casi tres años y todavía no sabe qué hacer con una hija, por lo que en su mayoría se ignoran. Pero está actuando, metiéndose en problemas, y necesita que alguien la vigile, que no es él y que no es nuestra madre. Cumpliré dieciocho en junio, y cuando lo haga, planeo que se rescindan los derechos parentales de mi madre y padre y me inscriba para convertirme en el tutor de Aisha. Para hacer eso, voy a necesitar dinero.”
“Por lo tanto, su forma de empleo actual, bastante lucrativa,” señaló Lisa.
Brian se metió las manos en los bolsillos, “Mi padre me ha dado su bendición en cuanto a la custodia de mi endemoniada hermana. Mi madre dejó en claro que luchará en cada paso del camino. Eso significa gastos legales. Significa pagar a un investigador privado para obtener pruebas de que mi madre no dejo sus hábitos en cuanto a las drogas y los novios jodidos. Necesitaré un apartamento que pase la inspección, con un espacio listo y reservado para Aisha. Más que nada, tengo que presentarme como alguien financieramente seguro y lo suficientemente responsable como para compensar el hecho de que la otra opción es la propia madre de Aisha.”
“El jefe está ayudando en el último punto,” dijo Lisa, “la mesada y una parte de los otros ingresos que Brian está obteniendo vuelven a él en forma de un cheque de una empresa legítima, y ​​el gerente de dicha compañía es dispuesto y capaz de proporcionar una recomendación brillante en su nombre.”
“Por lo que no estoy muy entusiasmado,” admitió Brian, “es... conveniente, no sé cómo más lo lograría, pero no me gusta depender tanto de alguien que no conozco para nada. Él podría irse con esos cuarenta mil dólares, y yo me las arreglaría. Pero si él me jode en esto…”
“Lo dijiste antes,” le aseguró Lisa, “No tiene motivos para hacerlo”.
“Cierto. No me hace sentir mucho mejor.”
“Creo que lo que estás haciendo es muy noble,” dije.
“No,” Brian casi sonó ofendido por la idea. “Solo hago lo que tengo que hacer. Ella es familia, ¿sabes?”
“Sí,” le dije, “lo sé”. Podía entender cómo la familia era una prioridad.
Nos quedamos en silencio por un minuto o dos, solo un poco porque algunas madres con cochecitos de gran tamaño habían doblado una esquina y estaban caminando delante de nosotros, poniéndolos fácilmente al alcance del oído. La otra razón era que no había mucho más para agregar a la conversación.
Me sentí aliviada cuando las dos madres estacionaron sus cochecitos y se detuvieron a mirar en la ventana de una tienda, porque nos permitió adelantarnos. Los grupos de personas que ocupan toda la acera, por lo que tienes que pisar la carretera para rodearlos, son definitivamente algo que me saca de las casillas. ¿Personas desconocidas que bloquean toda la acera y caminan con la lentitud suficiente como para que te obliguen a desmayar, pero lo suficientemente rápido como para no poder caminar a su alrededor? Me hacen fantasear acerca de soltar enjambres de abejas sobre sus cabezas. No es que realmente lo haría, por supuesto.
Cuando tuvimos la liberta de hablar nuevamente, me encontré luchando por pensar en un nuevo tema de conversación. Le eché un vistazo a Brian, tratando de medir cómo se sentía después de contar su historia. ¿Estaba realmente bien o solo era realmente bueno reprimiendo sus sentimientos? Parecía totalmente normal, tan relajado como se podía esperar de alguien que llevaba tantas bolsas de compras como él.
“Oye, ¿qué compraste?,” Le pregunté.
“Algunas cosas para mi apartamento. Manteles individuales, una obra de arte que tengo que poner en un marco. Un poco aburrido. Encontré una estatua estupenda, el tipo dijo que era una escultura de concepto que hizo para una película de terror que nunca se terminó. Estaba pensando que tenía una cara de aspecto monstruoso, y como estoy pensando en actualizar mi disfraz, estaba considerando usar la estatua como inspiración para una nueva máscara. Dejar atrás el cráneo.”
“Tendrás que mostrarme,” dije.
“En realidad,” hizo una pausa, “Tú eres la persona a la que más me interesaba mostrárselo”. Tu disfraz es genial, y me preguntaba si tenías alguna sugerencia sobre a dónde ir.
“¿Dónde?”
“Para disfraces”.
Lo miré fijamente por unos segundos, tratando de comprender lo que estaba diciendo.
“Tener mi poder es realmente frustrante, a veces,” se quejó Lisa, “es como ser la única persona con ojos en la tierra de los ciegos. Taylor, Brian te pregunta dónde compraste tu disfraz. Brian, ella no compró su disfraz. Ella lo hizo desde cero.”
“No jodas, ¿en serio?” Sus cejas se levantaron.
“Es seda de araña,” le dije, “Así que tiene una resistencia a la tensión que es solo un pelo menos que el acero, pero es una fracción del peso. No es tan fuerte como el kevlar, pero se estira, lo que significa que va a manejar el desgaste regular mejor que un traje hecho con acero, kevlar o goma. Hacerlo fue algo complicado, debido a la forma en que necesitaba manejar las arañas e hilarlo, pero básicamente hice que las arañas hicieran el trabajo mientras yo me concentraba.”
Brian asintió, “Eso es bastante genial. ¿Me harías uno?
Eso me titubear.
“No esperaría que lo hicieras gratis,” agregó.
“¿Cuánto estamos hablando?” Pregunté.
“Nombra un precio”.
Pensé en eso. “¿Dos mil?”
Él se rió entre dientes, “¿No hay descuento por ser un miembro del equipo y un amigo?”
“Eso es con un descuento,” le dije, “toma tiempo, largas horas de tener que estar cerca de los bichos mientras trabajan, lo cual no puedo hacer todo el tiempo, porque mi padre vería si los dejo fuera mientras está en casa. Además, tengo que rotar las arañas para tener constantemente un suministro nuevo de seda, pero no puedo tener tantas en el vecindario que la gente lo notaría... no es fácil.”
“Si ese es el gran problema, entonces cambia de ubicación,” sugirió Lisa.
“¿A donde? Tiene que ser un lugar donde paso mucho tiempo, un lugar con espacio para trabajar, donde puedo guardar unas pocas decenas de miles de arañas sin que nadie se dé cuenta.”
“¿El departamento?” Lisa se encogió de hombros, “¿O para ser más específico, el área debajo del departamento?”
Eso me detuvo. Tenía tanto sentido que me podría haber pateado a mí misma por no pensar en ello en el instante en que Lisa sugirió cambiar de ubicación.
“Woah, woah, woah,” interrumpió Alec, “¿Decenas de miles de arañas?”
“Si quiero que el trabajo sea relativamente rápido,” le dije: “Sí, probablemente estamos hablando de esa cantidad. Especialmente porque sospecho que Brian va a querer algo un poco más pesado. El piso debajo del departamento definitivamente podría funcionar. Quiero decir, no es como si unas pocas telarañas más llamaran la atención si alguien asoma la cabeza, ¿verdad?”
Alec se pasó los dedos por el pelo, lo que interpreté como un signo de estrés o preocupación. Era raro verlo en un estado que no fuera algo aburrido o medio distraído. Como para confirmar mis pensamientos, dijo: “No quiero que decenas de miles de arañas se escondan debajo de mí, haciendo ruidos de araña y subiendo escaleras para arrastrarse sobre mí mientras duermo”.
Traté de tranquilizarlo: “Las viudas negras no tienden a vagar, y es más probable que se devoren mutuamente que a morderte. Quiero decir, no querrías provocar a una...”
“¿Arañas viudas negras?” Alec gimió, “Este es el punto donde dices que me estás tomando el pelo. Esta bien, puedo tomar una broma.”
“Su línea de anclaje[2]tienen la seda más fuerte que obtendrás de cualquier araña por aquí,” le dije, “me encantaría tener en mis manos algo mejor, como la araña de corteza de Darwin[3]. Tienen la seda más fuerte de cualquier arácnido o gusano. Podría hacer tela cinco veces más resistente que el kevlar. Le pediría a nuestro jefe que tratara de conseguirme algo, si pensé que podrían sobrevivir en este clima templado.”
“No estás bromeando sobre las arañas viuda negra”.
“¿Recuerdas las que traje al robo del banco? Las traje de casa.”
“Joder,” dijo Alec, y luego se repitió, “Joder. Y ahora Brian va a insistir en ese disfraz, así que esto probablemente va a suceder.”
“¿Aracnofóbico?” Pregunté, solo un poco sorprendida de que su reacción fuera tan fuerte.
“No, pero creo que cualquiera estaría un poco espantado por la idea de que decenas de miles de arañas viuda negras estén en el mismo edificio que ellas”.
Consideré por un momento, “Podría tener jaulas, si eso te daría tranquilidad. Probablemente tenga sentido tenerlas de todos modos, ya que son territoriales, y se matarían entre sí cuando yo no estuviera allí.”
“Vamos a resolver algo,” Lisa sonrió, “¿Crees que podrías microadministrar lo suficiente como para hacerme uno también?”
Me llamó la atención que estaba pensando seriamente en armar algunos disfraces de alta calidad para villanos. No estaba segura de cómo me sentía sobre el tema.
“Puedo microadministrar mis bichos lo suficiente como para hacer dos a la vez, seguro... pero es en verdad un dolor de culo. Me sentí tan aliviada de haber terminado mi propio disfraz, que no estoy esperando con ansias la idea de hacer dos más.” Todo bastante cierto. “¿Me dejas pensarlo?”
“Mil quinientos,” dijo Brian, “llegaré a ese número, ahora que hemos encontrado la manera de manejar la logística. Creo que es una oferta justa.”
“Está bien,” dije. El dinero no tenía ningún poder sobre mí, realmente. Quiero decir, un gran número podría hacer que mis ojos se ensanchen, pero al final del día, no tenía planes de gastar mis ganancias ilícitas.
En total, nos tomó tal vez una hora para volver al departamento. No me importó. Mi entrenamiento significó que la caminata no me cansó mucho, y la compañía era buena.
Cuando entramos al edificio y los demás se dirigieron hacia las escaleras, me quedé atrás para mirar el área de la fábrica en el primer piso. Si pudiera asegurar un poco de madera contrachapada a los marcos donde había habido cintas de transporte, significaría que tendría varias encimeras largas para que mis bichos trabajaran. Agregar algún tipo de jaula en la parte posterior, para albergarlos... pero, ¿dónde encontraría el tipo de rejilla de jaulas o contenedores que podrían albergar a miles de arañas individuales?
Fue algo que podia descifrar. Ya fuera que me decidíera por cartones de huevos o construír todo con la ayuda del trabajo de insectos, sabía que era posible de alguna manera.
La pregunta era, ¿quería hacerlo?
Subí las escaleras, sumida en mis pensamientos.
“¿Dónde está Rachel?,” Preguntó Brian, mientras regresaba del otro lado del desván, Brutus y Angelica trotando detrás de él, moviendo las colas. “Solo dos de sus perros están aquí”.
“Estamos veinte minutos más tarde de lo que dijimos que estaríamos,” señaló Lisa, “¿Tal vez se adelantó?”
“Ustedes estén listos,” nos dijo Brian, “Le dijimos a nuestro empleador que le entregaríamos el dinero en efectivo en algún momento de esta noche, y si nos demoramos demasiado, se reflejará negativamente en nosotros. Me encargaré de llamar a Rachel para ver qué pasa, ya que no me toma tanto tiempo recoger mis cosas.”
Alec, Lisa y yo nos dirigimos hacia nuestras habitaciones individuales. Después de cerrar la puerta, saqué mi disfraz del último cajón de la mesita de noche. Lo extendí sobre mi colchón inflable, luego reuní y alineé mi arsenal para mi compartimiento: aerosol de pimienta, cuchillo, bastón de combate telescópico, bloc de notas, Epipens, una bolsa de cambio con un poco de monedas y una veintena dentro y un teléfono celular desechable sin usar. Todo lo que he podido pensar, que me gustaría tener conmigo.
Pluma, me di cuenta. Era una cosa pequeña, pero una libreta no me servía de mucho sin una pluma. Me dirigí al vestidor y me detuve.
En la parte superior de la cómoda, había un cristal. Excepto que cristal era la palabra incorrecta. Era una pieza de ámbar en forma de lágrima, pulida lisa, de casi un pie[4] de alto, colocada en una base de piedra para que se mantuviera erguida. Dentro había una libélula. La libélula era tan grande que casi no entraba – no habría entrado, incluso, si las alas no se hubieran arrollado hacia adentro en las puntas a medida que ámbar se endurecía. Donde la luz de las ventanas del departamento tocaba el cristal, proyectaba la parte superior del tocador y parte de la pared en tonos profundos de amarillo y naranja, con toques de azul oscuro cuando pasaba a través de las alas translúcidas de la libélula.
Había una nota al lado. “Lo vi, pareces muy tu. Considéralo un regalo de bienvenida tardío. Brian.
Estaba aturdida. Debió haberlo dejado mientras aún estaba abajo. Me apresuré a ponerme mi disfraz, encontré un bolígrafo en la cómoda y coloqué el contenido de mi compartimiento de herramientas en su lugar. Cuando terminé, me puse unos jeans, un suéter y una chaqueta sobre el traje, terminando con una mochila casi vacía para cubrir la ligera joroba de la armadura en mi espalda.
Fue solo después de que estuve totalmente lista que salí de mi habitación y encontré a Brian en el sofá. Mientras estaba segura de que sería amable de todos modos, estaba asumiendo que lo agradecería más si me preparaba primero y luego le daba las gracias, en lugar de al revés.
Todavía estaba en la sala de estar, poniéndose la chaqueta de cuero de motocicleta sobre un chaleco protector.
“Yo-eh, no sé qué decir”.
Su frente se arrugó, “¿Está bien? Estaba pensando, tal vez darte una piedra con un bicho muerto en su interior no era el mejor...”
“Es perfecto,” lo interrumpí, “Realmente. Gracias.” Nunca supe qué decir al recibir un regalo. Siempre me preocupaba que mi agradecimiento sonara falso, forzado o sarcástico, incluso cuando era genuino.
Impulsivamente, le di el más breve de los abrazos. Parecía la única forma en que podía aclarar mi gratitud.
“¡Oye!” Una voz detrás de mí me sobresaltó, “¡Nada de romance en el lugar de trabajo!”
Me giré para ver a Alec y a Lisa de pie en el pasillo, sonriendo. En el caso de Lisa, sonriendo más de lo normal.
Debo haberme puesto roja como una remolacha. “No lo es, no, solo le estaba agradeciéndole por-”
“Lo sé, zonza. Yo estaba con él cuando lo compró.”
Misericordiosamente, Lisa cambió el tema, “¿Alguna palabra de nuestro sociópata residente?”
Brian frunció el ceño, “No. Su teléfono está fuera de servicio, lo cual no debería ser, ya que yo fui quien lo encendió, lo activé y se lo di el día de hoy. Algo pasa.”
El ambiente de buen humor de momentos antes había desaparecido. Intercambiamos miradas entre nosotros, y nadie estaba sonriendo ahora.
“Creo...” dijo Brian, sopesando cuidadosamente sus palabras, “sería una muy buena idea verificar el dinero, lo antes posible”.
[1] Brian cambia de “mamá” a “madre” a partir de este punto. Un detalle sin duda intencional.
[2] El hilo de amarre o línea de anclaje es la línea, o líneas, principales que sostienen toda la estructura. Mucho mas fuerte que el resto de la tela de araña. Como dice Taylor es casi tan fuerte como el kevlar.
[3] Esto también es cierto, es la tela de araña mas fuerte del mundo, capaz de extenderse 25 metros sobre un rio o lago. Wikipedia afirma que es 10 veces mas fuerte que el kevlar.
[4] 1 Pie= 30.48 centímetros

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2016.06.18 11:20 EDUARDOMOLINA José Antonio Pérez Tapias. La paradoja de una mayoría no mayoritaria.

http://ctxt.es/es/20160608/Firmas/6554/campa%C3%B1a-electoral-pactos.htm
"Las paradojas tienen su encanto. Tensionando el lenguaje, son retos para nuestro intelecto. Por eso mismo hay que manejarlas con cuidado. Quien formula una propuesta sirviéndose de una paradoja puede que no salga airoso del reto que él mismo se haya planteado. En tal caso, por el contrario, puede ocurrir que el atrevimiento retórico provoque un mayor hundimiento en las contradicciones de las que se quería salir con una propuesta paradójica que pretendía ser como una cuña de la misma madera. Me temo que una situación así es la que puede tener que afrontar la dirección del PSOE y, concretamente, su portavoz a estos efectos, el reputado economista Jordi Sevilla, cuando lanza el mensaje de que “para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. Salta a la vista que está planteando de manera explícita la hipótesis consistente en que, de hecho, se reconozca políticamente, con la correspondiente traducción en comportamiento parlamentario, una mayoría que no se tiene. ¿Qué decir, pues, ante esta aparente solución para salir de todo posible bloqueo en un nuevo proceso de investidura de un candidato para la presidencia del Gobierno de España?
Hay que conceder, por una parte, que una fórmula como la propuesta se hace valer recordando al Partido Popular la obviedad, respecto a la cual son tan interesadamente olvidadizos, de que en España tenemos un sistema parlamentario. Por ello, la ciudadanía elige a sus representantes en las cámaras legislativas, siendo éstos los que después, en el Congreso de los Diputados, han de conformar la mayoría necesaria para investir a un candidato como presidente del Ejecutivo. No hay, por tanto, elección directa de un presidente que de suyo es un primer ministro. De nada sirve invocar sin más el hecho de la lista más votada para reivindicar que automáticamente sea presidente quien la haya encabezado, tratando así de legitimar apelando al voto de los electores algo que tales votantes de suyo no han elegido. Los electores sólo dan su voto para quienes han de representarlos en la sede del poder legislativo, entrando en sus funciones el apoyo a una candidatura presidencial en base a una mayoría parlamentaria que, si de entrada ningún partido cuenta con ella en términos de mayoría absoluta, ha de conformarse mediante pactos hasta lograr la mayoría suficiente legalmente exigida. No obstante, a pesar de ser así las cosas en la democracia que en nuestro Estado tenemos, la derecha, esa que tanto invoca la Constitución cuando le interesa, seguirá dando la lata con el tan recurrente mensaje engañoso de que se traiciona la voluntad de la ciudadanía si no se inviste presidente al candidato del partido con más votos. Es una intencionada falsedad a la que podemos atribuir voluntad de engaño.
Dicho lo anterior, es obligado señalar, por otra parte, los problemas que encierra la propuesta de desbloqueo parlamentario comunicada por Jordi Sevilla, la cual recoge formulaciones de Pedro Sánchez en otros momentos, así como se hace eco de la reiterada indicación hecha desde mucho tiempo atrás por Felipe González acerca de que se deje gobernar, mediante abstención por parte de PP o PSOE, a quien tenga cierta mayoría, sea PSOE o PP, aunque no llegue a la mayoría que debiera haber de no contar con abstenciones. Hay que señalar primeramente que una fórmula así de ninguna manera puede sostenerse en el vacío, sino que implica algún tipo de acuerdo, presentado incluso como de cortesía parlamentaria, para que los implicados en una situación como la que se quiere abordar acepten la solución. Es decir, es insoslayable reconocer que para que esa vía de desbloqueo funcione tiene que haber alguna suerte de acuerdo entre PP y PSOE. ¿Supondría tal acuerdo una forma “elegante” de dejar paso al PP hacia el gobierno, en el caso de que fuera el partido que aglutinara más apoyos seguros? Y, de otro lado, ¿entrañaría tal acuerdo una confirmada anuencia del PP en el caso de que fuera el PSOE el que pudiera ostentar más apoyos confirmados? Una respuesta positiva a ambos interrogantes conlleva alguna forma de acuerdo del PSOE con el PP, y tal cosa no debe eludirse ante la opinión pública.
Una segunda cuestión ineludible es la relativa a la mayoría que pueda o quiera conseguirse, lo cual para el PSOE es cuestión crucial. Desde el campo socialista, el asunto no puede limitarse a pedir a la derecha, e indirectamente también a la izquierda o a nacionalistas que no entren en la mayoría que se conforme, que den vía libre a una supuesta mayoría de diputados, confiando en la abstención de quienes no la integren para cumplir los exigentes requisitos para mayoría suficiente. El quid de la cuestión radica en dónde se pone el límite de la mayoría que se quiere hacer valer y, por supuesto, con quién se suma para lograrla. En otros términos, ¿vale recabar apoyo para una mayoría no mayoritaria cuando se ha desechado intentar un pacto más amplio o de otra índole que permitiera una mayoría suficiente, es decir -–con perdón por la redundancia--, una “mayoría (en verdad) mayoritaria”?
Pienso, como muchos ciudadanos y ciudadanas, que el PSOE debe aclarar al máximo la índole y el alcance de su propuesta, no sea que bajo una alambicada fórmula de sabor parlamentario se suministre el amargo trago de un pacto por la derecha, con Ciudadanos, por ejemplo, en vez de un pacto por la izquierda, quizá desechado ya cuando la misma fórmula se hace pública cual bálsamo de Fierabrás para evitar las tremendas calenturas que puede originar un nuevo retraso en formar gobierno o la hipótesis que nadie quiere contemplar de una tercera convocatoria electoral. Hace falta una fórmula magistral, ciertamente, pero somos muchos los que esgrimimos razones para que en su composición no se excluya un pacto por la izquierda que, aun con sus paradojas, puede ser la vía para no quedar hundidos en contradicciones insalvables.
  1. Desde los “cristianos viejos” a los españoles buenos
Ya lo dejó escrito Cervantes en las primeras líneas de su magna obra, El Quijote: “duelos y quebrantos los sábados”. Es decir, indicación de menú bajo la cual se recoge la autoritaria orden de que “den morcilla” o plato de huevos con tocino o chorizo, en sábado –¡repárese bien!--, para que ningún cristiano nuevo, siempre bajo sospecha de seguir siendo judaizante, escapara a la prueba que ha de pasar si quiere ver expedita la puerta para la integración social entre los cristianos viejos. Y en ésas seguimos, cuatro siglos después. Para algunos, no todos somos iguales. Piensan ellos que a los suyos, esto es, a ellos mismos les corresponde, por la naturaleza de las cosas, el poder, porque han de mandar los que tienen la pureza de sangre necesaria para ordenar los asuntos de la patria –identificados con los de su clase-- y velar por lo que ha de ser su incorruptible esencia –como incorruptible era el brazo de Santa Teresa que esgrimía el dictador de cuyo nombre no quiero acordarme, para legitimar con los restos de tan egregia doctora de la Iglesia, aunque fuera de ascendencia judía, el nacionalcatolicismo con el que legitimaba su criminal régimen--. Tal es el fondo telúrico de la derecha española, conservadora hasta las cachas, hoy entregada al neoliberalismo rampante que ha dominado la escena mundial y, por supuesto, el patio nacional, en los últimos tiempos.
¿Y a qué viene esto? Es interrogante al que cualquiera puede responder acogiéndose, según preferencias, o a la poesía de Bécquer o a la antipoesía del chileno Nicanor Parra: “¿Y tú me lo preguntas, amor mío?”. La respuesta está clara: la derecha española se mantiene en su imaginario carpetovetónico a piñón fijo. Y para prueba, un botón electoral, el que arrebatamos a Rajoy, desprendiéndolo de su chaqueta, la que lucía en el mirador de san Nicolás, en el Albayzín granadino, cuando, haciendo alarde de derroche de desparpajo antiplasma, se soltó su repeinada cabellera para decir: "Los mejores somos los españoles. Bueno, hay algunos un poco malos, pero son los menos, y los vamos a derrotar el 26 de junio, a todos". Claro, ¿verdad? Y dicho sin mayores problemas en un mitin del PP, después de la victoria de la selección española de fútbol, ganadora gracias a un gol de Piqué, independentista catalán fuera del estadio, pero cuyo gol, sirviendo lo mismo para un roto que para un descosido, es lo que más se parece al brazo incorrupto de la Santa de Ávila en manos de una derecha españolista posmoderna, a pesar de no haber sido moderna en ningún momento de su historia.
Si alguien piensa que esto es sacar demasiada punta a lo que no da para ello, que haga su inmersión en el psicoanálisis freudiano para adentrarse por los vericuetos donde circula lo reprimido en chistes, lapsus y actos fallidos. Tras la apariencia de ingeniosa broma electoralista, el candidato del Partido Popular juega con la vetusta diferenciación entre españoles de bien –“los mejores”-- y “los malos”, ésos de las izquierdas que, para el caso, tanto son los de un PSOE al borde de un ataque de nervios, como los de Podemos en la fantasiosa aventura de asaltar los cielos. El esquema de fondo no ha variado un ápice: los españoles de orden –del orden dominante-- y esos otros, los “jaraneros y alborotadores”, como dejó escrito Roberto Mesa en texto que no debiera ser olvidado. Apelación, pues, al imaginario colectivo, en este caso de la derecha más rancia, la cual es la que se permite dividir a los partidos políticos del momento presente en “constitucionalistas” y “no constitucionalistas”, habida cuenta de que es esa misma derecha con sus intereses sistémicos la que da o quita credenciales de lealtad a la Constitución, según la medida de dichos intereses. Está clara, pues, la jugada de un Rajoy que, con su currículum político, no debía de llegar de nuevo jamás a ser presidente del gobierno. El PSOE, por cierto, debería no dejarse enredar en ese perverso juego de clasificaciones discriminatorias entre constitucionalistas y no constitucionalistas. Sabe demasiado a etiquetas excluyentes como “españoles de bien”, “gente de orden” y “cristianos viejos”.
  1. Sobredosis de 'marketing' electoral. Miércoles 15 de junio.
    ¿Qué candidato presenta mejor imagen? ¿Qué partido vende mejor su programa? ¿Cuáles son los mejores mensajes en una campaña para captar votantes en el mercado del conjunto de los electores? ¿Cómo vencer a la competencia electoral de otros partidos en la disputa por el voto? ¿Cómo hacer que para ello funcionen bien los agentes electorales? ¿Cómo lograr una propaganda eficaz en los medios de comunicación?...
Cuestiones como las señaladas permiten constatar cómo a la terminología procedente del campo militar con la que los partidos políticos se entienden a sí mismos se sobrepone, especialmente en tiempos de campaña electoral, la terminología proveniente del campo económico, concretamente de las técnicas de venta que suelen reunirse bajo el rótulo de marketing, eludiendo, por lo demás, palabras de la órbita del castellano, como “mercadotecnia”. Lo de marketing parece que queda mejor y, además de permitir un rápido trasplante del campo económico al ámbito político, no deja de recoger ese neocolonialismo cultural del mundo anglo al que estamos sometidos, siendo, sin duda, uno de los actuales “signos de los tiempos”, como diría alguno.
Nada hay que objetar, sino todo lo contrario, a que en el campo económico y, más concretamente, en el mundo empresarial, se preste mucha atención a lo que señalan las teorías de marketing –seguiremos adelante con el término en cuestión, ya consolidado entre nosotros--, con el objetivo de explicar y, mediando explicaciones contrastadas con la realidad, potenciar las ventas de los muy diferentes productos con los que las empresas concurren al mercado pretendiendo ganar clientes, vender y obtener el máximo de beneficio. Sabemos además que tales teorías no cuentan solamente con ingredientes puramente económicos, sino que tienen en cuenta factores psicológicos decisivos respecto al comportamiento de los consumidores, así como otras muchas informaciones relevantes, desde las relativas a pautas culturalmente asentadas hasta las atinentes a datos demográficos relevantes sobre la población a la que se dirigen las campañas de venta. Un buen diseño de éstas es crucial para la competitividad, sin la cual se acaba sucumbiendo en esa guerra económica despiadada que supone la competencia en medio de todos los rigores del mercado.
Los diferentes ámbitos de nuestra realidad sociocultural no se hallan, por fortuna, separados por fronteras impermeables que hagan de ellos compartimentos absolutamente estancos. Mas siendo así, también es cierto que en nuestras sociedades, herederas de la modernidad, se han ido constituyendo distintas esferas, cada una con valores determinantes de sus propias dinámicas y con una lógica de funcionamiento en cada caso propia. Maquiavelo, por ejemplo, tuvo el indiscutible mérito de poner de relieve las peculiaridades de la esfera política, con la autonomía que le es propia –incluso estando económicamente condicionada, como señaló Marx--. Resulta ser, por tanto, un elemento distorsionante de la realidad el trasplantar sin más criterios y pautas propios de un ámbito a otro distinto. Si tal operación se consuma se confirma cómo desde un ámbito queda colonizado otro en el marco del mundo que comparten. Es decir, si la política se rige por pautas y criterios extraídos del campo de la economía, es que ésta domina a la política. Si ello se produce en tiempos de hegemonía del neoliberalismo, los hechos refuerzan el mismo sometimiento del Estado al mercado que desde dicha ideología se propugna.
Así, llega la hora de un debate electoral y los candidatos convocados al mismo están más preocupados por colocar mensajes prefabricados que por presentar el propio programa, están más atentos a cuidar la imagen con la que “venderse” que a comprometerse con sus propias propuestas, o se hallan más pendientes de los ecos mediáticos que de la palabra propiamente política. Lo volvimos a ver el otro día en el último, por único, debate electoral de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno presentados por los partidos de ámbito estatal: PP, PSOE, Ciudadanos y la coalición Unidos Podemos. Visto todo, bien viene que todos recuerden que los ciudadanos no somos meros consumidores, que un votante no es un cliente, que el propio partido de cada cual no es una mera empresa, que un programa de gobierno no es un catálogo de ofertas y que el preciado bien del voto no es una mercancía. Está bien aprender de la economía, pero teniendo muy presente que la dignidad de la ciudadanía exige que la política no se vea sometida a ningún reduccionismo economicista. La política nunca puede ser –no debe ser-- mero mercadeo, en ninguna de sus variantes.
  1. No fue un duelo de titanes. Martes 14 de junio.
Terminó el tan anunciado debate a cuatro, publicitado como acto estelar en esta campaña para las elecciones del 26 de junio, y cada uno de los candidatos se retiró con los suyos para comprobar en cada caso que habían recitado bien las lecciones aprendidas. No hubo momento alguno que fuera especialmente vibrante. No se alcanzó ese clímax de intercambio de argumentos sólidos que cabe esperar de un debate de verdad, incluso electoral. El guión, por tanto, es decir, los guiones que traían los respectivos líderes, elaborados por sus correspondientes equipos, se siguieron conforme a lo previsto. Sin apenas intercambio de razones, cada cual se dirigía a los suyos, de camino tratando de sacar ventaja a su competidor inmediato –Rajoy pugnando con Rivera y Sánchez con Iglesias-- para lograr arrancar algún voto de la gran bolsa de los indecisos o de los electores situados en riesgo de abstención. Hay que temer que poco se habrá alterado por ahí el panorama que los sondeos demoscópicos nos han dado a conocer.
Ante los temas delicados, todo fue pasar de puntillas. El candidato del PP eludió pronunciarse claramente sobre la negociación con Bruselas para ganar mayor plazo de cara a reducción del déficit. El candidato socialista no quiso insistir en un problema grave: la sostenibilidad del sistema de pensiones, para asegurar la cual propone un impuesto a grandes fortunas, pero sin que eso llegara a ser cuestión en la que abundara. El líder de Ciudadanos se lanzó inicialmente defendiendo la idea del contrato único, mas sin detallar más armas en la lucha contra el paro. No tuvo fuertes críticas a tal propuesta, enmarcada como viene en contexto neoliberal. Desde Podemos, su cabeza de lista no bajó a detalles respecto a cómo concretar eso del cambio de modelo productivo.
Salieron de refilón otras cuestiones, pero de nuevo las prisas, las pinceladas gruesas. Sánchez mencionó la reducción del IVA cultural, cuestión que retomó Iglesias para decir otro tanto en cuanto a productos de primera necesidad. Rajoy mostró el lado débil de su no credibilidad cuando hace esa propuesta tan demagógicamente populista de bajar los impuestos. No están las arcas públicas para ello –ni los bruselenses hombres de negro dispuestos a consentirlo--. Una brevísima alusión mereció el tema de la educación, respecto al cual Sánchez mencionó una vez más la bienintencionada pretensión de pacto educativo. Iglesias perdió una oportunidad de abordar a fondo la difícil situación en que se halla la universidad española.
Pero, aun con todo, fueron desgranándose propuestas, puntos programáticos de unos y otros, haciendo cada cual lo que podía para mostrarse fuerte. Rajoy alardeó de capacidad de gestión, faltándole decir que la veteranía es un grado. Cierto es que su etapa de gobierno está manchada con la corrupción hasta límites desconocidos hoy por hoy, cuestión que llevó a Pedro Sánchez a decirle con razón que debía haber dimitido por ello en su mandato. Pero no se incidió mucho más por ahí. Fue Rajoy el que se enzarzó de manera ridícula con Rivera acerca de si había cobrado o no en negro alguna vez. Impresentable el Rajoy que animaba a Bárcenas, tratando ahora de escabullirse por vía tan fullera.
Salió, claro está, el tema de Cataluña: el referéndum. Rajoy se situó de inmediato en su encastillada defensa de la unidad de España, tan encastillada que es posición inoperante por inmovilista. Se le sumó Rivera, lo que era de esperar. Y Sánchez se fue directo contra Iglesias para reprochar que Podemos apoyara un referéndum en Cataluña situándose así contra la unidad de España. No tenía receptividad alguna, como viene ocurriendo, para siquiera reconocer que Podemos no alienta secesión alguna de Cataluña respecto de España. Todo queda del lado socialista en invocar la reforma constitucional con vagas referencias al federalismo y rehuyendo hablar de plurinacionalidad del Estado.
Con breves comentarios se despacharon cuestiones tan graves como la crisis de los refugiados en Europa y nada serio sobre política de seguridad y defensa. Todo se redujo a sacar a relucir el pacto antiyihadista para acusar a Podemos de no haberlo firmado. Por cierto, fue repetitivo Pedro Sánchez hasta la saciedad con el mensaje –había que colocarlo como fuera-- de que Podemos impidió que él fuera investido presidente del gobierno del cambio al votar “no” a ello junto al PP. Inútil es pretender ganar votos con eso a estas alturas. Más provechoso hubiera sido clarificar la política de pactos, al menos las preferencias, pues a la disyuntiva planteada por Iglesias de que o habría gobierno del PP o gobierno de Podemos con PSOE, o del PSOE con Podemos, según quién ganara más que el otro, Sánchez se limitó a una carcajada que no supo nada bien. Toda su declaración quedaba reducida a afirmar que con el PSOE está garantizado gobierno de cambio, mas sin explicitar nada más sobre pactos. Es la indefinición en que el PSOE se queda encerrado.
La noche siguió avanzando, pero este alicorto debate que no consiguió más mérito que reunir a los respectivos candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, ni por asomo tuvo nada de duelo de titanes. Eso sí, acabado el debate…, cada tribu tocó el tam-tam para danzar alrededor de su jefe porque es "el mejor”. ¡Y usted que lo vote!
  1. Lógica ciudadana frente a lógica partidista. Lunes 13 de junio.
Cualquier campaña electoral galvaniza la vida de toda sociedad democrática. El tiempo político adquiere una especial densidad en tanto los partidos, con sus candidaturas, se sitúan en ese campo de batalla que es el de la lucha por el voto de ciudadanos y ciudadanas. Así es, como ahora mismo en España, incluso cuando se viene de un largo recorrido de elecciones anteriores que hay que repetir, de precampañas convertidas en campañas permanentes y de sobredosis de electoralismo que con su exceso contamina toda la dinámica política. Las distintas fuerzas, metidas en faena, se aprestan a intensificar la lógica partidista con la que buscan reforzar sus baluartes en todos los frentes para la dura competencia electoral. Ésta, poco menos que como aquella “guerra de posiciones” con la que Gramsci teorizaba la acción política que había que llevar a cabo para consolidar logros en las instituciones, reclama una actividad tan coordinada como disciplinada por parte de los partidos políticos. Pero la cuestión es espinosa, pues esa misma necesidad se puede convertir, no en virtud, sino en vicio.
¿Dónde está el quid de la cuestión para que la necesidad de coordinación y disciplina se convierta en vicio, en vez de ser virtud? Consideremos cómo funcionan los partidos. Sus respectivos equipos de campaña se afanan por seguir la estrategia diseñada, atentos a los cambios tácticos que haya que hacer. Hay que seguir puntualmente todas las actuaciones de los adversarios para neutralizarlas, hasta el día de las elecciones, cuando, al abrir las urnas, cada cual recogerá su merecido botín en términos de votos. Para todo ello, los candidatos necesitan un buen aparato que se haga cargo de las previsiones de la campaña, desde los mítines, la presencia en la calle, los debates con los rivales y la siempre delicada relación con los medios. Y ahora, el continuo trabajo de las redes sociales, esa nueva ágora social convertida en concurrido espacio político. La logística para tareas tan diversificadas y complejas requiere no sólo inteligencia dedicada a planificar, sino militancia dispuesta al quehacer de apoyo a candidatos y candidatas, teniendo todos al frente a quien en cada caso sea cabeza de lista y, en los grandes partidos, al candidato a la presidencia del gobierno. La militancia, cual ejército de afiliados convertido en tropa de infantería, asume las consignas de los estrategas y hace suyo el argumentario en que el programa se resume. Indispensable. La batalla electoral no permite descuidos; cualquier retroceso puede acarrear una derrota fatal. Todos a una, por tanto, como si cada partido fuera poco menos que una gran partida de partisanos –esos que acapararon la atención de Carl Schmitt a la vez que sentaba cátedra al definir la esencia de la política según la lógica amigo/enemigo--. Es así como la lógica partidista se impone con férrea determinación, mas con pie tan forzado que la hace muy vulnerable en medio de la sociedad actual, con la cultura política que se va abriendo camino.
El talón de Aquiles de la lógica partidista, impregnada de una concepción cuasi-militar de las organizaciones políticas –en el mismo lenguaje se refleja--, es que queda muy lejos de la lógica ciudadana con la que funciona una sociedad adulta, bien informada e institucionalmente organizada. Así, la lógica ciudadana es sensible a la pluralidad, cosa que a la lógica partidista se le suele atragantar; o la lógica ciudadana está abierta al debate y a la crítica, actividades que a la partidista, que tanto gusta cerrar filas, le resultan peligrosas para su pretendida cohesión, por lo que acaba primando actitudes dogmáticas. “Con razón o sin ella, yo con los míos”, suele decir quien está empapado de lógica partidista. “Yo, buscando la verdad con razones que podamos suscribir más allá de fronteras partidarias”, piensa quien ha asumido la lógica ciudadana. Mientras esas dos lógicas vayan por vías divergentes, la ciudadanía se verá distante de los partidos políticos. Y éstos, con sus consignas y argumentarios a cuenta de un interés de parte muy lejano de criterios universalistas, quedan atrapados en una lógica, con frecuencia ilógica, que los ciudadanos no comparten y que muchas veces queda tan lejos de la verdad de los hechos que hasta alimenta el ridículo. Téngase esto presente a la hora de participar en debates electorales, especialmente ante ese público de millones de ciudadanos que concita un debate televisivo.
  1. La derecha sabe, pero no contesta. Domingo 12 de junio.
Hay que erradicar la corrupción política. ¿Pero qué dice el Partido Popular al respecto? En verdad, nada. Vacuas generalidades sobre el traído y llevado regeneracionismo y, a lo sumo, la declaración de algún lumbrera diciendo que eso de la corrupción depende de la (pecaminosa) naturaleza humana. Así, ante preguntas sobre hechos que tocan cuestión tan importante para la sociedad española y la honorabilidad de sus instituciones, el PP guarda silencio. Es decir, se calla todo lo que sabe, empezando por todo lo que sabe acerca de sí mismo. ¿O es que Luis Bárcenas, que era senador del Reino, además de tesorero del PP, no era conocido por nadie y sus actos quedaban en el más profundo secreto? Y de todo eso que queda bajo los rótulos de “Operación Gürtel” u “Operación Púnica”, ¿no hay nada que decir en serio, asumiendo responsabilidades políticas, que de las otras ya se ocupan los tribunales? No vale, como algunos pretenden, recurrir a fórmula tan usual en demoscopia como “no sabe, no contesta”. Sí saben y, siendo así, no contestan. Es más, saben que todos los demás sabemos y, a pesar de ello, no contestan. Si dicen algo es para evitar respuestas fehacientes ante preguntas tales como las que versan sobre la fianza de más de un millón de euros que el PP tiene que abonar por su presunta implicación en los pagos en negro de su economía sumergida. De escándalo.
El caso es que en medio de esta campaña electoral se ha colado una noticia que obliga al PP, y en especial a su candidato a la presidencia del gobierno, a pronunciarse. Hablamos del informe de la OCDE reconociendo que los ajustes aplicados en Europa, como “política de austeridad”, son negativos: frenan la economía hasta tal punto que impiden el necesario crecimiento para salir de la crisis. Justo lo que se viene diciendo desde hace años desde ese lado, considerado antisistema, en el que nos hemos situado los que hemos sido y somos contrarios a los abusos de la troika, al “gobierno de los banqueros” –Habermas dixit--, a la tiranía de los mercados, a la impotencia de la política y, por encima de todo, al castigo hecho caer sobre las espaldas de trabajadores –incluyendo parados--, pensionistas, mujeres, jóvenes…, todos los que han sufrido los recortes de unas políticas democidas. Sin embargo, aun llegando ese mensaje desde la OCDE, el PP no dice nada, es más, se ratifica en las políticas aplicadas, tan destructivas del Estado de bienestar como perjudiciales para la economía, como si todo lo ocurrido no tuviera nada que ver con el gobierno presidido por Rajoy. De nuevo, saben, y saben que sabemos sobre la culpa de tanto sufrimiento inútil, pero no contestan.
Con todo, no debe escapar al más somero análisis que la OCDE, organización del orden capitalista, al recoger en su informe la evidencia de que la llamada austeridad es contraria a la recuperación económica, no deja de alimentar la propia contradicción consistente en declarar a la vez que los recortes practicados fueron necesarios y, por ende, beneficiosos. Ya el FMI nos agasajó en diversos momentos con mensajes contradictorios de ese tipo, para así salvar la cara de los gobiernos neoliberales. Ahora, además, se hace planteando a la vez que no se apriete a un gobierno como el español con sanciones por incumplimiento de normativa antidéficit. Un regalo compensatorio para el PP en campaña. Una vez desenvuelto, lo que queda es que los demás partidos en liza, y la ciudadanía, desarmen el truco del regalo, desvelen la contradicción de la misma OCDE y exijan al PP que conteste.
  1. Socialdemocracia en discusión. Sábado 11 de junio.
Al levantarse por las mañanas, más de un candidato se planta, con la mejor cara que pueda, y pregunta: “Espejito, espejito, ¿hay alguien más socialdemócrata que yo?”. Y el espejo cobra vida de repente para partirse de risa.
La ficción no aguanta en serio una disputa como la que se está planteando en torno a la socialdemocracia. Esa señora lleva en crisis desde 1914, cuando el SPD votó, contra todo lo que había sostenido, los presupuestos para que Alemania entrara en la I Guerra Mundial. Rosa Luxemburg escribió La crisis de la socialdemocracia señalando contradicciones que hasta el día de hoy no se han superado. No obstante, pasada la guerra, no ya la Gran Guerra, sino II Guerra Mundial, la socialdemocracia conoció su esplendor. Fueron años en los que en el centro y norte de Europa hubo clima propicio para, mediante un gran pacto social y un pacto político entre la derecha civilizada (democristiana) y partidos socialdemócratas, construir el Estado de bienestar impulsando políticas acordes con derechos sociales. Las posibilidades de pleno empleo –gracias a una economía mixta y a políticas seriamente redistributivas, así como gracias a una energía barata-- permitieron que cuajara lo que era un pacto entre democracia y capitalismo para frenar presiones revolucionarias que pudieran venir de la órbita comunista.
Ese pasado dejó valiosísima herencia en términos de Estado social. Las cosas empezaron a cambiar con la crisis del petróleo de los setenta, encareciendo costes de producción, y después con la “caída del muro de Berlín” acabando con los regímenes comunistas y dejando el campo abierto para la expansión mundial del mercado capitalista. La revolución informacional suministró la base tecnológica para la globalización. Las coordenadas de la socialdemocracia “clásica” se disiparon, pues su marco era el Estado nacional. Y el neoliberalismo ganó la partida hasta el día de hoy. La socialdemocracia claudicó al aceptar las premisas económicas neoliberales –Tercera Vía--, con la buena intención de mantener políticas sociales. Pero esa cuenta no sale, y ahí está atascada la socialdemocracia europea en una crisis que no remonta.
El PSOE llegó tarde, por las circunstancias de España, a la construcción del Estado de bienestar. Hizo lo que pudo, que no fue poco, mas desde confusa amalgama de planteamientos socialdemócratas y políticas económicas neoliberales. Su debilidad ideológica jugó a favor de una élite escorada hacia posiciones socioliberales. Después, al hilo de la crisis, los ropajes socialdemócratas se sacaron del baúl. Iba de suyo que correspondían a la talla del PSOE. Y en ésas se estaba hasta que aparece Podemos, atemperando su anterior discurso rupturista con propuestas de corte socialdemócrata. Después de todo, sería una buena noticia para la familia, sólo que no es recibida así en plena batalla electoral. Desde el PSOE se percibe como llegada de intrusos para quedarse con la herencia del Abuelo; desde Podemos se pugna para presentar su programa como nueva versión de una socialdemocracia puesta al día. ¡Pues tengan cuidado por ambas partes! Nadie puede ostentar el monopolio de la socialdemocracia como planteamiento ideológico, pero todos deben saber que es una herencia, más allá de las disputas, que necesita radical renovación. Hay que pensar, más allá de coyunturas electorales, cómo reconstruir proyecto socialista en este complejo siglo XXI.
  1. El ‘zas’ del CIS. Viernes 10 de junio.
En el día esperado, en la fecha oportuna, llegó el emisario del CIS y… ¡zas!, con golpe algo violento sobre la mesa, acaparando la atención de quienes impacientes le esperaban, dejó sobre ella los datos de su último estudio. Todos se arrojaron sobre ellos, ansiosos por ver los que afectaban a cada cual, pues si bien cada partido político contaba con información acerca de sus expectativas de voto, ahora se trataba del informe del Centro de Investigaciones Sociológicas, ese organismo “autónomo” que en España depende del Ministerio de la Presidencia. No había quien se privara de criticar los aliños de cocina demoscópica con que los datos de esos informes son tratados, pero en el fondo todos conceden consideración a un análisis con rigor científico sobre muestras suficientemente cuantiosas y variadas. El sesgo gubernamental que haya cada cual se lo descuenta según su criterio. Y ya estaban en ello cuando el susodicho emisario, antes de despedirse, obligó a los congregados a posar su vista en algunos datos que, sin excusas, debían tener en cuenta: la situación económica aparecía valorada como mala o muy mala por un 74,4% de los encuestados y llegaba hasta el 80,7 el porcentaje de quienes valoraban mal o muy mal la situación política.
Se trataba de apabullantes datos para reflexionar, debatir y actuar. Así, cuando cada uno de los allí concitados esperaba que el “zas” del informe del CIS rebotara sobre la cara de alguno de sus adversarios, lo cierto es que el metafórico golpe cuya onda se expandía imparable hizo mella en todos los congregados. Era una advertencia. Sería políticamente mortal para todos ellos pasar por alto el contexto, socialmente duro y económicamente hostil, en cuyo marco los partidos concurrentes a las elecciones debían hilvanar cada uno su texto. Y ello sin edulcorar el fracaso del que se venía y sin juguetear frívolamente con una voluntad ciudadana que ya se manifestó cuando votó en las anteriores elecciones y a la que ahora había que pedirle con sumo respeto que lo hiciera de nuevo. Y no porque los electores se hubieran equivocado, sino porque los elegidos malgastaron en errancia culpable el voto que los llevó al escaño.
Marchó el emisario del CIS no sin detectar, cual mensajero del zar, malévolas miradas de algunos que hasta quisieran matarle –-metafóricamente, por supuesto--, sobre todo las de quienes no podían arrimar los datos de la encuesta a la sardina de sus intereses electorales. En el sondeo, el PP queda como ganador de las elecciones –escandaloso borrón y cuenta nueva sobre su corrupción sistémica--, aunque oscilando entre perder uno o hasta cinco escaños. Ciudadanos, pagando un evidente escoramiento a la derecha que hace que votantes suyos se deslicen más a la derecha, aparece con uno o dos diputados menos. El PSOE, perdido en un mar de indefiniciones sin encontrar el rumbo a pesar de las buenas medidas puntuales registradas en su cuaderno de bitácora, aparece dejando atrás en el Congreso en torno a diez o hasta doce escaños. ¡Ruina! Veremos en qué queda el pronosticado sorpasso por parte de Unidos Podemos, en cuyas filas brindan con proclamas de hegemonía y etiquetas recién impresas de “cuarta socialdemocracia” –la nueva-- ante datos que sí favorecen claramente a la formación morada. Atención: la lucha va a ser agónica, con las miras puestas en quienes desde el graderío contemplan la batalla. Hay en torno a un 34 por ciento de abstencionistas que tienen en sus manos el posible voto más preciado. Y quedan campaña electoral y urnas.
  1. Campaña para una política de verdad. Jueves 9 de junio.
Meses de campaña electoral permanente nos preceden. No obstante, no faltan los rituales, aunque sean en modo un tanto residual, que marcan la inflexión para entrar de nuevo oficialmente en campaña. El calendario emplaza. Y así se activará al máximo la rueda del acelerado girar de actos, discursos, presencia en medios, dejarse ver en las calles por parte de candidatos y candidatas… Sólo cabe esperar que ese girar no se quede en mera repetición de lo mismo, a modo de remedo de la más baja estofa del eterno retorno a pequeña escala. Mal nos irá a la ciudadanía española si en las semanas que median hasta el próximo 26 de junio todo se reduce a confirmar el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas.
Estamos ante una nueva convocatoria electoral, tras una más que efímera legislatura, liquidada por agotamiento de los plazos sin que se pudiera formar gobierno. Todos hablaron de fracaso, y toca ahora convertir lo que significa ese diagnóstico en una nueva posibilidad. Por ello, si los protagonistas más destacados de este proceso reiniciado no marcan distancias respecto a lo que supuso el que condujo a las anteriores elecciones generales, será difícil culminarlo con éxito. Elementos nuevos los hay, y algunos de singular relevancia. La coalición de Podemos e IU bajo la denominación de Unidos Podemos marca novedosamente la situación. En gran parte va a condicionar el debate político. Ya lo está haciendo. Será un error, sin embargo, dejar que la campaña electoral se plantee en los términos de con Podemos o contra Podemos. Tal polarización, extraña a la pluralidad generada desde las circunstancias políticas de España en los últimos tiempos, no beneficiaría ni a la misma formación morada. El pluralismo como valor democrático requiere un tratamiento más fino, como espera la inteligencia del electorado.
Estemos, pues, atentos, como los más interesados espectadores, una vez alzado el telón de un drama electoral en el que ciudadanas y ciudadanos no vamos a dejar de ser participantes. No debemos. Y no sólo por el hecho de ir a votar cuando se abran las urnas. Participar es seguir los debates electorales, reclamarlos, interpelar a los candidatos, exigir claridad a los partidos y, en el caso en que se milite en ellos, entrar de lleno en un juego democrático siendo capaces de mantener la exigencia y autoexigencia de que sea limpio. Y que cada cual responda, desde cómo va a quitarse de encima el PP la corrupción en que ha nadado, hasta cómo va a despejar el PSOE las indefiniciones que le aquejan, por ejemplo, en cuanto a política de alianzas. O desde cómo afrontará Podemos la gestión de sus propuestas programáticas, hasta cómo irá Ciudadanos más allá de medidas de regeneración democrática.
Las crisis serán las que no faltarán, aportando sus recurrentes elementos corales: la lucha contra el paro, la recuperación económica, la restitución de los derechos robados, la reconstrucción del dañado proyecto europeo, la reconfiguración constitucional del Estado… Son las cuestiones cruciales que, como decía el Ortega y Gasset en las páginas iniciales de aquella iniciativa suya que puso bajo El Espectador como rótulo, son las propias de una “vida española que nos obliga a la acción política”. Sabemos aquí y ahora que debe ser política de verdad, verdadera política con la verdad por delante. Queremos elecciones sin publicidad engañosa."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]