Data punta de teléfono

Martes de ciencia en República Argentina: Excitaciones y defectos

2019.04.23 17:27 Severianes Martes de ciencia en República Argentina: Excitaciones y defectos

Excitaciones y defectos

¿Te acordás de estos cables? Todos los que nacimos en el siglo XX hemos tenido que lidiar alguna vez con ellos
Link
Para los púberes: es el cable de un teléfono fijo, la forma espiral sirve para poderlo estirar con facilidad, alejándolo de la base.
Si sostenemos un cable de ese tipo, suavemente estirado entre nuestras manos, la espiral será mas o menos regular a lo largo de él. Si la comprimimos ligeramente en algún punto, hacemos lo que se llama una deformación local. Al soltarla, la deformación local se relaja, moviendose a lo largo del cable, y el punto donde habíamos comprimido vuelve a su posición inicial. Todo esto pasa sin necesidad de que soltemos los extremos del cable. En otras palabras, esta deformación local se puede deshacer localmente.
Llamamos una excitación elemental del cable a tal deformación local que se puede deshacer localmente. Si pulsamos el cable como la cuerda de una guitarra, se crean muchas de tales excitaciones elementales que se mueven a lo largo de él.
Sin embargo, hay otro tipo de situaciones que se pueden producir en un cable de este tipo: el enredo o rulo. Podemos verlo en la siguiente foto:
Link
Este tipo de deformación no se deshace sola. La única forma de deshacerla es llevando el rulo hasta la punta del cable, y luego soltando ese extremo. En otras palabras, es una deformación local que no se puede deshacer localmente. Se trata de un defecto topológico.
Este tipo particular de defecto topológico puede viajar a lo largo del cable. En ese caso, lo llamamos excitación solitónica o equivalentemente solitón.
Así como las ondas se pueden asociar a las partículas a través de la dualidad onda-partícula, lo mismo sucede con los solitones. Para entender esto, examinemos el rulo en el cable de teléfono. Vemos que el cable está tensionado en el punto donde se localiza el defecto. En otras palabras, el rulo contiene una concentración de energía en ese punto. Esta concentración de energía es indistinguible de una partícula, y no hay razón para negarle al solitón tal estatus.
Hay muchos otros casos de excitaciones solitónicas en sistemas físicos. Yendo a un ejemplo un poco más técnico, esto es un espín flip:
Link
Las flechitas representan la cantidad de rotación (el "espín") de cada uno de los átomos a lo largo de una molécula de un polímero, que tiene la forma de una larga cadena unidimensional. Podemos imaginarnos las puntas de cualquier par de flechitas sucesivas unidas por bandas elásticas, representando así las fuerzas entre los distintos átomos. Si quisiéramos desatar el nudo, al dar vuelta la flechita donde se encuentra el defecto, la banda elástica nos obligaría a dar vuelta la siguiente, y luego otra más, y así hasta llegar a la punta de la molécula. De nuevo, la configuración local no se puede desarmar linealmente, se trata de un defecto topológico.
Como este defecto se puede mover a lo largo de la molécula, estamos ante un solitón. La energía está concentrada en el lugar donde está la banda elástica más estirada, es decir en el defecto. Por esta razón, podemos considerarlo con todo derecho una partícula.
Tanto el cable como la molécula son objetos unidimensionales. Luego tanto sus excitaciones elementales cuanto las solitónicas se moverán en una dimensión. Pero este tipo de fenómenos existen también en dimensiones mayores.
En un plano, es decir en dos dimensiones, podemos tener exitaciones solitonicas. Por ejemplo, esto es un eskirmión:
Link
Las flechitas como antes representan el espín, ahora de un material en forma de capa bidimensional. De nuevo, la interacción entre los átomos contiguos se puede imaginar como bandas elásticas entre las puntas de las flechitas. La flechita del centro mira hacia abajo, las del exterior hacia arriba. Si quisiéramos desarmar la configuración dando vuelta la flechita del centro, las bandas elásticas nos obligarían a girar las flechitas que la rodean, y éstas moverían las más alejadas, y así hasta llegar al borde. De nuevo, la deformación local no se puede deshacer localmente: se trata de un defecto topológico.
Este defecto topológico se puede mover, por lo que es una excitación solitónica. La excitación contiene energía concentrada en el lugar donde las bandas elásticas están más estiradas, es decir cerca de la flechita del centro. Por lo tanto, hay una concentración de energía en un punto, de nuevo asimilable a una partícula.
Similar al anterior es el llamado vórtice:
Link
Se trata de una estructura con propiedades análogas casi en todo al eskirmión, sólo cambia el modo en el que se disponen las flechitas.
Estos dos tipos de defectos topológicos aparecen en los materiales cerámicos superconductores. Su comprensión será la clave de una revolución tecnológica en ciernes, ya que permitiría obtener superconductividad a temperatura ambiente.
Sin embargo, en dos dimensiones hay lugar otro tipo de defectos topológicos, conocidos como paredes de dominio. Como su nombre lo indica, se trata de una pared, es decir una línea tal que a un lado de ella todas las flechitas apuntan hacia arriba, y al otro lado todas apuntan hacia abajo. En este caso la concentración de energía no está en un punto, sino todo a lo largo de la pared. Es decir que este solitón no se puede interpretar como una partícula, sino más bien como un objeto extendido unidimensional.
¿Y qué sucede en tres dimensiones? Imaginemos ahora que el espacio tridimensional está lleno de flechitas. Si estamos dentro de un material podrían representar el espín de los átomos constituyentes, como en los ejemplos de más arriba, aunque también se las usa a veces para representar algo más exótico como el campo de Higgs. Lo importante es que en cada punto tienen que apuntar en alguna dirección. Esta configuración que vemos aquí es un monopolo magnético:
Link
Las flechitas se acomodan como un erizo que se aleja de un centro común. En ese centro habrá una concentración de energía, por lo que podemos interpretar este solitón como una partícula. Este tipo de solitones se comporta como un imán con un solo polo, de ahí su nombre. En los materiales, estas configuraciones resultan fundamentales para explicar algunas transiciones de fase. En el caso del Higgs, no hemos encontrado aún tales monopolos, pero su existencia nos diría mucho acerca del comportamiento de la materia a nivel fundamental.
Pero tres dimensiones tenemos más posibilidades. Podríamos tomar las configuraciones de eskirmión o de vórtice y apilarlas para formar una estructura tridimensional. De este modo, obtendríamos una configuración posible de las flechitas en tres dimensiones. Esta configuración tendría su energía concentrada en un hilo, a lo largo del cual están apilados los centros de cada uno de los vórtices. Ese hilo se llama cuerda cósmica y juega un rol importante en la cosmología moderna.
O podríamos apilar en cambio paredes de dominio. Entonces la energía estaría distribuida en una membrana, formada por las líneas apiladas de cada pared de dominio. Esta membrana es otro tipo de excitación solitónica posible en tres dimensiones. En el caso de los materiales, tales membranas proliferan dentro de un imán viejo, y por eso pierde su imantación.
En física teórica, resulta natural considerar al tiempo como una dimensión adicional del espacio tiempo, el cual tiene entonces cuatro dimensiones. Resulta natural entonces preguntarse ¿hay defectos topológicos localizados en un punto en las cuatro dimensiones del espacio tiempo? Se trataría de un objeto cuya energía estaría concentreada en un punto del espacio durante un instante. Es decir, existiría solo durante un efímero click. Tal configuración de instantón en efecto existe, como un chasquido que aparece en los procesos cuánticos en los cuales se produce efecto túnel.
En teoría de cuerdas, la cual creemos que explica los fundamentos de la física, el espacio-tiempo no tiene cuatro dimensiones, sino diez. En ese caso, la mayor dimensionalidad permite una plétora de excitaciones solitónicas con la forma de objetos extendidos: instantones, monopolos, cuerdas cósmicas, membranas, y p-branas, es decir objetos extendidos de p dimensiones. Uno de los modelos cosmológicos más reputados del presente propone que nuestro universo es en realidad un solitón cuadridimensional en un mundo decadimensional.
¿Cómo se forman los defectos topológicos? Por efecto dominó, algo que en física se conoce como mecanismo de Kibble, por Tom W. B. Kibble.
Imaginemos una fila de fichas de dominó. Alguien la empuja en una punta originando una ola de fichas que van cayendo. Otra persona hace lo mismo en la otra punta. Eventualmente las dos olas se encuentran. En el punto de encuentro las dos olas "se traban", formando una configuración que no se puede deshacer localmente. O sea un solitón. Si acomodamos varias filas de fichas sobre una mesa y le damos un golpe, indefectiblemente se formarán varias de esas olas que se trabarán al chocar entre sí, creando solitones.
Los defectos topológicos fueron uno de los temas álgidos de física en los 70's y 80's, y hoy generan infinidad de ideas en áreas de frontera de física teórica. En lo perfonal, me resultan uno de los temas mas interesantes y ricos.
submitted by Severianes to RepublicaArgentina [link] [comments]


2016.08.16 21:16 lulydelmar1 ¿Está la CIA detrás de Pokémon Go? Las conexiones financieras y operativas con la central de inteligencia norteamericana así lo sugieren.

Recientemente el presidente Nicolás Maduro había hecho un comentario con relación a Pokémon Go que causó risa a la derecha no sólo venezolana sino global, debido a la referencia violenta con que la juventud asume las nuevas realidades virtuales. "Es la cultura de muerte que impone el capitalismo", dijo. La ignorancia supina de la "sociedad civil" alega que es ridículo achacarle los males de este planeta a las corporaciones, bancos e industrias militares que forjan todos los días nuevas maneras para complementar la propaganda con la explotación generalizada, el aumento de plusvalía ideológica por otros modos.
Ante las especies como la declaración del presidente Maduro, la derecha globalizada las califica como "teorías de la conspiración": precisamente una de las políticas intelectuales y de propaganda de la CIA contra todo aquello que represente, en el pensamiento, el análisis y la teoría clasista, una afrenta a la ideología del capital.
Vivimos en un mundo de zombis en el que todo lo que venden las marcas es recibido por los grandes consumidores de tecnología con una bienvenida incuestionable. La fotografía de Pepe Escobar abajo expuesta (tailandeses en busca de pokemones en una plaza en medio de la noche, pegados a las pantallas de sus teléfonos celulares) es una postal de la guerra 2.0 contra la población.
¿Quién es John Hanke?
Habíamos afirmado que ciertamente la CIA habría financiado la famosa aplicación. Los siguientes datos que provee el investigador Steven McMillan en su artículo (en inglés) "Pokémon Go, la CIA, 'Totalitarismo' y el futuro de la vigilancia" en torno al creador de la app así lo demuestran:
La empresa que creó Pokémon Go se llama Niantic, Inc., una compañía de San Francisco (California) creada en 2010 como tentáculo subsidiario de Google. El fundador y actual director ejecutivo de Niantic es John Hanke. Este personaje, antes de mudarse a California trabajó para el Departamento de Estado gringo en Myanmar, país asiático fronterizo con China. John Hanke asimismo fundó en 2001 una compañía llamada Keyhole, Inc. que se especializó en el desarrollo de aplicaciones con visualizaciones de data geoespacial, que en 2004 sería adquirida por Google y que evolucionó en lo que hoy conocemos como Google Maps y Google Earth. Pero en el año 2003 la firma de riesgo de la CIA, In-Q-Tel, invirtió en Keyhole, la compañía de Hanke. En su propia página web la CIA se jacta del hecho. Otra organización con la que trabajó la CIA para el desarrollo de esta tecnología especializada fue la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial (NGA, por sus siglas en inglés), que en parte está controlada por el Departamento de Defensa estadounidense. Así que, como escribe McMillan, un enigmático y ex empleado del Departamento de Estado con conexiones directas con la CIA y el Departamento de Defensa gringo es el director ejecutivo de una compañía que creó lo que parece ser un estúpido e inofensivo juego. ¿Pero por qué?
La información es poder
Como toda nueva inventiva en nuestra era de las tecnologías, Pokémon Go recoge constantemente información otorgada por sus usuarios y la compañía que creó el juego dice abiertamente que esa data será compartida con el quiera obtenerla.
Otro buen artículo en torno al tema titulado "La app de la CIA 'Pokémon Go' está haciendo lo que no puede la Ley Patriota" de James Corbett aclara que la política de privacidad de la aplicación dicta que toda la información que Niantic agrupe (la cual es bastante) será compartida con organizaciones públicas y privadas, y opina con fuelle que los usuarios cooperan con el gobierno estadounidense y con leyes coactivas auspicidas por el Estado o corporaciones privadas que impusieron la Ley Patriota de 2001. "Divulgamos cualquier tipo de información (y la de nuestros hijos) en nuestra posesión o control al gobierno o a los oficiales que imponen las leyes o a partidos privados mientras nosotros, bajo nuestra discreción, lo creemos necesario y hasta apropiado".
Corbett asimismo detalla cómo el juego requiere del usuario para entregar "excesiva información" a Niantic, es decir a la CIA y al Departamento de Defensa estadounidense, incluyendo el acceso de usuario a las cuentas personales de Google y la cámara del dispositivo celular.
No resulta extraño, entonces, que las compañías que producen tecnología de punta para el uso cotidiano de la población sirvan a las centrales de inteligencia y de ofensa del Imperio para el recogimiento de data. Investigaciones han demostrado que la misma megacompañía Google, una de las más opulentas, con activos en Wall Street y de rápido crecimiento financiero, y por tanto una de las más divulgadas con sus productos como el servidor de búsqueda que lleva el nombre de la corporación y el correo electrónico -además de redes sociales desplegadas y el sistema operativo Android-, es una creación de la CIA. En este caso, todos los caminos llevan a la guerra 2.0 y no tan 2.0.
No hace falta ser Edward Snowden para entender esta realidad, que tiene poco de virtual y mucho con el poder real de banqueros y megaempresarios: la información es poder y no está en venta, más bien es otorgada sin alcabalas a las centrales de inteligencia que pretenden balcanizar el mundo con la guerra y el caos como método.
Por cierto, Pokemón Go Venezuela es tendencia en Twitter en estos momentos. Ahora que este ¿juego? se expande por Latinoamérica, en vísperas de las Olimpíadas, se pone de manifiesto que el aparataje de inteligencia e informático de Estados Unidos va a toda velocidad en sus propios modelos de expansión y de ocupación, específicamente en una región donde todavía no termina de replicarse el caos controlado y la política de terror mediático que hoy embarga a Europa y Medio Oriente.
http://misionverdad.com/trama-global/esta-la-cia-detras-de-pokemon-go
submitted by lulydelmar1 to podemos [link] [comments]