¿cuánto tiempo nuevas relaciones último

CET-115 SEGUNDO CONTROL DE LECTURA

2020.11.16 04:29 mikezxcv CET-115 SEGUNDO CONTROL DE LECTURA

ALTCOINS
¿Qué son las Altcoins?
Las altcoins son las otras criptomonedas lanzadas después del éxito de Bitcoin . Generalmente, se venden como mejores alternativas a Bitcoin. El término "altcoins" se refiere a todas las criptomonedas distintas de Bitcoin. A principios de 2020, según algunas estimaciones, había más de 5.000 criptomonedas. Según CoinMarketCap, las altcoins representaron más del 34% del mercado total de criptomonedas en febrero de 2020.

Muchas de las altcoins se basan en el marco básico proporcionado por Bitcoin. Por lo tanto, la mayoría de las altcoins son peer-to-peer. Intentan ofrecer formas eficientes y económicas de realizar transacciones en Internet. Incluso con muchas características superpuestas, las altcoins varían mucho entre sí.
Basado en minería
Estas altcoins tienen un proceso de minería mediante el cual se generan nuevas monedas resolviendo problemas desafiantes para desbloquear bloques. Son más similares a Bitcoin que a otras altcoins. La mayoría de las principales altcoins a principios de 2020 entraron en esta categoría. Ethereum era la altcoin basada en minería más conocida en febrero de 2020.
Stablecoins
Stablecoins busca mejorar Bitcoin al reducir la volatilidad . En la práctica, esto se logra vinculando el valor de las monedas a las monedas existentes. Las opciones populares para respaldar altcoins incluyen el dólar estadounidense, el euro y el oro. Libra de Facebook es, con mucho, la moneda estable más famosa, a pesar de que aún no se había lanzado en enero de 2020.
Tokens de seguridad
Estas altcoins están vinculadas a una empresa y, a menudo, se lanzan en una oferta inicial de monedas ( ICO ). Los tokens de seguridad se asemejan a las acciones tradicionales y, a menudo, prometen algún tipo de dividendo, como el pago o la propiedad de una empresa.
APLICABILIDAD DE LAS CRIPTOMONEDAS EN LA ECONOMÍA
Las criptomonedas son un fenómeno nuevo en la economía global, que están atrayendo el interés de la sociedad, que está aumentando su popularidad. Este nuevo tipo de mercado digital de bienes y servicios crece y crece constantemente. El objetivo principal de este artículo científico es analizar hasta qué punto este fenómeno es perspectiva para el desarrollo de la economía mundial y cuál es el efecto tras la introducción del dinero digital en la vida cotidiana de las entidades económicas. El informe científico presentará tanto el análisis de las criptomonedas como medio de pago y comercio, como los análisis de su aplicabilidad a nivel supranacional, rastreando los efectos de la aplicabilidad de las criptomonedas a nivel mundial.
Criptomonedas como activos financieros
Los artículos de este número especial se centran en el fenómeno emergente de las criptomonedas. Las criptomonedas son activos financieros digitales, cuya propiedad y transferencia de propiedad están garantizadas por una tecnología criptográfica descentralizada. El aumento del valor de las criptomonedas en el mercado y la creciente popularidad en todo el mundo abren una serie de desafíos y preocupaciones para la economía comercial e industrial. Utilizando los lentes de las teorías neoclásicas y del comportamiento.
Las criptomonedas pueden verse como parte de una clase más amplia de activos financieros, "criptoactivos" con transferencias digitales de valor de igual a igual, sin involucrar a instituciones de terceros para fines de certificación de transacciones. ¿Qué distingue a las criptomonedas de otros criptoactivos? Esto depende de su finalidad, es decir, si se emiten solo para transferencia o si también cumplen otras funciones. Dentro de la categoría general de criptoactivos, podemos seguir las distinciones establecidas en informes regulatorios recientes, distinguiendo dos subcategorías adicionales de criptoactivos, además de las criptomonedas:
Precios fijos.
Dentro de las criptomonedas es posible distinguir aquellas cuya cantidad es fija y el precio está determinado por el mercado (criptomonedas flotantes) y aquellas donde un arreglo de soporte, software o institucional, altera la oferta para mantener un precio fijo frente a otros activos (monedas estables, por ejemplo Tether o el Facebook Libra planeado).
Otra característica distintiva de los valores criptográficos y los activos de servicios de criptografía es que se emiten a través de una venta pública (en las llamadas ofertas iniciales de monedas o ICO). Las ICO han sido una fuente sustancial de financiación para las empresas emergentes orientadas a la tecnología que utilizan modelos de negocio basados ​​en blockchain. Estas clasificaciones de criptoactivos son críticas para los reguladores globales, ya que necesitan determinar si un criptoactivo en particular debe regularse como dinero electrónico, como valor o como alguna otra forma de instrumento financiero.
BITCOIN COMO ACELERADOR DE LA INNOVACIÓN EN LAS FINANZAS
El “dinero” sistemático está arraigado en la sociedad y en nuestro sustento. Sin dinero, la gente no puede funcionar cómodamente. Desde el principio de los tiempos, el dinero se ha utilizado como un sistema para intercambiar bienes y servicios por valor. Pero la aparición de monedas alternativas como Bitcoin ha roto recientemente las nociones establecidas de pago, circulación y política monetaria, que han mantenido el orden monetario durante más de 3 siglos.
La moneda se utiliza como un modo de intercambio de pagos entre usuarios individuales que tienen carteras electrónicas de Bitcoin y pueden comprar diversos bienes y servicios en la web. Un instrumento simple, el proceso de su intercambio consiste en enviar una serie de números a otro usuario mediante correo electrónico o mensaje de texto. Como beneficio adicional, el plan maestro de Bitcoin garantiza que la oferta monetaria total solo pueda aumentar a una tasa fija que se ralentiza con el tiempo y luego se detiene por completo.
Bitcoin es realmente bastante grande
Actualmente, hay aproximadamente 12,3 millones de monedas en circulación con una capitalización de mercado de USD 7,4 mil millones. Que significan estos numeros? Primero, cada día una cantidad cada vez mayor de consumidores y comerciantes compran, usan y venden la moneda en todo el mundo. En segundo lugar, a medida que más y más personas comienzan a usarlo y vender la moneda, la especulación y las fluctuaciones de volumen establecen su precio y, a su vez, hacen que su valor aumente y disminuya.
A continuación, a escala sistémica, Bitcoin se ha convertido en el primer sistema de pago en Internet donde los costos de transacción son casi nulos, en fracciones de centavos frente al 2 o 3 por ciento existente cobrado por los proveedores de servicios normales. Por último, aproximadamente 60.000 comerciantes, incluidos la empresa de juegos Zygna Inc., el sitio web de citas OK Cupid y la plataforma de blogs Wordpress, aceptan Bitcoin como moneda, que se puede cambiar por USD, EUR y YEN.
Si Bitcoin durará o no, no lo sabemos, pero una cosa es segura, su aparición ha revolucionado el mundo y la forma en que el dinero evolucionará en el futuro.
LA CADENA DE BLOQUES COMO ELEMENTO DE INNOVACIÓN Y MOTOR DE LA CUARTA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL
Blockchain de Bitcoin es el corazón de la Industria 4.0
La Cuarta Revolución Industrial trae un cambio integral en una magnitud que la humanidad nunca antes había experimentado. Esencialmente, esta revolución está cambiando a los humanos.
Bitcoin y su tecnología blockchain subyacente son otra innovación tecnológica clave. De hecho, como dijo Schwab , "las cadenas de bloques son el corazón de la Cuarta Revolución Industrial".
Los expertos reconocen cuán críticos son Bitcoin y su tecnología blockchain para cambiar con éxito a este nuevo sistema económico que trae la Cuarta Revolución Industrial. En efecto, "la cadena de bloques se está convirtiendo rápidamente en un símbolo de la Cuarta Revolución Industrial", dice Richard Kemp , director de Kemp IT Law.
Papel del Bitcoin
Además, el papel clave de Bitcoin se subraya en el informe de la Fundación Ellen MacArthur, "Informe de activos inteligentes: desbloquear el potencial de la economía circular ". Según este informe, los activos inteligentes también son una característica clave de la cuarta revolución industrial.
El Informe de Activos Inteligentes cita al cofundador de Blockchain, Nicolas Cary, quien concluye: "Para que los activos inteligentes creen valor en la economía circular, se requiere el desarrollo de un protocolo de pago abierto y global".
En este sentido, Cary destaca el potencial de Bitcoin y su tecnología blockchain como solución debido a la capacidad de Bitcoin para realizar transacciones financieras transparentes y sin fricciones, sin la intervención de intermediarios.
La Cuarta Revolución Industrial ciertamente presenta desafíos colosales en todas partes, y particularmente en los sistemas financieros. Casualmente, Bitcoin y su tecnología blockchain son ideales para implementar el cambio a una nueva economía global, sin confianza y abierta.
Bitcoin puede impulsar esta nueva economía al permitir que millones de dispositivos inteligentes realicen transacciones financieras transparentes y sin fricciones, sin intervención humana, en el universo de IoT.
BITCOIN Y CRIPTOMONEDAS COMO SISTEMAS ABIERTOS A LA INNOVACIÓN Y A LA INCLUSIÓN
Bitcoin no se trata solo de enviar dinero. Tiene muchas características y abre muchas posibilidades que la comunidad aún está explorando. Estas son algunas de las tecnologías que se están investigando actualmente y, en algunos casos, se están convirtiendo en productos y servicios reales. Los usos más interesantes de Bitcoin probablemente aún estén por descubrir.
Eficiencia de costos
Con el uso de la criptografía, los pagos seguros son posibles sin intermediarios lentos y costosos. Una transacción de Bitcoin puede ser mucho más barata que sus alternativas y completarse en poco tiempo. Esto significa que Bitcoin tiene cierto potencial para convertirse en una forma común de transferir cualquier moneda en el futuro. Bitcoin también podría desempeñar un papel en la reducción de la pobreza en muchos países al reducir las altas tarifas de transacción en el salario de los trabajadores.
Inclusión global
Con Bitcoin, todos los pagos del mundo pueden ser completamente interoperables. Bitcoin permite que cualquier banco, empresa o individuo envíe y reciba pagos de forma segura en cualquier lugar y en cualquier momento, con o sin una cuenta bancaria. Bitcoin está disponible en una gran cantidad de países que aún permanecen fuera del alcance de la mayoría de los sistemas de pago debido a sus propias limitaciones. Bitcoin aumenta el acceso global al comercio y puede ayudar a que prosperen los intercambios internacionales.
Soluciones automatizadas
Los servicios automatizados generalmente tienen que lidiar con los costos y las limitaciones de los pagos en efectivo o con tarjeta de crédito. Esto incluye todo tipo de máquinas expendedoras, desde billetes de tren hasta máquinas de refrescos. Bitcoin es adecuado para ser utilizado en una nueva generación de servicios automatizados para reducir sus costos operativos. Imagine taxis autónomos o una tienda donde pueda pagar sus compras sin tener que esperar en la fila. Son posibles muchas ideas.
Transparencia flexible
Todas las transacciones de Bitcoin son públicas y transparentes y la identidad de las personas detrás de las transacciones es privada por defecto. Esto permite que las personas y las organizaciones trabajen con reglas de transparencia flexibles. Por ejemplo, una empresa puede optar por revelar ciertas transacciones y saldos solo a ciertos empleados, al igual que una organización sin fines de lucro es libre de permitir que el público vea cuánto reciben en donaciones diarias y mensuales.
Blockchain, innovación e inclusión
La tecnología Blockchain ha dado lugar a una nueva plataforma para las relaciones comerciales que combina facilidad de uso, bajo costo y alta seguridad. Crea una nueva base de confianza para las transacciones comerciales que podría contribuir a una considerable simplificación y aceleración de la economía.
TRAGEDIA DE LOS BIENES COMUNES
“La tragedia de los bienes comunes” se refiere a una situación en la que individuos sin restricciones agotan los recursos comunes de un sistema en detrimento de todos, incluidos ellos mismos. Los nodos de blockchain, que comparten su espacio en disco (una especie de recurso común), no son inmunes a este fenómeno.
Los nodos de blockchain utilizan tres tipos de recursos para procesar transacciones: CPU, espacio en disco y ancho de banda de la red. La CPU y el ancho de banda son recursos que se actualizan con cada bloque. Para este tipo de recurso renovable, podemos compensar el nodo con una tarifa de transacción única. (Para conocer la correlación entre la tarifa de manejo y la complejidad del cálculo y el tamaño de la transacción, consulte el Apéndice 1 del RFC0015).
Por el contrario, el espacio en disco, el tercer recurso utilizado por los nodos de blockchain, es un recurso ocupado a largo plazo. El espacio en disco ocupado por un bloque no puede ser utilizado por otro usuario en un momento posterior a menos que sea liberado por el propietario anterior. Un nodo mantendrá su espacio de disco ocupado en vivo indefinidamente, pero el usuario del espacio ocupado no tiene que pagar por el uso del espacio. Las tarifas de transacción, que son un evento único, no compensan el uso continuo del recurso. Los usuarios esencialmente obtienen derechos permanentes sobre un sistema de almacenamiento con más disponibilidad que Amazon S3. Este tipo de costo de almacenamiento infinito y permanente es asumido colectivamente por todos los nodos completos en la red blockchain.
Como resultado, los datos se acumularán continuamente. Con el tiempo, se requerirá cada vez más espacio en disco para ejecutar un nodo completo en el sistema blockchain, y más espacio en disco significa mucho más costo. El resultado más probable de esto es que menos mineros ejecuten nodos completos, lo que tendrá un impacto negativo en la descentralización de la cadena de bloques. Por supuesto, esto es lo último que queremos ver.
Algunos proyectos de Blockchain han ofrecido soluciones que van en parte hacia el abordaje del problema. EOS RAM es un intento útil: RAM representa los recursos de memoria disponibles del servidor de supernodo, y la cuenta, el estado del contrato y el código requieren una cierta cantidad de EOS RAM para ejecutarse.
Pero el diseño de RAM también tiene problemas. Debe comprarse a través de un mercado comercial incorporado, no es transferible, no se puede alquilar y la demanda de memoria a corto plazo en el proceso de ejecución del contrato y el requisito de almacenamiento a largo plazo del estado del contrato se mezclan.
La comunidad de Ethereum también ha notado el problema de explosión estatal y ha propuesto una solución de alquiler de almacenamiento: los usuarios deben pagar por adelantado un alquiler para usar el almacenamiento, que seguirá consumiendo el alquiler mientras se utiliza el recurso. Cuanto más tiempo tarde, más alquiler deberá pagar el usuario.
Resolver el problema de explosión de estado es uno de los objetivos de Nervos CKB. Por esta razón, CKB está adoptando un enfoque completamente diferente para el diseño de una red blockchain, con muchas innovaciones. Estamos utilizando una arquitectura de múltiples capas diseñada para almacenar solo Activos de alto valor en la Capa 1, con transacciones que tienen lugar en la Capa 2.
Parte de la razón es que esto reduce la cantidad de datos que deben almacenarse localmente. Aunque blockchain aún no ha resuelto su problema de escalabilidad, estamos construyendo CKB a largo plazo y, por lo tanto, debemos abordar la explosión estatal ahora.
submitted by mikezxcv to u/mikezxcv [link] [comments]


2020.09.22 22:23 Agonia (Relación) Les comparto mí situación. En otros subs no me han respondido mucho y me interesa conocer sus opiniones ¿Tuvieron alguna experiencia similar o que consejos me darían?

Estuve en una relación con una mujer maravillosa. Pero, me perdió la confianza por tardar en estabilizarme. No estaba bien al iniciar la relación, me tomo mucho tiempo arreglarme. Me pasaron cosas que hicieron mucho daño a mí autoestima, mí motivación, mis ganas de vivir, sin amigos, con una familia toxica y malas costumbres. Después de un tiempo de conocerla, me enamoré perdidamente, ella también, sentí que podía ser feliz con ella. Es mí primera relación real, todo el inicio fue maravilloso. Teníamos planes de cuando vernos. En ese tiempo yo estudiaba en la universidad pero me había trabado por esos problemas mencionados anteriormente. A medida que pasó el tiempo debía conseguir empleo para poder ir con ella (quedamos en que viviríamos en su país). Pero ella aún quería que yo me recibiera para que pudiéramos tener buena vida. Tratando de conseguir empleo, estudiar y solucionar mis problemas termine por no lograr ni una cosa ni la otra. Los pocos empleos que conseguí los termine perdiendo, avance en los estudios pero volvía a trabarme. Fui avanzando en mí autoestima y maduración. Hablábamos todos los días casi todo el dia. Tuvimos momentos en que la comunicación fallo pero retomamos. Ella también fue negativa de a momentos y mencionaba a veces que la relación fallaría, que no teníamos mucho en comun. pero supimos salir adelante con eso, la apoye siempre que pude. Ella hacía lo que podía, le di a entender ciertas cosas que me pasaban pero nunca quedó del todo claro como estaba yo y eso se debió a qué ella dio mucho. Se recibió a tiempo y en 2018 pudo venir a visitarme y verme, gastando un dinero que era importante para ella. Después de eso se me hizo muy difícil exigirle cosas, sentí que no estaba en posición y termine ocultando ciertas cosas que me pasaban para que no influyera negativamente en la relación (error). Esos días que vino a mí pais todo fue más que perfecto se me abrió el corazón y el alma y a pesar de que no tuvimos suerte con nada fueron los días más felices de los dos. Pero al regresar ella a su país esperaba que todo lo que había dado por mí daría frutos y yo saldría adelante. Siempre trate de hacerlo pero siempre me bloqueaba por las emociones que me inundaban, esa sensación de fallar en todo. Fui saliendo adelante en 2019 pero tuvimos denuevo un problema en la comunicación y ella está vez no estuvo dispuesta a arreglarlo, empezó a pensar cosas sobre mí y sintió que yo no confiaba en ella. Se desilusionó y sintió que ya no le quedaba mas para dar. Todo esto no me lo dijo. Solo me dijo un día llorando que necesitaba que saliera adelante. No sé porque siempre me costó tanto. La pandemia empeoró todo, la preocupacion la volvió a poner negativa y en eso conoció a otro. Ella en vez de buscarme a mí para hablar empezó a hablar más con el. Yo cumplí 32 en julio y ella 26 en agosto. A pesar de mis intentos por arreglar todo el 28 de julio me dejó por el. Por mis errores y falta de compromiso arruine una relación de casi 9 años, una relación que era increible. Donde para mí lo bueno siempre estuvo muy por encima de los malos momentos. Donde ella aún con sus defectos es una persona maravillosa. Antes de que todo terminará, cuando yo sentí que la perdía fue cuando pude dar ese último gran paso en salir adelante, en el que di el 1000% de mi. Volví a conseguir un empleo. Esto a ella le pareció muy injusto, que recién cuando la perdi yo cambiara. Pero es que esos sentimientos negativos que me agobiaban ya eran una realidad, era un hecho que estaba perdiendo lo más importante para mi. Después de dejarme, obviamente le pedí que se quedará, insistí, mis sentimientos eran un torbellino. Sé que fue un error pero no sé hacen una idea de cuánto la amo, ella se lo tomó a mal. quedamos en no hablar unos días, luego retomamos la conversación en plan de ser amigos, ella en estos días estuvo muy dispuesta en quedar bien conmigo. Y en un momento tuvimos una charla sincera y dijimos muchas cosas, entendimos todo lo que había pasado y no era nada que no hubiéramos podido solucionar. Pero ella está pensando en tener una familia pronto más tardar a sus 28 quiere tener un hijo, yo también quiero familia con ella y pronto pero ella no ve que conmigo eso se de. La decisión ya estaba tomada de su parte. Seguimos hablando por un tiempo pero me bloqueo para dos meses por una situacion que se dio. Aún no pasan esos dos meses de bloqueo, pero estoy trabajando en mí, cambiando, ella lo sabe. Por la pandemia perdi denuevo el empleo, pero estoy consiguiendo otros, estoy capacitándome, hable con mí familia muchas cosas, me abrí más con conocidos, estoy denuevo en la facultad, hago ejercicios seguido, me levanto temprano, con el siguiente empleo que consiga lo ocúpare en psicólogos para mejorar lo que aún desconozca de mí que pueda seguir dañandome. A pesar del dolor de la ruptura sigo esforzandome día a día. No sé cómo deba retomar la conversación con ella, si ser distante o no. Ya no siento ese agobio que no me dejaba avanzar. Tengo planes, ambicion y un proyecto de vida. Sé que es tarde. Se que con el tiempo quizás encuentre a otra persona y tengo que tomarme esto como un aprendizaje. Pero ella era con quién quería estar, los sentimientos hacia ella son enormes, un futuro con ella era mí mayor sueño. Ella es una persona decidida y siempre busca avanzar, por lo que no creo que quiera regresar más allá de como le vaya con el otro, por el momento está en la etapa de enamoramiento con el. Pero, sabiendo también que es una persona capaz de dar mucho por amor no veo porque no podría hacer que funcione. Seguramente, si no funciona busque a alguien más, pero dudo que mire hacia atrás. A pesar de aceptarme a mí mismo y ser más positivo se me hace muy difícil perdonarme esto. Ya acepte la ruptura, estoy mejorando por mí pero también por si quiere regresar. Los sentimientos que tengo por ella son demasiado. Jamás quise dañarla, la amo mucho. Jamás le fui infiel, nunca mire a otra, siempre la apoye emocionalmente, siempre hice lo que pude por pasar tiempo con ella, siempre desperté todos los dias pensando en ella. Ojalá no se haga muy tarde y vuelva algún día. Pero sé que cuando una mujer se desiluciona se rompen muchas cosas. Reconozco todo lo que ella dio por mí y estoy más que dispuesto a perdonar todo. No es algo que haría por nadie más pero por ella si. Después de estos dos meses no sé que tanto deba hablarle o como. Se que fui un completo imbecil lo reconozco, no tengo excusas. No se porque me costó tanto, no sé porque estaba viviendo mí vida como espectador. Conociéndome, sabiendo que fue mí primer amor real y sabiendo que yo soy mí prioridad, aún así puedo decir con toda seguridad que se que ella es el amor de mí vida. Quizás en otro momento conozca otra compañera con la que forme una familia, no pienso estancarme esperándola ni tampoco arruinar nuevas relaciones por ella. Pero el amor de mí vida es ella, lo sé. Ojalá quiera regresar.
Ustedes con sus experiencias creen que en algún momento quiera regresar o solo seré un recuerdo para ella? Que piensan de toda la situacion? Tuvieron experiencias similares?
submitted by Agonia to argentina [link] [comments]


2020.01.09 14:50 KatarsisEsp [Traducción al español] Carta de Doinb de The Players' Tribune

Somos los Campeones

Hoy es mi vigésimo tercer cumpleaños y tengo mucho por lo que estar agradecido.
En los últimos meses, he conseguido muchas metas que parecían ser casi imposibles hace no mucho. Me convertí en el dieciseisavo jugador en conseguir 1.000 asesinatos en la LPL. Ayudé a mi equipo no sólo ha competir, sino también a ganar la gran final de los Mundiales de League of Legends y, finalmente –y esto fue muy especial dado mi viaje–, me convertí en el primer jugador extranjero en conseguir la residencia de la LPL.
Sé que 23 años pueden no ser muchos para algunos, pero en deportes electrónicos las cosas son diferentes. Tu tiempo como competidor es muy limitado –cada momento es valioso. Si me hubieras contado hace tres años cómo iba a ser mi vida con 23, nunca te hubiera creído. Todo esto hubiera parecido ser imposible.
Sinceramente, no sabía mucho sobre deportes electrónicos cuando empecé a jugar al League of Legends.
Esto fue en torno a 2013, cuando pasaba todo el tiempo que podía en cibercafés de Seúl jugando al LoL con mis amigos. Jugábamos porque el juego era único. Jugábamos porque nos retaba como grupo. Y jugábamos por la misma razón por la cual sigo jugando hoy en día: porque es la cosa más divertida en el mundo.
Siempre me han gustado los videojuegos. Mi padre trabaja para una gran empresa de telecomunicaciones en Corea, así que, de joven, siempre tuve diferentes ordenadores de alta tecnología y portátiles por toda la casa.
Les di buen uso, eso seguro. Mis padres trabajaban mucho, así que, cuando no estaban, yo me ponía a jugar. Y, sinceramente, no hay mejor régimen de entrenamiento para convertirse en jugador profesional que el ser un joven con mucho tiempo libre y poca supervisión. Iba al colegio por las mañanas, llegaba a casa a las dos de la tarde y jugaba a videojuegos todo lo que podía.
No era sólo un hobby. Incluso antes de jugar al LoL, cuando sólo jugaba a juegos de single-player, sabía dos cosas: que era muy bueno a cada juego que jugaba y que amaba cada segundo que pasaba jugándolos. Mis padres lo sabían. Mientras que tenía amigos que soñaban con convertirse en actores o ídolos del pop, aquello no era en lo que yo soñaba. Yo sólo quería jugar a videojuegos. Sin el apoyo de mis padres, no estaría donde estoy hoy.
Lo que me encantó en particular de League of Legends fue que era el primer juego al que jugaba en el que podías hacerte un equipo con tus amigos. Y tuvimos que descubrir cosas por nuestra cuenta –aprendimos de cada partida y desarrollamos nuestro propio estilo y tácticas. Pero, más allá de esto, nos lo pasábamos muy bien. Y, casi de forma inmediata, descubrí que tenía un instinto natural para el juego. En mi primer mes, me convertí rápidamente en uno de los jugadores top en la clasificación de Corea.
En aquel momento, no estaba seguro de si aquello era gran cosa. No tenía ni idea de que había otra gente que amaba el juego tanto como yo. No fue hasta que empecé a streamear por primera vez que me di cuenta de algo extraño: había mucha gente viendo mi stream. Mucha gente.
Poco después, organizaciones profesionales empezaron a ponerse en contacto conmigo. El LoL estaba explotando y mucha gente estaba intentando formar equipos, y no sólo en Corea, en todas partes.
Sinceramente, fue algo abrumador –y, de alguna manera, único.
Muchas veces, aquellos que terminan siendo profesionales en el fútbol o en el baloncesto han estado preparándose en su deporte desde pequeños. No sólo desarrollan sus habilidades como jugadores, también obtienen experiencia al ser parte de un equipo. Llegar al nivel más alto no sucede de repente normalmente.
Sin embargo, en deportes electrónicos, el tiempo que pasa desde que muestras potencial (de lo que es básicamente un hobby) hasta que te conviertes en profesional es básicamente inexistente. Es una transición para la que nadie te puede preparar. Los deportes electrónicos no son estar en un cibercafé con tus amigos. Llegar al más alto nivel es un éxito, pero no hay un mapa sobre cómo llegar allí –ni sobre cómo quedarse.
Cuando tuve la oportunidad de irme a China en 2015 para competir en la LPL, fueron mis padres los que me animaron a ir. Sé que fue algo muy raro y especial el que ellos fueran tan comprensivos, pero vieron lo mucho que me apasionaban esos juegos y querían que persiguiera mi sueño –incluso si aquello significaba mudarme a otro país siendo adolescente.
Por ello, quiero al menos dedicar un momento a decir: Gracias, mamá y papá. Sois la razón por la que estoy aquí.
Aun así, no creo que tuviera mucha idea de a dónde me estaba metiendo cuando me mudé a China.
Al principio, me sentí bastante intimidado por todo.
Obviamente, parte de ello venía porque era muy joven y estaba viviendo en un país extranjero por primera vez. Desde el día en el que llegué a Shanghái, fue obvio que incluso llamar a un taxi iba a ser un gran reto. Siempre me he considerado una persona muy extrovertida, pero el no ser capaz de comunicarme sin la ayuda de un traductor me hizo ser más reservado. Por primera vez en mi vida, como que me encerré en un cascarón.
Entonces, conocí a una chica.
Para ser exactos, conocí a la chica.
Estaba en una cafetería de Shanghái donde van muchos coreanos. Ni siquiera bebo café, simplemente estaba allí con uno de mis compañeros coreanos para echarle un ojo al sitio. La vi de inmediato.
El equipo tenía un traductor para nosotros mayormente para los entrenos y los torneos, pero no estaba con nosotros todo el tiempo. Y, ese día, no había venido con nosotros a la cafetería. No me importó, sabía que tenía que hablar con aquella chica; así que fui a la mesa en la que estaba y… Me quedé de pie y la miré durante un rato. Ya sabes, como una persona rara. Cuando por fin encontré las palabras adecuadas, me di cuenta de que no hablaba mucho coreano, sólo frases básicas como “hola” y “gracias”.
Por alguna razón, no me pidió que me fuera. Su nombre era Li Youzi y era una comentarista china de deportes electrónicos que se hacía llamar Uni y que viajaba a Corea de vez en cuando. Ambos sacamos nuestros teléfonos y empezamos a usar una aplicación de traducción para tener una conversación. Rápidamente, a pesar de la barrera del idioma, quedó claro que teníamos mucho en común. Fue como una chispa –una que nunca se apagó.
Gracias a Dios por la tecnología.
Mientras mi relación con Umi florecía y me ofrecía la estabilidad que faltaba en mi vida, todavía quedaban muchos retos que superar como jugador import intentando tener éxito en la LPL.
Quiero dejar clara una cosa para los aspirantes a jugadores, en particular a los que vienen de Corea: Si te vienes a China por el dinero, entonces no vengas.
En serio, si sólo es por el dinero, no lo hagas. No merece la pena. Las probabilidades de conseguir éxito son mínimas.
Cuando me vine a China, yo era, probablemente, uno de los cientos de jugadores coreanos y entrenadores que vinieron a competir a la LPL. Cuatro años después, quedamos una docena. Creo que hay varias razones.
Primeramente y por encima de todo, el LoL es un juego basado en la comunicación. Así que, si te vas a mudar a un país diferente, está en ti el aprender su cultura. Muchos de los jugadores que vienen se cierran y sólo hablan con otros jugadores coreanos cuando juegan. Me esforcé al principio en aprender mandarín. Aunque tuve dificultades tras convertirme en profesional, al menos tenía la habilidad de comunicarme con mis compañeros en los partidos –lo cual es una gran ventaja. Tener una novia que habla el idioma tampoco fue malo.
La razón principal por la que quise competir en la LPL fue simplemente porque, de todas las ligas de LoL del mundo, era la que más disfrutaba viendo. Las tácticas eran únicas y cada partido era una guerra. Había mucho potencial a desarrollar. Sabía que, si quería convertirme en uno de los mejores del mundo, tenía que irme a China.
Pensándolo ahora, estoy feliz de que mi principal motivación fuera mi amor por el juego porque, de lo contrario, no habría seguido tras el primer año. Una vez eres profesional, esto ya no es un cibercafé.
Eres los resultados. Sólo eso.
Puedes hablar, crear estrategias y memear todo lo que quieras, pero, si hay algo que hace a los deportes electrónicos tanto justos como a veces destructivos, es que tu actuación habla por sí sola. No puedes esquivar la verdad. Con ello, vale la pena recordar que todo el feedback que recibes depende de cómo jugaste la última vez. Cuando estás ganando, hagas lo que hagas, lo estás haciendo bien. Cuando pierdes, hagas lo que hagas, te estás equivocando.
La única manera en la que puedes determinar cómo te perciben es con tu actuación –en cada uno de los partidos.
E incluso entonces –incluso entonces–, algunas personas seguirán diciendo que simplemente tuviste suerte.
Definitivamente, tener éxito en esta industria se basa constantemente en luchar contra la baja autoestima. La verdad es que no es muy difícil jugar al LoL constantemente al mayor nivel. Incluso si haces todo lo que tienes que hacer, si entrenas constantemente, si pones todo tu corazón en convertirte en profesional, seguirá habiendo una gran posibilidad de que las cosas no funcionen.
El éxito encuentra a las personas en formas diferentes y en momentos diferentes, pero creo que la mayor razón por la que pude experimentarlo este año fue por la confianza. Confianza en mis compañeros. Confianza en la organización. Y, sobre todo, confianza en mi.
Hubo un tiempo en el que pensé que nunca llegaría a los Mundiales. Era algo que quería sobre todo lo demás, pero la idea de llegar –ya ni hablamos de ganarlos– parecía ser lejana.
En mis cuatro primeros años viviendo en China, tenía una tradición que odiaba. Cada año, cuando se jugaban las finales, me quedaba en mi apartamento (porque mi equipo no había llegado), pedía comida a domicilio y veía el partido. Odiaba esa comida. Odiaba ver el partido. Odiaba no tener el nivel que necesitaba y no tenía claro cómo conseguirlo.
No duermo mucho. Nunca lo he hecho, pero ha sido así en especial desde que me convertí en profesional. Durante los últimos cuatro años, he pasado alrededor de 15 horas practicando al día e intentando mejorar. Quiero a Umi, pero no puedo pasar con ella todo el tiempo que me gustaría. Durante la temporada, mi vida se basa en comer, dormir, entrenar y competir. No importa cuánto ames el juego, ser un jugador top requiere un gran sacrificio.
Yo hice esos sacrificios. Dejé a un lado relaciones personales. Le he dado a este juego cada momento di vi vida profesional y de mi tiempo libre.
Y hubo un largo periodo de tiempo en el que no parecía que mis sacrificios iban a valer la pena.
Mi carrera tocó fondo en 2016.
El equipo en el que estaba tenía problemas y me habían mandado al segundo equipo –ni siquiera jugaba los partidos. No poder jugar destruyó mi espíritu. No sabía quién era si no jugaba al LoL. Es una gran parte de mi. Todavía me estaba adaptando a muchas cosas, no sólo a la LPL, también a un nuevo país y a una nueva cultura. Todavía no podía comunicarme como quería y, con toda esa frustración acumulándose, estaba listo para retirarme.
La razón por la que no lo hice –la única razón por la que no lo hice– fue por Umi.
No importa cómo juegue, ella siempre es mi mayor fan. Es difícil no dar con ella en mis partidos porque siempre está allí animándome. Tiene un lema que le gusta repetir: “El trabajo duro tiene su recompensa.” Me lo dice constantemente y lo cree realmente. Incluso cuando no se me valoraba tan alto en el ámbito profesional y había muchas razones para creer que mi carrera estaba acabada, ella vio lo mucho que quería esto y todo el esfuerzo que estaba haciendo.
Me dijo que, si esperaba un poco más, encontraría mi camino. Y eso es lo que hice. Es muy simple.
De muchas maneras, ella es la razón de todo lo bueno en mi vida.
Incluso cuando mi equipo bajó a la LSPL, me quedé en él. En un año, tras pensar que mi carrera estaba acabada, les ayudé no sólo a volver a la LPL, también fui nombrado MVP de la temporada regular. Ese fue el momento en el que empecé a tener unos seguidores, cuando la gente empezó a ver en mi lo mismo que Umi.
Pero incluso cuando empecé a tener éxito, había otros contratiempos. Antes de firmar con FPX a finales de 2018, estuve cerca de retirarme otra vez debido a algunos problemas en mi cuello y espalda. Al principio, no me tomé en serio el dolor que tenía porque asumí que todos lo sentían. Los jugadores profesionales pasan muchas horas sentados, por lo que es común tener tortícolis. Entonces, un día, el dolor se volvió insoportable.
Fui al hospital y me hicieron una resonancia magnética, y el doctor me dijo cómo de serios eran mis problemas de columna. Me aterrorizó. Me dijo que si me tomaba un descanso de mi régimen de entreno, seguramente podría recuperarme. Pero sabía que si dejaba de jugar durante un largo periodo de tiempo, sería el final de mi carrera. No hay margen de error en este juego. Simplemente, hay demasiados buenos jugadores –además de los jóvenes novatos que se están esforzando por quitarte el puesto. No existe el descanso cuando eres profesional. Es un vamos, vamos, vamos hasta que ya no puedes.
Definitivamente, fue FPX el que frenó mi retirada. Lo que me ofrecieron no fue sólo la oportunidad de ser parte de un gran equipo, también fue el recibir terapia física cuando no estaba entrenando.
Me ofrecieron hacer todo lo que estuviera en sus manos para ayudarme a seguir jugando, pero no fue sólo su voluntad de ayudarme a recuperarme lo que hizo atractiva la idea de unirme a FPX. También unieron a un gran grupo de gente para ser mis compañeros.
Un grupo realmente bueno.
Lo primero que les dije a mis compañeros cuando me uní a FPX fue que, si no lo hacíamos bien, yo asumiría la culpa.
Es el un rol al que estoy acostumbrado. He escuchado un montón de comentarios hirientes a lo largo de mi carrera debido a mi estilo de juego. Agradezco que exista el “Pro view” porque así la gente puede entender un poco mejor por qué juego de la forma en que lo hago. Pero, en general, la manera en la que juego se refleja en las estadísticas, especialmente en comparación con otros medios. Siempre lo he aceptado porque veo el rol de manera diferente. Disfruto permitiendo que mis compañeros operen y jueguen al más alto nivel.
Desde el principio, le pedí a mis compañeros que entendieran mi estilo y que confiaran en mi. Incluso les dije directamente: “Si no confiáis en mi, entonces no necesito estar aquí.” Todos habíamos llegar de forma diferente a FPX.
Conocía a Lwx y a Crisp desde 2017, cuando éramos compañeros de práctica para equipos de camino a los Mundiales aquel año. Aquella experiencia –tanto competir con ellos como ver de primera mano el nivel que necesitar para ganar en la LPL y competir en los Mundiales– tiene un precio incalculable en nuestro desarrollo.
Tian era joven, pero su talento era increíble. Supe rápidamente que era un jungla que podía ayudarnos a ganar a cualquier equipo –no sólo en la LPL, también en todo el mundo. Y GimGoon era un jugador experimentado y sabía que podía confiar en él en cualquier situación. Había estado ya un año en FPX cuando me uní y era otro jugador coreano que había encontrado su lugar en la LPL. Nos respetamos mutuamente de inmediato.
Cuando nos juntamos, lo que me encantó del equipo era que todos jugábamos al juego a nuestra manera –y encajó de forma natural. También evolucionamos y crecimos juntos, por lo que, cuando llegaron los Mundiales, jugamos tan bien como siempre lo habíamos hecho. Y no importó el obstáculo al que nos enfrentamos, había confianza entre nosotros para poder superarlo.
Para mi, el haber llegado a los Mundiales por primera vez este año –no tener que verlo desde mi apartamento mientras como comida a domicilio– ya era un sentimiento increíble. Sólo eso, tras haber estado tan cerca de retirarme, pareció ser la validación por haber tomado la decisión correcta al haber continuado mi carrera.
No mentiré, no tuvimos el inicio que queríamos. Necesitamos un par de partidas para relajarnos, pero, una vez nos calmamos y forzamos a otros equipos a jugar a nuestro estilo, fuimos imparables.
Mucho del día en el que ganamos los Mundiales queda borroso. Lo que más recuerdo de las finales es volver al hotel. Dejé mi móvil allí al principio del día. Cuando lo miré, tenía muchos mensajes. Cientos, tal vez miles, y me llegaban continuamente. Gente alrededor del mundo, pero en especial desde China, dándome la enhorabuena.
Me di cuenta de lo especial que era. Llegué a China como un niño desconocido persiguiendo un sueño y ahora he creado una vida aquí con la mujer que amo, con un gran equipo y con unos fans maravillosos.
Sinceramente, todo es tan perfecto que mi único miedo es el exceso de confianza. Tras ganar los Mundiales, les dije a mis compañeros que no se les subiera a la cabeza. Después de todo, esta sólo ha sido la primera vez. Nuestra meta nunca debería ser conseguir una gran victoria y retirarnos.
Nuestra meta debería ser ganar los Mundiales dos veces, tres, cuatro… Y ser capaces de dejar nuestra huella en el juego, ayudar a inspirar a la generación joven de jugadores.
Si eres lo suficientemente bueno como para ganar los Mundiales una vez, ahí es cuando tu ambición tiene que empezar.
No sé cuánto más seguiré jugando a este juego, pero, mientras tenga la habilidad física y mental para competir a este nivel, no puedo parar. No dejaré de entrenar. No dejaré de soñar con el LoL.
Es, simplemente, muy divertido.
Pero, cuando deje de jugar, podré sonreír sabiendo que lo he dado todo por este juego –y me ha devuelvo más de lo que podría haber imaginado.
Umi, enhorabuena. ¡Somos los campeones!
submitted by KatarsisEsp to leagueoflegends [link] [comments]


2019.10.29 21:57 ucjw Un diario en Noruega expone cómo la Watchtower mintió sobre el trato a los expulsados

Primera página
Páginas 6-7
Página 8, incluida la defensa de la Watchtower
Carta de opinión escrita por un ex-anciano
Artículo completo en Noruego

Ex-Testigo: Lavado de cerebro en los los testigos de Jehová

Resumen: Jan Frode Nilsen estaba tan molesto que le costaba respirar cuando leyó lo que el liderazgo de los testigos de Jehová escribió al gobernador del condado.
Xueqi Pang.
"El liderazgo de los testigos de Jehová miente y pisotea descaradamente a miles de testigos que han perdido a sus familias. Escriben que los lazos familiares siguen siendo normales, pero saben que es mentira. Entonces siento en mis huesos que no puedo permanecer en silencio", dice Jan Frode Nilsen (42), nacido en el seno de una familia de testigos de Jehová y miembro desde hace más de 35 años. Por primera vez se presenta con su experiencia con su nombre completo.
Habla de su infancia caracterizada por deberes, reglas estrictas y, no menos importante, por el miedo constante a ser condenado al ostracismo.
'No podía dormir' Siento una llama dentro de mí, que no puedo permitir que esta respuesta de los testigos de Jehová pase sin respuesta". No podía respirar hasta que le envié mi propia carta al Gobernador del Condado.
Este verano, Vårt Land escribió que los testigos de Jehová expulsan a los miembros que votan en las elecciones políticas. El ministro de Fe y Vida, Kjell Ingolf Ropstad (KrF), pidió al gobernador del condado que considerara el apoyo estatal a los testigos de Jehová basándose en la controvertida práctica de que, en caso de renuncia o expulsión, hay varias historias de que los miembros de la familia, que todavía están en la congregación, rompen el contacto con el "apóstata".
En una declaración al gobernador del condado de Oslo y Viken, los testigos de Jehová creen que esto no es cierto. Respondieron a las autoridades:
"Si un miembro de nuestro grupo religioso decide participar en una elección política votando, los testigos de Jehová lo verán como la persona que ha decidido abandonar la comunidad religiosa. Además, él o ella también puede hablar e interactuar con la familia más cercana como de costumbre".
Experiencia propia. "El liderazgo de los testigos de Jehová blanquea la doctrina de la expulsión y pretende que no existe", dice Jan Frode Nilsen.
Cree que los Testigos de Jehová omitieron la realidad de la situación al Gobernador del Condado y que la comunidad religiosa ha proporcionado información falsa para asegurarse de que sigan recibiendo ayuda estatal.
"Nadie quiere prohibir a los testigos de Jehová. Se trata de amenazar su ayuda estatal porque condenan al ostracismo a la gente, y en su intento de conseguir el dinero, mienten sobre su propia doctrina", dice.
Usted ha compartido activamente muchos artículos críticos sobre la comunidad religiosa en Internet. ¿Campañas contra los testigos de Jehová?
"No me opongo a los testigos de Jehová, muchas personas que amo siguen siendo testigos. Estoy a favor de la información y la iluminación pública. Si son condenados al ostracismo y cortan el contacto con sus propios hijos, entonces tienen que ser considerados responsables de ello. La gente necesita saber la verdad."
Nilsen conoce a muchos ex-testigos con experiencias similares a las suyas.
"Siento que también hablo en nombre de los Testigos. Muchos de ellos siguen la doctrina del rechazo porque sienten que es una prueba importante de su lealtad a Jehová. Conozco a muchos Testigos de Jehová que realmente lloran la pérdida de sus seres queridos, pero lo hacen porque La Atalaya se lo pide", dice.
Bautismo para un Testigo. Los padres de Jan Frode Nilsen se convirtieron a la comunidad religiosa en la década de 1960. A los 17 años de edad, fue bautizado para ser testigo pleno de Jehová.
Nilsen nunca llegó a ir a los entrenamientos de fútbol porque se enfrentaron a las reuniones en el Salón del Reino. La familia no celebra cumpleaños ni otros días festivos: "Se esperaba que todos los Testigos de Jehová activos asistieran a las reuniones del Salón del Reino tres veces por semana", dice.
Según Nilsen, a los testigos de Jehová no se les permite beber demasiado, fumar o tener relaciones sexuales antes del matrimonio.
A medida que fue creciendo, tuvo que seguir más reglas y cumplir más expectativas. Cuando era niño, no sentía que se destacaba. Estaba jugando con los otros en la calle. Eso cambió cuando llegó a la adolescencia. Ser joven, lleno de hormonas y tener tantas reglas lo desafió a él y a muchos otros jóvenes de la congregación.
Exclusión. Según su experiencia, el castigo por infringir las normas es brutal. Te arriesgas a ser expulsado.
El sitio web de los Testigos contiene información sobre cómo se espera que una familia trate a un miembro expulsado. Un video muestra cómo una mujer es expulsada porque tuvo relaciones sexuales antes del matrimonio.
"Todo el mundo conoce a alguien que ha sido expulsado. Así que el miedo a hacer algo malo es constante. La mayoría de las personas expulsadas son personas que han estado haciendo algo que los testigos de Jehová creen que es pecado", dice Jan Frode Nilsen.
También es un deber reportar las infracciones de otras personas. Si no, te arriesgas a enfrentar el mismo castigo, según él.
"Ser expulsado significa que su familia no podrá tener contacto con usted. La instrucción es que si un miembro de la familia expulsado llama, la llamada debe ser rechazada. Los expulsados deben sentir que no son parte de la comunidad, así que eventualmente quieren regresar", afirma Nilsen.
Las dudas crecieron. Comenzó a cuestionar la teología ya en la adolescencia. Poco a poco las dudas fueron creciendo. Y dejó de predicar de puerta en puerta por su propia iniciativa.
"Descubrir la realidad fuera de los testigos de Jehová fue como despertar. Los testigos de Jehová lo consumen todo. Escriben que tienen la verdad con mayúscula", dice, comparando la experiencia con la película The Matrix, donde el protagonista se despierta de una realidad artificial controlada por computadoras.
Situación de rehén Se sentó en el bote durante mucho tiempo. Pero cuando tuvo hijos, todo se aclaró. Hoy en día, sigue siendo un miembro registrado de la comunidad de fe. Los testigos de Jehová reciben subvenciones estatales anuales para sus miembros. Que a pesar de no haber asistido al Salón del Reino durante cinco años.
"Si tengo que irme, seré tratado como un paria y rechazado. No hay una salida honorable. Han construido una situación de rehenes", dice.
Jan Frode conoce a muchos que también intentan desvanecerse en lugar de romper directamente con la familia.
Mientras estén registrados como miembros oficiales de los Testigos de Jehová, los miembros de la familia pueden mantenerse en contacto. No se sabe cuántos son "miembros pasivos" de la comunidad religiosa.
Nada más que perder En los últimos diez años ha sido cada vez más abierto sobre sus experiencias como testigo. Entre otras cosas, se le ha permitido ser entrevistado anónimamente por varios medios de comunicación, periódicos y televisión.
Un día de otoño de este año, alguien descubrió su cuenta de Twitter en la que ha compartido comentarios críticos con los testigos de Jehová. A continuación, los mensajes de texto marcan la casilla - uno por uno los miembros de la familia se ponen en contacto con él.
"Me enfrentaron con los mensajes de Twitter. Varios escribieron que deben y van a entrar en contacto conmigo".
¿Cómo te sentiste cuando leíste los mensajes de texto de tu familia? Entonces me sentí aliviado."

Carta de respuesta de los testigos de Jehová al gobernador del condado:

Jan Frode Nilsen responde a la respuesta oficial de los testigos de Jehová al gobernador del condado. Aquí hay extractos de la carta:
"Si un miembro de nuestra comunidad religiosa decide participar en una elección política votando, los testigos de Jehová lo verán como la persona que ha decidido abandonar la comunidad religiosa. Por lo tanto, se hará una breve declaración en la congregación que dice: "[El nombre de la persona] ya no es uno de los testigos de Jehová". Pero la persona es bienvenida a asistir a los servicios religiosos, a sentarse donde quiera en el Salón del Reino y a participar en el canto de himnos religiosos. Además, él o ella también puede hablar e interactuar con los miembros de la familia cercana como de costumbre (la única restricción religiosa es discutir asuntos de naturaleza espiritual / religiosa)".

Los testigos de Jehová no están de acuerdo con la crítica

Respuesta: Los líderes de los Testigos de Jehová de Noruega no responderán a las acusaciones de Jan Frode Nilsen, sino que se referirán a un libro que ellos mismos han publicado.
Vårt Land ha pedido al grupo religioso que responda a una serie de preguntas en relación con la afirmación de Jan Frode Nilsen de que hablan en falso en una declaración al Gobernador del Condado.
En un breve correo electrónico a Vårt Land, su portavoz, Dag-Erik Kristoffersen, escribe que no quieren hacer comentarios sobre las afirmaciones de Nilsen, salvo que "están totalmente en desacuerdo con lo que se afirma".
Dicho antes Kristoffersen escribe que no han escrito nada al Gobernador del Condado que no haya sido mencionado previamente en sus escritos.
En la declaración a la oficina del Gobernador del Condado, la comunidad religiosa afirma que un Testigo que usa su derecho al voto es expulsado por la congregación, pero que todavía puede llevarse bien con su familia como de costumbre.
Es un encubrimiento de la doctrina de la expulsión, cree el ex miembro Jan Frode Nilsen. Dice que en realidad, la familia tiene que romper todo contacto con el expulsado, como un paria.
Refiriéndose a su propio libro En el correo electrónico a Vårt Land, los testigos de Jehová se refieren al libro Keep Yourself in God's Love, una de las publicaciones del grupo de fe. Dice que los testigos de Jehová no deben asociarse con los expulsados. En el capítulo sobre la expulsión: "Cómo tratar a una persona expulsada", dice:
"No lo recibimos en sus casas ni le saludamos. Porque el que le saluda es partícipe de sus malas obras. No tenemos compañerismo espiritual o social con los que no tienen compañerismo".
La declaración de la opinión escrita:
Los líderes de los testigos de Jehová se felicitan a sí mismos por tener la verdad
No se esfuerzan por negar sus propias creencias y enseñanzas a las autoridades cuando pueden ser de beneficio financiero para la fe. La realidad es otra muy distinta.
Testigos de Jehová Niels P. (signos de escritor bajo seudónimo) Ex "Anciano" y "Pionero".
En la Convención de Verano de 2016 de los Testigos de Jehová sobre el tema "Permanece fiel a Jehová", hubo al menos dos cosas en el programa que los participantes ciertamente notaron: Un video drama de nueve minutos de duración que muestra cómo una pareja de padres echó a su hija cuando fue expulsada de la congregación. Y una entrevista con una niña que decidió cortar su conexión con un hermano mayor cuando dejó la congregación.
Exactamente el mismo programa fue presentado en miles de lugares en cientos de idiomas en todo el mundo en 2016 - todos con el mismo video, pero con un joven local en cada lugar que fue puesto como un "buen ejemplo" porque eran "leales a Jehová", el Dios de la Biblia.
Un motivo claro. Sólo tres años después, la alta dirección de los Testigos de Jehová en Noruega escribió una carta a las autoridades noruegas, aparentemente aboliendo las normas de exclusión, que han existido durante más de 60 años. De hecho, los testigos de Jehová han practicado la "exclusión" u "ostracismo" en su forma actual casi continuamente desde 1952, con un endurecimiento adicional a partir de 1981.
Su motivo es muy claro: quieren mantener las ayudas estatales.
Extracto de la carta. He recibido una copia de la carta, entregada por el Gobernador del Condado de Oslo y Viken, y cito:
"Si un miembro de nuestra comunidad religiosa decide participar en una elección política votando, los testigos de Jehová lo verán como la persona que ha decidido abandonar la comunidad religiosa. Por lo tanto, se dará una breve información en la congregación que dice lo siguiente: "[El nombre de la persona] ya no es uno de los testigos de Jehová". Pero la persona es bienvenida a asistir a los servicios religiosos, sentarse donde quiera en el Salón del Reino. Además, él o ella también puede hablar e interactuar con la familia más cercana normalmente (la única restricción religiosa es discutir asuntos de naturaleza espiritual / religiosa)".
Y además: "Esperamos que de lo que se dice en esta carta quede claro que respetamos plenamente el derecho fundamental de una persona a tomar una decisión sobre la neutralidad política, y que los Testigos de Jehová no ejerzan de ninguna manera presión o intimidación para intimidar a alguien para que no vote"."La carta está fechada el 18 de octubre de 2019 y firmada por Kåre Sæterhaug, miembro de la sucursal escandinava de Holbæk, Dinamarca, y Dag-Erik Kristoffersen, portavoz de los Testigos de Jehová en Noruega.
Lectura perturbadora. Para cualquier testigo de Jehová, esta es una lectura espantosa. Todos los miembros de los Testigos de Jehová saben perfectamente lo que le sucede a una persona cuyo nombre se lee en voz alta a la congregación: Desde el momento en que se lee a la congregación, estás espiritualmente muerto, expulsado, un paria. Tu hermano ya no irá a un partido de fútbol contigo, tu hermana ya no te invitará a una cerveza, es el final de las cenas familiares. Y los viejos amigos pasarán junto a ti en la tienda sin saludarte. Ellos harán esto porque dice en la Torre de Vigilancia que deben tratarte así.
Si a usted, como excluido, le gustaría seguir asistiendo a las reuniones en el Salón del Reino, algo que probablemente sea bienvenido, sólo los ancianos designados le darán la bienvenida. Se espera que usted entre en la sala justo antes de que comience la reunión y salga de la sala tan pronto como se termine con los cantos y la oración. Tampoco tiene sentido quedarse más tiempo en la habitación, porque de todos modos nadie quiere hablar con usted. Sin embargo, si usted asiste regularmente a estas reuniones por un período que va desde unos meses hasta un año, puede solicitar la readmisión en la congregación. Luego tienes que tener otra reunión con los tres hermanos mayores que te expulsaron, y convencerlos de que te arrepientes sinceramente del "mal" que has hecho -por ejemplo, votaste en las elecciones anteriores- y prometes no volver a hacerlo nunca más. Si ellos aceptan esto, usted puede volver a ser Testigo de Jehová y recuperar una relación cálida y buena con sus amigos y parientes.
Los líderes saben mejor que nadie. Pero Sæterhaug y Kristoffersen no mencionaron esto en la carta al Consejo del Condado, que nadie quiere hablar con una persona expulsada que asiste a las reuniones en el Salón del Reino. Además, afirmaron que un expulsado "puede hablar y socializar con su familia inmediata como de costumbre". Y agregaron: "La única restricción religiosa es discutir temas de naturaleza espiritual / religiosa". Bueno, si ese fuera el caso, muchas personas expulsadas también podrían haber aprendido a vivir con ello. Uno puede estar de acuerdo en dejar que ciertas cuestiones yazcan por el bien de la paz. Pero la realidad es muy diferente, y es mi afirmación que Sæterhaug y Kristoffersen lo saben muy bien.
Familias de luto. En realidad, miles de familias nuevas cada año se ven afectadas por el gran dolor de la expulsión de un miembro de la familia por parte de la congregación. Personalmente conozco muchas historias desgarradoras en las que los padres han cortado su conexión con sus hijos durante décadas simplemente porque los niños han encontrado una fe diferente, porque quieren vivir de una manera diferente, o porque quieren votar en las elecciones. O donde los hermanos que han sido mejores amigos han perdido todo contacto, quizás por el resto de sus vidas, porque uno se ha convertido en ateo. Todos los expulsados tienen en común que en un momento dado fueron bautizados como testigos de Jehová: el bautismo es un fenómeno único, una inmersión solemne en el agua, dedicando su vida a Jehová -en la práctica a la iglesia de Jehová en la tierra- y luego se hace. El bautismo es irrevocable. Serás responsable de ser bautizado por el resto de tu vida, y nunca podrás, con respeto y agradecimiento, levantar la cabeza y abandonar la congregación. Porque en el momento en que caminas, te rechazan.
Todos los años se bautiza a niños de entre 10 y 14 años como testigos de Jehová, incluso en Noruega. Hoy en día, no puedo comprender y comprender que algunos dejarán que sus hijos se comprometan con una congregación en tales términos. Pero sé que esto es precisamente lo que muchos testigos de Jehová quieren más que nada en el mundo, que sus hijos "escojan a Jehová".
Cómo tratar a los expulsados. En la literatura de los testigos de Jehová, gran parte de la cual se puede buscar en Internet, se dice con toda claridad que tanto los amigos como los parientes deben dejar de relacionarse con alguien que ha sido expulsado. Permítanme citar primero una cita general sobre la expulsión:
"Por lo tanto, también evitamos el compañerismo social con una persona expulsada. Esto descartaría acompañarlo en un picnic, fiesta, juego de pelota, o un viaje al centro comercial o al teatro, o sentarse a comer con él ya sea en casa o en un restaurante". (Ministerio Nuestro Reino, Agosto 2002)
Así que sobre los miembros de la familia expulsados:
"A pesar de nuestro dolor de corazón, debemos evitar el contacto normal con un miembro de la familia expulsado por teléfono, mensajes de texto, cartas, correos electrónicos o medios sociales." (La edición de estudio de la Atalaya, octubre de 2017)
"La situación es diferente si el expulsado o disociado es un pariente que vive fuera del círculo familiar inmediato y del hogar. Puede que sea posible no tener casi ningún contacto con el pariente. Incluso si hubiera algunos asuntos familiares que requirieran contacto, esto ciertamente se reduciría al mínimo". (La Atalaya, 15 de abril de 1988)
Los miembros leales de la familia cristiana no buscan excusas para tratar con un pariente expulsado que no vive en casa. Más bien, la lealtad a Jehová y a su organización los mueve a defender el arreglo bíblico de la expulsión. (Manténganse en el amor de Dios, pp. 208, 209)
Preciosa verdad. Sæterhaug y Kristoffersen, de los Testigos de Jehová, obviamente han tratado de predicar la verdad a las autoridades noruegas. Es posible que crean que han mantenido sus palabras utilizando su propia comprensión de lo que significa "la familia inmediata": que sólo se refiere a aquellos que viven en el mismo hogar. Porque, como muestran estas citas de la propia literatura de los testigos de Jehová, sólo cuando los expulsados siguen viviendo en el mismo hogar que sus parientes creyentes puede, según las enseñanzas de los testigos de Jehová, "hablar con ellos e interactuar con ellos con normalidad". Pero esto no es lo que las autoridades noruegas o el público en general piensan con el término "familia inmediata".
También es posible que el público y las autoridades tengan una visión diferente de lo que es "presión" y "amenazas" que Sæterhaug y Kristoffersen. Al fin y al cabo, afirmaron que "los testigos de Jehová no ejercen presión ni amenazan con asustar a nadie para que no vote". En mi opinión, esto también es una tontería. Ser expulsado de la congregación automáticamente resulta en la terminación de amistades y relaciones familiares normales. Después de todo, cuando esto es una consecuencia de la renuncia o despido de los Testigos de Jehová, es un medio de presión, un castigo. Llamarlo de otra manera es deshonesto. Como la propia Atalaya dijo en 2017: "nuestro dolor de corazón".
Lealtad a todo costo. ¿Qué pasó con la chica que fue expulsada en el video de la convención de 2016? Después de ser desalojada de su casa, no vio a sus padres y hermanos durante doce años. Tenía hijos propios que cuidaba lo mejor que podía. Luego, finalmente, regresó arrastrándose con su cruz y comenzó a asistir a las reuniones de nuevo. Fue allí dos veces por semana durante todo un año sin que nadie le hablara. Eventualmente, fue reincorporada formalmente por los ancianos, y desde el momento en que esto fue anunciado a la congregación, pudo reunirse con sus padres, quienes luego pudieron saludar a sus nietos, obviamente por primera vez. (Puede buscar el vídeo usted mismo en Internet en google con las palabras clave "Jehovah shunning video.")
Para los testigos de Jehová, la lealtad consiste ante todo en obedecer a Jehová Dios. En la práctica, debe ser obedeciendo a la congregación y siguiendo las decisiones que se toman allí. Tal obediencia debe triunfar sobre todo, incluyendo la relación con los miembros de la familia que deciden dejar el grupo religioso. Sin embargo, como hemos visto, el liderazgo de los testigos de Jehová se esfuerza por negar su propia fe y enseñanzas a las autoridades mundanas cuando puede ser de beneficio financiero para la congregación.
Es altamente fraudulento.
submitted by ucjw to Extj [link] [comments]


2019.10.18 18:52 macana144 [2005] Ex Presidente SOFOFA: "Tengo la impresión de que Chile no va a cambiar mientras las elites no suelten la teta. Y creo que va a ser muy difícil que las elites políticas y económicas se decidan a soltarla"

Hace poco se cumplieron 14 años de cuando un miembro de la élite reconoció públicamente el problema de Chile, y dado que es algo complejo dar con el artículo original, lo dejo acá dado el contexto de estos últimos días.

Felipe Lamarca: "Chile no va a cambiar mientras las elites no suelten la teta"

El ex hombre fuerte del grupo Angelini y ex presidente de la Sofofa advierte que hay que corregir urgentemente el modelo económico de mercado y democratizar la política. Acusa una complicidad entre las elites políticas y económicas para mantener todo igual y las insta a cambiar para terminar con la desigualdad y para que el mercado funcione con más competencia y menos concentración de poder.
Claudia Alamo
Fecha edición: 09-10-2005
Felipe Lamarca está en su casa y anda de ciudadano por las calles de Santiago. Hace seis meses que dejó la presidencia de Empresas Copec y afirma que rechazó las ofertas de la derecha para ir como candidato a senador, porque no le interesa la política partidaria ni parlamentaria. Dice que sí lo motivan los temas políticos, económicos y sociales del país.
En todo este tiempo fuera del mundo de los negocios, el ex presidente de la Sofofa ha elaborado una crítica frontal a la forma en que el mercado está operando y a la falta de democracia, que -a su juicio- impera en la política chilena. Tal vez lo sorprendente es que ese crudo análisis viene de un hombre que estuvo casi 20 años a la cabeza del mayor holding empresarial del país y desde muy joven -cuando era estudiante universitario- se planteó siempre a favor de la lógica de mercado. Hoy considera que lo que todos llaman "economía de mercado" no es tal, porque la competencia ha desaparecido de la mano de las grandes fusiones y de la concentración económica. Es por eso que apunta directamente sus dardos hacia las elites económicas y políticas, que, según él, están muy cómodas en el esquema actual y tienen muy bajos incentivos para corregir aquellas cosas que no funcionan bien, como la falta de competencia y la desigualdad en los ingresos y las oportunidades.
Hoy todos hablan de superar pobreza y mejorar la redistribución del ingreso. ¿Cómo observa esa discusión? ¿Será una preocupación real en la elite o sólo un tema de campaña?
No tengo duda de que existe una cierta complicidad entre las elites políticas y económicas. Ellas están de acuerdo y eso ha significado cosas buenas para el país. Hemos tenido importantes acuerdos en materias económicas y sociales y el país ha podido progresar. Pero también tiene cosas malas. La elite económica le rinde pleitesía a la elite política y, por su parte, los políticos dicen: "¡Qué buena es nuestra elite económica!", porque el país surge y estamos súper bien en la escala mundial.
¿Cuál es el lado malo de esa complicidad?
En que todos dicen que tenemos un problema social objetivo, que hay un malestar en la gente, se habla mucho, pero hacemos poco. O sea, parece ser de buen tono, es políticamente correcto hablar del tema social, pero a la hora del diagnóstico profundo, de tomar las medidas concretas, de hacer las cosas, las elites hacen poco.
¿Les falta sensibilidad para resolver los problemas sociales?
No, es más bien una complicidad que se ha dado fuerte en estos años por las condiciones históricas del país. Cuando llegó la democracia, había temores de lado y lado y es ahí donde se empieza a construir esa complicidad. No sólo para ir asentando la democracia, sino que también para ir avanzando como país. Y como eso funcionó bien y dio resultados, hoy nadie quiere cambiarlo.
¿Pero cuáles son esos temas sociales que la elite no recoge?
Pongamos las cosas en contexto. El término de la Guerra Fría, la caída del Muro de Berlín, la globalización, han llevado al mundo a otro derrotero. Gracias al avance de la ciencia, de la economía, de la política, existe una especie de cultura del respeto, de la dignidad. Y dentro de esta cultura más democrática, el tema de la desigualdad es un asunto muy profundo. Y en el caso de Chile, el problema es durísimo y la desigualdad va a empezar a ser cada vez más crítica. No se trata sólo de una desigualdad en el ingreso. También lo es en los tratos laborales, en la desigualdad frente a la justicia, a las alternativas, frente al empleo. Aquí el país crece a un 6%, pero ¿cuánto creció el empleo, cuánto creció tu salario? Algo pasa en el sistema que no está funcionando.
¿Hay que corregir el modelo?
Absolutamente: hay que corregir el modelo. Es urgente hacer reformas. No encuentro que haya un mejor sistema económico que el de mercado, pero el mercado se basa en la competencia y ésta supone que todos compiten para equilibrar las cosas, los precios. Pero como el mundo se ha ido concentrando, la competencia se ha ido terminando.
O sea, la tendencia al monopolio ha anulado la competencia.
Claro. Tanto en Chile como en el mundo uno ve que hay sólo tres empresas por rubro. Eso se ve en farmacias, en los supermercados y en muchas otras áreas. En la universidad me enseñaron que cuando había uno solo se llamaba monopolio; cuando había dos era un duopolio y cuando eran más se llamaba oligopolio. Y aquí estamos en los "polios" tanto en la política como en la economía. El problema es que hoy estamos ante la paradoja de que el mundo va hacia la democracia, pero en Chile hay menos democracia en lo económico y también en lo político.
La conciencia ética
¿Ve voluntad de parte del empresariado para hacer cambios en el modelo?
No mucho todavía. Son culturas que se van creando. Es como decir: "Me fue bien, entonces me voy a comprar la empresa del lado y ahí veo qué porcentaje del mercado controlo. Y si le agrego un servicio más, sobre los mismos gastos, tengo una rentabilidad mayor". Así es como los empresarios y los ejecutivos se van metiendo en esta dinámica. Porque a medida que te va bien, te vas convirtiendo en un prohombre de la sociedad. Entonces, cuesta mucho cambiar. Pero, por otro lado, va cundiendo la idea de que no podemos seguir con este malestar social, con esta tremenda desigualdad y que es cada vez más urgente corregir el modelo.
¿Por qué? ¿Cuál es el riesgo?
Que cuando las cosas siguen, explotan.
¿Y podría darse una explosión social como en Argentina, en que la gente salga a las calles y diga: "No más..."?
Estamos lejos de llegar a eso, pero uno podría acercarse a muchas cosas de ese tipo. Porque cuando eres consumidor y la cuenta de tus servicios básicos no calza, siempre eres tú el que tiene que arreglar el error de los otros. La gente empieza a tener la sensación de que permanentemente se lo afilan. Esa cuestión es súper mala. Entonces, tenemos que corregir el modelo para que efectivamente haya libre competencia. No más fusiones. Uno sabe que cada nueva fusión es más desempleo. Y así vemos cómo todos los empresarios chicos y medianos están desapareciendo. ¿Y qué hacemos? ¿Los ayudamos o dejamos que vayan siendo comidos uno a uno? Aquí necesitamos una comisión antimonopolio fuertísima. Y así como hay un poderoso empresario, también tiene que haber un poderosísimo defensor de los derechos de los consumidores. Tiene que imperar una ética distinta.
¿Cómo introduce la ética en el mercado?
En que uno tiene que ser ético y equitativo en sus decisiones. Sé que provocar los cambios es difícil. Todos tienen algo que defender, pero es urgente hacerlo. Tenemos que ir generando una cultura equitativa distinta en el país. Tiene que haber mayor conciencia ética.
¿Es correcta la manera en que el gobierno ha defendido a un empresario como Andrónico Luksic?
Ese es un tema distinto. A mí me cae muy bien Andrónico. Tengo una buena amistad con él y espero que le vaya bien en su proceso, que haya justicia y equidad. Ahora, dado ese problema, el gobierno tiene que ser muy cauto. El gobierno tiene relaciones diplomáticas con Perú, tenemos problemas pendientes, y en la medida de lo razonable y de lo justo, si el gobierno tiene que hacer cosas, que las haga, pero hay que mantener los planos.
¿El gobierno ha sido cauto?
No lo sé. No conozco el proceso. Si es menester, el gobierno puede prestarle toda la ayuda necesaria a Andrónico Luksic y si hay algo que le parezca injusto, arbitrario o discriminatorio de parte del Perú, el gobierno puede representarlo. Pero en la causa misma del juicio y si ésta está funcionando por los cánones regulares correctos, es un tema de un ciudadano independiente. Y el gobierno no tendría nada que hacer en ese caso. Creo que tenemos que mantener el asunto en planos distintos.
¿Por qué?
Porque Chile tiene que preservar sus relaciones con Perú de la mejor forma posible, no sólo porque es un país limítrofe, sino porque tenemos una historia y mucho futuro con ese país. Piensa tú que entre Chile y Perú manejamos gran parte del cobre del mundo y también manejamos gran parte de la línea de pescados y de las proteínas del mar del mundo, entre muchas otras cosas más. Entonces, una alianza entre Chile y Perú debiera ser una cosa bienvenida para ambos pueblos.
Lamarca, ¿autoflagelante?
Su crítica el modelo suena un poco autoflagelante. El horizonte económico se ve bien aspectado, todos celebran la proyección del próximo año, está bajando el desempleo...
No me siento autoflagelante. Soy un independiente que observa mucho y veo que hay mucha gente que no está bien, sobre todo los sectores medios que están viviendo muy apretados y al lado uno ve unas tremendas utilidades. La desigualdad se va a transformar en un problema nacional. Tenemos un problema de poderes que afectan a la democracia, porque al irse concentrando, también vas concentrando el poder. Y eso te da también un enorme poder de negociación con el consumidor, con los trabajadores, con tus eventuales competidores...
Durante 20 años usted trabajó en el grupo Copec, que para muchos representa esa concentración económica del país que usted considera inapropiada. ¿Cómo se entiende este cambio en su forma de ver las cosas?
No hay ningún cambio en la forma de ver las cosas. Los seres humanos nacemos en un tiempo y en un espacio determinado, y lo importante es que tratemos de vivir de acuerdo con lo que pensamos. Uno quiere cambiar muchas cosas, pero no puede cambiar el mundo. Entonces, no hay ninguna inconsecuencia. Puedes preguntar en Impuestos Internos, en el sector público, y en Copec cómo fui yo. Si traté de hacer las cosas lo más éticamente posible, si intenté aplicar lo que digo. Y si ves todos mis artículos en La Tercera, verás que hay una línea consistente desde siempre.
¿Pero hay algún punto de inflexión, algún episodio que marcó su interés por la desigualdad?
No. Siempre he pensado lo mismo y lo he escrito en innumerables columnas. Muchas veces dije cosas muy duras. Así que no hay ningún cambio en mi pensamiento. La necesidad de que impere la ética en el sistema de mercado y en la vida de los negocios, y que las cosas sean más equitativas está siempre presente.
¿Qué medidas concretas podrían implementarse ahora?
Lo que he dicho: tenemos que tener un zar de la libre competencia, una defensa potente al consumidor. Hay que pensar en una ética distinta en si uno le va a pagar, por ejemplo, a su empleado o contratista, mantenga una cierta proporcionalidad en eso. Creo que debería haber más conciencia y que los tribunales económicos actuaran más en conciencia que en derecho estricto; fijarse muy bien cuando vienen las fusiones y analizarlas detenidamente. En fin... que no le hagas al otro lo que no quieres que te hagan a ti. No puede ser que quieras que te paguen al contado y tú pagas a seis meses, y puedes hacer eso porque tienes un cierto poder de negociación que otro no tiene.
¿Cómo toman este discurso los empresarios? ¿Lo aceptan o lo resisten?
Si hay algo que ha cambiado, es que las cosas son más abiertas, más diversas, y la gente tiene menos temor a expresarse. Como en todas las cosas en la vida, hay gente del mismo sector empresarial que te encuentra razón y otra que piensa que estás equivocado.
¿Hay un corte generacional en esto?
En alguna medida, sí. La gente más joven es más proclive a tomar estas ideas y conceptos sociales de ética y de igualdad. Eso es cierto. Uno encuentra mejor eco en la gente más joven que en aquellos que vivieron la Guerra Fría.
¿Ahí se ubican los neofácticos?
Los periodistas han hablado de los neofácticos, pero creo que sólo son generaciones de reemplazo y es algo que sucede naturalmente. Es obvio que las generaciones de reemplazo van trayendo más ideas nuevas.
La lámpara del Municipal
Dice que hay que democratizar también la política. Concretamente, ¿a qué se refiere?
Este país está dividido en dos grandes bloques producto del sistema binominal. Reconozco que ese sistema político modera y equilibra. Pero de repente uno se da cuenta de que siempre son los mismos. Muchos de los actuales candidatos a parlamentarios van en su tercera reelección. Son los mismos, son los históricos, los fundacionales. Dentro de esos conglomerados no hay democracia. Después, yo miro a gente como Andrés Allamand, a quien le tengo un gran aprecio, pero me habría gustado que tuviera un competidor.
¿Para que la competencia lo legitimara?
Evidente, porque a partir de eso que pasó en Valdivia con Allamand se puede dar la misma en todas las demás regiones. Y podemos terminar con parlamentarios semidesignados. Entiendo que acabamos de eliminar la figura de los senadores designados... Entonces, es urgente meter más democracia a la política. No puede ser que si tú o yo nos queremos inscribir, tengas que pagar ese impuesto político que les cobran a los independientes que es la condición de reunir 30 mil firmas y no sé cuántos problemas más. Es un tema que hay que discutir. Yo no quiero que me obliguen a votar siempre por los mismos.
Probablemente, para cambiar el modelo la derecha tiene que sensibilizarse con la necesidad de corregirlo. ¿Hay espacio para ello?
La Alianza no ha sido capaz de plantear alternativas razonables ni imaginativas para que el mercado opere de verdad.
¿Cree que, de alguna manera, la derecha se siente obligada a defender esas parcelas de poder?
Bueno, el decil más alto de nuestra sociedad se lleva gran parte de los ingresos y ese decil tiene mucho que ver en las decisiones de la derecha. Ahí hay un problema serio que mucha gente lo piensa, pero que nadie se atreve a decirlo, porque hay muchas conexiones económicas, de amistad, políticas. El enredo es demasiado grande. Es gente que teme decir algo porque puede perder la pega o teme que le pase cualquier otra cosa. Al final, es más cómodo estar donde estamos. Pero lo que sí tengo demasiado claro es que aquí hay un problema de desigualdad que no da para más y hay que entrar a corregirlo.
O sea, ¿el chorreo no funciona?
Funciona a gotas. Eso es lo que, desgraciadamente, ha demostrado la concentración. Porque si estuviéramos en un sistema de mercado con competencia, que funcionara bien, el chorreo sería una realidad. Pero en un sistema que sólo tiene de mercado el nombre, pero todos los poderes están concentrados, el chorreo funciona a goteo. Y tan así es que crecimos a un 6,2, ¿y hacia dónde chorreó el 6,2?
¿Y cómo se mejora esto?
Tenemos que preocuparnos del tema; terminar con esta elite que se pone de acuerdo y que lo pasa bien. Esa imagen se cristaliza en esos grandes eventos que se hacen en el Teatro Municipal, donde todos van de invitados, porque pagar es rasca, y te encuentras con todos los empresarios y con todos los políticos. Ahí está la elite de Chile. Si se llega a caer la lámpara del municipal, queda el desparramo. Ellos están felices, pero qué pasa con el pequeño almacenero, con el viñatero chico o el panadero.
Pero usted también es parte de esa elite, ¿o no?
Por supuesto. Pero tengo derecho a disentir y a decir lo que pienso. Aunque es difícil, muy difícil... Tengo la impresión de que Chile no va a cambiar mientras las elites no suelten la teta. Y creo que va a ser muy difícil que las elites políticas y económicas se decidan a soltarla.
submitted by macana144 to chile [link] [comments]


2018.11.20 02:16 alforo_ La asunción a los cielos de su majestad la reina doña Letizia

El Palacio de la Zarzuela es un recinto que ordenó construir en 1627 el rey Felipe IV a modo de pabellón de caza en el marco incomparable y bucólico del monte del Pardo. Esta es la residencia oficial de los reyes eméritos don Juan Carlos y doña Sofía (que por culpa de las desavenencias del monarca ya no comparten el lecho matrimonial) y su hermana Irene -las infantas lo han abandonado al casarse con prestigiosos varones ejemplo de honorabilidad y honradez - Por lo tanto el reino de España tiene cuatro soberanos que cobran sus respectivos emolumentos, viáticos y gastos de representación a cuenta de los presupuestos generales del estado. Vaya suerte que tienen sus súbditos. La monarquía es la mejor inversión que incluso comprándola con el sistema republicano sale hasta barata.
Mientras, la familia real reside en el Pabellón del Príncipe que es un palacio al estilo renacentista de 3.000 metros cuadrados (1.771 metros cuadrados útiles) construido por el Patrimonio Nacional con un costo de 4.300.000 euros. Un verdadero castillo medieval con foso y murallas vigilado celosamente por la Guardia Real. En la fachada ondea altiva la bandera rojigualda como símbolo imperecedero de la unidad de España.
En el año 2002 el presidente de gobierno José María Aznar se la ofreció a modo de regalo al entonces Príncipe de Asturias don Felipe de Borbón (con vistas a su futuro noviazgo) El pabellón del Príncipe se encuentra en una zona aledaña a la Zarzuela rodeado de jardines de ensueño y 14.000 hectáreas de un hermoso bosque Mediterráneo donde retozan, ciervos, gamos y jabalíes. En apariencia de propiedad pública pero “afecto” al servicio y uso de su majestad el rey y de los miembros de la familia real”.
El rey recibe una cantidad global de casi 8.000.000 millones de euros de los presupuestos generales del estado destinada el sostenimiento de la familia real y que él distribuye a su libre albedrío. No olvidemos que la monarquía es inviolable y está blindada por los partidos mayoritarios PP. PSOE y Ciudadanos. Patrimonio Nacional o la Guardia Real cuentan con un presupuesto de 150 millones de euros anuales y casi 3.000 trabajadores - Teóricamente dependientes del gobierno central, pero en la práctica al servicio de la Casa Real.
En el Pabellón del Príncipe igualmente se hallan las oficinas de la Casa del Rey, el Cuarto Militar -dirigido por el almirante Juan Ruiz Casas- el jefe de protocolo y una sección donde se alojan los siervos, pajes, criadas, doncellas, camareros, amas, mucamas, mayordomos, institutrices, preceptores, ayos y palafreneros. Aparte de los miembros de los cuerpos de seguridad del estado, escoltas y edecanes. Como a doña Letizia el estamento castrense le produce cierta repulsa ha prohibido el toque de corneta, la izada y arriada de bandera y el homenaje a los caídos. Pero esto no es óbice para que la capitana general de los ejércitos luciendo sus mejores galas con peineta y mantilla amadrine los navíos de guerra, carros de combate, aviones bombarderos o participe en la jura de bandera de los agentes de la Guardia Civil.
Quizás el recinto más importante del palacio de la Zarzuela sea la cocina real donde los fogones permanecen encendidos las veinticuatro horas del día. Y esto se debe a que en cualquier momento sus altezas reales exigen los más extravagantes caprichitos gastronómicos. El responsable del mismo es José Roca, cocinero mayor del reino, y experto en complacer los paladares más exquisitos. (tanto de la familia real como los invitados VIP)
Los proveedores oficiales de la Zarzuela se esmeran en aportar los productos de primerísima calidad, biológicos y con denominación de origen certificado: el mejor pollo de corral, la selecta carne vacuno o de porcino, sobre todo, el solomillo del grupo Norteños, sin pasar por alto el cordero o cochinillo de Segovia, la pechuguita de pavo, el jamoncito serrano o de jabugo, y el pescado como es habitual de Pescaderías Coruñesas, el caviar, las angulas, los centollos, los percebes, las langostas, las parrochas, el salmón del Sella, sin olvidar las verduras y hortalizas frescas y una extensa variedad de postres: frutas tropicales, la tarta de Santiago, los casadielles, las yemas de Ávila, la crema catalana, el pastel cordobés, las ensaimadas de baleares o el arroz con leche. Entre tanto en la bodega reposan vinos incunables tanto de España como del mundo entero lo mismo que una extensa variedad de brandys, vodkas, cavas y champagne.
No sabemos lo que pensarán los obreros o los trabajadores que se levantan a las 6 de la mañana a cumplir con su dura jornada diaria ¿Tal vez se le dibujará en su rostro una sonrisa al saber que parte de sus impuestos se dedican a mantener la familia Real y a su extensa prole? Eso sin hablar del tiempo de ocio que ocupan principalmente en saraos, los fiestonones, banquetes, duelos gastronómicos, cacerías, monterías, corridas de toros, regatas o cruceros de placer.
A través de una pantalla de televisión y gracias a la magia de las ondas hertzianas la presentadora del telediario de la segunda cadena Letizia Ortiz logró cautivar al príncipe Felipe (un coloso de 1.90 de estatura dotado de una inteligencia superior) que cayó presa de un súbito encantamiento virtual. Un cuento de hadas solo comparable al romance de Romeo y Julieta.
El soberano o soberana (porque ya se ha abolido la ley Sálica) de las Españas se elige “democráticamente” en el lecho nupcial. Esto significa que si alguno de los espermatozoides del soberano fecunda con éxito el santísimo óvulo de su majestad a los nueve meses alumbrará un ser pluscuamperfecto que guie los destinos del reino.
Las actuales hijas de la pareja real son dos hermosas infantas rubias y de ojos azules, étnicamente arias, católicas y apostólicas ya que están emparentadas por un lado con los emperadores Bávaros y por el otro con don Pelayo. En este caso la corona ha recaído en la infanta Leonor, princesa de Asturias, quien, por obra y gracia del espíritu santo, será la nueva reina de España asegurando así la perpetuidad de la dinastía borbónica.
La rutina diaria de sus majestades está marcada por una apretada agenda institucional propia de tan alta investidura. El jefe de la Casa Real es el encargado de planificar cada una de las actividades oficiales y extraoficiales de Felipe VI -el Jefe de Estado y capitán general de los ejércitos- y de su consorte la reina doña Letizia.
El cirujano Antonio de la Fuente y los médicos del clínica Ruber han atendido a la reina Doña Letizia (por motivos de salud, se afirma) en los últimos 14 años. Al parecer su majestad está obsesionada con su aspecto físico (la perfección hedonista) ¿cuánto han costado estas carísimas operaciones y tratamientos? Cualquier esfuerzo es poco para elevar su autoestima y garantizar su felicidad. ¿Alguien se atreve a cuestionarla? Quien lo haga inmediatamente será acusado de antiespañol, separatista o comunista y condenado a la picota. Su alteza serenísima doña Letizia está a punto de terminar el proceso de metamorfosis y pronto los súbditos podrán presumir de tener la reina más bella del universo.
Gracias a las incontables operaciones de cirugía estética (que son un secreto de estado) la reina ha conseguido superar el canon de belleza griega. De veras que luce como una adolescente a pesar de haber cumplido 46 años. En su currículo extraoficial consta una septorrinoplastia para corregir el tabique nasal, la elevación de los parpados con silicio orgánico y tocoferol, una mentoplastia para suavizar el mentón tan prominente, el aumento de pechos con implante de silicona con el fin de realzar el busto, la eliminación de las bolsas de los ojos, el arreglo de los dientes con brackets (ortodoncia) La reina por ley y cueste lo que cueste debe ser eternamente joven y subir incorrupta al reino de los cielos. Por prescripción médica también se le han recomendado tratamientos corporales y faciales: infiltraciones de ácido hialurónico sintético para rellenar los surcos de las arrugas, las inyecciones de hidroxiapatita de calcio para realzar los pómulos, la toxina botuniloica para relajar la expresión de la frente, el botox para estirar la piel o colágeno para rejuvenecerla. Los halagos y piropos se multiplican y llueven a su paso los pétalos de rosas. Esas joyas que exhibe en los desfiles de modas le otorga un cierto halo de divinidad: la tiara de lis, el emblema de los Borbones, y regalo de Alfonso XIII a su prometida la princesa Victoria Eugenia de Battenberg, la tiara de diamantes que le ofreció Franco a la reina Sofía con motivo de su enlace matrimonial, dos pulseras de la firma Cartier, los collares de perlas finas de Tiffany Victoria, la diadema prusiana de platino, diamante y brillantes, los pendientes aguamarina y zafiros, los anillos de oro engastados con esmeraldas.
Pertenecemos a una sociedad en la que prima la imagen y el culto al cuerpo. Por lo tanto la reina Letizia está constantemente expuesta al juicio mediático que se emite a través de la prensa, la radio, la televisión o las redes sociales (tanto a nivel nacional como internacional) Esta sobreexposición bestial la soberana la afronta con coraje y valentía. Suena la marcha real y nadie puede hacerle sombra pues su majestad es el centro del universo. Tales delirios de grandeza los disimula con una sonrisa de cumplido o un gesto mayestático que define su recio carácter. Cada movimiento suyo está impregnado de glamour, y un irresistible atractivo erótico y hasta sexual que provoca un desmedido apasionamiento. Doña Letizia es la estrella de las revistas del corazón y la prensa rosa de los cinco continentes, ella es la best seller, la número uno que agota todas las ediciones, y acapara todas las portadas. ¡Letizia, Letizia! la plebeya nieta de un taxista ha sido coronada en lo más alto del Olimpo.
¿Cuál es el papel de la reina? ¿Acaso todos piensan que es meramente representativo? ¿un jarrón chino? Doña Letizia tiene que cuidar la imagen pública puesto que es el mascarón de proa de la marca España. Su belleza y sensualidad es el mejor gancho y propaganda para asegurar el éxito en los contratos, inversiones, transacciones y exportaciones que son un factor determinante para el buen funcionamiento del PIB (producto interior bruto) o la estabilidad de la prima de riesgo. Es una excelente relaciones públicas y las multinacionales españolas están de plácemes. La reina también toma decisiones ya que prudentemente le susurra al oído de su majestad Felipe VI sus preferencias en los asuntos familiares o políticos. Sus deseos se convierten en órdenes pues al fin y al cabo los acontecimientos más cruciales del reino se deciden en la cama o en los mejores restaurantes.
Nadie ha podido desvelar el patrimonio de la familia real española pero se especula que podría elevarse a unos 150.000.000 millones de euros. No hay que ser mal pensados porque todo este dinero es producto de sus abnegados servicios a la patria. La dinastía borbónica a través de la historia se ha distinguido por su proverbial honradez, jamás han ejercido de lobistas, ni han cobrado comisiones, ni se le conocen corruptelas o cuentas en paraísos fiscales como pretenden insinuar sus más encarnizados enemigos.
Algunos envidiosos sostienen que es una afrenta intolerable tamaña exhibición de opulencia y derroche por parte de la familia real. Más bien lo que deberían hacer es predicar la austeridad pues en el reino de España existen millones de marginados y empobrecidos víctimas de la crisis económica.
Los defensores de la monarquía responden que este es un estúpido argumento populista con el que intentan los antisistema destruir una de las instituciones más queridas por los súbditos españoles. La monarquía representa la unidad de España y es la garante del estado de derecho, la libertad y la democracia. Así lo decidieron los súbditos cuando en el referéndum constitucional de 1978 aprobaron con el 87% de los votos la restauración borbónica. Refrendando así la voluntad testamentaria del caudillo Francisco Franco que eligió al príncipe don Juan Carlos como su sucesor.
No quiero ni pensar si llegará a fallecer nuestra sacrosanta y serenísima reina –Dios la guarde por muchos años- seguro que al día siguiente no saldría el sol y sus criadas, amas y siervas serían enterradas vivas junto a ella en una magnánima ceremonia faraónica. El rey inconsolable perdería la razón y muchos de sus súbditos preferirían el suicidio antes que soportar la ausencia de tan augusta benefactora. El doblar de las campanas, el luto oficial indefinido, las banderas a media asta, y el desgarrador llanto de las plañideras sumirían al reino en la depresión más espantosa.
Su majestad se pasa las horas muertas en el tocador de la alcoba ensimismada frente a su espejo pronunciando el clásico conjuro: “espejito mágico espejito de oro ¿quién es la más linda? Dímelo tesoro” El genio le responde con voz impostada: “nadie en el reino es capaz de eclipsar a vuestra excelencia ¡doña Letizia es las más guapa, guapa, guapa!” Coqueta y vanidosa lanza un suspiro de alivio mientras los poetas palaciegos le cantan versos laudatorios: ¡¡Oh, gloria inmarcesible!! ¡¡oh, júbilo inmortal!! Escribirán su nombre en letras de oro en los anales de la historia, se le levantarán estatuas, bustos, se erigirán monumentos en su honor; eternamente adulada por sus súbditos que le hacen reverencias, besan sus purísimas manos y se rinden a sus pies. La revista Hola, el boletín oficial de la Casa Real, el Diez Minutos, Lecturas o Semana lanzan ediciones extraordinarias para ponderar el regreso de Sissi emperatriz resucitada.
El culto a la personalidad es una de las máximas virtudes de nuestra monarquía “constitucional” y ya comienzan a bautizarse con su nombre estadios, aeropuertos, salas de teatro, hospitales, y hasta tanatorios. Por real decreto ley la foto oficial de sus majestades debe presidir los ayuntamientos, colegios, universidades, cuarteles, estaciones de policía, edificios oficiales, embajadas, etc. Tal epidemia de narcisismo es otra prueba más de la soberbia imperial españolista.
A las famosas peluqueras Luz y Gema se les ha encomendado la heroica misión de cuidar la sedosa cabellera de su majestad. Ambas cumplen una extenuante jornada de trabajo que comienzan al toque de diana (6 de la mañana) -casi todos los días del año sin excepciones-. Son memorables sus eximias obras de arte: el moño rizado, el flequillo ladeado, la coleta sutil, el clásico recogido de bailarina, el pelo liso, ondas retro, corte bob, las mechas más claras, más oscuras, el alisamiento, la melena rizada. Pero hay algo que no han podido evitar y es que a la reina se le caiga el pelo (por culpa del excesivo uso de tintes, acondicionadores y demás menjurjes) y neutralizar la aparición de las primeras canas. El desgaste de su tupida cabellera es más que evidente y se teme-que si no se toman las medidas oportunas- en un corto periodo de tiempo, pueda quedarse calva. Para evitar tamaña tragedia que la condenaría a usar una incómoda peluca se le está aplicando un revolucionario tratamiento de choque a base de champús y lociones especiales por parte de los más prestigiosos dermatólogos de España. Se ha descubierto que su alteza real es alopécica nerviosa por lo que sus psicólogos le han recomendado la práctica del bikram yoga. Dejar su mente en blanco es la mejor terapia para que recupere el equilibrio y la armonía cósmica.
Sus asesores y estilistas encabezadas por Eva Fernández estudian cada gesto de su expresión facial y corporal. Sencillamente su majestad es una las más cotizadas “influencers” del mercado, una top model de insuperable valía que se la pelean las más importantes firmas a nivel nacional e internacional. Es necesario que doña Letizia conserve la línea con una exhaustiva dieta Perricone tan popular entre las estrellas de Hollywood. La reina está flaca, muy delgada ¡oh virgen santa! ¿Será anoréxica? O a lo mejor sufre alguna dolencia grave porque parece más un saco de huesos. ¿Quizás sea el efecto de una mala relación con Felipe VI, sus suegros o la familia real? Al fin y al cabo ella es una intrusa, una plebeya vulgar y corriente. Con razón se siente odiada por sus súbditos que la consideran una advenediza carente de rancio abolengo.
Su católica majestad siempre se le ve tan etérea y angelical. Su piel tersa y sin una arruga demuestra que está bendecida por la madre naturaleza (y las incontables sesiones en la cámara hiperbárica) De su look ultra natural se encarga el su súper maquillador Daniel Vicente: primero que todo el bálsamo para los labios antes de repasarlos con color carmín (1001 pintalabios ) y una delicada sombra de ojos Cooper (favorita de las modelos) Todos los cortesanos tienen que quedarse maravillados con sus pestañas larguísimas rizadas con rímel que resaltan sus bellísimos ojos verdes que se vuelven chispeantes al enmarcarlos con un khol negro. Y para rematar el toque pastel sobre sus parpados que da luz a sus poderosísimas cejas. Menos mal que el palacio de la Zarzuela está muy bien abastecido con la más alta gama de cosméticos: L’Oréal Paris, Vichy, Avon, Mac Mac, Nars o Chanel.
A la reina le encantan los modelos exclusivos de Inditex o Zara, los Massimo Dutti, Uterque, Designers, Remix, Felipe Prieto, Loewe, Carolina Herrera, Nina Ricci, Hugo Boss, Felipe Varela o Estella McCartney. Definitivamente su armario está muy bien abastecido pues se reserva un traje para cada ocasión según las tendencias de primavera, verano, otoño e invierno. Habría que sacar la cuenta de todos los vestidos que ha estrenado (no suele repetirlos) durante los años que lleva de reina consorte. Son tantos que incluso necesita la ayuda de una abnegada doncella que los clasifique y los mantenga a punto. La reina por su suprema elegancia es el espejo en el cual tienen que verse reflejadas las mujeres españolas. En el fondo es una feminista radical que para sobrevivir tiene que adaptarse a las veleidades del régimen monárquico (papista) patriarcal.
En el tema de los zapatos su majestad también es muy exigente ya que sus delicados pies deben calzar las mejores marcas: Blahnik, Magrit, Pura López, Mango, Prada Miu Miu, Lodi, Carolina Herrera. Su zapato fetiche es el de tacón de aguja de Magrit. En su zapatero guarda más de 500 pares de zapatos de súper lujo (a cargo de los presupuestos generales del estado, por supuesto) Sin lugar a dudas que va camino de convertirse en la nueva Imelda Marcos (esposa del dictador Ferdinand Marcos) que tenía más de 1000 pares de zapatos. Otro de sus complementos favoritos son los bolsos cuyas marcas favoritas son: Uterque, Magrit, Felipe Varela, Carolina Herrera, Lidia Faro, Roger Vivier, Malababa, Cucareliquia, Adolfo Domínguez, Ángel Schlesser, Hugo Boss, Según los periodistas de la prensa del corazón posee más de 300. Aunque son apenas un adorno porque ella no necesita ni documentos, ni tarjetas, pues una sola palabra suya basta para cumplir cualquiera de sus caprichos.
Pero en la vida de doña Letizia no todo es frivolidad ya que en su corazón prevalece el espíritu altruista y solidario. La nueva madre Teresa de Calcuta apoya incondicionalmente a las ONGs y demás organismos de ayuda humanitaria que se empeñan en redimir a los más pobres y afligidos. Con sus manos caritativas acaricia a los huérfanos y menesterosos que ante su luminosa presencia renacen de las cenizas.
En la novela “Piel de Zapa” de Balzac el argumento central es la búsqueda del elixir de la eterna juventud, mejor dicho, el deseo de la longevidad aunque sea a costa de venderle el alma al diablo. En “El retrato de Dorian Grey” el genial escritor irlandés Oscar Wilde desarrolla la tesis de que lo único que vale en la vida es la belleza, el atractivo físico y la satisfacción de los sentidos. La Reina Letizia desea mantenerse tan joven como Dorian cuando Basil lo retrató en el cuadro. Porque la figura pintada en la tela es la que envejece y no el personaje real. El mito de Dorian Grey es una hipócrita mascarada que arrastra a aquellos que caen en sus tentáculos a la cruel autodestrucción. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=249185&titular=la-asunci%F3n-a-los-cielos-de-su-majestad-la-reina-do%F1a-letizia-
submitted by alforo_ to podemos [link] [comments]


2017.11.30 18:00 AreaParticipacionRM Domumento 2 Camina Podemos: La Región de Murcia ante el debate del cambio constitucional y el reconocimiento de un Estado plurinacional y federal"

La Región de Murcia ante el debate del cambio constitucional y el reconocimiento de un Estado plurinacional y federal MAQUETADO Y DISPONIBLE PARA DESCARGAR DESDE AQUÍ
  1. Podemos Región de Murcia rechaza la ofensiva política lanzada por el Partido Popular (y Ciudadanos) contra el Estado de Las Autonomías con una pretensión apenas disimulada de recentralización estatal. Por el contrario, reconocemos que el autogobierno conseguido por la Región de Murcia en estas cuatro décadas ha posibilitado acercar a la ciudadanía las instituciones políticas y generar dinámicas de regionalización de todos los ámbitos de la vida social. Consideramos, sin embargo, que ha llegado el momento de una profundización del autogobierno en un sentido federal para hacer frente a los nuevos desafíos planteados por la crisis económica, social y política que se abrió en 2008.
  2. La principal deficiencia del Estado de las Autonomías, que ha perjudicado a las regiones periféricas como la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia, es la ausencia de un espacio de representación institucional de las regiones y nacionalidades con competencias efectivas en las materias que les afectan en tanto que estructuras políticas, culturales y territoriales autónomas. El Senado no ha cumplido con esa función y por tanto el desafío político pendiente consiste en construir una institucionalidad para la representación territorial del país, acorde con las aspiraciones de descentralización democrática de los pueblos de España y que posibilite la resolución de los graves problemas de financiación, respeto cultural y desarrollo competencial de las regiones. La creación en 2004 de la Conferencia de Presidentes de CCAA y Ciudades Autónomas en 2004 expresa, implícitamente, la imposibilidad de abordar los problemas territoriales de España desde el Senado y tampoco ha servido de mucho.
    En ausencia de una institucionalidad de representación territorial lo que ha funcionado son las negociaciones bilaterales entre el gobierno autonómico y el central lo cual ha conducido a una lógica de diferenciación entre, por un lado, regiones ganadoras, conforme a su mayor capacidad de negociación política, y por otro, regiones perdedoras, dado su menor peso político. La Región de Murcia ha sido una región perdedora como lo muestra su pésima infrafinanciación, el déficit de infraestructuras, los problemas del agua, etc.
    Podemos Región de Murcia apuesta por la construcción de una institucionalidad que posibilite la representación territorial de las diferentes regiones y naciones de España y que supere definitivamente el modelo de negociación bilateral que conduce a una profundización de las desigualdades entre regiones ganadoras y perdedoras.
  3. La Región de Murcia continúa siendo una región periférica, esto es, una región de bajos salarios y elevada pobreza con una realidad productiva de bajo valor añadido y productividad, que además acumula importantes agravios respecto a otros territorios en materia de infraestructuras y servicios públicos. La Región de Murcia es una de las regiones más perjudicadas por el modelo de financiación autonómica del Estado español, el cual es injusto, genera agravios comparativos fuertes y, por tanto, incumple el principio de solidaridad. La Región de Murcia ha sido marginada en las inversiones territorializadas del Estado de manera sistemática. El Estado no ha garantizado la financiación por la vía del Fondo de suficiencia global de todas las competencias que se han ido transfiriendo al gobierno autonómico, habiéndose acumulado una «deuda histórica» en la medida en que este fondo no ha funcionado correctamente.
    La salida a la crisis territorial que vive España debe pasar necesariamente, en el caso de la Región de Murcia, por el reconocimiento y resolución de la deuda histórica acumulada que asciende según el Consejo Económico-Social entre 1400 y 2200 millones en los últimos diez años.
  4. El modelo de financiación autonómica del Estado español hace agua por todos lados, siendo la Región de Murcia una de las autonomías más perjudicadas.
    Se trata de un sistema de financiación inestable como consecuencia de sus peculiaridades políticas e institucionales propias del Estado español. Por un lado, los distintos gobiernos centrales no han sido capaces de renunciar a los beneficios electorales que puede obtener mediante la negociación política de las características del modelo de financiación. Por otro lado, existen tres factores institucionales que incentivan la renegociación continua del sistema: 1) las asimetrías entre el sistema de financiación Foral (País Vasco y Navarra) y el de Régimen Común (mucho más favorables al primero, que genera agravios a las Comunidades Autónomas más ricas, las cuales podrían obtener más ingresos con un sistema parecido al Régimen Foral); 2) la excesiva dependencia de las transferencias del gobierno central (la poca autonomía fiscal que tradicionalmente ha existido en el sistema de financiación autonómico), la cual hace que la principal estrategia de los gobiernos autonómicos para aumentar sus ingresos sea presionar para obtener más transferencias del gobierno central (y no tanto aumentar la corresponsabilidad fiscal) y 3) la progresiva transformación del Estado Autonómico (nuevas transferencias a los gobiernos autonómicos) que ha tenido como consecuencia que se haya consolidado la naturaleza "abierta" del sistema.
    No es un sistema justo ni solidario, y ha sido utilizado como un instrumento al servicio de la reproducción de sus intereses políticos. Lejos de actualizar el modelo que caducó en el 2013, han aprobado un Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) que lo que hace es endeudar aún más a las comunidades más endeudadas. La Deuda pública de la CARM en el segundo semestre de 2017 ha crecido en 379 millones de euros y ya está situadaa esa fecha en la escalofriante cifra de 8681 millones de euros.
    En definitiva, el modelo de financiación ha generado enormes agravios comparativos entre comunidades por el reparto injusto que realiza el Estado central, se ha acumulado una deuda histórica descomunal por gestionar mal el traspaso de competencias de los servicios públicos fundamentales y hay un desfase de 2 años entre el momento que el Estado central recauda los impuestos procedentes de la Comunidad Autónoma y el momento en que los cede, lo que provoca un serio desequilibrio financiero entre ingresos y gastos.
  5. Podemos Región de Murcia valora positivamente el reconocimiento de la diversidad plurinacional de España y considera que no es incompatible el funcionamiento “confederal” de las nacionalidades históricas (mediante cupos y hacienda propia) con una solución de las desigualdades territoriales entre los territorios. Para ello, se requiere de una configuración del Estado de carácter federal que se plantee como objetivo una coordinación entre las regiones federadas en un sentido de simetría y equidad que evite el dumping fiscal.
    La imagen de la realidad española no puede limitarse a los trazos gruesos dibujados por los neocentralistas actuales por un lado y a los independentistas por otro. Todo nuevo pacto político que acompañe una reforma constitucional ha de apuntar a una reestructuración de la complejidad del Estado Español que tenga la miras puestas en cómo conjuntar mejor la diversidad política y cultural de los territorios regiones y naciones de España.
    La doble crisis social y territorial, que padece el país, ha puesto de manifiesto que el Estado español necesita llevar a cabo una reforma para avanzar en un marco institucional que favorezca la integración territorial y social de sus regionales y naciones, que debe avanzar en los siguientes aspectos:
.* Tribunal constitucional: Es necesario resolver los procesos de elección de sus miembros e impedir que se conviertan en mera representación de los intereses partidistas que replican los criterios de proporcionalidad de los apoyos parlamentarios. Sin olvidar, abrir la posibilidad de avanzar hacia un poder judicial federalizado.
.* Incorporación de las CC.AA a las relaciones intergubenamentales: Institucionalizar de manera efectiva foros como la Conferencia de Presidentes, a la que se podría otorgar un carácter consultivo periódico, podría mejorar la articulación del Estado autonómico. Ello requiere la concreción de una cultura federal, una auténtica cultura de la colaboración intergubernamental
.* Constitucionalización de las reglas básicas de financiación autonómica: La constitucionalización del principio de ordinalidad como restricción sería una solución en conjunto de solidaridad y autonomía.
.* Reflejo constitucional de la plurinacionalidad del Estado: avanzar hacia una estructura federal del Estado a fin de que sea apto para un sociedad multinacional, en el que se reconozca explícitamente la multiplicidad de naciones que encierra en su seno.
.6. Podemos Región de Murcia defiende los siguientes principios sociales básicos de articulación territorial del Estado:
Garantizar los Servicios Públicos Fundamentales por encima de todo, lo que implica el inmediato abandono de la mal llamada “consolidación fiscal” (que ha provocado un deterioro en los recursos disponibles). El Estado en su conjunto debe garantizar esos Servicios Públicos Fundamentales a los que consideramos necesario incluir las prestaciones por dependencia. Para ello hay que reforzar el Fondo de Garantía de Financiación de los Servicios Públicos Fundamentales.
La nivelación entre los recursos de los distintos territorios se consigue respetando el principio de ordinalidad (al mantener el orden tras transferencias) y el de solidaridad (al garantizar la financiación basada en las unidades de necesidad). Proponemos ampliar el Fondo de Convergencia Interterritorial, y dotar a la inversión de los P.G.E. unos criterios específicos que permitan territorializarla y fomentar la convergencia regional.
Fomentar una mayor autonomía para así conseguir una mejor gestión basada en un modelo federal y plurinacional. Mediante la reforma del sistema de cuenta (para que sea mucho más rápido) y la eliminación del FLA. Avanzando progresivamente en una agencia federal de la administración tributaria.
Gobiernos, territorios, regiones y naciones han de colaborar en mantener la “unidad en la diversidad, que el sistema federal pone en juego. Federalismo es más autogobierno pero también más gobierno compartido social y colaborativo.
.7. Podemos Región de Murcia considera que el Estado puede asumir la convivencia de dos sistemas de financiación autonómica, concierto y reparto, siempre que la financiación normativa por habitante a competencias homogéneas sea la misma en todos los territorios y previa atenuación en función de factores de nivelación territorial que garanticen la solidaridad entre los territorios.
Para hacerlos compatibles debe acometerse una reforma “político-institucional” que dote al Consejo de Política Fiscal y Financiera, al Senado o a un órgano de nueva creación en que los los acuerdos entre Comunidades Autónomas adopten los acuerdos relativos a financiación y normativa sobre tributos de forma colegiada. Los ingresos de las principales figuras tributarias los seguiría realizando el Estado pero se coordinarían las capacidades normativas autonómicas (sobre tributos propios y cedidos) a fin de evitar prácticas de dumping fiscal.
Los principios que deben regir la financiación que la Región necesita (no olvidemos que la nuestra es la segunda Comunidad Autónoma peor financiada) son los siguientes:
-Máxima territorialización de los tributos, utilizando los tributos indirectos estatales como base para establecer los fondos de Nivelación territorial. -Nivelación de la financiación por habitante. -Armonización de las normas tributarias autonómicas en materia de tributos propios y cedidos. 
.8. Podemos Región de Murcia considera que dentro del nuevo modelo de España plurinacional, se reconozca la problemática específica del campo murciano relacionada con el agua. La crisis hídrica que vive nuestra tierra es solo el epílogo del tema-sociedad que ha marcado nuestra construcción identitaria en las dos últimas décadas. Por ello hemos de resolver esta encrucijada del modelo productivo agrícola murciano, lo cual debe ser una prioridad indiscutible ahora que el PP de Tejerina y Rajoy han decidido definitivamente romper el discurso tradicional trasvasista del agua de la derecha murciana. Además, poder mostrar un modelo sostenible y garantista para el campo murciano supone, al mismo tiempo, ejercer un liderazgo político para toda la vertiente mediterránea española, huérfana de propuestas políticas consistentes que permitan compatibilizar empleo, ecología y solidaridad en un contexto de agudización de la sequía y de cambio climático.
En un contexto de cambio climático, la fuerte sequía tanto hidrológica como meteorológica no puede interpretarse como algo puntual. Es por ello que se hace necesario cambiar el patrón de intervención de las políticas de gestión de aguas y planificación hidrológica diseñando mecanismos, no solo técnicos, sino también de carácter institucional con el objetivo de alcanzar una gobernanza adecuada del agua y de la sequía a escala de Demarcación, especialmente en las de las zonas semi-áridas como la del Segura.
Resulta imprescindible abordar los cambios legislativos e institucionales oportunos que hagan posible la participación efectiva de todas las administraciones y usuarios del agua en la planificación de las aguas y en la gestión de la sequía. Por este motivo, de forma complementaria, pero de manera más ambiciosa al papel que desempeñan los organismos de cuenca, apostamos por la correcta implementación de un organismo ya previsto en la DMA, el Comité de Autoridades Competentes (CAC), que incluya entre sus funciones la gestión de la sequía de manera prioritaria.
Desde Podemos Región de Murcia exigimos su correcta implementación del CAC, dotándole de capacidad de decisión sobre planificación y gestión de la sequía, teniendo en cuenta que la propia Ley de Aguas y la DMA ya les atribuye la función de garantizar la adecuada cooperación en la aplicación de las normas de protección de las aguas.
Precisamente por su propia funcionalidad este órgano resulta más pertinente que nunca al estar configurado como órgano de cooperación en todo lo relativo a la protección de las aguas, ya que podrá incorporar en su seno a todas las escalas de la Administración Pública y de las diferentes políticas sectoriales de competencia autonómica como la agraria, la ambiental y la hídrica. Entendiéndose también integrada en este órgano la Administración Local en cuánto a su responsabilidad sobre abastecimiento y saneamiento a poblaciones.
A nivel de planificación Podemos Región de Murcia el uso y aplicación de los Planes Especiales de Sequía en la Cuenca del Segura (PES) que, una vez revisados para adaptarlos a la DMA y corregidas las deficiencias detectadas por la Comisión, conforman el mejor instrumento para hacer frente a la difícil situación que vive la Región de Murcia. Del mismo modo, apostamos por aplicar los planes de emergencia en situaciones de sequía para los municipios de más de 20.000 habitantes, ambos prácticamente olvidados por el gobierno del PP durante más de una década.
.9. Podemos Región de Murcia considera que dentro del nuevo modelo de España plurinacional, se reconozca la problemática específica del campo murciano relacionada con el agua. La crisis hídrica que vive nuestra tierra es solo el epílogo del tema-sociedad que ha marcado nuestra construcción identitaria en las dos últimas décadas. Por ello hemos de resolver esta encrucijada del modelo productivo agrícola murciano, lo cual debe ser una prioridad indiscutible ahora que el PP de Tejerina y Rajoy han decidido definitivamente romper el discurso tradicional trasvasista del agua de la derecha murciana. Además, poder mostrar un modelo sostenible y garantista para el campo murciano supone, al mismo tiempo, ejercer un liderazgo político para toda la vertiente mediterránea española, huérfana de propuestas políticas consistentes que permitan compatibilizar empleo, ecología y solidaridad en un contexto de agudización de la sequía y de cambio climático.
.10. Una España plurinacional y diversa no solo debe buscar la cohesión entre regiones sino también la cohesión entre las realidades urbanas y rurales. La España rural encuentra en nuestra Región uno de sus tradicionales asentamientos, debiendo resolver las situaciones de éxodo territorial y despoblamiento que la azotan. Mantener unos pueblos vivos no pasa por grandes proyectos de infraestructuras y sí por encontrar una posibilidad de desarrollo sostenible en todos estos enclaves que los hagan atractivos para la población joven, superando el déficit de servicios públicos y representatividad. Fijar población y evitar desequilibrios intraterritoriales nos acerca al objetivo de un país más justo y diverso.
submitted by AreaParticipacionRM to PlazaRegionMurcia [link] [comments]


2016.06.22 08:18 EDUARDOMOLINA Ignacio Escolar. Periodismo es pedir cuentas al poder. La prensa impresa en España hace años que está muy lejos de la sociedad española. Hay un tipo de periodismo que cree que su papel es mandar, en vez de fiscalizar a los que mandan.

http://www.eldiario.es/escolaPeriodismo-pedir-cuentas-poder_6_529207111.html
"Cuando me ofrecieron participar en este foro me dieron varias fechas a elegir: en junio, en julio o en septiembre. Escogí esta semana, en la recta final de la campaña electoral, siendo muy consciente de que era la peor para los políticos y que por tanto la asistencia a mi conferencia se iba resentir, que no podría presumir en la sala de muchos altos cargos del Gobierno o de la oposición, esos nombres que dan relumbrón a estos encuentros.
Agradezco a los políticos que, a pesar de la campaña, han querido venir. Espero que el rato os merezca la pena. Pero creo que uno de los problemas que ha tenido la prensa española en las últimas décadas ha sido precisamente este: la enorme cercanía al poder político y su distancia cada día mayor de los lectores; de la sociedad a la que nos debemos y a la que informamos.
Marty Baron, el actual director del Washington Post, y hoy uno de los directores de periódicos más de moda –es uno de los protagonistas de la película Spotlight– tiene una definición sobre mi oficio que a mí me gusta especialmente. “Periodismo es pedir cuentas al poder”. Es una buena definición porque es breve y porque es directa. Porque se entiende, y que te entiendan es parte vital de mi oficio.
En esta charla hoy yo también quiero ser breve y directo, para que se me entienda. No pienso callarme nada. Y quiero hablar de periodismo. Como decimos en eldiario.es, de periodismo a pesar de todo.
Mi oficio no ha tenido una edad de oro en España. No lo fueron los años 40, 50 y 60, las décadas en la que los grandes diarios europeos multiplicaron sus tiradas y se consolidaron. Aquí eso no pasó, porque en esos años el periodismo en España estaba sometido a la censura.
Fueron mucho mejores para la prensa española la década de los 70 y los 80, el periodismo de la transición. Es en esos años y después, en los 90, cuando el periodismo español sin duda florece y vive sus mejores años. Yo aprendí a leer con esos periódicos, con el diario El País, fundamentalmente, que ha sido con mucha diferencia el mejor periódico jamás publicado en España; la institución periodística española más sólida, veraz y creíble de todas las que ha creado mi oficio en este país. Un diario en el que hoy no me reconozco.
En la transición, nacen las mejores virtudes del periodismo en España, pero también sus principales defectos; unos vicios que entonces eran sobradamente compensados con las ventajas de aquella prensa pero que, con los años, se van haciendo más grandes. A todos nos pasa: la edad suele agravar nuestros defectos. A veces compensa la experiencia que ganas con los años. En otras ocasiones, se confunde la sabiduría con la soberbia.
El pecado original de ese periodismo de los años 70 y 80 –insisto, tan exitoso– está en su enorme cercanía con el poder político y económico. En ausencia de una sociedad civil organizada, durante la Transición, la prensa ocupó un lugar mayor del que le correspondía y se articuló como un poder más, no como un contrapoder.
Ahí nace ese periodismo que cree que su papel es mandar, en vez de fiscalizar a los que mandan. Que concibe el periodismo como otra manera de hacer política sin pasar por las urnas y sin asumir después las responsabilidades. Que piensa que nuestro trabajo consiste en quitar y poner presidentes, ministros o líderes de la oposición. Que presume de “responsabilidad de Estado”, mientras trata a los ciudadanos como si fueran menores de edad.
Yo no creo en esa prensa. La función del periodismo es informar, no mandar. Nuestros clientes son los lectores, no las élites políticas o económicas. Nuestros valores, por nobles que sean, no pueden estar por delante del valor fundamental para la prensa: el del respeto por la verdad.
Los debates profesionales sobre la objetividad, la honestidad, el rigor… están muy bien. Pero la norma más básica de mi oficio aparece ya en uno de los códigos éticos más antiguos que existen, en los diez mandamientos. El octavo: No mentirás.
Hace unos días, la Universidad de Oxford y el Instituto Reuters publicaron su último informe anual sobre el periodismo en el mundo. En la edición anterior, la prensa española aparecía como la menos creíble de los once países analizados en Europa. En esta edición, los resultados no son tan catastróficos y sitúan a la prensa española en la media europea: mejor que la griega, la turca o la italiana; peor que la alemana, la holandesa o la inglesa.
Sin embargo, cuando se bucea en los cuadros de este informe del Instituto Reuters aparecen algunos datos muy reveladores. El más llamativo: que existe en España una enorme brecha generacional también en la confianza de la prensa. Cuanto más mayores son los lectores, más se fían de la prensa. Cuanto más jóvenes, menos confianza nos otorgan. Y entre los españoles menores de 45 años, y especialmente entre los menores de 35, la credibilidad de la prensa se hunde. Casi el 70% de los jóvenes no confía en los medios de comunicación españoles. Y si los jóvenes no creen en la prensa, ¿qué futuro le espera a la prensa?
Este sesgo de edad coincide con otra brecha generacional hoy muy presente: la que existe entre los votantes españoles. La división entre nueva y vieja política está muy presente en el CIS y en todas las encuestas. Por debajo de 40 años, según las encuestas, es difícil encontrar a votantes del PP y del PSOE. Por encima de 50, apenas hay votantes de Podemos y Ciudadanos.
No creo que esto sea una coincidencia. A la prensa en papel española, a sus cabeceras históricas, les ha pasado algo muy similar a lo que le ha ocurrido a la política tradicional en España. No han querido darse cuenta de que la sociedad española estaba cambiando mucho más rápido que ellos. Se han creído que bastaba con ignorar esa realidad en sus portadas para que España no cambiase. Es un truco que tal vez funcionase antes, pero que ahora ya no cuela porque la prensa ha perdido el monopolio de la opinión pública. La realidad ya no es solo aquello que publican los periódicos.
La prensa impresa en España hace años que está muy lejos de la sociedad española. Un noruego que intentase analizar este país en función de lo que publican en papel los diarios no entendería absolutamente nada, porque la distancia entre lo que se publica y lo que pasa no puede ser mayor. ¿Cómo explicar que en este país, que en el CIS se declara sociológicamente de izquierdas tenga una prensa impresa que se mueve entre la derecha monárquica, la derecha liberal, la derecha clerical y el centro izquierda muy muy moderado? ¿Qué lee toda la gente que ha hecho de Manuela Carmena alcaldesa de Madrid –y me refiero no solo a los votantes de Ahora Madrid, también a los del PSOE, que apoya a Carmena en el Ayuntamiento?
La gran mayoría de la prensa española ha ignorado la noticia política más importante de la última década en España: la del fin del bipartidismo. Pasó por delante de sus narices y ni la olieron.
La prensa cerró sus ojos a la crisis del sistema político y económico español. No supo adelantarse a la aparición de nuevos actores políticos ni creía que el sistema necesitaba reformas profundas hasta que tuvo que rendirse a la evidencia.
En la interpretación más benevolente (para la prensa), se puede decir que no se dio cuenta de lo que estaba pasando por error, por incompetencia. En el peor, y más probable, lo que les pasó fue otra cosa. Que no quisieron hablar de estos temas porque a sus editores no les gustan.
Y la razón por la que a sus editores no les gustan estos temas es porque la crisis económica de la prensa de los últimos años se ha transformado en otra crisis mucho peor: En una pérdida vital de independencia que después ha provocado una crisis de credibilidad, especialmente entre los lectores del futuro.
Decía Jesús Polanco que la mejor garantía de la independencia de un medio de comunicación residía en su cuenta de resultados. En sus beneficios. Tenía toda la razón, y por eso cuando las pérdidas han entrado por la puerta de muchos periódicos, su independencia ha saltado por la ventana.
Cuando una empresa que pierde dinero cada año sigue abierta, hay que preguntarse quién paga esa fiesta y por qué. Más aún si es un sector que cae un 15% en ventas cada año y que todos los pronósticos dan por finiquitado: que no es una empresa que aguante porque confíe en que la situación vaya a mejorar con los años. Esto es lo que pasa con muchos periódicos en España, que siguen saliendo cada día a pesar de que pierden dinero cada día.
Si los periódicos fabricasen tornillos en vez de opinión pública, gran parte de ellos ya estarían cerrados. No lo están porque fabricar opinión pública tiene unos beneficios indirectos que van mucho más allá de la cuenta de resultados de los propios medios.
Cuando un diario está en pérdidas y sigue saliendo cada día, su beneficio hay que buscarlo otro lado. En la influencia política que consigue su dueño, y que rentabiliza por otra vía: con una recalificación, con una adjudicación pública, con una licencia de radio o de televisión, con otro tipo de favores de los poderes políticos. Cuando un diario está en pérdidas y sigue en el kiosco, sus lectores ya no son los clientes. Sus lectores son la mercancía y ese diario ya no es un negocio de periodismo. Es un negocio de propaganda o, en el mejor de los casos, un negocio de relaciones públicas.
No conozco un solo periódico en el mundo que no se califique a sí mismo como “independiente”. No hay nadie que confiese ser “el diario al servicio de la banca” o “el periódico a sueldo del Gobierno”. Pero hay varios indicadores para medir el grado de independencia de un medio de comunicación.
El primero ya lo he dicho: su rentabilidad. Sus beneficios. Cuando un diario entra en pérdidas, su capacidad para soportar las presiones se debilita enormemente.
El segundo está en su propiedad. En qué intereses empresariales ajenos a la información tengan sus dueños. Es difícil que un periódico editado por un constructor que está pendiente de una recalificación sea independiente. Es improbable también que ser independiente sea su objetivo.
Les pongo un ejemplo, que conozco bien. El de mi ciudad: Burgos. Hay dos periódicos en papel. Uno es de un constructor, condenado por corrupción urbanística y que está entre los promotores del famoso bulevar de Gamonal que levantó a todo el barrio en su contra. El otro es de otro constructor, un imputado en la Gürtel. Ambos son rivales en Burgos pero socios en la televisión autonómica de Castilla y León, que paga el Gobierno de la Junta, en manos del PP.
Esa es la independencia de los medios de mi ciudad natal y no se distingue mucho a lo que pasa en otras ciudades.
El tercer indicador de la indepedencia de un medio de comunicación está en su modelo de ingresos. En cómo se financia. Por ejemplo, es muy difícil que un periódico que obtiene más de la mitad de sus ingresos de instituciones públicas gobernadas por tal o cual partido sea independiente. Quien paga manda, o así lo entienden gran parte de los administradores del sector público, que consideran que la publicidad institucional es su cortijo.
La publicidad institucional en España, la forma en que se ha gestionado, se ha convertido en una de las mayores amenazas a la independencia de la prensa. Se reparte de forma opaca y arbitraria, como se demuestra cada vez que se publican datos concretos.
Hace poco se publicaron algunos, sobre el reparto de la publicidad institucional del Canal de Isabel II durante los gobiernos de Esperanza Aguirre e Ignacio González, esos supuestos “liberales” que gestionaron el dinero público con criterios completamente intervencionistas.
El Canal, una empresa pública, se gastó en la última década 55 millones de euros en publicidad, que se repartió a dedo entre los medios afines al aguirrismo. A ver si se creen que la buena prensa de Esperanza Aguirre salía gratis.
Por poner un ejemplo: el desconocido portal de información Nuevatelevisión.com se llevó medio millón de euros del Canal. En el mismo periodo, elconfidencial.com , el líder de la prensa digital en España, obtuvo 60.000 euros y eldiario.es apenas 7.000 euros en tres años.
Entenderán estas cifras mejor si les explico que el desconocido diario digital Nuevatelevisión.com fue fundado por el exsecretario de Comunicación de José María Aznar, Miguel Ángel Rodríguez. Mamandurrias.
Además, de la rentabilidad, de la propiedad y de los ingresos, Y el cuarto indicador que sirve para medir tu independencia está en las deudas. En cuánto dinero debes y a quién se lo debes.
La deuda es clave para explicar la situación de muchos de los grupos de medios españoles que, en los años buenos, como le pasó a muchas otras empresas españolas, se endeudaron hasta la camisa. Y cuando la burbuja del crédito barato estalló, han visto cómo su independencia estallaba con ella. Hoy la banca, a través de la deuda, es el principal editor de prensa en España. Y es difícil que un periódico en manos del sector financiero pueda pedir cuentas al poder, como decía Marty Baron. Por poner un ejemplo más concreto: que El País diese una cobertura tan superflua sobre la lista Falciani o que no publicase prácticamente nada de los SwissLeaks se entiende mejor cuando explicas que el banco suizo HSBC era uno de los principales acreedores del grupo Prisa, y que después, a través de la deuda, se ha convertido en uno de sus principales accionistas.
Cuatro indicadores: la rentabilidad, la propiedad, el modelo de ingresos y la deuda. La independencia se resume en cuatro preguntas. ¿Eres rentable? ¿Quién es tu dueño? ¿Quién te paga? ¿A quién le debes dinero?
En eldiario.es presumimos de independencia porque podemos contestar a estas cuatro preguntas con la cabeza bien alta.
Somos un medio rentable desde hace ya tres años, y aún no hemos cumplido cuatro años desde nuestra fundación, en septiembre de 2012. En este tiempo, nos hemos cambiado cuatro veces de oficina.
Empezamos en un ‘coworking’ en Gran Vía 16, en una mesa de 4 personas. De ahí saltamos a Gran Vía 55, a un pequeño piso de 70 metros cuadrados desde donde lanzamos eldiario.es en septiembre de 2012. Entonces éramos solo 12 personas.
En septiembre de 2013, nos mudamos a Gran Vía 60, a una oficina de algo más de 200 metros cuadrados en la que llegamos a ser 24 personas; nos mudamos cuando estábamos a punto de incumplir la legislación laboral porque ya no cabíamos.
Desde el verano pasado estamos en el Palacio de la Prensa de Madrid, en Gran Vía 46. En una redacción de más de 600 metros cuadrados frente a la plaza de Callao donde ya estamos a punto de llegar a los 60 trabajadores. Además, contamos con otros 40 periodistas repartidos entre 13 ediciones autonómicas que están asociadas con eldiario.es.
Seguimos contratando periodistas, programadores, diseñadores, realizadores... porque somos rentables. Porque nos hemos convertido en uno de los diez diarios escritos (que no impresos) de información general más leídos en España. Según el último informe de Reuters que antes citaba, somos la séptima web de información más seguida, por detrás de El País, El Mundo, Antena 3, 20 Minutos, El Confidencial y Marca. Es una posición similar a la que nos da Comscore, que en las últimas olas nos certifica entre 5 y 6 millones de lectores mensuales.
Somos un medio leído y también influyente. Logramos unos datos de audiencia tan altos a pesar de que no tenemos secciones dedicadas al “corazón” o a los vídeos de gatitos. Nuestro menú informativo no hace concesiones a la audiencia a cualquier precio. Esto también se nota en redes sociales, donde somos prescriptores. En las anteriores elecciones generales, un estudio nos situó como el medio de comunicación más tuiteado por los candidatos de los principales partidos.
¿Quién es nuestro dueño? En nuestro caso, la propia redacción. Yo no solo soy el director de eldiario.es. También soy su consejero delegado y principal accionista. Y cuando me siento cada mañana, a las 10:30, con mis subdirectores y redactores jefes, que muchos de ellos también son accionistas, en esa reunión no solo está representada la redacción, sino también la mayoría de las acciones de Diario de Prensa Digital SL. El resto de los accionistas –muchos de ellos están en esta sala– son nuestros compañeros en la gestión administrativa de eldiario.es –como el presidente José Sanclemente o el gerente, Juan Checa– y algunos amigos, como Enric Lloveras y Daniel Bilbao. O mi madre. Ni nosotros ni nuestra empresa editora tenemos más ambición que sacar adelante un diario con la máxima independencia posible. No tenemos otro interés que servir a nuestros lectores. Somos unos periodistas que creemos en nuestro oficio, que creemos en nuestra labor con la sociedad y que queremos cumplir con nuestro trabajo de la forma más profesional e independiente posible.
¿Quién nos paga? En gran medida, nuestros lectores. eldiario.es se financia por publicidad y con la ayuda de nuestros socios, suscriptores que pagan 60 euros al año para garantizar nuestra independencia. Hoy ya tenemos casi 19.000 socios y son todos suscriptores de verdad: no hay ventas en bloque a empresas. Son todo lectores que, uno a uno, se han sumado a nuestro proyecto porque saben que son cruciales para mantener nuestra independencia.
En total, nuestros socios nos aportan casi un 40% de nuestros ingresos. El resto viene de la publicidad. Sin embargo, nuestros lectores son nuestro primer cliente porque ninguno de nuestros anunciantes, ni siquiera los más grandes, nos aporta ni la mitad de la mitad que todos nuestros socios juntos. Mandan los lectores porque pagan los lectores.
¿Y a quien le debemos dinero? A nadie. Hemos conseguido lanzar eldiario.es y colocarlo entre los principales diarios españoles sin deber un solo euro. No tenemos ningún crédito y tampoco debemos favores inconfesables a ningún poder político ni a ningún partido. El porcentaje de nuestros ingresos que viene del sector público no llega al 5%. Probablemente porque no somos muy cómodos a quienes gestionan el sector público.
Pero nuestra independencia no solo se demuestra en la teoría. También en la práctica, con nuestras exclusivas. Porque en eldiario.es publicamos cada día noticias que hoy no se pueden leer en otros medios.
Eldiario.es fue el medio que destapó el escándalo de las tarjetas black. No es que fuésemos los primeros en publicarlo. Es que sin nosotros hoy no estarían imputados Miguel Blesa, Rodrigo Rato y todos los demás consejeros black en la Audiencia Nacional.
En diciembre de 2013, publicamos un correo del secretario del consejo de Caja Madrid donde detallaba los sueldos de los consejeros y explicaba que, además de las dietas, existían unas tarjetas “black a efectos fiscales”. Casi ningún medio se hizo eco de nuestra exclusiva, pero en la actual Bankia sí prestaron mucha atención a esa noticia. Como ellos mismos han explicado, a partir de la noticia de eldiario.es iniciaron una auditoría interna, encontraron las tarjetas black y enviaron toda la información a la Fiscalía Anticorrupción. Por eso llegó a la Audiencia Nacional y sin eldiario.es, y si nuestros socios, hoy Rodrigo Rato, Miguel Blesa y otros tantos no se enfrentarían a acusaciones de cárcel por apropiación indebida.
Estoy convencido de que el efecto de esta investigación periodística va mucho más allá de Caja Madrid o su consejo. Creo que cada vez que la prensa publica un asunto, así, en algún sitio hay un corrupto en potencia que se lo piensa dos veces antes de abusar del dinero público, pagando un masaje con final feliz a costa de los contribuyentes. Nuestro lema es “periodismo a pesar de todo” pero también podría ser “periodismo para cambiar las cosas”. Porque de verdad creo que la función social del periodismo es ésta: fiscalizar a los poderes y combatir sus abusos. Sin prensa independiente, es imposible que los malos comportamientos tengan consecuencias y que la democracia funcione.
Cuando publicamos las Black, casi nadie nos hizo caso. Nos pasa mucho. En las últimas semanas estamos publicando varias informaciones sobre fraude fiscal en España, los papeles de la Castellana. Es una filtración de documentos que recibimos a través del buzón seguro Fíltrala.org y que llevamos meses investigando
Con los Papeles de la Castellana, estamos contando a diario muchos datos concretos del fraude fiscal en España. A diferencia de los papeles de Panamá, aquí damos números y porcentajes: las ridículos cifras que pagaron ante Hacienda muchas de las grandes fortunas por legalizar sus fortunas ocultas en paraísos fiscales. No habrán leído casi nada de estas noticias en ningún diario impreso. Para ellos no es noticia.
Hace unas semanas, sí logramos tomar el kiosco casi al completo. Contamos en primicia que varios importantes futbolistas estaban implicados en el caso Torbe, acusados por dos testigos protegidas a las que la policía da una gran veracidad. Al día siguiente, el Marca, el AS, el Mundo Deportivo, el Sport, el ABC y La Razón abrieron su portada con nuestra noticia. Es la primera vez que nos pasa y es un poco frustrante. Con las black, o con los papeles de la Castellana, no nos citaron tanto.
El éxito de eldiario.es no solo se basa en la independencia y la información propia. También estamos experimentando con nuevas narrativas, nuevos soportes o nuevos formatos. Con un canal de Telegram. Con periodismo de datos.
eldiario.es nació como un pequeño medio minoritario independiente, valiente y combativo. Vamos a seguir siendo independientes, valientes y combativos. Vamos a seguir siendo incómodos, pero no vamos a ser minoritarios. Ya no lo somos.
En los últimos meses, nos hemos aliado con el mejor diario del mundo, The Guardian, para poner en marcha una sección de internacional, que era uno de nuestras tareas pendientes. También somos ejemplo de innovación para Google. El modelo de eldiario.es ha sido seleccionado entre cientos de proyectos europeos y financiarán parte de la tecnología que desarrollaremos para conectar mejor con nuestra audiencia, con esos cómplices que creen en el mismo periodismo que nosotros.
Queremos que eldiario.es sea aún más leído, aún más potente, aún más influyente. Que sea un periódico que sobreviva a sus fundadores.
Estamos lejos de los presupuestos de los grandes medios pero vamos a ser uno de ellos manteniendo los mismos valores, los mismos principios con los que nacimos.
En eldiario.es cada día somos más pero somos los mismos, y nuestro compromiso con los lectores sigue siendo idéntico al del primer día. Buscando en la hemeroteca, he encontrado esta primera declaración editorial que hicimos hace casi cuatro años, en septiembre de 2012.
“Somos un grupo de periodistas con ganas de seguir intentándolo”, decía aquel texto. “Nos mueve la ambición de comprar nuestra libertad, reivindicar nuestro oficio, ser dueños de la redacción en la que trabajamos y garantizar así que la línea editorial sea independiente y no responda a intereses ocultos”.
“Creemos en un periodismo riguroso, independiente y también honesto. Estamos con la libertad, con la justicia, con la solidaridad, con el progreso sostenible de la sociedad y con el interés general de los ciudadanos. Defendemos los derechos humanos, la igualdad y una democracia mejor, más transparente y más abierta”.
Sigue siendo así. Defendemos unos valores pero no a ninguna sigla, a ningún partido. Somos unos locos convencidos de que nuestro trabajo sirve para algo, que sirve para cambiar las cosas, para mejorar la sociedad, para pedir cuentas al poder. Creemos en el periodismo, en el periodismo a pesar de todo."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 03:37 ShaunaDorothy Notas críticas sobre la “muerte del comunismo” y las condiciones ideológicas del mundo postsoviético (Noviembre de 2015)

https://archive.is/QazK6
Espartaco No. 44 Noviembre de 2015
Notas críticas sobre la “muerte del comunismo” y las condiciones ideológicas del mundo postsoviético
Por Joseph Seymour
A continuación publicamos, ligeramente editado, un documento de Joseph Seymour, miembro del Comité Central de la Spartacist League. El documento, fechado el 14 de marzo de 2009, fue una contribución a las discusiones y debates que precedieron a la XIII Conferencia Nacional de la Spartacist League/U.S., sección de la Liga Comunista Internacional (Cuartainternacionalista), ese mismo año y se publicó originalmente en Workers Vanguard No. 949 (1° de enero de 2010).
En el pleno de nuestro Comité Ejecutivo Internacional, celebrado a principios de 2008, hubo una discusión y, creo, diferencias incipientes en torno al contenido del término “muerte del comunismo”, lo cual es clave para entender las condiciones político-ideológicas del mundo postsoviético. En ese entonces, yo argumenté:
“Una cuestión importante al discutir el trabajo en Sudáfrica y México...es si estos países —se ha mencionado a China y Grecia— son una excepción a lo que hemos llamado el ‘retroceso en la conciencia’ y la ideología de la ‘muerte del comunismo’, y en qué sentido lo son. Pero el concepto de excepción implica una norma. Así que, ¿cuál es esa norma? La abrumadora mayoría de nuestra tendencia se ubica en los países capitalistas-imperialistas avanzados de Europa Occidental y Norteamérica... Es aquí donde todos los días, de manera generalizada, encontramos la ideología de la ‘muerte del comunismo’. Y creo que esto ha determinado un cierto entendimiento parcial y deformado de las delineaciones y divisiones políticas radicalmente modificadas en todo el mundo.
“Casi cada vez que usamos el término ‘muerte del comunismo’ lo vinculamos al triunfalismo burgués. No nos referimos al triunfalismo de la burguesía de la India, Egipto o Brasil. Nos referimos al triunfalismo de la burguesía imperialista occidental, principalmente la estadounidense. Pero el escepticismo respecto a la posibilidad de una sociedad comunista internacional futura —y esto es el núcleo de la ‘muerte del comunismo’— en los países del Tercer Mundo no puede identificarse con el triunfalismo y la dominación del imperialismo estadounidense. Más bien, nos encontramos con un ascenso, bastante significativo y con amplias bases de apoyo, de movimientos político-ideológicos que se presentan como oponentes del triunfalismo imperialista estadounidense. El ejemplo más obvio es, claro, el populismo nacionalista latinoamericano ejemplificado por Hugo Chávez. Pero también encontramos el mismo fenómeno en un sentido muy derechista, que es el ascenso del fundamentalismo islámico antioccidental en los países del Medio Oriente. Osama bin Laden, Hugo Chávez, Tony Blair, Bill Clinton: todos ellos representan la ‘muerte del comunismo’ de diversos modos y en diversos contextos nacionales”.
El núcleo de la “muerte del comunismo” es precisamente ése: un escepticismo respecto a la posibilidad de una civilización comunista global en el sentido marxista. Eso es un terreno común básico que comparten diversas tendencias políticas que a veces tienen actitudes fuertemente hostiles al imperialismo occidental, la democracia parlamentaria, la economía capitalista de mercado y otras cuestiones controvertidas (como la degradación ambiental), que separan a la izquierda de la derecha en el sentido convencional de estos términos.
Para asegurarme de que todos tenemos un entendimiento común de los términos, voy a reafirmar brevemente las principales características que tendría una sociedad plenamente comunista a escala global. La escasez económica ha sido superada, por lo que ha podido eliminarse el trabajo asalariado (“de cada cual, según su capacidad; a cada cual, según sus necesidades”). El trabajo enajenado ha sido remplazado por trabajo creativo, científico y cultural (Marx alguna vez usó la composición musical como ejemplo de esto). El estado se ha extinguido de manera que, en palabras de Engels, el gobierno sobre los hombres ha dado paso a la administración de las cosas. Las afiliaciones racial, nacional y étnica han desaparecido mediante una extensa procreación interétnica y la movilidad global (“el género humano es la Internacional”). La familia ha sido remplazada por instituciones colectivas para el trabajo doméstico, la crianza y la socialización de los niños.
La abrumadora mayoría de quienes se consideran izquierdistas y pasan de los 40 o 50 años, consideran que una sociedad futura como la que describí es utópica. La abrumadora mayoría de los izquierdistas más jóvenes, representados, por ejemplo, por el medio de los “foros sociales”, para todo propósito práctico desconocen el concepto marxista de la civilización comunista global y son indiferentes a él. Sus preocupaciones son defensivas y minimalistas: apoyar los derechos democráticos de los pueblos oprimidos (por ejemplo, los palestinos), detener el desmantelamiento del “estado del bienestar” en Europa Occidental o impedir que el medio ambiente se siga degradando (calentamiento global).
Voy a replantear mi argumento haciendo referencia a El estado y la revolución de Lenin. Cuando esta obra se publicó en 1918 y en las décadas subsecuentes, la principal diferencia entre los marxistas revolucionarios y las demás tendencias de izquierda tenía que ver con el tema que se discute en el capítulo I (“La sociedad de clases y el estado”). Ahí, Lenin afirma concisamente:
“La doctrina de Marx y Engels sobre la ineluctabilidad de la revolución violenta se refiere al estado burgués. Éste no puede ser sustituido por el estado proletario (por la dictadura del proletariado) mediante la ‘extinción’, sino sólo, como regla general, mediante la revolución violenta” [énfasis en el original].
En el periodo postsoviético, la diferencia más fundamental entre nosotros y las demás tendencias de la izquierda tiene que ver con el tema que se discute en el capítulo V (“Las bases económicas de la extinción del estado”) y que se explica concisamente en el siguiente pasaje:
“La base económica de la extinción completa del estado significa un desarrollo tan elevado del comunismo que en él desaparece la oposición entre el trabajo intelectual y el manual. En consecuencia, deja de existir una de las fuentes más importantes de la desigualdad social contemporánea, una fuente que en modo alguno puede ser suprimida de golpe por el solo hecho de que los medios de producción pasen a ser propiedad social, por la sola expropiación de los capitalistas.
“Esta expropiación dará la posibilidad de desarrollar las fuerzas productivas en proporciones gigantescas. Y al ver cómo retrasa el capitalismo ya hoy, de modo increíble, este desarrollo y cuánto podríamos avanzar sobre la base de la técnica moderna ya lograda, tenemos derecho a decir con la mayor certidumbre que la expropiación de los capitalistas originará inevitablemente un desarrollo gigantesco de las fuerzas productivas de la sociedad humana” [énfasis en el original].
La generación postsoviética de activistas de izquierda no puede entender fácilmente las ideas expuestas arriba porque no ha pensado en ellas.
El triunfalismo del imperialismo estadounidense no es el problema
Si bien la claridad sobre la cuestión de la “muerte del comunismo” no bastará para resolver nuestros problemas, la continua confusión a este respecto sí contribuirá a agravarlos. El no reconocer la diferencia más fundamental que nos separa del resto de la izquierda —el hecho de que no compartimos un mismo fin último— ha sido un importante factor subyacente en los recurrentes problemas políticos del partido.
Cuando aún era editor de Workers Vanguard, Jan Norden [actualmente del centrista Grupo Internacionalista] consideraba, de manera consciente y sistemática, que la “muerte del comunismo” era principalmente una expresión del triunfalismo del imperialismo estadounidense. De ahí que creyera que el levantamiento zapatista de los empobrecidos campesinos indígenas del sur de México en 1994 sería un poderoso contragolpe que debilitaría, al menos en América Latina, el efecto ideológico de la caída de la Unión Soviética. Desde que Norden desertó de nuestra organización en 1996, ha habido una tendencia en nuestro partido a amalgamar bajo el rubro de “retroceso en la conciencia” (un término que acuñé yo en la lucha contra Norden) el escepticismo respecto a la sociedad comunista futura, el triunfalismo imperialista occidental y el reformismo socialdemócrata tradicional. Algunos camaradas han argumentado que la principal diferencia que nos separa del resto de la izquierda versa sobre si el estado capitalista puede o no reformarse, como si estuviéramos en los tiempos de Lenin contra Kautsky en la secuela inmediata de la Revolución de Octubre.
Una formulación estándar tanto en nuestra literatura pública como en nuestro discurso interno es que el efecto de la “muerte del comunismo” ha sido internacionalmente “desigual”. El término “desigual” implica que el efecto puede medirse cuantitativamente en una escala lineal: muy alto en Estados Unidos y Francia, mucho más bajo en México y Sudáfrica. Como alguna vez fui estudiante de economía académica y después fui maestro, me imagino una gráfica de barras que mide y compara, por ejemplo, la producción nacional per cápita de distintos países. Pero el efecto diferencial que tuvo internacionalmente la “muerte del comunismo” no puede entenderse de ese modo. Lo que encontramos no son distintos niveles, sino distintas formas de la ideología postsoviética.
Tomemos por caso a Rusia. Al explicar el concepto de la “muerte del comunismo”, frecuentemente usamos la formulación de que la antigua Unión Soviética es considerada, en el mejor de los casos, un “experimento fallido”. Eso en general es cierto en Europa Occidental y Norteamérica. No es tan cierto en el Tercer Mundo. Y no es cierto en absoluto en Rusia. Todo lo contrario. El sector políticamente dominante de la nueva clase capitalista rusa, representado por Vladímir Putin, considera que la Unión Soviética fue el más exitoso de los experimentos, por decirlo así, de la construcción estatal centrada en Rusia. En 2005, Putin declaró que el colapso de la Unión Soviética había sido “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX” (citado en Edward Lucas, The New Cold War: Putin’s Russia and the Threat to the West [La nueva Guerra Fría: La Rusia de Putin y la amenaza al Occidente, 2008]). Supongo que en toda la sociedad rusa está extendida una actitud similar respecto a la antigua URSS.
En los últimos años, el régimen de Putin y en general la élite rusa han querido restaurar la reputación histórica de Stalin como el gran líder de una potencia mundial dominada por Rusia en el siglo XX. El embajador ruso en la OTAN adorna su oficina con un retrato de Stalin. Un popular programa de televisión, “El nombre de Rusia”, ubicó a Stalin como uno de los cinco personajes históricos más grandes del país (Economist, 27 de noviembre de 2008). En 2007, una guía educativa de patrocinio oficial, Una historia moderna de Rusia, 1945-2006: Manual para el maestro, comparaba favorablemente a Stalin con Pedro el Grande: “Stalin siguió la lógica de Pedro el Grande: exigir lo imposible...para obtener lo máximo posible”. Luego continúa:
“Él [Stalin] es considerado uno de los líderes más exitosos de la URSS. El territorio del país llegó a los límites del viejo imperio ruso (y en algunas áreas lo sobrepasó). Se consiguió la victoria en una de las mayores guerras; la industrialización de la economía y la revolución cultural se llevaron a cabo con éxito, lo que produjo no sólo educación de masas, sino el mejor sistema educativo del mundo. La URSS llegó a ser uno de los países líderes en ciencias; el desempleo fue prácticamente derrotado”.
—citado en Lucas, The New Cold War
No precisamente la descripción de un “experimento fallido”.
En cierto modo nos es más difícil lidiar con la forma que la “muerte del comunismo” presenta en Rusia que la que tiene en Europa Occidental y Norteamérica. En estas últimas regiones, la antigua Unión Soviética todavía se identifica principalmente con el “socialismo”, no con el “imperialismo ruso”. Stalin se considera un discípulo de Marx y Engels y como tal en general se le condena. En Rusia, Stalin se considera el sucesor de Pedro el Grande y Catalina la Grande, y como tal se le ensalza. Para muchos rusos, el comunismo no ha muerto porque nunca estuvo vivo.
Incluso antes de que la severidad de la actual desaceleración económica mundial se volviera evidente el pasado otoño, el triunfalismo del “libre mercado” había dejado de ser una corriente importante en el clima de la opinión burguesa incluso en Estados Unidos. Hoy, hay voceros prominentes y respetados del capital financiero estadounidense, como el antiguo director de la Reserva Federal, Paul Volcker, que anuncian una desaceleración global profunda y prolongada. Las comparaciones con la Gran Depresión de los años 30 se han vuelto un lugar común. El alcalde tory [conservador] de Londres comentó que en estos días leer el Financial Times de esa ciudad es como frecuentar una secta suicida milenarista. Sin embargo, ninguna opinión burguesa actual se muestra preocupada por la posibilidad de revoluciones socialistas inminentes en ningún lado o la resurrección de partidos comunistas de masas que reivindiquen la tradición marxista-leninista.
De fines y medios: Un recorrido histórico
En la sección titulada “La fase superior de la sociedad comunista” del capítulo V de El estado y la revolución, Lenin escribió:
“Desde el punto de vista burgués, es fácil declarar ‘pura utopía’ semejante régimen social y burlarse diciendo que los socialistas prometen a todos el derecho a recibir de la sociedad, sin el menor control del trabajo realizado por cada ciudadano, la cantidad que deseen de trufas, automóviles, pianos, etc. Con estas burlas siguen saliendo del paso, incluso hoy, la mayoría de los ‘sabios’ burgueses, que demuestran así su ignorancia y su defensa interesada del capitalismo”.
Con el término “sabios burgueses”, Lenin se refería a los intelectuales que apoyaban y justificaban abiertamente el sistema económico capitalista. Lenin no incluía en esta categoría a los voceros ideológicos de la II Internacional (Socialista), como Karl Kautsky, que se consideraba a sí mismo un marxista ortodoxo.
Si para 1917-1918 los líderes del ala derecha de los partidos socialdemócratas de masas (como Friedrich Ebert en Alemania, Albert Thomas en Francia o Emile Vandervelde en Bélgica) seguían creyendo o no subjetivamente en una futura sociedad socialista es un asunto distinto. Lo más probable es que no. Pero ninguno de ellos repudió públicamente la meta tradicional del movimiento socialista como proyecto utópico.
Al principio de la Revolución Alemana, en noviembre de 1918, el centrista Partido Socialdemócrata Independiente puso una serie de condiciones (exigencias) a su participación en un gobierno de coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD) sobre la base de los consejos de obreros y soldados que entonces existían. La primera de ellas era: “Alemania debe ser una república socialista”. A eso, la dirección del SPD respondió: “Esta exigencia es la meta de nuestra propia política. Sin embargo es el pueblo quien debe decidir esto a través de la asamblea constituyente” (citado en John Riddell, ed., The German Revolution and the Debate on Soviet Power: Documents, 1918-1919: Preparing the Founding Congress [La Revolución Alemana y el debate sobre el poder soviético: Documentos, 1918-1919: Preparando el congreso de fundación, 1986]). Al atacar la Revolución de Octubre y a la recién nacida Internacional Comunista, los líderes socialdemócratas condenaban principalmente la dictadura del proletariado como una violación de la democracia, que identificaban con un gobierno de tipo parlamentario elegido por sufragio universal e igual.
Aquí es útil revisar el libro Moscú bajo Lenin, unas memorias que escribiera a finales de los años cuarenta y principios de los cincuenta Alfred Rosmer, colega y amigo de Trotsky. Rosmer había sido anarquista y después uno de los principales intelectuales sindicalistas de Francia, antes de sumarse a la recién fundada Internacional Comunista. En estos recuerdos, Rosmer narra la reacción inicial que provocó El estado y la revolución de Lenin entre los socialdemócratas ortodoxos como Kautsky y Jean Longuet (el nieto de Marx) así como entre los anarquistas:
“Era un libro extraordinario y su destino fue singular: Lenin, marxista y socialdemócrata, era atacado por los teóricos de los partidos socialistas que invocaban el marxismo: ‘¡Eso no es marxismo!’ gritaban, es una mezcla de anarquismo, de blanquismo; ‘de blanquismo a la salsa tártara’, escribía uno de ellos para hacer una frase ingeniosa. Por el contrario, este blanquismo y su salsa eran para los revolucionarios situados fuera del marxismo ortodoxo, sindicalistas y anarquistas, una agradable revelación. Jamás un lenguaje semejante salía de las bocas de los marxistas que ellos conocían”.
Louis-Auguste Blanqui (1805-1881) fue el último de los grandes representantes de la tradición comunista jacobina originada con la Conspiración de los Iguales de Babeuf en los últimos días de la Revolución Francesa. La concepción babeufista del comunismo (desarrollada en una sociedad preindustrial) tenía que ver con la distribución y el consumo más que con la producción y la superación de la escasez económica. Sin embargo, al calificar a Lenin de “blanquista”, Kautsky, Longuet et al. no se referían a ese aspecto de la perspectiva jacobino-comunista. El “blanquismo” de Lenin era para ellos el derrocamiento insurreccional del estado capitalista organizado y dirigido por un partido revolucionario de vanguardia.
Como señala Rosmer, El estado y la revolución fue muy bien recibido entre varios anarquistas y sindicalistas, algunos de los cuales creyeron que Lenin se estaba moviendo del marxismo hacia el campo político de ellos. Sin embargo, los anarquistas más cultivados en cuestiones de doctrina entendieron que, si bien Lenin estaba de acuerdo con la necesidad de un derrocamiento insurreccional del estado burgués, todavía sostenía, e incluso enfatizaba, el programa marxista de la dictadura del proletariado como transición a una sociedad plenamente comunista. A este respecto, Rosmer cita a un anarquista alemán, Erich Mühsam, que, estando preso en 1919, escribió:
“Las tesis teóricas y prácticas de Lenin sobre la realización de la revolución y de las tareas comunistas del proletariado han dado a nuestra acción una nueva base... Ya no hay obstáculos insuperables para la unificación del proletariado revolucionario entero. Los anarquistas comunistas, ciertamente, han tenido que ceder en el punto de desacuerdo más importante entre las dos grandes tendencias del socialismo; han debido renunciar a la actitud negativa de Bakunin ante la dictadura del proletariado y rendirse en este punto a la opinión de Marx”.
Para Mühsam, el “desacuerdo” entre Bakunin y Marx respecto a la dictadura del proletariado tenía que ver con el medio de llegar a un fin último que ambos compartían: una sociedad igualitaria sin clases y sin estado.
Todos sabemos que en una polémica política las ideas y posiciones que no se discuten son, a su modo, tan importantes como las que se discuten. Uno no discute contra posiciones que el oponente no sostiene y especialmente donde hay un terreno común. Por ejemplo, al polemizar contra liberales negros o izquierdistas radicales en Estados Unidos, no refutamos la falsa noción que exponen algunos racistas de derecha de que los negros son “inferiores” a los blancos. En 1918-1920, Lenin y Trotsky escribieron sendos libros polémicos contra Kautsky. En ningún lado de La revolución proletaria y el renegado Kautsky como tampoco en Terrorismo y comunismo se argumenta contra la posición de que la sociedad comunista en el sentido marxista sea algo utópico, pues Kautsky no defendía tal posición.
Adelantémonos hasta finales de los años treinta, cuando el movimiento comunista internacional estaba ya totalmente estalinizado. Consideremos específicamente al joven Maxime Rodinson, un intelectual judío francés que luego se convertiría en un prominente académico de izquierda especializado en el Medio Oriente y la sociedad islámica. En un ensayo de 1981 titulado “Autocrítica”, Rodinson recordó cuál fue el estado de espíritu que lo llevó a ingresar al Partido Comunista Francés en 1937 (al cual abandonó en 1958):
“La adhesión al comunismo implicaba, e implica todavía, comprometerse con una lucha que supuestamente le permitirá a la humanidad realizar un salto esencial y eminentemente benéfico: acabar con un sistema que permanentemente produce pobreza y crimen, que subyuga y condena a millones de personas a lo largo del mundo a una vida atroz o incluso a la muerte. La intención es crear una humanidad liberada en la que todos puedan florecer hasta donde se los permita su potencial, en la que el colectivo de seres libres controle la administración sobre las cosas y establezca el mínimo indispensable de reglas para armonizar las relaciones entre los seres humanos”.
—Cult, Ghetto, and State: The Persistence of the Jewish Question (Culto, gueto y estado: La persistencia de la cuestión judía, 1983)
Como intelectual, Rodinson podía articular las metas liberadoras del marxismo mejor que los muchos millones de obreros jóvenes que ingresaron a los partidos comunistas de Francia e Italia, la India y Vietnam y otros lugares durante la era de Stalin. Sin embargo, muchos de esos obreros —aunque ciertamente no todos— también estaban motivados por una visión del futuro de liberación social multilateral. No consideraban a los partidos comunistas como meras agencias políticas para defender y promover sus intereses económicos o sociales (por ejemplo, nacionales) dentro del sistema capitalista-imperialista existente.
En general, los obreros políticamente avanzados y los intelectuales izquierdistas que apoyaban a los partidos socialdemócratas de masas no compartían la concepción marxista de una sociedad genuinamente comunista. Pero ellos también aspiraban a una sociedad radicalmente diferente y mejor que la presente. En 1961, un intelectual socialdemócrata de izquierda, el británico Ralph Miliband, publicó un libro altamente crítico del Partido Laborista titulado Parliamentary Socialism: A Study of the Politics of Labour [Socialismo parlamentario: Un estudio de la política del laborismo]. El libro apareció en la secuela inmediata de un intento fallido por parte de los líderes del ala derecha del partido por deshacerse de la Cláusula IV de la constitución partidista de 1918. La Cláusula IV en general se consideraba el programa máximo del Partido Laborista: “Asegurar a los trabajadores manuales e intelectuales la plenitud de los frutos de su industria y la más equitativa distribución de todo cuanto sea posible, sobre la base de la propiedad común de los medios de producción, distribución e intercambio”. Al describir la batalla sobre la Cláusula IV que tuvo lugar en 1959-1960, Miliband escribió: “Ante la violenta resistencia [por parte de las bases obreras del partido] que encontró, la propuesta tuvo que abandonarse”. Para los años 80, ya nadie hubiera usado el término “socialismo parlamentario” para encapsular el programa o incluso la doctrina oficial del Partido Laborista británico. Y, en 1995, la Cláusula IV fue suprimida del programa formal del partido en una conferencia especial, pese a la oposición de algunos de los grandes sindicatos.
De principios a mediados de los años 60, hubo en Estados Unidos una radicalización de izquierda entre la juventud estudiantil y algunos intelectuales de mayor edad. Una expresión institucionalizada de esto fue la Conferencia de Académicos Socialistas que se celebraba anualmente en la ciudad de Nueva York. En 1966, los organizadores de la conferencia invitaron al historiador marxista Isaac Deutscher a dar una presentación sobre el “hombre socialista”. En esa época, el carácter cultural y sicológico de una sociedad verdaderamente socialista era un asunto de vivo interés entre los jóvenes intelectuales izquierdistas no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Por ejemplo, a principios de los años 60, el Ché Guevara escribía sobre la eliminación del trabajo enajenado en la Cuba “socialista”. Para un análisis retrospectivo del pensamiento de Guevara a este respecto, ver: “‘Radical Egalitarian’ Stalinism: A Post Mortem” [Estalinismo “igualitario radical”: Un post mortem] en Spartacist [Edición en inglés] No. 25 (verano de 1978). En su presentación sobre el “hombre socialista”, Deutscher tocó diversos puntos en los que la generación postsoviética de activistas de izquierda no está pensando en absoluto.
Huntington contra Fukuyama, otra vez
Empecé a desarrollar mis pensamientos sobre la “muerte del comunismo” y las condiciones ideológicas del mundo postsoviético principalmente durante las discusiones informales que tuve con Norden entre 1991 y su salida de nuestra organización en 1996. Como ya se ha señalado, Norden identificaba la “muerte del comunismo” principalmente como una expresión del triunfalismo imperialista estadounidense. Así, él solía ligar ese término con la fórmula de un “nuevo orden mundial”, que George Bush había proclamado en el momento de la Guerra del Golfo de 1991 contra Irak. Norden creía que el que el cuerpo central de la dirección de nuestra tendencia hubiera reconocido que el carácter del periodo postsoviético estaba marcado por un retroceso histórico en la conciencia de la clase obrera internacionalmente era una capitulación a las presiones del triunfalismo imperialista estadounidense.
La forma en que Norden enfocaba esta cuestión estaba influenciada por las opiniones del intelectual de derecha estadounidense (entonces neoconservador) Francis Fukuyama, que declaró que el colapsó del bloque soviético había marcado “el fin de la historia”. Una versión sobresimplificada de la tesis del “fin de la historia” de Fukuyama llegó a ser muy conocida entre lo que podría llamarse el público educado estadounidense, el tipo de gente que está suscrito al New York Review of Books y ocasionalmente lee el Foreign Affairs. No sé si Norden leyó realmente a Fukuyama. Yo sí lo hice, y también leí a otros ideólogos burgueses de la derecha estadounidense, especialmente a Samuel P. Huntington y Zbigniew Brzezinski, quienes disentían fuertemente de la versión color de rosa que tenía Fukuyama del mundo postsoviético. Estoy volviendo a este debate porque me fue útil para entender la relación entre la “muerte del comunismo” y las diversas corrientes postsoviéticas de la ideología burguesa, especialmente en los países capitalistas occidentales (pero no exclusivamente en ellos).
Fukuyama tomó el término y el concepto de “fin de la historia” del filósofo alemán Georg Hegel. Hegel usó esa expresión para describir las consecuencias histórico-mundiales de la Batalla de Jena de 1806, en la que el ejército de la Francia napoleónica derrotó al reino de Prusia. Tras la batalla, los franceses ocuparon y gobernaron el sur y el oeste de Alemania. Hegel estuvo entre los pocos intelectuales alemanes prominentes que apoyó al régimen napoleónico, al que consideraba históricamente progresivo, y colaboraron con él.
La concepción hegeliana del “fin de la historia” tenía un componente negativo y uno positivo. El componente negativo era que la ideología dominante de la Europa feudal tardía —el absolutismo monárquico sancionado y apoyado por las iglesias cristianas— había perdido su antiguo poder de determinar el curso futuro de la historia. El componente positivo era que los principios liberales de la Revolución Francesa, tal y como Hegel los entendía (y como los representaba Napoleón), habían llegado a ser capaces de conquistarlo todo en el ámbito de las ideas y con el tiempo se establecería a lo largo de Europa un nuevo orden sociopolítico en conformidad con el nuevo Zeitgeist (espíritu de los tiempos).
De igual modo, la versión de Fukuyama del “fin de la historia” tenía componentes negativos y positivos. El componente negativo, desde luego, era la “muerte del comunismo”:
“Si bien todavía hay en el mundo poder comunista, éste ha dejado de reflejar una idea dinámica y atractiva. Quienes se consideran a sí mismos comunistas se ven obligados a librar continuas batallas de retaguardia para preservar algo de su antigua posición y su antiguo poder. Los comunistas se encuentran en la poco envidiable situación de defender un orden social viejo y reaccionario cuya hora ha pasado ya hace mucho, como los monárquicos que lograron llegar al siglo XX”.
—The End of History and the Last Man (El fin de la historia y el último hombre, 1992)
Aquí Fukuyama expresa lo que es una moneda corriente entre todas las tendencias de la ideología burguesa postsoviética.
Eran las conclusiones positivas que sacó del colapso del bloque soviético las que constituían el núcleo de su tesis del “fin de la historia”. Sostenía que los valores socioculturales y las correspondientes instituciones económicas y políticas del mundo capitalista occidental terminarían por imponerse eventualmente a escala global:
“Es en este marco donde el carácter marcadamente mundial de la revolución liberal adquiere una especial significación, puesto que constituye una evidencia más de que está operando un proceso que dicta un patrón evolutivo común para todas las sociedades humanas; en pocas palabras, algo así como una Historia Universal de la Humanidad en dirección a la democracia liberal...
“Y si hemos llegado a un punto en el que se ha vuelto difícil imaginar un mundo sustancialmente distinto al nuestro, en el que el futuro no representa de ninguna manera evidente u obvia una mejoría respecto a nuestro orden actual, luego entonces debe considerarse la posibilidad de que la Historia misma haya llegado a su fin” [énfasis en el original].
La noción de Fukuyama de una “revolución liberal” universalmente triunfante sufrió un denso fuego por parte de algunos voceros intelectuales prominentes del imperialismo estadounidense. Su principal antagonista fue Samuel P. Huntington, que contraponía su propia tesis del “choque de civilizaciones” al “fin de la historia” de Fukuyama. Refiriéndose a este último, Huntington comentó con condescendencia: “El momento de euforia del fin de la Guerra Fría generó una ilusión de armonía, que pronto se reveló como tal” (The Clash of Civilizations and the Remaking of World Order [El choque de civilizaciones y la reconstrucción del orden mundial, 1996]). Sin duda, Huntington concordaba con Fukuyama en que ya nunca podría haber estados poderosos ni un movimiento político internacional con apoyo de masas que afirmara representar una alternativa universal, como el comunismo, al capitalismo tipo occidental y la “democracia”. Pero también sostenía que una buena parte del mundo —y en particular Rusia, el Oriente islámico y China— se vería dominada por gobiernos y movimientos políticos antioccidentales basados en valores y tradiciones nacionales y religioso-culturales:
“En este nuevo mundo, los conflictos más generalizados, importantes y peligrosos no serán entre clases sociales, entre ricos y pobres, ni entre otros campos económicamente definidos, sino entre pueblos provenientes de diferentes entidades culturales...
“La civilización occidental es la más poderosa y seguirá siéndolo durante muchos años. Sin embargo, comparado con el de otras civilizaciones, su poder está declinando. Cuando el Occidente intenta afirmar sus valores y proteger sus intereses, las sociedades no occidentales enfrentan una alternativa. Algunas intentan emularlo o colgarse de él. Otras sociedades confucianas e islámicas intentan expandir su propio poder militar y económico para resistir y ‘contrarrestar’ a Occidente. Un eje central de la política mundial posterior a la Guerra Fría es, pues, la interacción del poder y la cultura occidentales con el poder y la cultura de civilizaciones no occidentales”.
El debate Huntington/Fukuyama subraya la necesidad de que diferenciemos entre la creencia en la “muerte del comunismo”, que es generalizada y sigue siendo actual, y el limitado y efímero triunfalismo imperialista estadounidense en la secuela inmediata de la caída de la Unión Soviética.
Breves conclusiones
Una pregunta importante que enfrentamos puede ser formulada de este modo: ¿es posible que un levantamiento espontáneo, que implique a grandes sectores de la clase obrera, contra un gobierno derechista, pueda llevar a situaciones prerrevolucionarias o incluso revolucionarias (es decir, a órganos de poder dual) aun si la masa de los obreros y los trabajadores en general no aspira al socialismo? Yo creo que sí. Aunque nunca hemos experimentado semejante acontecimiento, no debemos descartarlo. Por ahora, nuestra tarea principal consiste en propagar una visión marxista del mundo con la expectativa de reclutar cantidades relativamente pequeñas de intelectuales izquierdistas y obreros avanzados. Parafraseando a John Maynard Keynes: cuando la realidad cambie, cambiarán nuestras perspectivas.
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.06.05 19:48 ShaunaDorothy EE.UU.: Cacería de brujas asesina “Delincuentes sexuales” marcados por el estado: Parias de por vida (Febrero de 2014)

https://archive.is/HdHvI
Espartaco No. 40 Febrero de 2014
Durante las últimas décadas, la policía sexual de este país ha capturado a cerca de un millón de personas. Se les encarcela, se les humilla públicamente y se les pone en peligro mediante los registros de “delincuentes sexuales” en Internet, se les rastrea con tobilleras de GPS, se les expulsa de sus propias comunidades y se les obliga a vivir bajo los puentes o en los bosques. Se han convertido en parias sociales, en los leprosos de la actualidad.
Incluso mientras el matrimonio gay —y los boy scouts (abiertamente) gays— son cada vez más aceptados, el esfuerzo de los gobernantes por legislar el sexo y la “moralidad” parece no tener fin. Su más reciente expresión es el frenesí azuzado contra un supuesto brote de incorregibles “depredadores sexuales”, especialmente los que supuestamente tienen como blanco a niños en Internet (es decir, un mundo fantástico) o a través de la pornografía (también pura fantasía). No hay tal epidemia; sin embargo, parece haber un gran número de policías infiltrados al acecho en los chat rooms. Se ha victimizado a miles sólo por mirar pornografía o por intentar comunicarse con otros, por no hablar del sexo consensual con menores, nada de lo cual sería un crimen en una sociedad racional.
Tal como ocurrió con la histeria de los años ochenta y noventa sobre las supuestas redes satánicas de abuso de menores en las guarderías, el depredador de Internet es un mito manufacturado por el gobierno y los medios. Incitando y manipulando el miedo y las actitudes sociales atrasadas, su finalidad subyacente es legitimar y fortalecer los poderes del estado capitalista. Mientras los políticos demócratas y republicanos sermonean sobre “proteger a nuestra niñez”, los imperialistas estadounidenses bombardean a niños en todo el mundo y millones pasan hambre incluso en este país, donde la tasa de mortalidad infantil llega al lugar 51 del mundo.
Entre las innovaciones legales más perniciosas, diseñadas para aumentar el control del gobierno, están las leyes federales que firmó el presidente demócrata Bill Clinton a mediados de los noventa y que le exigen a los delincuentes sexuales liberados que se registren en Internet y notifiquen a la comunidad su paradero. Otro estatuto le exige a las autoridades estatales que transmitan sus datos y huellas digitales al FBI para que éste forme una base de datos nacional. También está el “confinamiento civil”, que permite mantener a los prisioneros recluidos más allá del término de sus sentencias. Con estas leyes, los convictos de delitos sexuales se ven inmersos en un laberinto kafkiano de presunta culpabilidad, ostracismo social, castigos preventivos, miedo y violencia, frecuentemente de por vida.
Para Charles Parker de Jonesville, Carolina del Sur, y para su esposa, registrarse como delincuente sexual fue una sentencia de muerte. En julio, Jeremy Moody halló el nombre de Parker en el registro y ubicó su hogar en un mapa, se dirigió ahí y disparó y apuñaló a la pareja. “No he venido a robarte. He venido a matarte porque eres un abusador de niños”, dijo Moody, quien tiene la palabra “skinhead” [cabeza rapada] tatuada en el cuello. (Parker no había sido convicto por abuso de menores.) Posteriormente, Moody admitió que se preparaba para matar a otra persona que figuraba en el registro.
Un caso de estudio: Los Friedman
Hace poco volvió a las noticias el caso de Arnold Friedman y su hijo adolescente Jesse, documentado en la escalofriante película nominada al Oscar de 2003 Capturando a los Friedman. La película muestra cómo los dos hombres de Long Island, víctimas del abuso policiaco, la histeria de la comunidad y el sesgo judicial, fueron obligados a confesar en falso decenas de casos de abuso de menores que supuestamente ocurrieron en las clases de computación de Arnold, con la ayuda de Jesse. Un amigo adolescente de éste, Ross Goldstein, también fue condenado a trece meses de prisión tras ser obligado a confesar y a hacer acusaciones falsas contra Jesse.
Los cargos de esa cacería de brujas iban desde lo inverosímil hasta lo imposible. Como lo puso Jesse Friedman, un niño de diez años que asistía a las clases semanalmente alegó que había sido forzado a tener sexo anal u oral 30 veces en un periodo de diez semanas y —tras reinscribirse— fue violado 41 veces a lo largo del siguiente año. Entre lo que un cargo describía como abusos en grupo se incluía el “salto de rana”, en el cual Arnold y Jesse supuestamente sodomizaban a toda la clase de niños desnudos saltando de uno al otro. Pese a las historias de violencia física, abuso verbal y sexo forzado frente a toda la clase, no se presentó una sola evidencia: ni moretones ni ropa manchada de sangre. Ni uno solo de los padres expresó la menor sospecha hasta que la policía llegó a sus casas a interrogar a sus hijos.
El único hecho incuestionable es que en 1987 los agentes aduanales interceptaron un paquete dirigido a Arnold Friedman que contenía pornografía infantil, lo que llevó a la policía a allanar el hogar de los Friedman en el suburbio de Nueva York de Great Neck. La policía confiscó unas 20 revistas de pornografía infantil tomadas de varias partes de la casa y una lista de los niños que asistían a las clases de Arnold.
¡Al poseer pornografía infantil, Arnold Friedman no cometió crimen alguno! Fotografías, sexo de fantasía, entretenimiento: la pornografía no hace daño a nadie. ¿Cuántos de nosotros podríamos librarnos de la prisión si los “pensamientos desviados” se castigaran con cárcel? Al contrario de ciertos feministas y de los maoístas del Revolutionary Communist Party [Partido Comunista Revolucionario], quienes quisieran prohibir la pornografía sobre la espuria base de que provoca violencia contra la mujer, nosotros reconocemos que las leyes antipornografía dañan a todos al legitimar la censura y desatar la interferencia estatal en la vida privada. Nos oponemos a las leyes contra la pornografía y a las leyes contra los “crímenes sin víctimas”, como la prostitución, las drogas y las apuestas. ¡El gobierno debería sacar los ojos, oídos y narices de las alcobas y de las vidas privadas de la gente!
Según la retorcida lógica que esta sociedad promueve, Arnold Friedman, espectador de pornografía, debía ser por lo tanto un abusador de menores, por lo que fue condenado a una sentencia de diez a 30 años de prisión y murió en la cárcel en 1995, aparentemente por suicidio. Jesse recibió una sentencia de seis a 18 años tras las rejas. Lo liberaron en 2001 después de trece años, sólo para que comenzara una cadena perpetua de persecución legal y social.
Ya antes de que comenzara el juicio, las autoridades promovieron la noción de que cada uno de los estudiantes de Arnold debía ser considerado una víctima. Cientos de padres de familia histéricos se apiñaron en reuniones comunitarias exigiendo asesoría sobre cómo ayudar a sus hijos. Se les dijo que fueran a terapia. Años después, muchas supuestas víctimas testificaron respecto al terrible daño que sufrieron ellos y sus familias cuando el estado los obligó a inventar historias, y luego por la subsiguiente “terapia” basada en esas ficciones.
En 2013, la oficina del mismo fiscal que condenó a los Friedman revisó el caso en respuesta a una acusación de calumnia que el Tribunal de Apelaciones del II Distrito emitió en 2010. El tribunal escribió: “Aquí las actas indican una ‘probabilidad razonable’ de que Jesse Friedman fuera injustamente sentenciado”. Para la revisión de la fiscalía, Ross Goldstein (a quien los documentos legales se refieren como Kenneth Doe) habló por primera vez en 23 años. En un documento de nueve páginas dirigido al fiscal de distrito, afirmó: “Ninguno de los sucesos que Kenneth Doe supuestamente describió o que se atribuyen a él tuvo lugar en realidad”. Goldstein reunió a numerosos ex alumnos que hoy afirman que en las clases no ocurrió absolutamente nada y que la policía los intimidó para que rindieran falsos testimonios. Sin embargo (predeciblemente), el resultado del autoexamen fue que la oficina del fiscal se absolvió a sí misma de cualquier falta en el proceso.
La sexualidad infantil y el estado
El caso Friedman, una tragedia incesante para toda una familia, subraya varias cuestiones políticas importantes. El enfoque de la Spartacist League deriva de nuestra concepción marxista del mundo y nos enfrenta con el moralismo burgués y con frecuencia también con muchos grupos autodenominados socialistas. La sexualidad humana es muy amplia, pero su práctica está condicionada por cada sociedad particular. La sociedad burguesa estadounidense, con su componente de fanatismo religioso, destina una cantidad considerable de energía a delimitar los apetitos sexuales en nombre del orden social. Con sus policías, jueces y prisiones, la intervención del estado en las relaciones sexuales privadas tiene como fin imponer la moralidad que profesa la burguesía, y con frecuencia transforma una experiencia inofensiva y muchas veces positiva en una pesadilla. El estado burgués no es ni un árbitro neutral ni un protector de la ciudadanía; existe para asegurar la conservación del dominio capitalista.
La premisa de muchas leyes contra el sexo es que los niños son seres asexuales. De manera absurda, los púberes y los adolescentes con las hormonas desbocadas son considerados niños. De hecho, la sexualidad es parte de la constitución humana desde la infancia. Como discutimos con amplitud en el artículo “Unholy Alliance of Feminists and Christian Right—Satan, the State and Anti-Sex Hysteria” (La impía alianza de los feministas y la derecha cristiana—Satanás, el estado y la histeria antisexo, Women and Revolution No. 45, invierno-primavera de 1996), los niños son pequeños animales inquisitivos que en su camino a la madurez llevan a cabo experiencias y observaciones sexuales y de todo tipo. Tal como ocurre con otras especies de primates, el sexo entre los humanos tiene un amplio componente de aprendizaje. Hoy, en gran parte del país se le niega a la juventud el acceso oportuno a los métodos anticonceptivos y a la educación sexual, dejándola vulnerable a los embarazos no deseados y a las enfermedades de transmisión sexual. Si intenta actuar como la televisión e Internet le enseña, se mete en problemas.
Las leyes contra el estupro varían mucho de un estado a otro, pero todas criminalizan toda actividad que un tribunal considere sexual por el solo hecho de que un menor (alguien que no haya llegado a la “edad de consentimiento”) participe en ella, independientemente de si lo que suceda sea o no consensual. La ley mezcla deliberadamente el sexo consensual con el ataque sexual violento y con la violación. Cualquiera que sea hallado culpable de haber tenido sexo con un menor, o cualquier cosa considerada contacto sexual, se considera automáticamente un delincuente violento. La designación “depredador” puede aplicarse cuando un tribunal decide que una relación fue establecida o promovida con fines de “victimización”.
El único lineamiento para cualquier relación sexual debería ser el consentimiento efectivo —es decir, el entendimiento mutuo de las partes participantes— independientemente de la edad, el género o la preferencia sexual. Sin duda, determinar incluso lo más básico —por ejemplo, si un acto tuvo lugar realmente y si fue consensual— puede ser problemático a veces. Y ciertamente hay muchos casos en que la víctima de una violación o de un abuso violento puede recurrir a la ley. Al mismo tiempo, como alguna vez comentó el dramaturgo irlandés Brendan Behan en un contexto diferente: “Nunca he visto una situación tan terrible que un policía no pueda empeorar”. Además, desentrañar las cuestiones de la sexualidad humana del entramado de prejuicios sociales es casi imposible en esta sociedad dividida en clases y razas. Libre de la crueldad y la fría indiferencia que resultan de la búsqueda de ganancia, una sociedad socialista buscaría un enfoque científico a estas cuestiones difíciles.
Enciérrenlos...
Las leyes antisexo han creado una enorme masa de blancos potenciales, alimentando pesquisas con vastas sumas de dinero para trabajo encubierto y alentando procesos fraudulentos mediante el uso de oscuras invenciones siquiátricas y “testigos expertos”. En consecuencia, cada vez más víctimas caen en las fauces del sistema carcelario estadounidense, que ya es el mayor del mundo. Las cifras de la guerra contra los “depravados” sexuales se suman a las de la anterior “guerra contra el crimen” y a la continua “guerra contra las drogas”, eufemismos para nombrar la persecución legal racista que ha cuadruplicado la población carcelaria a cerca de 2.2 millones de personas al día de hoy, de las cuales casi la mitad son negras.
Desde los años setenta hasta hoy, el número de personas encarceladas como delincuentes sexuales se ha multiplicado. El libro Sex Panic and the Punitive State (Pánico sexual y el estado punitivo, University of California Press, 2011), de Roger N. Lancaster, aporta una investigación útil que describe el desarrollo de estos pánicos y muestra con precisión cuán vasto es el archipiélago de víctimas de la persecución sexual estatal. Lancaster escribe: “Nacionalmente, los casos reportados de abuso infantil saltaron de seis mil en 1976 a 113 mil en 1985 y a 350 mil en 1988: la cifra se multiplicó 58 veces en doce años”. Apuntando al terror irracional al “desconocido que acecha”, en un artículo publicado en el New York Times del 20 de agosto de 2011 titulado “Sex Offenders: The Last Pariahs” [Delincuentes sexuales: Los últimos parias], señaló: “El riesgo de que un niño sea asesinado por un depredador sexual desconocido es comparable al de morir fulminado por un rayo”. Lancaster también señala que “la mayoría de los perpetradores de abusos sexuales son miembros de la familia, parientes cercanos, amigos o conocidos de la familia de la víctima”.
Las cacerías de brujas antisexo han sido usadas para deshacerse de elementos básicos que los estadounidenses habían aprendido a considerar inherentes a la democracia, así como la “guerra contra el terrorismo” ha destripado toda una gama de derechos constitucionales. Como puede verse en el caso Friedman, lo primero que se pierde es la privacidad, seguida de la presunción de inocencia, cuando los acusados son satanizados. Luego se marca a los convictos de por vida. Hoy, cerca de 750 mil personas están en el registro de Internet que instituyó la “Ley Megan” de la era Clinton, promulgada tras el brutal asesinato de la pequeña Megan Kanka de siete años en un ataque sexual en 1994.
Al salir de la cárcel, Jesse Friedman —quien para empezar no había hecho nada— fue clasificado como “depredador sexual violento nivel III”, es decir, como alguien en alto riesgo de reincidir y como una amenaza a la seguridad pública. Como tal, tuvo que abandonar su casa tres veces. Con respecto a las restricciones de residencia, que le prohíben la proximidad con niños, escribió en su página web: “Si miras un mapa, te darás cuenta de que eso significa prácticamente cualquier parte. En algunos estados y ciudades se me prohibiría estar en cualquier lugar ‘donde se sabe que los niños se congregan’, incluyendo bibliotecas, museos, acuarios, playas e incluso eventos deportivos públicos”. “La Ley Megan”, escribió, “es el exilio social”.
Otros miles han sido convertidos en parias de manera similar. En Southampton, un destino vacacional para las celebridades neoyorquinas y los tiburones de Wall Street, unos 40 hombres convictos de diversos delitos sexuales se ven obligados a vivir en dos tráilers alejados de los centros habitados. Sólo uno de los tráilers tiene regadera y los que viven en el otro tienen que tomar el autobús dos veces por semana para ducharse.
La novela agudamente realista de Russell Banks, Lost Memory of Skin (La memoria perdida de la piel, HarperCollins, 2011), explora el horrendo mundo de los nuevos parias. El héroe es un joven tímido e ingenuo al que se le llama “el Chico”, cuyo fiel compañero y único amigo es su iguana Iggy. El Chico va a conocer a “brandi18”, con quien había tratado sólo por Internet, sólo para encontrarse con que en casa de ella lo esperan el padre de Brandi y cinco policías. Tras ser arrestado y condenado, se halla a sí mismo sin hogar, viviendo bajo un puente junto a otros “delincuentes sexuales”, pepenando comida de los basureros. En nombre de políticos que buscan un encabezado de prensa, la policía allana incluso ese lugar diminuto, sucio y semioculto, con resultados trágicos. A estos hombres del puente se les obliga implacablemente a recargar constantemente sus tobilleras de monitoreo:
“Toma media hora cargar completamente la batería del monitor, y durante esa media hora el Chico se siente íntimamente conectado a los demás millones de delincuentes sexuales, jóvenes, viejos y de otras edades...todos los cuales han conectado sus tobilleras electrónicas a contactos y están sentados en alcobas, salas y sótanos de casas, apartamentos y remolques, en estacionamientos, refugios de indigentes, parques públicos, aeropuertos, estaciones de tren, salas de espera, oficinas, en las trastiendas de restaurantes de comida rápida, bajo pasos a desnivel y puentes peatonales —como si todos ellos fueran hojas temblorosas en las ramas grandes y pequeñas de un vasto árbol eléctrico cuya sombra cubriera todo el país—”.
...y tiren la llave
Las diversas leyes estatales y federales de “confinamiento civil” que se han aprobado desde 1990 son una burla de la noción de “cumplir tu sentencia” y de la pretendida rehabilitación. Por ejemplo, la “Ley Adam Walsh de Protección y Seguridad de los Niños” de 2006 posibilita la detención indefinida de cualquier prisionero federal —incluso si nunca ha sido convicto de ningún delito sexual— que haya cumplido su sentencia pero sea considerado mentalmente “anormal” y se crea probable que cometa algún delito sexual en el futuro.
En el artículo “When the Feds Decide Who’s Sexually Dangerous” [Cuando los federales deciden quién es sexualmente peligroso], publicado en The Atlantic (20 de mayo de 2010), Wendy Kaminer señala: “Quienes confían en la burocracia federal y creen que los funcionarios usarán su poder adecuadamente, con imparcialidad y buena fe, pueden sentirse protegidos por él; a los demás debe preocuparles que el gobierno pueda detener ciudadanos indefinidamente, sin juicios con jurado, basándose en especulaciones sobre su futura peligrosidad”. Díganselo a los prisioneros de Guantánamo.
Bajo algunas leyes estatales, los sometidos a confinamiento civil pueden tener derecho a un proceso ante un juez, pero no a un juicio con la posibilidad de preparar una defensa. La mayoría no recibe “tratamiento” y prácticamente nadie obtiene algo de él. ¡Incluso se dio el caso de un hombre de Wisconsin de 102 años que no pudo someterse a tratamiento por fallas en la memoria y problemas de oído!
Hasta 2007, dos mil 700 hombres estaban recluidos en centros de confinamiento civil. Para escapar de las garras de estas instituciones penales/“terapéuticas” en las que se encuentran sepultados, algunos prisioneros incluso solicitan ser castrados, como lo relata el artículo “The Science of Sex Abuse” [La ciencia del abuso sexual] de Rachel Aviv (The New Yorker, 14 de enero de 2013). La primera persona detenida bajo la Ley Adam Walsh, Graydon Comstock, cuestionó la legislación en un caso ante la Suprema Corte en 2010. Aviv observa: “Para cuando el caso fue atendido, cuatro años después de que la sentencia criminal de Comstock expirara, él tenía ya 67 años y padecía del corazón, de diabetes e incontinencia. Ya dos veces había solicitado ser castrado, creyendo que la operación ayudaría en su caso, pero se le dijo que no estaba médicamente justificada”. En años recientes, la Suprema Corte ha refrendado diversos estatutos del confinamiento civil.
El poderoso análisis de Aviv de los horrores del confinamiento civil gira en torno al caso real de un soldado solitario llamado John, que se hizo amigo en un chat room de “Indy-Girl”. Sí, era un policía encubierto. El soldado, invitado a un tentador picnic al aire libre, rápidamente fue capturado por la Unidad Militar de Investigaciones y el FBI. John fue sentenciado a 53 meses en una prisión federal por poseer pornografía infantil y por “usar Internet para inducir a un menor a tener sexo”. Pero entonces fue cuando empezaron sus verdaderos problemas.
Tras salir en libertad condicional, John recayó y volvió a mirar pornografía con menores, por lo que rápidamente fue sentenciado a otros dos años en prisión. Seguía preso cuando el Congreso aprobó la Ley Adam Walsh, por lo que se le transfirió a una prisión médica de Massachusetts y, sin audiencia legal, se determinó que era de “alto riesgo”. Así pasaron cuatro años. En 2011 comenzó su audiencia de confinamiento civil. Al año siguiente, un juez dictaminó que John era demasiado peligroso para ser liberado y lo condenó a un “confinamiento terapéutico” indefinido en el sistema carcelario federal. Desde entonces sigue en ese limbo, donde una “terapia” diaria lo alienta a declarar cada vez más historias fantasiosas para ganarse la aprobación de los siquiatras, historias que sólo contribuyen a incriminarlo. Vivir en una tienda de campaña bajo un puente parece un destino preferible.
Nuevas brujas, nuevos inquisidores
En Estados Unidos, con su vena profundamente puritana y su insidioso racismo, la combinación de sexo y raza siempre ha sido usada como medio de control social. El mito del hombre negro depredador acosando a mujeres y niños blancos se conjuró para mantener aterrorizada a la población negra cuando la ley linchadora imperaba en el Sur de Jim Crow. Con frecuencia se ha recurrido a leyes antisexo para poner a hombres negros tras las rejas, incluyendo a celebridades como el boxeador Jack Johnson en 1912 y a Michael Jackson en 1994 y de nuevo diez años después.
Las cruzadas antisexo fueron una de las armas que se usaron para revertir las conquistas de las luchas por los derechos civiles y para apagar el descontento social de los años sesenta y principios de los setenta, especialmente el provocado por la Guerra de Vietnam. Tras tomar posesión en 1977, el gobierno demócrata de Jimmy Carter desató un asalto de reacción social interna mientras llevaba a la Casa Blanca el fundamentalismo religioso de los “renacidos”. Bajo el lema de los “derechos humanos” lanzó también la Segunda Guerra Fría del imperialismo estadounidense con el objetivo de destruir a la Unión Soviética.
La siguiente década presenció una de las cacerías de brujas más terribles y peculiares de la historia estadounidense: la histeria respecto al “abuso satánico” en las guarderías, que le arruinó la vida a cientos de hombres, mujeres y niños. El auge de esta cacería de brujas, que se extendió hasta principios de los años noventa, coincidió con la reacción reaganista —la cual, entre otras cosas, intentó enviar a las mujeres de vuelta a los hogares—. Se recortaron los fondos para el bienestar social y otros programas sociales, como las guarderías y preescolares para madres trabajadoras, provocando enormes dificultades y daños a las mujeres y los niños. El pánico del “abuso satánico” sirvió para encubrir un abuso real por parte del gobierno.
En el juicio más largo de la historia estadounidense, que se extendió de 1986 a 1990, el caso de la escuela preescolar McMartin, los niños testigos contaron historias de sacrificios animales, orgías, pasadizos secretos, mutilación de cadáveres y otras ficciones. El caso comenzó en 1983, y para el año siguiente el gran jurado había reunido 354 declaraciones que implicaban hasta 369 supuestas víctimas, mientras la policía anunciaba una enorme conspiración criminal. Más de 70 personas fueron condenadas injustamente. Mientras tanto, decenas de otros casos de “satanismo” barrieron el país, desde el condado de Kern en California, hasta Fells Acres en Massachusetts y la guardería Little Rascals de Carolina del Norte. En estos casos no se encontró evidencia alguna. Los acusados eran completamente inocentes, como señalamos entonces (a diferencia de prácticamente todo el resto de la izquierda) al defender a los trabajadores de las guarderías. Los Friedman fueron arrestados en medio de esa cacería de brujas.
Los liberales y feministas burgueses ayudaron a impulsar esa locura. Aunque se presentan como protectores de las mujeres y los niños, su remedio es pedirle al estado leyes más numerosas y más duras, así como más vigilancia policiaca. La versión más extrema de esa misma política fue el libro de 1975 de Susan Brownmiller, Against Our Will [Contra nuestra voluntad], famoso por su aseveración de que la violación es la principal forma en que todos los hombres controlan a todas las mujeres. Su propuesta: más mujeres policías.
En los años setenta y ochenta, los florecientes escuadrones de dios, dirigidos por gente como el fundamentalista católico Patrick Buchanan y el líder de la Mayoría Moral Jerry Falwell, se movilizaban contra el aborto y declaraban que el sida era un castigo de dios a los gays. Mientras los fanáticos de derecha sitiaban las clínicas de aborto, los feministas apuntaban contra la pornografía y un imaginario abuso satánico. Al impulsar este programa antisexo, los “progresistas” entablaron una alianza temporal con los evangélicos.
El estado respondió gustoso. En 1974, el demócrata Walter Mondale promovió la Ley de Prevención y Tratamiento del Abuso Infantil, que obligaba a los terapeutas, maestros y trabajadores sociales a informar a la policía de cualquier indicación de abuso. Así, se suponía que cientos de miles de educadores y trabajadores sociales actuarían como auxiliares de la maquinaria de represión del estado capitalista. En los años ochenta, el procurador general de Reagan, Edwin Meese, lanzó una gran campaña contra la pornografía, con bastante ayuda de sus aliados liberales. Con Internet, las cosas no hicieron sino empeorar. En los últimos quince años, las sentencias federales por posesión de pornografía infantil han aumentado en extensión más de 500 por ciento y pueden ameritar hasta cadena perpetua, la sentencia que suele darse al homicidio en primer grado.
Entre las feministas más prominentes que impulsaban las reaccionarias campañas antiporno estaba la fundadora de la revista Ms., Gloria Steinem, quien empezó su carrera como informante de la CIA. La despreciable Steinem también se subió con furor al tren del ritual satánico y la memoria reprimida. A mediados de los ochenta financió una excavación que los padres de familia de la escuela preescolar McMartin realizaron en busca de los (inexistentes) túneles y calabozos de los que habían hablado sus hijos bajo coerción. En 1993, Ms. salió con el encabezado: “El abuso ritual de las sectas existe —¡Créanlo!”.
En 1995, Steinem narró el documental de HBO The Search for Deadly Memories. Los apócrifos “recuerdos recuperados” de abuso cumplieron una función perniciosa en numerosos casos. Estos “recuerdos reprimidos”, como los llaman los trabajadores sociales fraudulentos, son la versión secular liberal de la histeria religiosa. Como materialistas convencidos, no nos lo creímos. Como señalamos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”, las técnicas que supuestamente revelan traumas reprimidos han demostrado ser excelentes para inducir recuerdos falsos, especialmente en niños pequeños y susceptibles. En ocasiones, es la policía quien implanta los supuestos recuerdos en el curso de los interrogatorios, como ocurrió en el caso Friedman. Los traumas verdaderos realmente trauman a la gente, que tiende a recordarlos.
El sexo, el matrimonio y la familia
¿Cómo es que la expansión de la tolerancia (salvo en reaccionarios endurecidos y fanáticos religiosos) respecto al matrimonio gay puede coexistir con una implacable cacería de brujas antisexo? Esto se debe a que el matrimonio, un contrato legal, es uno de los principales sostenes sociales del estado burgués. En una presentación el pasado mayo, David Thorstad, quien en 1978 estuvo entre los fundadores de la North American Man/Boy Love Association (NAMBLA), señaló la desbandada del movimiento radical gay:
“El anterior desafío a la heterosupremacía, dirigido a liberar la sexualidad reprimida de todos, ha sido remplazado por un enfoque conservador y convencional por la aceptación de la sociedad capitalista heterosupremacista. Donde esto es más obvio es en la búsqueda del matrimonio y la participación abierta en instituciones opresivas como el ejército, así como los llamados a fortalecer las fuerzas represivas del estado mediante las leyes contra los llamados crímenes de odio”.
Así, en la búsqueda de la respetabilidad burguesa, las marchas del orgullo gay acogen contingentes de policías gays, cuyo trabajo incluye el arresto de “delincuentes sexuales”. Mientras tanto, los organizadores de las marchas vetan a organizaciones como NAMBLA, que llama por la despenalización de las relaciones consensuales entre hombres adultos y menores de edad.
A diferencia de los feministas, el establishment gay y, asquerosamente, la mayor parte de la izquierda “socialista”, nosotros siempre hemos defendido a NAMBLA y a sus miembros tanto de la represión estatal como de la victimización por parte de los patrones. Se trata de algo más que una cuestión de “libertad de expresión”. Muchísimos jóvenes, torturados y confundidos por sus propios sentimientos, en conflicto con la severidad represiva de esta sociedad, encontrarían reconfortante hablar de estas cosas con personas más experimentadas, como lo han hecho generaciones anteriores. En esta época, sin embargo, tener cualquier tipo de intimidad intergeneracional es jugar con fuego.
En un artículo titulado “Youth, Sexuality and the Left” [Juventud, sexualidad y la izquierda], Sherry Wolf de la International Socialist Organization (ISO, Organización Socialista Internacional) se sumó al linchamiento de Thorstad acusándolo de ser “el más constante y sonoro defensor de la pederastia en la izquierda” (socialistworker.org, 2 de marzo de 2010). Conservando la premisa reaccionaria de las leyes de la edad de consentimiento, Wolf cita su libro Sexuality and Socialism: History, Politics and Theory of LGBT Liberation [Sexualidad y socialismo: Historia, política y teoría de la liberación LGBT]: “Es incongruente que un niño dé verdadero consentimiento, libre de la desigualdad de poder, a un hombre de 30”. El artículo de Wolf continúa: “En nuestra sociedad, los adultos y los niños no se enfrentan como iguales en lo emocional, lo físico, lo social o lo económico. Los niños y los adolescentes más jóvenes no tienen la madurez, la experiencia ni el poder necesarios para tomar decisiones verdaderamente libres en sus relaciones con los adultos. Sin ello, no puede haber verdadero consentimiento”.
No importa que la mayoría de las relaciones entre adultos no cumpla con este criterio de consentimiento. En cuanto a la afirmación de Wolf de que “los adolescentes maduran a distintas edades”, ¿quién debe determinar la edad adecuada para la actividad sexual en una especie en la que esta edad ha estado, durante el 99 por ciento de su existencia, muy por debajo de la supuesta “edad de consentimiento” de la actualidad? Bajo el inhumano status quo capitalista, se asume que es el estado. Para los comunistas, es el ABC el oponernos a la intervención del gobierno en la vida privada de la gente y defender a cualquier grupo que luche por aumentar la libertad en las relaciones sexuales. Esto es una expresión del ideal de la vanguardia leninista como tribuno del pueblo. La ISO y cía. bailan a un son diferente, acomodándose a los valores burgueses y a la cacería de brujas contra aquéllos cuyas proclividades sexuales se consideran verboten [prohibido, en alemán en el original].
En El origen de la familia, la propiedad privada y el estado (1884), Friedrich Engels rastreó el surgimiento simultáneo de la familia y el estado como medios que la clase propietaria usó para consolidar y reproducir su poder cuando emergió de la sociedad humana primitiva. La monogamia de la esposa era necesaria para asegurar la paternidad para la transmisión hereditaria de la propiedad. Actualmente, la familia sigue siendo la principal fuente de opresión de la mujer. A los niños, la familia debe imbuirles la sumisión y el respeto por la autoridad, lo que frecuentemente engendra frustración y violencia. Como escribimos en “Satan, the State and Anti-Sex Hysteria”: “Las proclividades sexuales de las especies gregarias de mamíferos, como la nuestra, claramente no encajan con la rígida monogamia heterosexual que constituye el fundamento ideológico de la institución de la familia, reforzada por la religión organizada”.
La mayor parte del terrible daño que se inflige a los jóvenes y las mujeres tiene lugar en el seno de la familia. Sin embargo, en esta sociedad capitalista, la familia suele ser lo único que le queda a uno. Son escasos los servicios alternativos que la sociedad provee para criar a los hijos o cuidar a los enfermos y a los ancianos.
El fanatismo antisexo y la perversa persecución estatal persistirán mientras imperen la propiedad privada y la producción por ganancias. El estado capitalista no puede ser reformado para que sirva a los intereses de los explotados y los oprimidos. Debe ser barrido y sobre sus ruinas debe erigirse un estado obrero basado en la expropiación de los medios de producción. Para erradicar la opresión de la mujer y de los homosexuales, se requiere construir una sociedad socialista donde las funciones de la familia sean colectivizadas —guarderías y cocinas comunales, atención médica gratuita y de calidad, etcétera— liberando a la mujer de la carga de la crianza de los niños y de la esclavitud doméstica. En cuanto a lo que una sociedad racional conservaría de las relaciones sexuales, y de las relaciones sociales en general, los marxistas compartimos la amplitud de la visión que expresó el fallecido Gore Vidal (a quien tanto echamos de menos) en su artículo “Pink Triangle and Yellow Star” (Triángulo rosa y estrella amarilla, The Nation, 14 de noviembre de 1981):
“Cualquiera que sea el arreglo al que llegue la sociedad del futuro, debe reconocerse que los niños que lo necesiten serán criados con bastante más cuidado que hoy, y que a los adultos que no deseen ser padres ni madres debe dejárseles en paz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/40/delincuentes.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.24 15:30 ShaunaDorothy Las "reformas de mercado" en China: Un análisis trotskista ¡Defender al estado obrero deformado chino! ¡Por la revolución política proletaria! (2 - 3) (Primavera de 2007)

https://archive.is/mnbfW
…e ideología maoísta-estalinista
Lippit señala que la economía china en la era de Mao estaba modelada institucionalmente en la de la Unión Soviética bajo Stalin y que “no existía siquiera una pista de control obrero en ninguno de los dos países”. Hart-Landsberg y Burkett no disputan lo anterior. Lo que encuentran atractivo en la China anterior a las “reformas” son ciertos elementos de la ideología maoísta tardía, notablemente el igualitarismo retórico asociado con la Revolución Cultural de 1966-76.
La grotescamente mal llamada “Gran Revolución Cultural Proletaria” fue lanzada por Mao para purgar el ala de la burocracia, dirigida por Liu Shaoqi y Deng Xiaoping, que había dirigido a China durante su recuperación tras los devastadores resultados del “Gran Salto Adelante” de finales de los años 50. Esto último fue una aventura demente de autarquía económica, ejemplificada por los hornos de acero en los patios traseros, lo cual terminó en un colapso total y hambruna generalizada. Durante el destructivo frenesí de la Revolución Cultural, millones de estudiantes fueron movilizados como guardias rojos, supuestamente para luchar contra el burocratismo y los llamados “seguidores del camino capitalista”. En enero de 1967, cuando los obreros de Shanghai organizaron una huelga general para defender su nivel de vida junto con una huelga nacional de ferrocarriles, Mao mandó a los guardias rojos para aplastar las huelgas.
Durante la Revolución Cultural, el interés personal en lo material fue denunciado como una actitud “burguesa”. “Construir el socialismo” fue definido como cambiar la sicología social de las masas de manera que se identificaran con el bienestar colectivo (“servir al pueblo”). Un credo bien publicitado de un partisano maoísta en ese tiempo era: “Debo recordar las enseñanzas de Mao para elevar mis estándares políticos y bajar mis estándares de vida.”
Hart-Landsberg y Burkett no suscriben este tipo de ascetismo “socialista”. Pero sí divorcian la conciencia socialista de la superación de la escasez económica y el logro de la abundancia material en una sociedad comunista futura, con el efecto de contraponer el progreso tecnológico al desarrollo igualitario de la humanidad. En su réplica a Lippit y otros afirman:
“El desarrollo humano en la visión marxista no se funda simplemente en un mar de fuerzas productivas y bienes de consumo producidos por el capital, sino que ocurre en gran medida a través de la lucha de clases, entendida (mientras el capitalismo domine, al igual que después del establecimiento de la dictadura del proletariado) como una larga lucha por la desalienación de todas las condiciones de la producción.”
Significativamente, identifican aquí el incremento de las fuerzas productivas y la elevación de los niveles de consumo con el desarrollo capitalista. A diferencia de Hart-Landsberg y Burkett, los marxistas no contraponemos la lucha de clases al incremento de las fuerzas productivas de la sociedad. Justo lo contrario. La meta fundamental de la lucha de la clase obrera es derrocar el modo de producción capitalista y el sistema burgués de estado-nación que limitan las fuerzas productivas, y remplazarlos con una economía socialista internacionalmente integrada y planificada. Y la meta de esto último es crear una civilización comunista global en la cual todos los miembros de la sociedad tengan acceso a recursos materiales y culturales suficientes para realizar plenamente sus capacidades.
No es coincidencia que “China y el socialismo” fue primero publicado en el Monthly Review. Éste ha sido el principal periódico de los intelectuales izquierdistas estadounidenses de opiniones o simpatías maoístas desde los años 60, cuando su figura dirigente era Paul Sweezy. Sweezy declaró que “la experiencia de la Revolución China…ha mostrado que un bajo nivel de desarrollo de las fuerzas productivas no es un obstáculo insuperable para la transformación socialista de las relaciones sociales” (Monthly Review, noviembre de 1974).
El marco completo para el debate actual entre Lippit y Hart-Landsberg/Burkett es fundamentalmente falso: que la opción es la integración en el mercado capitalista mundial o una forma u otra de autosuficiencia económica nacional seudoequitativa. Para Mao, la doctrina de la “dependencia en sí mismo” para “construir el socialismo” era una típica expresión estalinista de hacer de la necesidad una virtud. El socialismo, la etapa inferior del comunismo, presupone una sociedad igualitaria sin clases basada en la abundancia material. La noción de que el socialismo puede ser alcanzado en un país es profundamente antimarxista. El socialismo exige una economía internacionalmente planificada con el fin de dirigir los recursos productivos a una escala global. En realidad, el “socialismo en un solo país” en China, como en la URSS de Stalin y sus herederos, significaba oposición a la perspectiva de la revolución obrera internacional y una acomodación general al imperialismo mundial.
Cuando China entró a la Guerra de Corea a finales de 1950, los imperialistas estadounidenses y sus aliados como Japón impusieron un embargo comercial en su contra, prohibiendo la exportación de una amplia gama de productos industriales, especialmente equipo capitalista tecnológicamente sofisticado. Este embargo fue mantenido durante las siguientes dos décadas. Durante los años 50, la ayuda soviética y su comercio con China contribuyeron a su rápido desarrollo económico —al nivel de las tasas de crecimiento existentes—, particularmente la construcción de plantas industriales modernas a gran escala. Sin embargo, con la profundización de la grieta entre las dos burocracias nacionalistas en Beijing y Moscú, los dirigentes del Kremlin rompieron sus relaciones económicas con China a principios de los años 60. Fue entonces cuando Mao y sus ideólogos comenzaron a predicar la virtud de la “dependencia en sí mismo”, es decir, la autarquía económica nacional como un principio básico para “construir el socialismo”.
Sin embargo, unos pocos años después el clima político internacional cambió radicalmente en el momento en que China entró en una alianza estratégica con el imperialismo estadounidense contra el estado obrero degenerado soviético, simbolizada en 1972 con el abrazo de Mao al comandante en jefe de Estados Unidos, Richard Nixon, mientras los aviones de guerra estadounidenses bombardeaban Vietnam del Norte. La alianza de Beijing con Washington fue sellada con sangre con la invasión china de Vietnam en 1979. A cambio, los imperialistas abrieron sus mercados y fuentes de abastecimiento a China. En el último medio lustro de la era de Mao, el valor del comercio chino, principalmente con los países capitalistas avanzados, aumentó a más del doble, aunque desde un nivel muy bajo. Sin embargo, la postura ideológica de “dependencia en sí mismo” se mantuvo.
Hart-Landsberg y Burkett denuncian la estrategia de crecimiento basado en las exportaciones que China ha perseguido en las últimas décadas. Por supuesto, insisten en que no se oponen al comercio exterior como tal sino sólo al comercio exterior gobernado por las leyes de la rentabilidad capitalista: “El problema que encaran los obreros no es la producción para exportación por sí misma, sino la ausencia de alternativas a la actividad de exportación dirigida a la ganancia —alternativas que sirvan a las necesidades del desarrollo humano—” (énfasis en el original). Pero China existe en un mundo dominado por las corporaciones capitalistas, los bancos y los estados, de modo que sus exportaciones están necesariamente sujetas a las leyes del mercado mundial capitalista.
Como revolucionarios marxistas, no nos oponemos a las vastas relaciones económicas, por sí mismas, de China con el mundo capitalista a través del comercio y empresas conjuntas con las corporaciones occidentales y japonesas. Un gobierno basado en consejos obreros y campesinos en China, dirigido por un partido leninista-trotskista, trataría de utilizar el mercado mundial para acelerar el desarrollo económico. Pero al hacerlo restablecería el monopolio estatal del comercio exterior, mientras que renegociaría los términos de la inversión extranjera. Más fundamentalmente, un gobierno revolucionario socialista en China promovería activamente las revoluciones proletarias internacionalmente.
El verdadero crimen de la burocracia estalinista china —antigua y actual— es que ha ayudado a perpetuar y, de hecho, fortalecer el sistema capitalista-imperialista a escala global. En particular, China, tanto bajo Mao como bajo Deng, fue un componente estratégicamente importante en la alianza dirigida por EE.UU. contra la Unión Soviética durante las últimas dos décadas de la Guerra Fría. Así, los estalinistas chinos tienen responsabilidad directa y no poca por la destrucción contrarrevolucionaria de la URSS, una derrota histórico-mundial para el proletariado internacional.
En el periodo postsoviético, el régimen del PCCh ha continuado acomodándose a los intereses y aspiraciones del imperialismo estadounidense. Así, el gobierno de Hu Jintao ha endosado la “guerra contra el terrorismo” global de Bush, la justificación política para la invasión y ocupación estadounidense de Irak y Afganistán y las actuales amenazas militares contra Irán, el segundo abastecedor de petróleo a China. Beijing ha colaborado con Washington y Tokio al fungir como agente en las “negociaciones” dirigidas a detener el desarrollo de armas nucleares por parte de Corea del Norte. Cualquier debilitamiento de la defensa del estado obrero deformado norcoreano contra el militarismo imperialista redundará en contra de China. Mientras que se quejan amargamente por las relaciones comerciales de China con el mundo capitalista, Hart-Landsberg y Burkett no hacen mención de los verdaderos crímenes de la burocracia estalinista china —desde Mao, pasando por Deng y hasta Hu Jintao— contra el proletariado internacional. En total contraste con los pasados y presentes burócratas estalinistas de Beijing, entre las primeras acciones tomadas por Lenin, Trotsky y los demás dirigentes bolcheviques de la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia estuvo forjar la Internacional Comunista como el instrumento necesario para dirigir revoluciones proletarias en contra del rapaz sistema capitalista.
En “China y el socialismo”, Hart-Landsberg y Burkett tenían muy poco qué decir sobre China en la era de Mao, y lo poco que dijeron es confuso y contradictorio. Concluyen que “al momento de la muerte de Mao en 1976, el pueblo chino estaba lejos de alcanzar las promesas del socialismo”. Pero, dado que su tema principal es que el capitalismo ha sido “restaurado” en China, claramente consideran a la China de Mao socialista en cierto modo y cualitativamente diferente y mejor de lo que existe en China hoy. En su respuesta a Victor Lippit escriben sobre “el camino por el que China se aleja del socialismo”.
Por su parte, en la mesa redonda sobre “China y el socialismo” cuya transcripción apareció en Critical Asian Studies (37:3 [2005]), Lippit argumentó: “Ese sistema no puede llamarse ‘socialismo’; yo prefiero usar el término ‘estatismo’.” Más aún, sostiene que el socialismo no es posible en la época histórica actual, especialmente en países económicamente atrasados. Al igual que Hart-Landsberg y Burkett, tampoco él define qué entiende por socialismo. Por el contexto, es claro que se refiere a algo parecido al comunismo pleno: una sociedad en la que la productividad del trabajo haya alcanzado un nivel suficiente para superar la escasez económica.
Pese a su declarada adhesión a un marco teórico marxista, Hart-Landsberg y Burkett evidentemente no consideran que la noción de dictadura del proletariado sea relevante para entender la China posterior a 1949. Sin embargo, Karl Marx desarrolló esta noción para explicar una sociedad posrevolucionaria que aún estuviera caracterizada por la desigualdad y la escasez económica, el trabajo asalariado diferenciado y un aparato estatal coercitivo:
“De lo que aquí se trata no es de una sociedad comunista que se ha desarrollado sobre su propia base sino de una que acaba de salir precisamente de la sociedad capitalista y que, por tanto, presenta todavía en todos sus aspectos, en el económico, en el moral y en el intelectual, el sello de la vieja sociedad de cuya entraña procede. Congruentemente con esto, en ella el productor individual obtiene de la sociedad —después de hechas las obligadas deducciones— exactamente lo que le ha dado…
“Entre la sociedad capitalista y la sociedad comunista media el período de la transformación revolucionaria de la primera en la segunda. A este período corresponde también un período político de transición, cuyo Estado no puede ser otro que la dictadura revolucionaria del proletariado.”
—Crítica del programa de Gotha (1875); énfasis en el original
Claramente, la República Popular China era y es, desde Mao Zedong hasta Hu Jintao, muy diferente de la noción normativa de dictadura del proletariado desarrollada por Marx en la segunda mitad del siglo XIX. China es un estado obrero nacionalmente aislado y gobernado burocráticamente en un país económicamente atrasado que enfrenta estados capitalistas-imperialistas hostiles y más poderosos.
Como es bien sabido, Karl Marx y Friedrich Engels pensaban que las revoluciones obreras ocurrirían primero en Europa Occidental para extenderse luego a Norteamérica. Así pues, preveían que la dictadura del proletariado sería una transición al socialismo relativamente breve y armoniosa. El curso real de la historia, a partir de la primera revolución socialista exitosa en la Rusia económicamente atrasada de 1917, resultó más complejo y contradictorio. Sin embargo, el partido bolchevique de V.I. Lenin y León Trotsky jamás pensó que el socialismo pudiera construirse en Rusia sola. De hecho, dirigieron toda su actividad, desde la fundación de la III Internacional en adelante, a la construcción de partidos obreros revolucionarios en todo el globo que dirigieran la lucha por el derrocamiento proletario del dominio capitalista internacionalmente.
Sin embargo, el fracaso de la revolución internacional, particularmente la derrota de la revolución alemana de 1923, y el creciente aislamiento de la joven república obrera soviética, combinados con la devastación de la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil, sentaron las bases materiales para el crecimiento del burocratismo nacionalista. Comenzando en 1923-24, la Unión Soviética sufrió una degeneración burocrático-nacionalista bajo el dominio cada vez más despótico de Stalin. Sin embargo, el poder global soviético siguió siendo un contrapeso parcial al imperialismo mundial, lo que hizo posible la Revolución China de 1949 y la consolidación del estado obrero burocráticamente deformado que de ella emergió. Durante la Guerra de Corea a principios de los años 50, los gobernantes estadounidenses no sólo amenazaron con usar armas atómicas contra la China Roja, sino que de hecho lo consideraron. Si no lo llevaron a cabo fue básicamente por miedo a que esto llevara a una guerra con la URSS nuclearmente armada.
La victoria de los “ejércitos rojos” de base campesina y dirigidos por los comunistas sobre el nacionalista-burgués Guomindang en 1949 destruyó el aparato militar del estado capitalista semicolonial chino. Chiang Kai-shek y sus esbirros huyeron con lo que quedaba de sus fuerzas armadas a la isla de Taiwán bajo la protección del imperialismo estadounidense. El nuevo régimen del PCCh estableció inmediatamente el monopolio del poder y la organización políticos. Así, la burguesía china fue expropiada políticamente, y unos cuantos años después la economía fue nacionalizada. Al mismo tiempo, cualquier movimiento de la clase obrera rumbo a una actividad política independiente fue despiadadamente reprimido. Mao y sus colegas procedieron a construir un estado que en sus estructuras políticas y económicas básicas seguía el modelo de la Unión Soviética bajo Stalin.
La China de Mao: Ideología y realidad
Durante los años 60, el maoísmo, con sus llamados al igualitarismo, sus movilizaciones de masas y sus incentivos morales y no económicos, resultó atractivo para muchos intelectuales izquierdistas alrededor del mundo. Hart-Landsberg y Burkett reflejan esa actitud, aunque son mucho más críticos con la China de Mao de lo que fue la generación anterior de intelectuales maoístas occidentales, como Paul Sweezy. De todas formas, dicen que la China de la época de Mao “alcanzó el pleno empleo, la seguridad social básica y una igualdad generalizada para el pueblo trabajador chino”.
Ciertamente, la distribución del ingreso en China era mucho más igualitaria que en los países capitalistas neocoloniales de Asia como la India o Indonesia. Pero no era más igualitaria que la de la Unión Soviética en ese periodo y, en ciertos aspectos, incluso lo era menos. A mediados de los años 50, China instituyó una estructura de salarios en las empresas estatales basada en la de la Unión Soviética, la cual se mantuvo a lo largo de toda la época de Mao. La proporción entre el ingreso del rango administrativo más alto y el del rango obrero más bajo era de quince a uno. Además, igual que en la URSS, los funcionarios de alto nivel del partido y del gobierno, los gerentes de empresas y similares en China podían suplementar su ingreso oficial con diversas formas de parasitismo y corrupción, y lo hacían.
La creciente brecha socioeconómica entre la China rural y la urbana no comenzó con las “reformas” enfocadas al mercado de Deng Xiaoping. En los últimos años de la era de Mao, esta brecha ya era pronunciada. Entre 1952 y 1975, el promedio de consumo per cápita de la población no agraria aumentó en un 83 por ciento, comparado con 41 por ciento para los trabajadores rurales (Carl Riskin, China’s Political Economy: The Quest for Development since 1949 [Economía política de China: La búsqueda del desarrollo desde 1949], 1987). En 1980 (al inicio de la era de “reformas”), los citadinos consumían 60 por ciento más grano alimenticio per cápita y comían casi dos y media veces más carne que los miembros de las comunas rurales. Las diferencias en la posesión de bienes de consumo manufacturados (como relojes de pulsera, máquinas de coser, radios) era aun mayor. En conjunto, el consumo promedio en la China urbana era de dos a tres veces mayor que el del campo.
En contraste, en la Unión Soviética de las décadas de 1960 y 1970 hubo una notable disminución en la brecha de los estándares de vida de las poblaciones urbana y rural. Una amplia fracción de las granjas colectivas se transformó voluntariamente en granjas estatales cuyos trabajadores recibían salarios y prestaciones uniformes que no dependían de la fluctuante producción agrícola ni de los precios de abastecimiento del gobierno. Para principios de los años 80, los ingresos de un granjero de la URSS de hecho aumentaban más rápidamente que los de los trabajadores de las fábricas y oficinas. Este grado mayor de igualitarismo fue posible sólo porque la Unión Soviética ya había alcanzado un nivel productivo muy superior al de China.
La estrategia económica de la burocracia del PCCh durante la era de Mao fue básicamente similar a la de la Rusia de Stalin en los años 30. Los niveles de consumo tanto de los obreros como de los campesinos se mantuvieron bajos para maximizar el excedente económico, para luego concentrarlo e invertirlo en la industria pesada. Entre 1952 y 1975, el crecimiento industrial promedió un once por ciento anual. Al principio de este periodo, la producción industrial constituía el 20 por ciento del producto material neto de China; al final, la cifra era del 45 por ciento. La construcción de un sector de industria pesada sustancial y relativamente moderno durante la era de Mao sentó las bases para las altas tasas de crecimiento económico y la mejora general de los niveles de vida bajo Deng y sus sucesores. Sin embargo, la naturaleza de esta inversión industrial, que requiere mucho capital, limitó la expansión de la clase obrera urbana y la correspondiente reducción en el peso social del campesinado. Entre 1952 y 1975, el componente no agrícola de la fuerza de trabajo aumentó sólo del 16 al 23 por ciento.
Para los últimos años de la era de Mao, la estrategia económica del régimen encontraba cada vez más obstáculos y contradicciones, generando descontento popular. Debido en buena medida a las ineficiencias del comandismo burocrático, la productividad del trabajo se estancó desde mediados de los años 50, aumentando menos de uno por ciento anual. Para compensar esto, una porción cada vez mayor del ingreso nacional se invirtió en la industria pesada, aumentando del 24 por ciento, a mediados de los años 50, a 33 por ciento a principios de los 70. Los enormes recursos económicos destinados a la expansión industrial fueron extraídos del campesinado mediante fuertes gravámenes y entregas obligatorias de grano y otros productos agrícolas a precios artificialmente bajos. Además, los sueldos reales de los trabajadores urbanos fueron básicamente congelados por dos décadas. El intelectual de izquierda estadounidense Maurice Meisner, que en general es muy favorable a la China de Mao, reconoció sin embargo:
“Conforme el consumo y los estándares populares de vida sufrían, la tasa de acumulación se alzaba para mantener el alto ritmo de desarrollo de la industria pesada. Sin verdaderas conquistas en la productividad, es poco probable que estos altos niveles de acumulación e inversión pudieran haberse sostenido mucho más tiempo sin empobrecer más a la población.”
—The Deng Xiaoping Era: An Inquiry into the Fate of Chinese Socialism, 1978-1994 [La era de Deng Xiaoping: Una investigación sobre el destino del socialismo chino, 1978-1994] (1996)
En su condena de China durante la era de “reformas”, Hart-Landsberg y Burkett atribuyen una gran importancia a la eliminación del empleo garantizado de por vida en las empresas estatales como paso decisivo hacia la supuesta restauración del capitalismo. En su respuesta a Lippit, escriben: “Esa inseguridad material es, de hecho, la esencia de la separación social que hace el capitalismo entre los obreros y las condiciones de su producción.”
Ciertamente, los obreros chinos consideraban el empleo y las prestaciones garantizados de por vida (llamados el “tazón de arroz de hierro”) como una de las principales conquistas sociales de la Revolución de 1949. Sin embargo, un país tan pobre y económicamente atrasado como China obviamente no podría emplear a cientos de millones de campesinos en empresas industriales estatales, mucho menos de por vida y con un nivel de salarios y prestaciones de dos a tres veces superiores al ingreso de los miembros de las comunas campesinas.
Para mantener el orden social, el régimen del PCCh de la época de Mao impedía por la fuerza que los campesinos migraran a las ciudades en busca de empleos. Además, el régimen no le daba empleo en el sector estatal a todos los miembros de la creciente fuerza de trabajo urbana. Durante la Revolución Cultural, cerca de 17 millones de jóvenes urbanos recién graduados fueron separados por la fuerza de familia y amistades y enviados a comunas rurales. De haber tenido opción, ¿cuántos de estos jóvenes creen Hart-Landsberg y Burkett que hubieran optado por trabajar en una granja colectiva en lugar de aceptar casi cualquier trabajo en la ciudad en la que vivían, aun sin la garantía vitalicia y a sueldos inferiores a la norma? Para los últimos años de la era de Mao, las comunas rurales se habían convertido en una reserva masiva de desempleo y subempleo disfrazados.
Parte del propósito de la Revolución Cultural fue empobrecer las condiciones de vida de la clase obrera en nombre de un espurio “igualitarismo socialista”. Además, el empleo garantizado de por vida en una empresa dada no era económicamente racional e impedía cada vez más maximizar la productividad del trabajo mediante nuevas inversiones. Un gran sector de la planta industrial china fue construida durante el primero (y más exitoso) de los planes quinquenales a mediados de los años 50. Este plan incluyó la tecnología más avanzada entonces disponible para China a través de la Unión Soviética. Para los años 70, muchas empresas industriales se habían vuelto tecnológicamente obsoletas. Maximizar la productividad del trabajo para un nivel dado de inversión requería cerrar algunas empresas y remplazarlas con otras nuevas o reequiparlas con nuevas tecnologías que ahorraran trabajo. En cualquier caso, un gran número de los empleos específicos existentes sería eliminado.
Un gobierno genuinamente socialista reemplearía a los trabajadores redundantes en algún otro lado con salarios y prestaciones comparables, proporcionando a costa del estado el traslado y la nueva capacitación. Desde luego, no fue esto lo que hicieron Deng y sus sucesores. Los obreros despedidos de las empresas estatales fueron dejados a su suerte, y muchos sufrieron una verdadera pauperización. Pero, una vez más, el régimen de Mao efectivamente logró mantener congelados los salarios reales por dos décadas mediante el comandismo burocrático y la represión de estado policiaco.
Las reformas orientadas al mercado iniciadas por Deng fueron un intento de solucionar las ineficiencias del comandismo burocrático sin salir del marco del bonapartismo estalinista. Como escribimos en los años 80:
“Dentro del marco del estalinismo, hay pues una tendencia inherente a remplazar la planificación y la administración centrales con mecanismos de mercado. Dado que los gerentes y los obreros no pueden ser sometidos a la disciplina de la democracia soviética (consejos obreros), la burocracia tiende a ver cada vez más la sujeción de los actores económicos a la disciplina de la competencia de mercado como la única respuesta a la ineficiencia económica.”
—“Por la planificación central mediante la democracia soviética”, WV No. 454, 3 de junio de 1988; reimpreso en el folleto “Market Socialism” in Eastern Europe [El “socialismo de mercado” en Europa Oriental] (julio de 1988)
Contradicciones de la era de “reformas”
A la muerte de Mao, si bien China había construido un sector industrial pesado sustancial y relativamente moderno, seguía siendo un país predominantemente rural y campesino. Más de tres cuartas partes de la fuerza de trabajo estaban involucradas en granjas y más del 80 por ciento de la población vivía en el campo. Uno de los incentivos para las “reformas de mercado” fue que la producción agrícola no había podido seguirle el ritmo al crecimiento industrial; de hecho, el bajo nivel de productividad agrícola era una barrera fundamental a una industrialización rápida y vasta. Hoy, más del 50 por ciento de la fuerza de trabajo está empleada en el sector manufacturero, la construcción, el transporte y el sector de servicios, y 40 por ciento de la población es urbana. Desde un punto de vista marxista, éste es un suceso progresista de importancia histórica, como también lo es la expansión correspondiente cuantitativa y cualitativa de la capacidad industrial de China.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/27/china.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.05.24 13:11 ShaunaDorothy Contra el "tortillazo" de Calderón y los consorcios maiceros: ¡Abajo el TLC! ¡Expropiar a los magnates del maíz! ¡Por movilizaciones obreras contra el hambre y la represión! (2 - 2) (Primavera de 2007)

https://archive.is/nUykZ
La revolución permanente y la defensa de la industria energética nacionalizada
México presenta un desarrollo desigual y combinado del capitalismo, en donde las técnicas más modernas de producción industrial conviven con el atraso ancestral del campo. La burguesía de los países subyugados por el imperialismo es incapaz siquiera de llevar a cabo tareas democrático-burguesas, tales como la emancipación nacional, la revolución agraria y la democracia política, históricamente asociadas con las revoluciones burguesas como la francesa de 1789. El revolucionario ruso León Trotsky describió la debilidad de esta clase:
“…la presión del imperialismo extranjero altera y distorsiona tanto la estructura económica y política de esos países que la burguesía nacional (aun en los países políticamente independientes de Sudamérica) no alcanza más que parcialmente el nivel de clase dominante. La presión del imperialismo en los países atrasados no cambia, es verdad, su carácter social básico, ya que opresor y oprimido no representan más que diferentes grados de desarrollo de una misma sociedad burguesa… La burguesía de los países coloniales y semicoloniales es una clase semioprimida, semidominante...”
—“Simultáneamente clase dominante y oprimida” (1937)
Los espartaquistas nos basamos en la perspectiva de la revolución permanente desarrollada por Trotsky y vindicada en la práctica por la Revolución Rusa de 1917. El cumplimiento cabal de las tareas democrático-burguesas sólo es posible, en nuestra época, bajo el dominio del proletariado. Pero, una vez en el poder, la clase obrera no podrá reducirse a la consecución de estas tareas, sino que pasaría inmediatamente a las tareas socialistas, colectivistas, de la revolución. De esta forma adquiere la revolución su carácter permanente. Así, las sentidas demandas democrático-burguesas de la población se convierten en una fuerza motriz de la revolución socialista.
Nos oponemos al TLC y defendemos la industria energética nacionalizada —especial pero no únicamente el petróleo— como medidas elementales de autodefensa de un país semicolonial contra los imperialistas. Las nacionalizaciones del sector energético fueron una conquista crucial para este país. Como grandes capas de la población se dan perfecta cuenta, la privatización del petróleo significaría incluso una mayor subyugación por parte de los imperialistas, en particular los estadounidenses.
Hasta marzo de 1938, la industria petrolera en México era propiedad de los imperialistas británicos, estadounidenses y holandeses. Tras la expropiación cardenista, los magnates petroleros —especialmente los británicos, que contaban con el respaldo de “Su Majestad”— impusieron un boicot al crudo mexicano y de hecho instigaron la rebelión derechista del general Cedillo contra Cárdenas. Trotsky apeló al internacionalismo proletario para movilizar a los obreros británicos en defensa de la expropiación mexicana contra sus propios gobernantes imperialistas. Como escribió Trotsky:
“La expropiación del petróleo no es ni comunismo ni socialismo: es una medida profundamente progresiva de autodefensa nacional…
“Sin abandonar su propia fisonomía, toda organización obrera del mundo entero, y ante todo de Gran Bretaña, tiene la obligación de atacar implacablemente a los bandidos imperialistas, su diplomacia, su prensa y sus lacayos fascistas. La causa de México, como la de España, como la de China, es la causa de toda la clase obrera del mundo. La lucha planteada alrededor del petróleo mexicano es una de las escaramuzas de vanguardia de los combates futuros entre oprimidos y opresores.”
—“México y el imperialismo británico” (1938)
Hoy son los imperialistas estadounidenses quienes revolotean como aves de rapiña en torno a PEMEX. Una de las razones principales de la reciente visita de Bush a México era insistir en la apertura al “capital privado para expandir la producción de PEMEX” (La Jornada, 11 de marzo). Los obreros estadounidenses tienen el deber internacionalista de defender la industria petrolera nacionalizada mexicana contra los rapaces designios de Bush y su parvada imperialista.
¡Por un gobierno obrero y campesino!
El campesinado es una capa heterogénea de la pequeña burguesía que no puede desempeñar un papel político independiente como clase. Su actividad productiva es individual y se basa en la propiedad privada de una porción de tierra, y por tanto los campesinos compiten económicamente entre sí. El campesinado no cuenta con el interés objetivo de clase, ni con la cohesión ni con el poder social que tiene la clase obrera para derrocar a la burguesía e instaurar su propio gobierno. Especialmente a raíz de la entrada en vigor del TLC, el campo mexicano ha sido en gran medida devastado, con grandes masas de campesinos echados de sus tierras ante la incapacidad de competir con los grandes agribusinesses estadounidenses y mexicanos. Los campesinos pobres y las grandes masas urbanas depauperadas son el principal aliado potencial del proletariado en la revolución socialista.
La clase obrera industrial debe ponerse al frente de los demás sectores oprimidos de la sociedad y luchar, junto con comités de proletarios agrícolas y campesinos, por subsidios en forma de maquinaria, tractores, sistemas de riego, créditos agrícolas, así como granos de calidad. Empleos bien remunerados, educación bilingüe y de calidad a todos los niveles, un sistema de obras públicas para proporcionar servicios básicos y médicos en las regiones indígenas más atrasadas del campo deben ser demandas básicas del movimiento obrero.
La consigna por la llamada “soberanía alimentaria”, planteada especialmente por la UNT y una miríada de organizaciones campesinas, resuena por todos lados. Esta demanda tiene un carácter defensivo, pues se plantea en el contexto de la devastación del campo por el TLC y la creciente subyugación a los imperialistas. Sin embargo, nosotros no la levantamos. Según la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas (UNORCA), la soberanía alimentaria significa “la libre determinación de los pueblos para definir sus políticas agrícolas y silvícolas; luchando por sacar a la agricultura y la alimentación de la Organización Mundial del Comercio, así como de cualquier tratado comercial internacional que vulnere nuestra soberanía.” En el centro de sus demandas está “promover el desarrollo rural integral y sustentable con la implementación de nuevas Políticas Públicas, programas, instrumentos y reformas institucionales que fomenten y protejan la capacidad de producir, industrializar, distribuir y comercializar los productos estratégicos para la alimentación de los mexicanos, con base en los pequeños productores campesinos, como condición de la soberanía alimentaria.” Así, detrás de la demanda por “soberanía alimentaria” está un marco reaccionario y utópico de regresar a la agricultura campesina a pequeña escala dentro de los marcos del capitalismo nacional.
En contraposición a los nacional-populistas, los marxistas entendemos que el hambre sólo puede ser eliminada en el contexto de una división internacional del trabajo en una economía socialista planificada, lo cual requiere el derrocamiento global del capitalismo. Perpetuar la existencia de un campesinado miserable y cultural y técnicamente atrasado es reaccionario. Los marxistas luchamos por la modernización del campo. Un gobierno obrero y campesino —la dictadura del proletariado apoyada por el campesinado pobre, en la que juntos dirigirán los destinos del país a través de los soviets o consejos— se esforzaría por cumplir estas metas expropiando todos los modernos agribusinesses del norte y el Bajío, transformándolos en granjas estatales. Al mismo tiempo, procuraría convencer, mediante el ejemplo, a los campesinos pobres del sur y el centro de las ventajas de la gran explotación colectiva tecnificada sobre las pequeñas parcelas familiares. El destino de los campesinos pobres, es decir, su desaparición en medio de la opresión y la miseria capitalistas o su transformación en una clase de proletarios agrícolas en un campo modernizado, depende del triunfo de la revolución proletaria y su extensión internacional.
¡Por el internacionalismo proletario!
México, aun tras la revolución proletaria, no puede alcanzar solo los niveles de vida de un país del primer mundo. La modernización del campo, por ejemplo, requeriría un nivel científico y tecnológico mucho más alto del que México posee. La supervivencia inmediata misma de un México obrero dependerá de la ayuda de nuestros hermanos de clase estadounidenses. Al mismo tiempo, una revolución socialista en México resonaría por toda América y galvanizaría al poderoso proletariado multirracial estadounidense. Trotsky explicó en sus “Tesis fundamentales” de La revolución permanente (1931):
“El triunfo de la revolución socialista es inconcebible dentro de las fronteras nacionales de un país. Una de las causas fundamentales de la crisis de la sociedad burguesa consiste en que las fuerzas productivas creadas por ella no pueden conciliarse ya con los límites del estado nacional. De aquí se originan las guerras imperialistas, de una parte, y la utopía burguesa de los Estados Unidos de Europa [hoy día, el bloque imperialista de la Unión Europea], de otra. La revolución socialista empieza en la palestra nacional, se desarrolla en la internacional y llega a su término y remate en la mundial. Por lo tanto, la revolución socialista se convierte en permanente en un sentido nuevo y más amplio de la palabra: en el sentido de que sólo se consuma con la victoria definitiva de la nueva sociedad en todo el planeta.”
Muchos ven incorrectamente a EE.UU. como una masa reaccionaria e imperialista homogénea —una visión basada en el nacionalismo burgués impulsado prominentemente por el PRD—. Pero los Estados Unidos son una sociedad dividida en clases. Las clases obreras y los oprimidos de México y los EE.UU. tienen un interés común en una revolución socialista en “el norte”. Nuestros camaradas estadounidenses luchan por movilizar a la poderosa y multirracial clase obrera estadounidense en oposición a los designios del imperialismo yanqui, oponiéndose tajantemente a la ocupación colonial de Irak, a la presencia de tropas imperialistas en el Medio Oriente y a la amenaza imperialista de EE.UU. sobre los estados obreros deformados chino y norcoreano. Nuestros camaradas en EE.UU. luchan por plenos derechos de ciudadanía para los inmigrantes como una forma concreta de crear vínculos de solidaridad entre ambos proletariados, todo bajo una perspectiva de lucha de clases independiente de los partidos burgueses republicano y demócrata.
En 1991 la Spartacist League/U.S., la Trotskyist League of Canada/Ligue trotskyste du Canada y el Grupo Espartaquista de México, todas secciones de la Liga Comunista Internacional, emitieron una declaración titulada: “Alto al TLC, rapiña de México por el imperialismo [de] EE.UU.” Ésta explica que “la lucha por la revolución obrera en México y Estados Unidos está directamente ligada, entre otras cosas, por el puente humano de millones de trabajadores mexicanos y centroamericanos que se han ido ‘pa’l norte’” y llama “a los trabajadores mexicanos, estadounidenses y canadienses a oponerse conjuntamente a este pacto antiobrero”. ¡Abajo el TLC! ¡Por lucha de clases conjunta en ambos lados de la frontera! ¡Por la revolución socialista en toda América!
¡Por una dirección clasista! ¡Forjar un partido obrero revolucionario, tribuno del pueblo!
Está claro que los obreros mexicanos quieren luchar. Pero sus actuales direcciones los subordinan a la burguesía, ya sea mediante la ideología nacionalista o la represión abierta. Como excusa para no movilizar a sus bases para la manifestación contra la carestía del 31 de enero, un vocero de los sindicatos corporativistas agrupados en la CTM e históricamente afiliados con el PRI argumentó que hay que “darle tiempo” a Calderón para ver si sus medidas económicas “funcionan”. La CTM y el CT se rehusaron a participar una vez confirmado que AMLO iba a marchar, y después propusieron un sistema de “crédito al salario”. Esta medida lo único que haría sería endeudar a los obreros con la patronal. Se requiere elevar el poder adquisitivo de los trabajadores, no encadenarlos de por vida a sus explotadores mediante préstamos chupasangre.
Por su parte, los sindicatos “independientes” de la UNT y el SME, políticamente alineados con el PRD, marcharon el 31 de enero bajo un pliego de nueve demandas codificadas en la “Declaración del Zócalo”, las cuales reflejan claramente el programa populista burgués del PRD. Además de exigir apoyos al campo, aumento salarial de emergencia, así como la creación de empleos formales —demandas que se dirigen a necesidades elementales y que apoyamos—, la declaración llama a “renegociar” y no a acabar con el TLC y apela a crear un “gran acuerdo nacional” sobre la base de la “unidad social”, como si no hubiera divisiones de clase en México. Las burocracias sindicales quieren unir a las masas empobrecidas con la gente que está tratando de matarlas de hambre. Esto es el nacionalismo burgués: ilusiones en la falsa unidad de explotados con explotadores sobre la base de un supuesto interés común en sacar a “la patria” adelante.
Los espartaquistas luchamos por remplazar a las burocracias procapitalistas con una dirección clasista y por transformar a los sindicatos en órganos del movimiento revolucionario proletario. Como León Trotsky explicó en 1940: “La primera consigna de esta lucha es: independencia total e incondicional de los sindicatos con respecto al estado capitalista.”
Esta lucha y la lucha por la democracia sindical no pueden separarse pues de la lucha por una dirección revolucionaria —un partido obrero revolucionario leninista-trotskista, parte de una IV Internacional reforjada, el partido mundial de la revolución socialista—. Un partido bolchevique es el instrumento fundamental para llevar la conciencia política al proletariado, la principal fuerza ofensiva y conductora a través de la cual la clase obrera puede realizar y consolidar la revolución socialista. Como explicó Trotsky: “No puede triunfar la revolución proletaria sin el partido, aparte del partido, al encuentro del partido o por un sucedáneo del partido” (Lecciones de Octubre, 1924).
El socialista utópico francés Fourier señaló que “el grado de emancipación de las mujeres es la medida natural de la emancipación general”. Las revoluciones burguesas, como la Revolución Francesa de 1789, limpiaron de instituciones feudales el camino del desarrollo capitalista, remplazaron las relaciones sociales basadas en obligaciones y privilegios con otras basadas en la igualdad contractual, y de ese modo tuvieron un profundo efecto en la familia. La condición de la mujer en los países capitalistas más avanzados muestra los limites de libertad y progreso social bajo el capitalismo. Por otro lado, el carácter atrasado del desarrollo capitalista en México, su pasado colonial y su subyugación al imperialismo se reflejan en enraizadas manifestaciones de atraso social. Perredistas y representantes de otros partidos en la Asamblea Legislativa del D.F. han presentado una propuesta para despenalizar el aborto hasta doce semanas de embarazo cuando la mujer interesada aduzca pobreza y para que pueda decidir cuántos hijos tener. En respuesta, la archirreaccionaria iglesia católica está convocando movilizaciones para impedir su aprobación. Los espartaquistas estamos a favor de esta reforma parcial y luchamos por el derecho al aborto libre y gratuito, por la liberación de la mujer mediante la revolución socialista y por plenos derechos para los homosexuales.
La ancestral opresión racista antiindígena deriva de la brutalidad colonial, cuando la decadente corona española se mantenía viva con base en los inmensos cargamentos de plata y oro obtenidos mediante la superexplotación de la población nativa. El machismo, la homofobia, el racismo antiindígena y el antisemitismo son ideologías burguesas que sirven para justificar la opresión concreta y dividir a los oprimidos. Un partido revolucionario actuaría, en palabras de Lenin, como “el tribuno del pueblo”. Al combatir toda muestra de opresión y atraso social, el partido proletario encarna el ideal del marxismo revolucionario: la emancipación de la humanidad entera a través de la emancipación del proletariado.
El populismo pequeñoburgués radical del EZLN y la APPO
En el contexto de la horrible miseria y la brutal opresión a la que están sujetos los indígenas del país, el EZLN ha sido muy atractivo para algunos que se oponen a la devastación capitalista. Además, sus críticas al PRD durante el circo electoral fueron un polo de atracción para muchos jóvenes. Así, la Sexta Declaración zapatista habla de que “el problema del país no es un partido, sino el sistema capitalista”, al cual “tenemos que transformar” (La Jornada, 15 de enero de 2006). Pero no hay nada en la Sexta dirigido a derrocar el capitalismo; sus demandas son por reformas democráticas como, principalmente, una nueva constitución “que reconozca los derechos y libertades del pueblo, y defienda al débil frente al poderoso”. Es utópico pensar que mediante nueva legislación se pueda reformar el estado capitalista para ponerlo al servicio de los explotados y oprimidos. Se requiere la revolución obrera que abola la propiedad privada.
Por otro lado, la combatividad de la APPO, surgida como la aliada de los maestros de la Sección 22 del SNTE que estuvieron en huelga por más de seis meses, también galvanizó a quienes quieren luchar contra este vil y corrupto régimen. Sus barricadas —que les daban control de una parte importante de la ciudad de Oaxaca— y sus constantes combates contra la policía eran una fuente de inspiración para muchos jóvenes que quieren algo más que las fraudulentas contiendas electorales y la farsa parlamentaria. Pero su lucha no iba más allá de la demanda por la destitución del gobernador-verdugo Ulises Ruiz. Así, aunque al principio habían llamado por un boicot electoral, los dirigentes de la APPO y de la Sección 22 terminaron por llamar por el voto a AMLO.
El populismo niega la división fundamental de la sociedad de clases entre el proletariado y la burguesía, sustituyéndola por una división simplista entre meros ricos y pobres y negando así el papel central de la clase obrera como el agente fundamental del cambio social. De hecho, los zapatistas surgieron en 1994 en rechazo explícito de la lucha por la revolución proletaria. Consecuentemente, los populistas reducen su programa a reformas democráticas dentro del marco capitalista y la estrechez nacionalista. Así, independientemente de su combatividad e intenciones, los populistas “radicales” como el EZ y la APPO terminan orbitando en torno al PRD burgués y tratando de presionarlo.
La cadena sifilítica del populismo pequeñoburgués
Nuestra perspectiva marxista revolucionaria está contrapuesta no sólo a todas las variantes del populismo, sino también a la de las demás organizaciones que, llamándose marxistas, van a la cola de fuerzas de clases distintas del proletariado y restringen su programa al terreno nacional. Quizás el ejemplo más grotesco lo dé la Tendencia Militante, que es parte integral del PRD burgués. Militante dice enternecedoramente que “AMLO debe luchar contra el capitalismo” (Militante No. 154, 2ª quincena de septiembre de 2006). Esto es equivalente a llamar por que el Papa luche por los derechos de los gays. Militante no hace sino fortalecer ilusiones suicidas en el PRD y su política pavimenta el camino hacia derrotas sangrientas de la clase obrera.
La Liga de Trabajadores por el Socialismo (LTS) lanza todo tipo de consignas contra la carestía de la vida, tales como “empleo para todos”, “aumento general de emergencia” (Estrategia Obrera No. 58, 24 de enero de 2007), etc., pero, sin siquiera una referencia a la lucha por la revolución socialista en su artículo, el programa de la LTS es un programa reformista, enteramente enmarcado en el capitalismo. La LTS escribe: “Lamentablemente, el PRD que se dice ser [sic] un partido ‘democrático’ y estar [sic] en contra de la represión, ha avalado este accionar” (Ibíd.), es decir, los recientes operativos federales masivos en Michoacán. ¡La LTS ni siquiera menciona la participación directa del PRD en el ataque sangriento contra los obreros de Lázaro Cárdenas en abril pasado! En cambio, invita “al conjunto de las organizaciones que se reclaman democráticas (como las que integran la CND)”, a unírsele en la constitución de una “Coordinadora Nacional contra la Represión”; en otras palabras, la LTS llama por un bloque político con el PRD burgués.
El Grupo Internacionalista fue formado hace once años por antiguos miembros desmoralizados de nuestra organización. Incapaces de lidiar con la destrucción contrarrevolucionaria de la URSS y el retroceso en la conciencia de la clase obrera que acompañó esta derrota, desertaron del trotskismo para ir a la cola de fuerzas de clases ajenas, embelleciendo la conciencia existente y adaptándose a ella.
El GI es incapaz de lidiar con las ilusiones masivas en el populismo y recurre a inventar su propia realidad. Así, hace todo tipo de contorsiones para presentar a AMLO como un mero “neoliberal con rostro humano”, minimiza los efectos devastadores del TLC y todas las políticas neoliberales de los últimos cuatro sexenios y le da la espalda a la lucha en defensa de derechos democráticos elementales y las necesidades más apremiantes de la población pobre.
En un artículo reciente (“Contra el tortillazo, ¡Imponer el control obrero! Crisis de la tortilla, producto del capitalismo”, El Internacionalista, enero de 2007), el GI esencialmente se dedica a poner un signo de igual entre el viejo régimen semibonapartista del PRI y las actuales políticas hambreadoras y abiertamente proimperialistas del PAN. Así, mientras hace una referencia de pasada al “desastre” ocasionado por el TLC, argumenta que “ni la pobreza de los pequeños campesinos ni la migración forzada empezaron hace 15 años”, minimizando la horrible miseria y creciente subyugación de México al imperialismo que este tratado de rapiña ha ocasionado. Finalmente, escribe:
“Además, al mantener artificialmente bajos los precios de la tortilla y altos los del maíz, lo que hacían era subsidiar a los industriales mexicanos al aminorar el costo de reproducción de ‘su’ fuerza laboral. En otras palabras, utilizaron su ‘soberanía alimentaria’ para mantener a los trabajadores sumidos en la pobreza por los bajos sueldos.”
¡El GI argumenta que no hay que luchar por comida barata porque significa mantener los salarios bajos! Esta posición es, simple y llanamente, reaccionaria.
El GI reniega de la defensa de conquistas parciales. Con esta lógica, debería oponerse a la defensa de la industria petrolera nacionalizada, y de hecho a toda demanda dirigida a mejorar la situación de los obreros y los oprimidos antes de la revolución socialista. Toda reforma, toda conquista para los obreros y los oprimidos será necesariamente parcial y en cualquier momento reversible mientras siga existiendo el capitalismo. Pero no por ello los revolucionarios renunciamos a la lucha por conquistas parciales; al contrario, nuestro propósito es movilizar a la clase obrera a la cabeza de todos los pobres y oprimidos en la lucha por sus necesidades más apremiantes en preparación para el derrocamiento general de la clase capitalista. Como Lenin explicó:
“Los marxistas, a diferencia de los anarquistas, admiten la lucha por las reformas, es decir, por medidas que mejoren la situación de los trabajadores sin destruir el poder de la clase dominante. Pero a la vez los marxistas sostienen la lucha más decidida contra los reformistas, quienes, directa o indirectamente, limitan los objetivos y las actividades de la clase obrera a la conquista de reformas. El reformismo es un engaño de que la burguesía hace víctimas a los obreros, quienes, pese a algunas mejoras aisladas, seguirán siendo esclavos asalariados mientras exista la dominación del capital.”
—“Marxismo y reformismo” (1913)
Lecciones de la Comuna de París de 1871
La lucha convulsiva de las masas oaxaqueñas ha infatuado a la izquierda supuestamente “trotskista”; este ejemplo muestra su crasa renuncia, en los hechos, a la revolución permanente de Trotsky. La LTS saluda esa lucha como “la comuna de Oaxaca”, equiparándola a la Comuna de París de 1871. Nada podría ser más falso. La Comuna de París fue una revolución social, el primer ejemplo en la historia de la dictadura del proletariado. ¡Pero, para empezar, la clase obrera industrial a duras penas existe en Oaxaca! En realidad, la lucha en Oaxaca se basó totalmente en profesores sindicalizados y las masas pequeñoburguesas depauperadas. Para los genuinos trotskistas, el punto no es pintar la realidad en colores más agradables, sino luchar por la movilización del proletariado urbano industrial a la cabeza de todos los oprimidos en la lucha por la revolución socialista.
Una de las principales lecciones de la Comuna de París —que al final fue aplastada por la reacción burguesa al costo de unas 30 mil vidas obreras— fue que el proletariado no puede tomar el aparato estatal existente y esgrimirlo en interés propio. Como nos enseñaron Marx y Engels, el estado burgués consiste en destacamentos de hombres armados cuya tarea es defender el modo de producción capitalista basado en la propiedad privada y la explotación del trabajo. Su núcleo es el ejército, la policía, los tribunales y las cárceles. La clase obrera debe destruir el estado burgués mediante la revolución socialista y erigir en su lugar un estado obrero para defender al proletariado como la nueva clase dirigente contra la burguesía recalcitrante. Las lecciones de la Comuna de París respecto al entendimiento marxista del estado —codificadas especialmente en El estado y la revolución de Lenin, una obra seminal del marxismo revolucionario— desempeñaron un papel crucial en la Revolución Rusa de 1917, la única revolución proletaria exitosa en la historia.
Sin embargo, la perspectiva entera de la APPO se basaba en ilusiones en la reforma democrática del estado capitalista, con el PRD como el instrumento para llevarla a cabo. La LTS comparte estas ilusiones; una de las demandas más recurrentes en su historia, dirigida al estado burgués mismo, es “por la disolución de las fuerzas represivas del estado”. No es sólo utópico, sino verdaderamente suicida, creer que la burguesía acordará jamás “disolver” su estado —ésta es una posición reformista contrapuesta a la esencia misma del marxismo—.
La renuncia del GI en los hechos a la revolución permanente los conduce por un lado, como hemos visto ya, a abstenerse de la lucha por derechos y necesidades elementales de la población; por el otro, los lleva directamente a glorificar el populismo de izquierda. Un caso ejemplífico es Oaxaca. El año pasado el GI afirmó que los maestros oaxaqueños “saben bien que ‘PRI, PAN y PRD son lo mismo’” (El Internacionalista/Edición México No. 2, agosto de 2006), una posición que tuvo que abandonar apenas unos días después, cuando los maestros y la APPO llamaron por un “voto de castigo” contra el PRI y el PAN, es decir, por el PRD. Más recientemente escribió que las masas de la APPO “carecían, sin embargo, de una perspectiva política explícitamente revolucionaria” (El Internacionalista, enero de 2007), dando a entender que tenían una implícita —¡y sólo el GI sabe qué significa tal cosa!—. Ahora, en un intento desesperado de pintar a la APPO en colores rojos, dice que “el apoyo de la APPO al candidato presidencial del PRD, Andrés Manuel López Obrador, en las elecciones del 2 de julio fue visto por muchos huelguistas en Oaxaca como una jugada ‘táctica’ en contra de Ulises Ruiz: votar por AMLO contra URO. Pero para los dirigentes de la APPO representó su estrategia.” El GI abandona el punto de partida de toda política revolucionaria: el apoyo político a la burguesía no es ninguna “táctica” astuta, sino una ilusión mortal que sólo puede conducir a derrotas.
No muy lejos de la LTS, el GI también abandona el entendimiento marxista del estado. Así, en un artículo reciente citan acríticamente —y de manera tan tierna— el discurso de un estudiante oaxaqueño dirigido a la policía: “‘las condiciones del país los hicieron elegir entre irse de su patria o enrolarse en esa corporación [la PFP] ante la falta de oportunidades’ pero que ‘deberían estar de este lado porque son igual que nosotros. Véanse la tez, las manos, son del mismo color que nosotros, también son huicholes, mixes, tarahumaras’” (El Internacionalista, noviembre de 2006). El GI de hecho aprueba tales afirmaciones, añadiendo que “Apelar a los policías invasores para que no repriman puede ser una táctica correcta en ciertas circunstancias, pero en otras podría ser suicida. Es una ilusión peligrosa pensar que la policía ‘también es pueblo’…”. Presentar tales apelaciones liberales a la policía como, otra vez, alguna especie de “táctica” astuta sólo puede significar precisamente sembrar ilusiones mortales en el estado burgués.
¡Por nuevas revoluciones de Octubre!
Las crisis económicas recurrentes y la represión son características endémicas del sistema capitalista. La única solución para acabar con ambas es el derrocamiento del capitalismo mediante la revolución obrera internacional. La victoria del proletariado a escala mundial pondría una abundancia material inimaginable al servicio de las necesidades humanas, sentaría las bases para la eliminación de las clases sociales y la erradicación de la desigualdad social basada en el sexo, y la abolición misma del significado social de raza, nacionalidad o etnia. Por primera vez, la humanidad tomará las riendas de la historia y controlará su propia creación, la sociedad, llevando a una emancipación jamás imaginada del potencial humano, y a una ola monumental de avance de la civilización. Sólo entonces será posible realizar el desarrollo libre de cada individuo como la condición para el desarrollo libre de todos. ¡Reforjar la IV Internacional de Trotsky, partido mundial de la revolución socialista!
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/27/tortiallazo.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2016.04.03 11:49 EDUARDOMOLINA ALIERTA, UNO DE LOS VUESTROS.El presidente de Telefónica ha sido una pieza útil para los intereses del bipartidismo. Jugando con las puertas giratorias, los altos dividendos y un delito prescrito, ni se va del todo ni se va de vacío: 50.000 millones de deuda y 35 de pensión.- Ana Tudela.- ctxt.es

http://ctxt.es/es/20160330/Politica/5129/Alierta-Telefonica-Prisa-Tabacalera-Altadis-Botín-Abril-Martorell-Aznar-PP-Zapatero-Economía.htm
"14 de abril de 2009. Audiencia Provincial de Madrid. 8.45 horas de la mañana. Todo el mundo espera la llegada de la jueza Manuela Carmena, hoy alcaldesa de Madrid, encargada de presidir el tribunal que juzgará a una de las personas más poderosas del país, el presidente de Telefónica. César Alierta ya ha llegado y espera junto a la puerta de la sala rodeado de su terna de abogados y de los primeros espadas de su numeroso equipo de comunicación. Los periodistas que cubren habitualmente el sector de las telecomunicaciones están allí, junto a él, pero no le preguntan nada. Ya han recibido las indicaciones oportunas. No toca. Una joven redactora de una agencia de comunicación llega unos minutos más tarde y ve el cielo abierto para conseguir unas declaraciones. Se acerca a Alierta, le pregunta amable y el presidente de Telefónica la despacha afeándole que sea la única que no se ha enterado de cómo comportarse. El resto calla. Vuelve el silencio.
El juicio a Alierta es una pastilla de avecrem del caldo en el que se ha cocido España en las últimas décadas pero también de la figura del aún presidente de Telefónica. Un concentrado de ingredientes que no dicen mucho de los resultados de la gestión del zaragozano al frente de la gran multinacional española (un gigante hoy presente en 20 países y con 322 millones de clientes que se ha colocado en primera línea del sector a nivel mundial) pero sí de ese toque de sabor que trajo consigo. Por eso es tan útil ese momento para empezar a desmenuzar la figura de Alierta. Todo estaba allí, amalgamado pero presente: el control de la inmensa mayoría de los medios (que en su mayoría no destacaron la información del juicio incluso cuando la sentencia demostró que hubo delito aunque se considerase prescrito); su pulso con Pedro J. Ramírez (que impulsó el caso en 2002 desde las páginas de El Mundo meses después de ver frustradas sus intenciones de hacerse con Onda Cero, entonces parte de Telefónica Media); la estrecha relación con la familia de su mujer (ya que el juicio por uso de información privilegiada se debió al enriquecimiento del sobrino político de Alierta Luis Javier Placer con la compra de acciones de Tabacalera cuando Alierta presidía la compañía) y el logro de haber sabido situarse de verdad en el centro del tablero político, a salvo de los ataques de uno y otro polo del otrora todopoderoso bipartidismo, convirtiéndose en pieza útil para los intereses de todos. Porque si el PSOE había pedido mil y una explicaciones, comparecencias e intervenciones de la Fiscalía cuando se destapó el caso Tabacalera en 2002, para cuando se inició el juicio y se supo la sentencia ya no tenía nada que reprochar al presidente de Telefónica. El PSOE estaba en el poder y Alierta era un amigo. Un dato: uno de los peritos de parte en favor de Alierta en el juicio fue José Manuel Campa, nombrado mes y medio después de que se iniciase el proceso, secretario de Estado de Economía por el Gobierno de Zapatero.
Pedigrí popular
Hubo un tiempo en que lograr la empatía de la práctica totalidad del arco parlamentario no parecía tarea fácil. Alierta ha sido y es un hombre con siete apellidos del PP, cosido por línea directa a un pasado que apunta directo al bando vencedor de la Guerra Civil. Su padre, Cesáreo Alierta Perela (1909-1974), “se incorporó voluntario el 18 de julio de 1936 al regimiento de infantería Génova como oficial de complemento y después de la Legión” para luchar con el ejército sublevado. Así lo explica La Vanguardia Española en su edición del 1 de marzo de 1966 con motivo del nombramiento de Alierta Perela como alcalde de Zaragoza en aquellos tiempos en los que no era el vecino el que elegía al alcalde sino el ministro de Gobernación a propuesta del Gobernador Civil. “Terminada la guerra”, continúa La Vanguardia Española, el padre de Alierta “en la vida civil dedicó sus actividades a negocios industriales”. Y “en 1952, fue elegido presidente del Real Zaragoza Club de Fútbol”, que hoy le debe entre otras cosas la construcción del Estadio de la Romareda.
El joven Alierta Izuel (Zaragoza, 1945) creció en una familia adinerada y de moda, ligada a la política y al fútbol nada menos, rodeado de constantes loas a su apellido y habituado a pasar en Zaragoza por una calle con un nombre igual al suyo, el de su padre. Su padre, el alcalde a quien al despedirse del cargo por motivos de salud ABC le dedicó aquella columna el 6 de junio de 1970 de la que podrían haberse copiado ahora algunas frases para incluirlas en las crónicas sobre la marcha del hijo, huérfanas en su mayoría de crítica salvo por parte de alguno de los habituales ya mencionados. “Deja una corporación ágil, moderna y capacitada para las nuevas funciones que en su día puedan encomendársele”, dijo ABC del padre. “Bien puede decirse que ha declinado el puesto en olor de muchedumbre” (sic), añadió.
Su hijo Alierta Izuel lo tenía todo para triunfar en este país donde el dinero y las buenas conexiones eran fundamentales. El único hándicap parecía ser su enorme timidez, un rasgo del que hablan no pocos de los que lo han tratado, que aseguran incluso que ha podido mostrarlo como alguien menos lúcido de lo que es. Algunos recuerdan su nerviosismo en 2010, a pesar del poder que acumulaba ya, cuando tuvo que pronunciar un discurso en aquella cena con la canciller alemana Angela Merkel y el entonces presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en Hannover, con motivo de la feria tecnológica Cebit. Resulta difícil relacionar esa imagen del Alierta tímido con el mismo joven al que los rumores sitúan de madrugada de juerga con los amigos tomando prestado un tranvía de Zaragoza para darse una vuelta. Quizás sólo sean rumores.
“ Los contactos le catapultaron a la primera fila en el momento adecuado. Su conocida cercanía con Rodrigo Rato, que le ha traído el último disgusto un día después de anunciar que se marcha de la compañía, dicen que le vino a través de un paisano, Manuel Pizarro ” Hizo sus propios méritos antes de aterrizar en la era de las privatizaciones, que lo llevó hasta el asiento de honor del empresariado español. Se habla de su buen hacer siendo muy joven como gestor al frente del área de Mercado de Capitales del Banco Urquijo y después como presidente de la agencia de valores Beta Capital, que sería adquirida por el polémico Javier de la Rosa. Si fue brillante en esa etapa, fueron los contactos los que lo catapultaron a la primera fila en el momento adecuado. Su conocida cercanía con Rodrigo Rato, que le ha traído el último disgusto un día después de anunciar que se marcha de la compañía, dicen que le vino a través de un paisano, Manuel Pizarro.
El expresidente de Endesa habría introducido a Alierta en los círculos del PP poco antes de que José María Aznar ganase las elecciones de 1996. Una vez en Moncloa, los populares se apresuraron a terminar la tarea de privatizar la gran empresa española que habían iniciado los socialistas, tras cuyos gobiernos ya solo quedaba en manos del Estado el 21% de Telefónica, el 28,1% de Argentaria, el 10% de Repsol, el 3,8% de Gas Natural, el 52,4% de Tabacalera y la gran joya de la abuela: el 67% de Endesa.
Antes de ponerse a privatizar como si no hubiera un mañana, los populares colocaron a sus allegados al frente de las empresas que iban a pasar casi por completo a manos del mercado. En cuestión de meses, los elegidos se rodearon de consejeros a los que se colgó el cartel de independientes pese al dedazo que los había señalado, y cambiaron los estatutos de las empresas blindándose con normas como la obligación de llevar tres años en el consejo para ser nombrado presidente o en su defecto lograr el apoyo del 85% del consejo (como se impuso en Telefónica, lo que acabaría beneficiando a Alierta, como se verá).
Los elegidos
No fueron seleccionados con luz y taquígrafos, que al fin y al cabo esto es España, sino en reuniones en petit comité con la participación habitual del entonces todopoderoso vicepresidente económico Rodrigo Rato, el ministro de Industria Josep Piqué, y los poderes fácticos: Josep Vilarasau, director general de La Caixa, y Emilio Ybarra, presidente del BBV. La participación de las entidades financieras en el capital de las privatizadas y su papel de núcleo duro es también marca made in Spain ideada por los gobiernos de Felipe González, una rara avis que no se ha dado en otros países de Europa con procesos de privatización similares.
Gracias a su relación con Pizarro, Alierta es seleccionado para la presidencia de Tabacalera como hombre de Rato y con el aval añadido de ser amigo de Francisco González, el primero al que colocó el Gobierno de Aznar al frente de Argentaria, en sustitución de Francisco Luzón y hoy aún presidente del BBVA (uno de los pocos que van quedando de la vieja guardia).
Su paso por Tabacalera fue el que tenía que ser en aquel momento en que el sector estaba inmerso en pleno proceso de consolidación dado el declive del consumo de tabaco en el mundo salvo en el mercado de puros, en el que Alierta colocó a Tabacalera como líder mundial. El zaragozano se dedicó a sanear. Cerró fábricas, recortó gastos y se encargó de fusionar Tabacalera con la francesa Seita, lo que dio lugar a Altadis.
Pero en medio de esa gestión se cruza la mayor mancha de la trayectoria de Alierta. La que lo llevará al mencionado juicio. Según la sentencia que firma Manuela Carmena, se consideran hechos probados que “Cesáreo Alierta ideó la forma de aprovechar el conocimiento de determinados datos sustanciales relativos al mercado bursátil por las operaciones que se iban a realizar y la repercusión que iban a tener (…) para obtener una ventaja patrimonial considerable”. Esas operaciones eran la decisión de comprar activos de la división de cigarros de la americana Havatampa (operación anunciada a los mercados a través de la CNMV el 11 de septiembre de 1997) unida a la decisión de subir las labores del tabaco rubio nacional de mayor consumo (Fortuna) un 9,43%, tomada ese mismo 11 de septiembre de 1997 y comunicada a la CNMV cuatro días después.
“ El caso Tabacalera fue la mayor mancha de la trayectoria de Alierta. La operación durmió el sueño de los justos durante años en las tripas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ” “Entendiendo que la noticia de la adquisición de la tabaquera antes mencionada iba a tener repercusión en el precio de las acciones de la sociedad (Tabacalera), (Alierta) se puso de acuerdo con Luis Javier Placer Mendoza (sobrino político del hoy presidente de Telefónica) para que, apareciendo este último como único interviniente de la operación fuese quien llevara a cabo determinada inversión (…) que iba a ser manifiestamente rentable”. Tan rentable como para suponer una ganancia de 309 millones de pesetas (de las antiguas, no hay otras de momento) en un lapso no superior a seis meses. Las acciones habían sido compradas además a través de la empresa Creaciones Baluarte, constituida por Alierta y su mujer y domiciliada en un principio incluso en su casa, mediante un crédito otorgado por el Banco Urquijo (la antigua entidad en la que había trabajado Alierta), préstamo que fue traspasado al sobrino junto con la sociedad a pesar de que los avales de uno y otro para responder de la póliza de crédito obviamente no eran comparables.
La operación durmió el sueño de los justos durante años en las tripas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Porque sí hubo investigación por parte del regulador, dado el enriquecimiento de familiares del presidente de Tabacalera, pero el expediente tal cual se abrió fue archivado por el entonces jefe de los servicios jurídicos de la CNMV, Antonio Alonso Ureba, quien sería nombrado secretario del consejo de Telefónica cuando Alierta llegó a la presidencia de la teleco.
Presidente de Telefónica
La buena suerte no existe pero sí el cruce perfecto de factores, y eso es lo que llevó a Alierta al frente de Telefónica desde la presidencia de Tabacalera. Si en la primera ronda de elegidos fue el compañero de pupitre de Aznar en el Colegio del Pilar Juan Villalonga quien fue colocado en la presidencia de la compañía, las andanzas de este lo pusieron en el disparadero en pleno proceso de elecciones generales del año 2000. El cóctel fue letal: el escándalo de los planes de stock options para directivos, el intento de fusionar Telefónica con una empresa pública holandesa como era KPN en contra del núcleo duro y de buena parte de los independientes del consejo, y su estilo espectáculo, tan poco adecuado en época de decisiones de voto, sentenciaron a Villalonga pero no lo fulminaron. El error definitivo fue que dejase a su mujer, Concha Tallada, íntima amiga de la mujer de Aznar, Ana Botella, por la Miss México Adriana Abascal. Mucho se habló de cuánto tuvo que ver Aznar en la reapertura de la investigación a Villalonga por parte de la CNMV.
Había que buscar sustituto en Telefónica, una privatizada que seguía con la acción de oro en manos de un Gobierno que iba de liberal pero ponía y quitaba presidentes, y fue entonces cuando se vio que no era tarea fácil. Los cinturones de seguridad ideados por los elegidos eran realmente férreos. Se planteó elegir a alguien que no perteneciese al consejo, pero los fieles a Villalonga (Alberto Cortina, Martín Velasco, Pedro Ballvé) podían tumbar la votación; se planteó nombrar a Isidro Fainé, pero su acumulación de poder podía molestar a BBVA, y entonces Rato señaló a Alierta. Cumplía el requisito de llevar más de tres años en el consejo (llevaba cuatro). Hubo dudas. Algún consejero dejaría después caer a la prensa que en su paso por el consejo Alierta no había abierto la boca (¿de nuevo la timidez?), detalle que les hacía dudar si sabía algo del negocio de las telecomunicaciones. Pidieron un consejero delegado, un contrapeso, y entonces las miradas se volvieron hacia Fernando Abril, el hijo del vicepresidente del Gobierno con la UCD que había sido enviado por Villalonga al rincón de las Páginas Amarillas para que no le hiciera sombra. Abril fue nombrado consejero delegado de Telefónica.
“ Alierta nunca ha admitido una sombra de poder a su lado. Hay exministros que aún se sorprenden de que Alierta acudiese siempre solo a las reuniones, nunca con su segundo, como sí hacían los primeros espadas de otras compañías ” No duró mucho. Alierta nunca ha admitido una sombra de poder a su lado. Hay exministros que aún se sorprenden de que Alierta acudiese siempre solo a las reuniones, nunca con su segundo, como sí hacían los primeros espadas de otras compañías. El tándem no funcionó porque Abril chocó una y otra vez contra el muro levantado por Alierta sobre su cabeza. No fue el último en chocar contra el presidencialismo del zaragozano. Les pasaría también a Luis Lada o a Santiago Fernández Valbuena. A unos y otros que se rindieron a lo obvio, la imposibilidad de crecer en Telefónica. Se fueron sin hacer ruido porque, eso sí, Alierta se encargaba de que tuvieran todo solucionado al salir de la línea ejecutiva.
La llegada a la presidencia de José María Álvarez-Pallete puede parecer la excepción a esa norma y no lo es. Está en el momento adecuado sentado a la derecha del presidente. Pallete fue nombrado consejero delegado en 2012 después de una dura Junta de Accionistas en la que el 25% del capital representado, formado mayoritariamente por grandes fondos de inversión internacionales, votó en contra de la renovación de Alierta entre otros motivos por lo que consideraban una excesiva acumulación de poder. Telefónica ya no es lo que era tras la privatización, con el capital atomizado en manos de pequeños accionistas sin organización entre sí y las decisiones en manos de la ejecutiva y el núcleo duro. En este mundo en pleno cambio ya no resulta tan sencillo hacer y deshacer. Ni siquiera está claro que sirvan los incontables favores que se ha hecho al mundo de la política, porque el Parlamento se ha llenado de colores y España no tiene ni idea de quién va a firmar el BOE en la próxima legislatura cuando ya se han cumplido cien días desde las últimas elecciones generales.
La globalización de la puerta giratoria
El rescate de políticos a través de la puerta giratoria ha funcionado hasta ahora. Sin duda Telefónica durante la era de Alierta ha sido uno de los engranajes que han alimentado esa rueda en la que tanto tienen que ver de nuevo las conexiones y un concepto que es crucial para entender el perfil del presidente de la multinacional: el valor de la fidelidad. Por fidelidad se la ha jugado con quien ya solo podía complicarle la vida: como Rato, como Urdangarín.
La traición no se conjuga en casa de los Alierta. No hay vuelta atrás si se pasa ese umbral. Para hacerse una idea, en una conversación con un reducido grupo de periodistas hace años se le preguntó por la posibilidad de volver a patrocinar a Fernando Alonso, el bicampeón español de Fórmula 1, que había cambiado el monoplaza de Renault, con las pegatinas de Telefónica, por el de McLaren cuando este ya tenía en el alerón pintado el nombre de Vodafone. A Alierta se le ensombreció el rostro y mirando fijamente a quien preguntaba como no acostumbraba a hacerlo respondió algo que significaba “jamás” pero con otras palabras. Que el asturiano hubiera anunciado su marcha cuando McLaren ya tenía patrocinador después de haber recibido el apoyo durante años de Telefónica no era algo que Alierta fuese a olvidar Alierta.
Sea por fidelidad o por mantenerse a bien con el poder, en la teleco han encontrado sitio Elvira Fernández (esposa de Mariano Rajoy), Iván Rosa Vallejo (marido de Soraya Sáenz de Santamaría), Elvira Aznar (hermana del expresidente) o Andrea Fabra (hija del famoso presidente de la Diputación de Castellón condenado por defraudar a Hacienda, esposa del exconsejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Juan José Güemes y famosa por pronunciar aquel “¡que se jodan!” desde la tribuna del Congreso cuando el PP anunciaba una reducción de los derechos de las prestaciones de los desempleados).
Manuel Pizarro (hoy en El Corte Inglés) también tuvo su paso efímero por la teleco, donde también recalaron Carlos López Blanco, que había sido secretario de Estado de Telecomunicaciones, y Alfredo Timmermans, secretario de Estado de Comunicación.
“ También el PSOE ha encontrado su hueco, aunque menos ancho, en la época de Alierta, con nombramientos como el de Javier de Paz, exsecretario de las Juventudes Socialistas; Javier Nadal, ex director general de Telecomunicaciones, o Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno ” Pero si estos nombres resultan llamativos, aún más lo han sido los de Eduardo Zaplana, cuya única labor conocida para Telefónica no fue dentro de la teleco sino cuando le firmó el ERE de 15.000 empleados siendo ministro de Trabajo, y sobre todo el de Rodrigo Rato. Alierta lo fichó como asesor internacional en enero de 2013, cuando ya había sido imputado por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu por el proceso de salida a Bolsa de Bankia. Ese fichaje es la causa de la imputación de la compañía, adelantada por El Español un día después de anunciarse la salida de Alierta.
También el PSOE ha encontrado su hueco, aunque menos ancho, en la época de Alierta, con nombramientos como el de Javier de Paz, exsecretario de las Juventudes Socialistas; Javier Nadal, ex director general de Telecomunicaciones, o Narcís Serra, exvicepresidente del Gobierno e imputado por su gestión al frente de Catalunya Caixa. El último y sonoro fichaje socialista ha sido el de Trinidad Jiménez, cuyo paso a Telefónica fue negado una y otra vez por el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, agarrándose a que no se iba al consejo (ha fichado como asesora) y no se había ido aún (tuvo la deferencia de esperar a que hubieran pasado las elecciones). En el PSOE, aseguran diversas fuentes, hubo quien, dentro de la vieja guardia socialista, pidió, por no decir exigió, la cabeza de Alierta al llegar Rodríguez Zapatero a la Moncloa. No fue el estilo de ese Ejecutivo quitar y poner piezas a esas alturas. Se mantuvo Alierta como lo hizo otro de los que se dijo que podían caer con el desembarco del nuevo gobierno: Francisco González, presidente del BBVA.
Respecto a la Casa Real, con cuyo antiguo jefe, el rey emérito Juan Carlos I, tan buenas relaciones guardaba Alierta, Telefónica, que en estos tres lustros siempre ha parecido salir al rescate de los símbolos del sistema, contrataba a Iñaki Urdangarín como consejero y presidente de la Comisión de Asuntos Públicos de Telefónica en Latinoamérica y EE.UU. a mediados de 2009, permitiendo a los duques de Palma desplazarse al otro lado del charco, lejos de los focos que estaban a punto de encenderse sobre ellos en el marco de la investigación del caso Nóos.
A pesar de estos fichajes tan sonados, dicen fuentes de la compañía que no es ahí, en los puestos de renombre, donde hay que mirar para encontrarse al mayor número de exmiembros de la política española, sino en los puestos intermedios con apellidos mucho menos mediáticos.
La puerta giratoria es marca Alierta y si su paso por la teleco ha supuesto el mayor impulso a su internacionalización, con presencia actualmente en más de veinte países y 322 millones de clientes, se ha llevado su estilo de fichar en la política allí donde ha ido. Por poner algunos ejemplos, para Telefónica en Brasil fichó a Luiz Fernando Furlan, nombrado posteriormente ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior en el Gobierno de Lula da Silva y nombrado de vuelta como consejero de Telefónica en 2008. Hasta mayo de 2015, cuando fue nombrado presidente de la filial de Brasil Amos Genish, ocupaba ese cargo Antonio Carlos Valente da Silva, exmiembro del comité directivo de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) y quien antes del cargo en Brasil fue presidente de Telefónica en Perú. En México, Alierta nombró como presidente de la filial de Telefónica a Francisco Gil Díaz, que no sólo había sido secretario de Hacienda con el Gobierno de Vicente Fox sino que rivalizaba con el que fue tantos años enemigo número uno de Alierta, el magnate Carlos Slim, tras haberse visto obligado a vender su empresa de telecomunicaciones Avantel en el año 2000.
“ La puerta giratoria es marca Alierta y si su paso por la teleco ha supuesto el mayor impulso a su internacionalización, con presencia actualmente en más de veinte países y 322 millones de clientes, se ha llevado su estilo de fichar en la política allí donde ha ido ” El empeño en rivalizar con Carlos Slim se ha cruzado en no pocas de las operaciones de Telefónica en la época de Alierta. El empresario español tiraba de chequera allí donde sonase que iba a entrar el mexicano, incluido el complicado mercado italiano, donde entró tras meses de rumores de la compra de Telecom Italia por Slim. Tras años de lucha, Telefónica terminaba por salir del capital de Telecom Italia en 2014.
Fue curioso ver a Alierta en octubre de 2015, en una charla en A Coruña moderada por Juan Luis Cebrián, en la que participaba también Carlos Slim, tratar de empatizar con el que fuera su gran rival para sacar a la palestra una vez más a sus enemigos más nombrados de los últimos tiempos, los OTT (over the top, o proveedores de servicios de Internet) como Google, Whatsapp, etc. Los tiempos cambian, los enemigos también. Y en esa charla en la que Alierta pareció mucho más desatado de lo habitual (ver vídeo aquí), se sentaba otro de los grandes protagonistas de su historia: Cebrián.
El golpe mediático
La noche del 8 de mayo de 2008, el reducido equipo de cinco personas que tomaba las grandes decisiones de Telefónica, incluido Alierta, apostaba por una operación que cambiaría el panorama mediático español. PRISA había decidido meses antes lanzar una OPA (una oferta de adquisición) a 28 euros por acción para hacerse con el control total de su filial Sogecable, de la que ya tenía el 50,07%. En la cabeza del hombre que ideó la operación, Juan Luis Cebrián, no se planteaba en ningún momento que Telefónica acudiría a la misma. Por eso y porque la normativa bursátil obliga a tener el capital dotado por la totalidad de las acciones a las que se dirige la oferta, cubrió la participación de Telefónica con un crédito puente con condiciones draconianas que pensaba devolver por no haber sido necesario su uso una vez finalizase la OPA. Pero la noche antes de vencer el plazo para acudir a la oferta aquellas cinco personas decidieron que Telefónica sí acudiría, y vendería su 16,79% obligando a PRISA a utilizar el crédito puente. Dicen que Cebrián tiró de todos los hilos que encontró a mano para evitarlo pero no sirvió de nada. Alierta había hecho una de sus grandes jugadas. Los vaivenes de PRISA tienen mucho que ver con lo que pasó entonces, en los albores del estallido de la crisis. Su lucha por conseguir la refinanciación del crédito puente, los cambios en su accionariado y la entrada en el mismo de la propia Telefónica son los lodos de aquellos barros.
La marcha
“ La noche antes de vencer el plazo para acudir a la oferta aquellas cinco personas decidieron que Telefónica sí acudiría, y vendería su 16,79% obligando a PRISA a utilizar el crédito puente. Dicen que Cebrián tiró de todos los hilos que encontró a mano para evitarlo pero no sirvió de nada ” La parte más humana de Alierta ha sido ensalzada por todos los que lo han tratado por la devoción con que cuidó a su mujer en sus últimos años durante su lucha contra el cáncer. Su fallecimiento transformó a Alierta en otra persona. Hace unos meses, un político que acababa de reunirse con él para comentarle las líneas del programa económico de su partido para las elecciones generales se confesaba impresionado por cómo había afectado al presidente de Telefónica la muerte de su esposa.
“Alierta es un buen hombre, estoy convencido, muy listo, muy directo, muy maño”, dice un exministro que lo trató durante años. “Muy personalista en su gestión, incapaz durante años de romper los vínculos con la política pero un buen hombre”, insiste. Y destaca que ha sido una gran idea dejar atada su sucesión al abrigo de dedazos de gobiernos de turno por una vez en la historia de Telefónica, ahora que la política está tan revuelta.
Pero las cosas cambian día a día en esta España que ya no es en la que nació, creció y prosperó, y Alierta ha descubierto que la nueva guerra ya no es para él. Sus antiguos compañeros en las mesas del poder van desapareciendo de la foto. Falleció Emilio Botín, el rey Juan Carlos abdicó, nadie sabe a qué oídos habrá que susurrar medidas económicas en los próximos meses como hicieron Alierta y el resto de la primera plana del empresariado español desde el Consejo Empresarial de la Competitividad (un lobby en toda regla hoy apagado) durante la crisis.
El consejo de Telefónica exige un remozado a fondo si de verdad quiere entrar en la era digital. La presencia en el consejo de los grandes allegados de Alierta, aunque figuren como independientes o externos, como Alfonso Ferrari (74 años), Carlos Colomer (71 años) o Gonzalo Hinojosa (70 años) no puede prolongarse mucho más. Tampoco la escasa presencia de mujeres. Solo ocupa puesto de consejera Eva Castillo, cuando la intención es que en 2020 las consejeras representen al menos el 30% de los puestos de las cotizadas.
Ni se va del todo ni se va de vacío. Seguirá como consejero y al frente de la Fundación y con proyectos como la Fundación Profuturo, en la que ha implicado a su amigo el papa Francisco, al que visitó personalmente en el Vaticano para anunciarle su decisión de dimitir. Alierta conoce al jefe de la Iglesia Católica gracias a su amigo de la juventud Luis Blasco, que siendo presidente de Telefónica Argentina los presentó hace ahora ocho años.
La generosidad de Telefónica a través del dividendo, muy por encima de otras telecos a pesar de su abultada deuda (49.921, cerca de cinco puntos del PIB nacional), ha revertido con fuerza en el patrimonio de Alierta, propietario de más de 50 millones de euros en acciones de la compañía. Además, se marcha con una jubilación de 35,5 millones de euros, pactada en julio de 2014 a cambio de eliminar su blindaje."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.03.30 10:19 EDUARDOMOLINA PABLO IGLESIAS.- Mi cabeza política se hizo en Italia.- ctxt

http://ctxt.es/es/20160323/Politica/5015/Entrevista-Pablo-Iglesias-gobierno-España-Entrevistas-Elecciones-20D-¿Gatopardo-o-cambio-real.htm
Como Podemos, Pablo Iglesias tiene al menos dos almas. En la distancia corta es un tipo tímido, pausado, bien articulado, culto sin llegar a la pedantería --aunque a ratos se pone un poco cursi, no llega a caer en la novela rosa. Se diría que este Iglesias profesoral es una persona distinta a la fiera corrupia que se zampaba a los más agresivos contertulios televisivos de Intereconomía o La Sexta, muy diferente del tribuno que un día lanza cal viva contra las bancadas socialistas para luego susurrarle a Pedro Sánchez “solo faltamos tú y yo”.
Esta multiplicidad de personalidades resume también la montaña rusa existencial en la que vive Podemos, un partido-niño formado por mil mareas, orígenes, corrientes: comunistas gramscianos de la vieja IU, activistas de la PAH, populistas criados en Laclau y curtidos en asesorías peronistas y bolivarianas, humildes indignados del 15M, cristianos de base de las periferias urbanas, profesores, doctores y analistas del CEPS, En Comú, Andalucía, Guanyem…
Viviendo y muriendo de éxito a la vez, víctima y beneficiario de sus contradicciones y su indefinición asamblearia, Podemos se ha convertido en solo dos años en la gran esperanza de la izquierda europea, una vez certificada la claudicación de Syriza ante la Troika. Tras revolucionar el mapa municipal y tomar el poder en las grandes ciudades, y después de sacar cinco millones de votos el 20D, Podemos y sus confluencias viven un periodo convulso: enfrentamientos, filtraciones, dimisiones, ceses... Nadie sabe cómo acabará este enorme lío. Pero la impresión es que Iglesias ha tomado las riendas en Madrid y ha dejado desarmado a su amigo y número dos, Íñigo Errejón, al que conoció en la Facultad de Políticas de Somosaguas (Madrid) cuando él tenía 23 años y Errejón 18, y al que durante la entrevista se referirá, entre bromas y veras, con estas palabras: “Nunca ha dejado de ser el benjamín”.
Iglesias parece transformado, más conservador, mucho más cauto y conciliador. Cuando se le pregunta por el pacto con el PSOE, no pone reparos, líneas rojas, ni exigencias. Oyéndole, se diría que su estrategia pasa hoy por dos opciones que en realidad son solo una: o gobernar con el PSOE casi sin condiciones, o repetición de elecciones sin dejarse culpar del adelanto.
El líder de Podemos (Madrid, 1978) llega puntual a la sede de CTXT para una conversación de una hora con miembros del consejo editorial y la redacción --Miguel Mora, Soledad Gallego-Díaz, Ignacio Sánchez-Cuenca, Mónica Andrade y Willy Veleta-. Va acompañado por un séquito de cuatro jóvenes asistentes que no se despegan del móvil. Tiene ojeras y mala cara: un reciente cólico nefrítico, provocado, explica, por una pequeña piedra en el riñón que todavía no ha expulsado.
Es martes 22 de marzo, y hace solo un rato que se han producido los atentados de Bruselas. A mitad de la hora pactada, Iglesias y los suyos tienen que salir corriendo para acudir al homenaje a las víctimas organizado por el ayuntamiento madrileño. Poco después, completamos la entrevista por el móvil: más de 100 minutos, que publicamos de forma íntegra, dividida en cuatro bloques: Pablo, según Iglesias; La crisis de Podemos; España, pacto o elecciones, y ¿Otra Europa es posible?
BLOQUE 1. PABLO, SEGÚN IGLESIAS.
"Políticamente soy un italiano. Mi cabeza política se hizo en Italia"
¿Querría explicar en cinco o seis frases quién es Pablo Iglesias?
Soy tímido, aunque no lo parezca. Amante de una cierta soledad para leer, para ver películas, para ver series. Al mismo tiempo con una enorme pasión para las cosas. Necesito la pasión para hacer cualquier cosa. Con mucha pasión por aprender, y con mucho que mejorar. Fundamentalmente, un tipo sencillo. Una de las cosas que más me gustan es cuando la gente que acaba de conocerme me dice: ‘Hostia, eres un tipo bastante normal’.
Más normal de lo que parecía en la tele…
Claro, ese contraste sorprende a mucha gente. Una cosa que me han dicho y que me encanta es: ‘Ganas mucho en la distancia corta’.
¿Qué recuerdos tiene de la infancia? ¿Se siente soriano?
Sí, sí. Decía Rilke que la patria de uno es su infancia, y mi patria tiene una localización geográfica muy clara, que es Soria. Yo pasé en Soria desde los 2 años hasta los 13.
¿Eso curte, no?
Sí, claro, se pasa frío. Pero para ser niño Soria es una ciudad maravillosa. Yo iba por ahí con mi bicicleta tranquilamente. Toda la memoria sentimental de mi infancia está asociada a lugares de Soria. Si la patria de uno es la infancia, Soria es mi patria.
Después de Soria vino a Madrid, y estudió de todo… ¿Le enseñaron todo lo fundamental para ser político en la universidad y los másteres, o es un trabajo más duro de lo que pensaba?
Yo creo que es un trabajo como otro cualquiera, que no debería ser una profesión, sino una actividad a la que uno dedica un cierto tiempo. Es una actividad además que tiene que practicar gente con perfiles muy distintos. A mí me encanta estudiar. Las dos cosas que más me han gustado en la vida es recibir clase y dar clase. Supongo que eso me ha hecho aprender cosas que luego me han sido útiles en la política, pero la experiencia práctica no la sustituye nada. En estos dos años he aprendido una barbaridad y sigo aprendiendo mucho.
¿Más que leyendo?
Hace poco volví a releer El Príncipe, que lo había leído antes dos veces por lo menos. Es curiosísimo que al leerlo al mismo tiempo que estás practicando la política, cambia completamente… Recuerdo que tenía los subrayados originales míos, y en los nuevos prestaba atención a otros elementos. Supongo que eso tiene que ver con practicar la política de manera tan intensa y directa...
¿Maquiavelo tenía más razón de la que pensaba?
No es tanto más razón, sino que en realidad lo que está escribiendo Don Nicolás es un manual con un enorme sentido práctico. Maquiavelo no es un erudito metódico. Como diría Gramsci, es un hombre de acción. Está siempre pensando en la acción, y logra aislar la política como disciplina de otro tipo de consideraciones. Es impresionante el enorme sentido común de las reflexiones del libro, incluso cuando es un tipo del siglo XVI que está pensando en las repúblicas y en los Estados italianos, que es lo que tiene a mano, tomando las experiencias de la Roma y la Grecia clásicas... Han pasado muchas cosas en estos 500 años, y aun así tiene reflexiones magníficas.
¿Le da tiempo a leer la prensa cada día? ¿Lee papel o solo Internet?
Leo los dosieres que me prepara el equipo.
¿Los clippings, en papel grapado?
Depende, si lo puedo imprimir lo imprimo y lo grapo. Si no, lo leo en el ordenador, o los días que tengo que salir muy temprano lo leo en el teléfono. En esos dosieres viene un resumen con una sección de artículos de opinión que me prepara el equipo. La verdad es que leo más prensa que nunca, esa selección me hace leer artículos muy valiosos.
¿Le ponen artículos de CTXT?
Sí, de vez en cuando. Algún editorial malvado vuestro he leído, en el que nos dabais caña. Luego están algunos imprescindibles. Uno de los articulistas que nunca falla, lo digo siempre, es Enric Juliana. Para mí, el análisis diario de Juliana es como ir a misa para la gente de comunión diaria.
Albert Camus decía que un país vale lo que vale su prensa. ¿Cómo ve la situación de los medios en España?
Era bastante cruel Albert Camus al decir eso con muchos países. Un político profesional solo puede hablar bien de la prensa. Punto y final.
Pregunta un lector: ¿Cree que su política, de tan buen e infinito trato con los medios, está siendo efectiva?
Es inevitable. Yo creo que la política, entre otras cosas, es una definición de la realidad. Nunca ha estado la política tan mediatizada por los medios como ahora, y mira que llevan décadas con eso. Seguramente los medios son el terreno fundamental de la política, y eso tiene que implicar mucho tiempo y muchas técnicas para que la comunicación funcione. Eso es así desde hace mucho tiempo, pero yo diría que cada vez más.
Y hace falta tragar mucha quina, imagino.
Eso es inevitable. Recuerdo un político conservador, con el que hablaba en el Parlamento Europeo, que me decía: “Mira, esto que hacemos nosotros consiste en levantarse por la mañanas y que te sirvan un plato con un sapito, y a ese sapito le tienes que echar sal, le tienes que echar pimienta… lo que quieras, pero te lo tienes que comer todas las mañanas…”. Y eso es así.
Manolo Monereo ha escrito en Cuarto Poder que hay una cacería organizada por PRISA y los poderes financieros para acabar con Podemos. ¿Cree que es cierto? ¿Se siente acosado?
Monereo es un sabio, es uno de los intelectuales de la izquierda más lúcidos, y con muchísima experiencia. Creo que en los últimos artículos y también en este señala algunas de las claves de lo que está ocurriendo.
Hay un personaje en The Wire que dice “This is the Game!”, y efectivamente este es el juego en el que estamos; y es lógico que a nosotros nos den caña, es parte de las reglas del juego.
Por cierto, usted y Juan Carlos Monedero llevan años ejerciendo de periodistas / analistas y presentadores. ¿Aprendieron de Beppe Grillo? ¿No le parece una forma de intrusismo que un líder político haga periodismo?
En realidad a mí, desde que empezamos a hacer La Tuerka, me entusiasmaba dirigir y presentar una tertulia que siempre ha querido tener un estilo diferente al de las tertulias convencionales o al de otras tertulias, ni mejor ni peor, simplemente diferente. Creo que tanto La Tuerka como Fort Apache se han ganado un enorme prestigio por eso, hasta el punto de que nos han dado premios en facultades de Periodismo... Eso es un honor y al mismo tiempo un placer; si alguien se ha sentido ofendido por el intrusismo, nosotros lo hacemos desde mucho antes de que existiese Podemos, nos entusiasmaba hacerlo, y nos sigue entusiasmando...
En el artículo que publicó en New Left Review en julio del año pasado hablaba de “el pueblo de la televisión”. ¿Cómo puede un tipo que ha estudiado en Cambridge y Suiza ser tertuliano en Intereconomía?¿Es su personaje político un producto de la TDT y las tertulias?
En realidad en Intereconomía había días en los que no se discutía mal, más o menos te dejaban expresarte. Pero para nosotros era una cuestión fundamental: habíamos llegado a la conclusión de que los medios de comunicación, y en particular los formatos de las tertulias políticas, eran el instrumento fundamental para generar imaginario. Nos habíamos dado cuenta de que el estilo que nosotros manejábamos en la universidad, cuando dábamos charlas o hacíamos seminarios, se alejaba mucho de las técnicas a través de las cuales se informaba o formaba la opinión. Intentamos ser rigurosos y amenos, sabiendo que las técnicas de la comunicación se basan en el mundo audiovisual y que teníamos que intentar manejar esas técnicas, siendo al mismo tiempo rigurosos. Intereconomía, La Sexta Noche y Las Mañanas de Cuatro fueron como un entrenamiento. Recuerdo muchos de esos debates con muchísimo cariño. Y debatiendo en Intereconomía conocí a gente muy valiosa. A Javier Nart, que ahora es eurodiputado de Ciudadanos y es un hombre maravilloso, al que quiero mucho, lo conocí en El Gato al agua; al señor Alejo Vidal-Quadras, con el que me separan muchísimas cosas a nivel ideológico pero que me parece un hombre inteligente, también. Y también allí fue la primera vez que escuché debatir a Francesc Homs, de Democràcia i Llibertat. Allí aprendí muchas cosas...
En aquel artículo, analizaba “la incipiente crisis del régimen postfranquista, enfangado en la corrupción y la recesión económica, y las oportunidades que ello ofrece a una formación política popular que movilice el descontento social de los indignados…”. ¿Cree que han aprovechado esa situación y están haciendo todo lo posible para mitigar ese descontento? ¿No cree que el “régimen” está todavía muy vivo?
Efectivamente, nos enfrentamos a adversarios poderosísimos que están acostumbrados a ganar siempre, incluso cuando parece que no han ganado a veces ganan también, pero el juego es así. De momento, lo que hemos conseguido creo que nadie se lo podía imaginar, creo que las élites nunca vieron un actor con las capacidades que ha demostrado Podemos. Eso no quiere decir que a partir de ahora no vaya a ser difícil, es más, va a ser mucho más difícil, cada vez va a ser más difícil y yo creo que eso se nota. Nosotros fuimos capaces de patear el tablero, de reponernos y salir muy reforzados de ataques muy agresivos. Me acuerdo perfectamente de lo que me preguntaban en las entrevistas en octubre o noviembre, y creo que tuvimos un resultado electoral espectacular. Pero eso no cambia que la situación económica del país es difícil, que el poder de las élites es enorme, que nosotros podemos sufrir el desgaste de nuestras contradicciones y que la política no termina de... Es extremadamente complicado. Bueno, pues tendremos que adaptarnos y seguir combatiendo, haciendo eso que pedía Gramsci: “Necesitamos toda la fuerza, toda la inteligencia y toda la ilusión en un combate que es difícil y donde el adversario siempre es muchísimo más poderoso”.
Eso recuerda un poco al Atleti del Cholo Simeone, una especie de tercera vía insumisa y solidaria contra la bipolaridad... deportiva y política.
Siempre me ha entusiasmado el Cholo Simeone y su Atlético de Madrid por eso. Es un equipo con menos recursos deportivos que los grandes y sin embargo con una enorme pasión y un estilo muy descarado y muy disciplinado al mismo tiempo. Y probablemente por eso el Cholo ha conseguido colocar a su equipo al nivel del Real Madrid o del Barça, y eso a mí me gusta. Me gusta su carácter.
Uno de sus lemas es "No consuman". Hay un video de 2013 en el que usted dice que le indigna que IU aceptara una consejería de Turismo en Andalucía y no exigiera un telediario. Eso son las cuotas de la RAI... Y añadía que en Turismo solo se podía crear empleo…
En aquella época podía decir lo que me diera la gana, no había consecuencias en lo que decía. Ahora tendría que ser mucho más prudente. Pero básicamente la idea que pretendía transmitir es que si haces política y vas a gobernar, quizá tenga sentido, sobre todo si lo vas a hacer desde una posición de debilidad, intentar intervenir en aquellas áreas que son más importantes y donde realmente se pueden lograr cambios en la vida de la gente o en la construcción del relato, que es una cosa fundamental en política. Y eso lo sigo pensando.
¿En un hipotético acuerdo de gobierno con el PSOE, incluirían una reivindicación de ese tipo? ¿Controlar los informativos?
Pero no necesariamente para que estuviéramos nosotros. Nosotros tuvimos un debate sobre si gobernar o no con el Partido Socialista y al final todos tuvimos claro que si gobernamos, gobernamos. Si vamos en serio, vamos en serio. Y eso quiere decir que asumimos todas las contradicciones, todos los problemas, que podremos hacer cosas mal, que nos van a dar duro… Pero que no vamos a hacer esto a medias. Gobernar implica asumir responsabilidades de gobierno y asumirlas en muchos ámbitos, las que puedan ser aparentemente más sencillas y más inocuas pero las más importantes también. Yo creo que eso forma parte del estilo de Podemos desde el principio. No nacimos para ser una fuerza política testimonial o subalterna, sino para intentar ganar. A veces lo conseguiremos, a veces no, haremos cosas bien y cosas mal, pero desde el principio nuestra mentalidad ha sido ganadora. Creo que esa es una de las cosas que explica también la caña que nos dan. Hemos sido y somos muy osados y muy descarados, y es lógico que quien lleva muchos años en esto diga: pero bueno, ¿qué os habéis creído? Seguramente, si no hubiésemos sido así, no estaríamos donde estamos.
Hablemos de Italia, ¿qué aprendió allí?
Estuve primero de Erasmus cuando estudiaba cuarto de Derecho. Ese viaje me cambió la vida, también políticamente. Podría decir que políticamente soy un italiano, en Italia hice mi cabeza para pensar la política. Después he estado muchas más veces para viajes más cortos, y en 2007 estuve seis meses redactando mi tesis doctoral en Florencia… El Erasmus lo hice en Bolonia. Era muy importante políticamente, con una histórica alcaldía del Partido Comunista prácticamente desde después de la Segunda Guerra Mundial… Bologna La Rossa, la capital de la Emilia Romagna… Esos lugares tan importantes para el desarrollo italiano. Allí aprendí muchísimo.
¿Conoció los centros sociales? ¿Leyó a Gramsci y a Agamben, a los que tanto cita?
Cuando llegué era militante de las Juventudes Comunistas, con todas sus cosas bonitas y sus encantos. Era una organización muy clásica, muy dogmática, y además no era muy habitual entre los cuadros de las juventudes tener una formación cultural amplia. Había excepciones, en aquella época conocí a Manolo Monereo, y desde entonces le empecé a admirar muchísimo. Italia era otro planeta. Cuando vi los centros sociales, cuando vi las librerías, cuando me empecé a adentrar en las historias de los movimientos sociales de los años 70… Se abrió otro mundo. Allí conocí a amigos con los que después he coincidido en Podemos: a Gemma Ubasart, que también estaba de Erasmus. Allí empezaron una serie de lecturas, aprendí un idioma que no tiene la misma utilidad que el inglés... Pero para la política saber italiano marca la diferencia. Poder leer Il Manifesto, La Repubblica, tener acceso a unos textos que solo están en italiano… Italia tuvo mucha influencia sobre algunas generaciones de activistas madrileños y de otros lugares, y seguramente tiene mucho que ver con la forma en la que se hizo Podemos.
¿Estaba en Génova cuando sucedió la masacre de la Escuela Díaz?
Estaba en el autobús volviendo a España, era uno de los portavoces del Movimiento de Resistencia Global de Madrid, y como hablaba italiano estuve en la avanzadilla. Fue un movimiento que analicé con muchísimo detalle en mi tesis doctoral. Hice una versión de la tesis, que es ‘Desobedientes’, que cuenta aquello con mucho detalle...
Un inciso. Willy Veleta quiere saber con quién va a ver el nuevo episodio de Juego de Tronos
Es un secreto que me voy a llevar a la tumba.
¿Con el Rey? ¿Con el Rey emérito?
No lo puedo decir. ¿Te imaginas? Los dos en un sofá tapados con una manta...
¿Usted cree que Jon Snow… sí o no? Sin hacer spoiler...
A mí me encantaría que sí. Leí en la prensa que tenía contrato, así que eso me hace soñar con que se salva, pero no tengo ni idea de lo que pasará.
Bloque 2. ¿CRISIS, QUÉ CRISIS?
"Nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie"
¿Hace cuánto tiempo que conoce a Íñigo Errejón?
Nos conocimos cuando yo empecé a estudiar la segunda carrera, en Políticas. Nos llevamos cinco años. Yo tendría 23 y él 18.
Él era un benjamín entonces.
En realidad nunca ha dejado de serlo...
Un lector pregunta si son conscientes del tirón social que tiene la dupla Pablo Iglesias-Errejón. Y añade: ¿Qué aporta cada uno a Podemos?
En Podemos todos aportamos y Podemos no se explica por una, dos o cuatro personalidades. Eso es importante. Incluso en una fuerza política como la nuestra en la que el liderazgo fue desde el principio un instrumento político imprescindible. Ahora hay una coralidad y una necesidad de recuperar el protagonismo de la gente que yo creo que nos debería hacer pensar que Podemos no es el resultado de una, de dos, de cuatro personalidades y de cómo se relacionan. En este caso Íñigo y yo hemos trabajado juntos muchísimos años y ha habido una compenetración intelectual enorme. Hemos hecho muchas cosas juntos, probablemente no haya nadie con quien yo haya firmado tantos artículos académicos como con Errejón. Aun así Podemos está por encima de mí, por encima de Íñigo y por encima de cualquier otro compañero.
¿Cómo definiría sus visiones políticas respectivas? Se dice que Errejón es más peronista, amante del populismo latinoamericano, y que usted sería más un comunista. ¿Responde a la realidad o es esquemático?
Son etiquetas que facilitan la literatura, la manera en que se puede construir un relato, las explicaciones de las cosas. En realidad la formación intelectual del primer grupo de personas de Podemos tiene que ver con una práctica colectiva en la que nos pudimos especializar en diferentes cosas y en la que hay una serie de elementos comunes que nos definen como grupo. Por una parte, el interés que todos teníamos en los fenómenos latinoamericanos, por otra parte nuestras experiencias militantes en movimientos sociales, colectivos de la izquierda radical, y a partir del 15M, a través de la discusión que introdujimos en La Tuerka, una reflexión muy coral en la que participamos muchos sobre las posibilidades de intervención política en España. Todo eso, marcado por nuestro trabajo. Asesoramos a IU, yo estuve después en Galicia con Alternativa Galega de Esquerda. Todas esas experiencias, unidas al hecho de que yo había conseguido abrirme un hueco en los medios de comunicación, nos permitieron lanzar una apuesta política, que fue Podemos. Las etiquetas que tratan de identificar ideológicamente a todos y situarnos para ver quién está más a la izquierda, quién es más moderado… Se producen porque facilita la lectura, el relato. Pero son demasiado esquemáticas para entender cómo pensamos. Lo mejor para entendernos es leer lo que producimos y lo que escribimos, los diálogos entre nosotros...
¿Cuántas almas hay en Podemos, cuáles son las corrientes? Comunistas, anticapitalistas, populistas, indignados del 15M, asociados a CEPS, cristianos de base…
Hay una multiplicidad de posiciones y de historias personales y de biografías, pero en Podemos, por suerte, de momento, no diría que hay diferentes corrientes o almas sino diferentes maneras de ver las cosas, en las que basculamos muchas veces nosotros mismos. Cualquiera que viera un debate en el Consejo Ciudadano o en la Ejecutiva vería cómo cualquiera de nosotros basculamos, en función de los temas y de la discusión concreta. Aunque es muy atractivo calificar con etiquetas y las categorías permiten hacer mapas que nos dan la impresión de entender mejor las cosas, sería muy difícil definir Podemos como una suma de familias políticas que se identifiquen con esas etiquetas. Creo que los elementos fundamentales de Podemos los compartimos todos y que luego en las cosas que podemos discrepar, no discrepamos como grupos organizados, sino como individuos; y eso es positivo.
¿Qué ha pasado en estas últimas semanas, qué balance hace de lo que ha ocurrido en el partido?
En política a veces hay que hacer cambios, mejoras. Esos cambios a veces son difíciles y tienen consecuencias difíciles o incluso desagradables. Pero son imprescindibles. A mí como secretario general me corresponde tomar una serie de decisiones. A veces son muy agradables, divertidas de tomar, y otras son difíciles y desagradables pero no menos necesarias para que vayamos haciendo las cosas mejor. En el caso de una política tan nueva, en una fuerza política en la que el cariño y el amor entre nosotros ha sido tan determinante, seguramente cualquier cambio, cualquier decisión difícil se acusa más. Pero eso forma parte de lo que somos y a mí me gusta que seamos así. Que a nosotros se nos note la tristeza cuando tomamos una decisión difícil en lugar de una sonrisa mal dada creo que habla bien de nosotros.
¿Diría que ha sido una crisis, una fractura, una implosión, una pre-refundación? ¿O un golpe de mano de la Secretaría General?
Diría que es un cambio que recoge una tendencia que es necesaria. Se lo decía a los secretarios de organización cuando hablaba con ellos, les decía que el modelo organizativo surgido de Vistalegre fue seguramente imprescindible para esa etapa pero que ahora toca abrir una etapa nueva, una etapa en la que necesitamos más protagonismo de los territorios, de los círculos, una etapa distinta a aquella en la que teníamos que construir un partido a toda velocidad y afrontar una serie interminable de procesos electorales que eran difíciles. Ahora ya somos otra cosa, estamos mucho más consolidados y creo que toca recuperar un tono organizativo distinto que apueste de manera inequívoca por el protagonismo de la gente y de los círculos. Por eso creo que si el Consejo Ciudadano tiene a bien respaldar la candidatura de Pablo Echenique para ser secretario de Organización, creo que él va a encarnar de manera perfecta ese cambio de tono.
Empleó un tono muy duro en el comunicado de la destitución de Sergio Pascual, en el que algunos han visto un tufo al viejo PCE. Quizá sus votantes echan de menos un poco de autocrítica. ¿Qué errores cree haber cometido desde el 20D? ¿Es consciente de haber cometido errores?
Seguramente sí. Cualquier error político que cometa la organización yo lo tengo que asumir como propio. La crítica y la autocrítica son fundamentales. Muchas veces nosotros, y yo en particular, no somos capaces de comunicar con eficacia. Eso implica un manejo de los tonos y de los registros con los que, a veces, acertamos, y con los que, otras, no acertamos. Eso está muy bien verlo, y cuando te das cuenta de que lo podíamos haber hecho mejor, pues tratar de mejorarlo.
Para ser concretos ¿está hablando de la cal viva y del beso a Pedro? Me refiero al tono...
No necesariamente... En los debates parlamentarios los tonos son duros. Hay que recordar las cosas que se nos dijeron a nosotros. Pero es verdad que muchas veces los tonos pausados y calmados son más eficaces que los tonos más duros. Eso es una cosa que también se va aprendiendo con el tiempo. No es menos cierto también que nosotros estamos donde estamos precisamente porque a veces supimos mantener un tono duro. Mientras el cinismo campaba a sus anchas en los discursos políticos, nosotros fuimos capaces de hablar políticamente del dolor. De decir que mientras estamos hablando aquí, hay gente que está sufriendo mucho, gente a la que están echando de sus casas y gente que lo está pasando muy mal. Pero la política también es el arte de la modulación, y la clave es saber encontrar en cada momento el tono que funciona mejor.
Ha dicho antes que tenía mucha complicidad con Errejón. En pasado. ¿Teme que acabe yéndose del partido?
No lo creo. Del mismo modo que nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie en Podemos. Estoy convencido de que todos, en este proceso y en este camino, seguiremos aportando lo mejor de nosotros mismos.
¿Qué errores ha cometido Errejón?
Yo creo que Íñigo lo ha hecho bastante bien. Es una magnífica cabeza, es un magnífico intelectual que además practica la política, es un intelectual útil, con el que ha habido una gran complicidad. Y estoy convencido de que la colaboración intelectual y política con Íñigo y con todos los demás compañeros, con Carolina Bescansa, Rafa Mayoral, Pablo Bustinduy… con todos los compañeros con los que trabajo va a continuar, porque además es un elemento imprescindible dentro de Podemos. La política también tiene fases, tiene épocas, y todos estamos madurando mucho: estas semanas en las que han ocurrido décadas, estos meses en los que ha pasado tanto tiempo en España, nos han hecho madurar. Lo que estamos viviendo son momentos de maduración que pueden tener sus puntos dolorosos pero creo que nos van a sacar mucho más fuertes y mucho más eficaces. Nosotros, al fin y al cabo, hemos tenido que hacer en dos años lo que otros han podido hacer en diez o en quince. Es lógico que eso implique ciertos momentos traumáticos, es normal.
Emmanuel Rodríguez ha escrito en Diagonal que los dimitidos del Consejo Ciudadano y otros errejonistas llevaban meses negociando con el PSOE y C’s una moción de censura contra el PP en la Comunidad de Madrid. ¿Usted lo supo?
Yo hablé con José Manuel López (líder de Podemos en la Asamblea de Madrid), que me transmitió esa posibilidad, y le dije que era, evidentemente, una posibilidad interesante, que era una cuestión enormemente importante que teníamos que debatir con calma, que de alguna manera revelaba una contradicción de Ciudadanos, que ante la posibilidad de un gobierno distinto en la Comunidad de Madrid daba la impresión de que prefiere al Partido Popular. Es una opción que hay que pensar y efectivamente sí me han transmitido que es algo a lo que estaban dando vueltas...
¿Y eso lo hizo un grupo afín a Errejón sin su conocimiento?
En ningún caso. De hecho, en el Parlamento no se funciona por grupos ni por corrientes. En todos los parlamentos se funciona orgánicamente como grupo parlamentario y evidentemente tienes que informar, y las decisiones las toma el Consejo Ciudadano, como no podría ser de otra manera.
Hablemos de las confluencias. Las relaciones con Galicia, Valencia y Catalunya no parecen demasiado fluidas...
Yo creo que en esos tres lugares el resultado electoral de los encuentros, que en cada sitio han tenido matices diferentes, han sido buenos. La unión de Podemos con otros actores políticos, tanto en Cataluña como en la Comunidad Valenciana como en Galicia ha producido resultados electorales espectaculares. En Cataluña, al igual que en Euskadi, donde íbamos solos, hemos sido la primera fuerza política, y en la Comunidad Valenciana y en Galicia, igual que en Madrid, en Canarias, en Navarra y en Baleares, donde íbamos solos, hemos sido segunda fuerza. Creo que las cosas van bastante bien y hay bastante satisfacción por parte de todos los actores respecto a cómo han funcionado esas confluencias, y estoy convencido de que se repetirán. Hay una relación en algunos casos de verdadera amistad, por ejemplo, con Yolanda Díez en Galicia, es amiga mía desde hace muchos años, políticamente nos entendemos muy bien, con Xosé Manuel Beiras me entiendo muy bien, con Mónica Oltra me entiendo de maravilla, así como con los compañeros catalanes... Creo que las cosas han funcionado muy bien.
Gerardo Tecé, desde Sevilla, le pregunta: Cataluña y Andalucía han sido tradicionalmente las grandes bolsas de votos que han llevado al PSOE al Gobierno estatal. Parece claro que son las mismas bolsas de votos que Podemos necesitaría para no ser acompañante, sino cabeza de cartel. En Cataluña las cosas les van bien, pero en Andalucía, que es el lugar donde el paro y la desigualdad pegan más fuerte, un lugar que teóricamente debiera ser terreno sembrado para Podemos, están muy, muy lejos del PSOE. Les doblaron en voto en las generales. ¿A qué se debe?
A la estructura social de España. Aun así, lo que nosotros hicimos en Andalucía es increíble, en las elecciones de marzo tuvimos más del 14% y en las elecciones generales, en torno al 17%, ¡en Andalucía! Es verdad que nuestro voto se ha concentrado, como históricamente el voto del cambio en España, en las grandes ciudades y las periferias, en zonas más industrializadas. Aun así, el resultado en Andalucía, para lo que es la estructura social de este país y de Andalucía, es impresionante. Es un desafío mejorarlos. Teresa Rodríguez tiene muy claros los pasos que tenemos que dar para seguir avanzando en Andalucía y ganar. El análisis de Gerardo es correcto: para el Partido Socialista fueron fundamentales esos dos bastiones simultáneamente, Zapatero no hubiera ganado sin contar los resultados en Cataluña y en Andalucía. En Cataluña parece que ahora la fuerza hegemónica somos nosotros y en Andalucía va a costar un poco más pero creo que estamos trabajando en la buena dirección.
Está usted entrando en la segunda parte de la entrevista a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.
En estos dos últimos bloques, Iglesias analiza de forma exhaustiva la situación política española y, más brevemente, la europea.
Durante la conversación, Iglesias muestra su cara más profesional, suave y constructiva. Vestido con piel de cordero, usa a menudo el latiguillo “yo creo que” para dar una imagen más dialogante y escapar de las reiteradas acusaciones --incluso internas-- de arrogancia. Afirma que la gran coalición sería un suicidio para el PSOE, y anima a los socialistas a volver a su programa electoral y a abandonar el "pacto de derechas" con Ciudadanos para formar un gobierno con Podemos, IU, Compromís y los votos favorables del PNV, incidiendo en que la abstención de los grupos catalanes, que el PSOE se niega en redondo a negociar, no supondría ningún deshonor o trauma.
Iglesias argumenta que, si el PSOE rectifica tres puntos clave de su acuerdo con C’s (reforma laboral, reforma fiscal, salario mínimo), Podemos no pondrá ningún obstáculo a que Pedro Sánchez sea presidente, y devolviéndole la anáfora de la investidura, añade que, si este quiere, puede haber un Gobierno progresista "la semana que viene”.
Al mismo tiempo, el líder del partido morado subraya que la presión que ha sufrido Sánchez por parte de su partido y de los poderes financieros es "asfixiante", y reitera la idea de que esos poderes no dejarán que el PSOE pacte con Podemos. Pero descarta que su partido se plantee abstenerse in extremis para dejar gobernar en minoría al PSOE con C's: "Cuando una fuerza política con 5,3 millones de votos le dice a otra con 5 millones, en una situación en la que podrían gobernar juntos perfectamente, 'no, usted pase a la oposición, que va a influir mucho…'. Pues lo mismo podríamos decir nosotros: pasen ustedes a la oposición e influyan".
Sobre Europa, cuenta que mantienen contactos con diversas fuerzas de izquierda (Bloco de Esquerda, PS belga, disidentes del PS francés, Mélenchon...) para forjar alianzas capaces de modular la política económica de la UE. Su idea es que "hay que construir un nuevo espacio con los sectores de la socialdemocracia que quieren recuperar los estados del bienestar en Europa".
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2015.12.18 21:25 Atraela Día 18: Leer Mas

Hoy veremos porqué la lectura es unos de los ingredientes esenciales para nuestra dieta mental diaria, primero aclaremos algo ¿Cuál fue el último libro que leíste? ¿Lo recuerdas? ¿Hace cuánto tiempo fue? Tal vez preguntas cómo estás te hagan darte cuenta que no eres una persona que lee con regularidad y sí ese es el caso permíteme decirte que existen muchos beneficios que estás dejando de lado y podrías integrar en tu vida.
Cuando decimos lectura, realmente no nos referimos a leer los estados de Facebook o Twitters o Noticias ni nada de eso, hablamos de material con contenido que alimente nuestra mente de buena manera, que nos permita re-evaluarnos, progresar y encontrar maneras de desarrollar nuestra máxima expresión. Al integrar la lectura en nuestra vida estamos ayudando de gran manera a la mente ya que se mantiene estimulada, lo que quiere decir que leer es un método indispensable para combatir algunas enfermedades cómo el Alzheimer, el cerebro se fortalece si se mentiene activo, entonces la lectura es cómo el gimnasio de la mente donde se entrena gracias a la estimulación cognitiva que esto crea.
Podemos estar lidiando con muchísimo estrés en nuestras vidas, relaciones personales, en el trabajo o cualquier otro asunto que se nos esté escapando de las manos al punto que nos vemos controlados por el problema y comienza a crear estrés, cuando esto me ocurre suelo acudir a la lectura y agarrar un buen libro que transporte mi mente a otro lugar, mantenerme ocupado y liberar tensiones para cuando mi mente esté de regreso se sienta libre y lograr tener una visión más clara para buscar solución a los problemas.
La lectura también es esencial para expandir nuestro vocabulario ya que ganamos exposición a nuevas palabras y contenidos más rebuscados que luego podemos aplicarlos en nuestro lenguaje hablado, que al mismo tiempo nos ayuda en la autoconfianza y nos da impulsos de autoestima. La lectura es clave para la expansión de nuestros conocimientos y con esto somos capaces de entablar temas de conversaciones más entretenidos y fascinantes, incluso podría ayudar en nuestras carreras, ya que un lenguaje bien hablado con conocimientos expandidos, y bien informados sobre una variedad de temas tienden a ayudarnos a obtener ascensos en nuestros trabajos. Cómo nota, comparto que la lectura fue vital en mi desarrollo del Inglés ya que me ayudó a ganar exposición a nuevas palabras y cómo aplicarlas en contextos, también gané bastante fluidez en la escritura.
Cuando leímos alguna novela o libro de ficción nos toca recordar una variedad de personajes, sus orígenes, ambiciones, historia y matices, así como las diversas tramas que tejen el desenvolvimiento del libro. La parte sorprendente de esto es el papel que juega nuestro cerebro, ya que al ser capaz de recordar toda esta información, nuevas vías cerebrales son creadas lo que ayuda muchísimo a la memoria a corto plazo. Al leer. toda nuestra atención se centra en la historia que se desenvuelve entre las paginas, cada detalle que absorbemos nos ayuda a despejar nuestra mente de los problemas cotidianos. Al leer, se expandes la vida y aumenta la inteligencia, es lógico que con la edad nuestras funciones cognitivas se vean disminuidas pero está comprobado que usando la lectura regularmente el proceso de deterioro mental se ve retrasado ya que mantenemos la mente activa.
Ya sabes, si estás pasando por alguna amargura o estrés en tu vida y necesitas tranquilidad y enfoque, olvida por un momento el alcohol o las drogas cómo via de escape, en vez agarra un libro y lee unas cuantas paginas, sumergente en la trama y verás cómo absolutamente todos esos sentimientos que te hacen sentir incómodo desaparecerán.
See you tomorrow!
http://www.atraela.com/dia-18-leer-mas/
submitted by Atraela to espanol [link] [comments]


2015.10.09 12:56 anarxy_XXX Carmena: "Creo que podremos tomar alguna decisión sobre las acciones contra fondos buitre este mes"

ALEJANDRO LÓPEZ DE MIGUEL @Alopezdemiguel MADRID.-“La jubilación activa era un paraíso, y fíjate tú en la situación en la que me encuentro”. La frase podría ponerse en boca de cualquier exjubilada que a los 71 años haya decidido volver a remangarse para luchar por darle la vuelta a las cosas. Pero son palabras de Manuela Carmena, la jueza que hoy tiene en sus manos las llaves del Ayuntamiento de la capital, la mujer que expulsó al Partido Popular del palacio en el que se atrincheró durante 24 años. Y lo hizo en apenas unos meses, desquiciando a la candidata conservadora, Esperanza Aguirre, y a otros tantos políticos "tradicionales" a los que Carmena encuadra en la lógica del doctor Jekyll que cuenta con su propio Mister Hyde, el que de cara a la galería busca la “confrontación" y las "diferencias" con el resto.
La líder de Ahora Madrid llegó al Consistorio prometiendo cambios, pero antes de entrar en materia tuvo que enfrentarse a varios fuegos. Uno de ellos, la querella contra el concejal Guillermo Zapata, se extinguió este jueves, pero lo cierto es que la formación Ahora Madrid no tiene tiempo para celebraciones. Entraron prometiendo cambios, y hoy la alcaldesa reconoce que no todos tienen lugar con la celeridad que desea, pero defiende lo que han logrado: la paralización de los desahucios por impago de alquiler, la partida de 10 millones de euros destinada a acoger refugiados, o el haber acercado el Ayuntamiento a los ciudadanos. “Tenemos que conseguir que el pueblo de Madrid se crea que tiene la posibilidad de gobernar directamente”, asegura.
Dice que se siente fuerte tras casi cuatro meses al frente del Palacio de Cibeles, que sigue ilusionada con su labor, y que toca compartir las novedades con el resto de ayuntamientos, atraerlos al cambio que comenzó el 24-M. En el camino no descarta que la oposición del PP pueda lanzarle una ofensiva en forma de moción de censura tras los “huracanes electorales” de las generales, pero afirma no tener miedo, y se compromete a aferrar el timón hasta acabar la legislatura. “Mientras que tenga apoyo y pueda, estupendo”.
Es la única líder política del Ayuntamiento de Madrid que aprueba en la última encuesta del CIS. ¿Percibe sintonía en la calle con los resultados que arroja este barómetro? ¿Se ajusta a la realidad? Le han dado un 5,99. Sí. Creo que se ajusta a la realidad, está bien. Antes de llegar a la Alcaldía le acusaron de pintar una ciudad oscura, llena de desahucios y de niños malnutridos. ¿En qué ha cambiado desde su llegada? Fundamentalmente en que hoy hay una mayor ilusión. La gente tiene mucha ilusión, tiene la sensación de que las cosas pueden mejorar. ¿Cuál ha sido el mejor y cuál el peor día en estos casi cuatro meses como alcaldesa? "Seguramente yo no me he sabido explicar bien. Seguramente tengo que aprender a comunicarme mejor con los periodistas" Es muy difícil decir un día absolutamente bueno y otro absolutamente malo. No, todos han sido una mezcla. Pero como caso concreto vale aquella reunión de universitarios periodistas. Me dio mucha pena que una idea tan bonita como es la del trabajo en comunidad, que existe en todas las universidades americanas, y que es sobre lo que yo estaba hablando, quedara tan desfigurada y tan ridiculizada. Pensé que igual tenía que haber preparado una versión para los periodistas o algo así, porque no creo que haya habido mala fe. Seguramente yo no me he sabido explicar bien. Seguramente tengo que aprender a comunicarme mejor con los periodistas.
¿Reconoce que han cometido otros errores de comunicación? Sacar la web Madrid V.O. el mismo día en que echaba a andar la oficina antidesahucios eclipsó una de las iniciativas estrella de su programa. Puede ser, puede ser. Siempre he dicho que teníamos poca experiencia en el lenguaje tan particular que tienen los medios. Por otro lado, también me parece interesante decir hasta qué punto es equivocado que, como sucede en mi caso, yo tenga una gran capacidad de introducir alternativas a la gestión y se las tache de ocurrencias. Me hace mucha gracia cuando hablan de que yo digo ocurrencias, es muy curioso. Es una expresión con la que podemos decir que no se ofende, pero se desacredita. Sin embargo, vivimos en un mundo en el que la innovación es fundamental, y todos sabemos que la innovación se genera a base de las ideas. Si tú quieres cambiar algo, primero tienes que imaginar la posibilidad del cambio. Me parece un gran error que los medios intenten desacreditar hablando de ocurrencias. No hacemos bien lanzando operaciones de descrédito. ¿Qué otros errores ha cometido? ¿Qué podría haber hecho mejor? "Me preocupa sobre todo que no seamos capaces de tener el dinamismo que se necesita" Hay que verlo. Estoy muy interesada en que vayamos evaluando las cosas que estamos haciendo. Hasta ahora lo que más me preocupa es no retrasarnos, me preocupa mucho no hacer las cosas con la celeridad que se necesita. Estoy queriendo impulsar muchísimo la reforma del AGLA [Agencia de Gestión de Licencias y Actividades], me preocupa mucho. Han pasado cuatro meses y hemos empezado la reforma, pero vamos muy lentos. Me preocupa sobre todo que no seamos capaces de tener el dinamismo que se necesita.
¿Cómo va la lucha contra los desahucios? Era otra de las medidas clave del programa, y han dicho que las entidades bancarias están colaborando. ¿Con cuántas viviendas cuentan para enfrentarlos? Creo que ahora mismo la EMV [Empresa Municipal de la Vivienda] tiene cerca de 6.200 viviendas, 4.220 en régimen de alquiler social. También tenemos los contratos de cesión con las distintas entidades bancarias. No puedo decir en este momento cuántos son, y las condiciones varían entre unas entidades y otras, pero los procedimientos de cesión se están produciendo, aunque sea a diferentes ritmos.
Uno de los asuntos más polémicos en los últimos días ha sido la retirada de la subvención de 61.000 euros a la Escuela de Tauromaquia de Madrid. ¿Tienen previsto hacer nuevos recortes en partidas destinadas a actividades taurinas?
No está previsto, de momento. Pero, en lo que se refiere a la Escuela de Tauromaquia, se dice eso y no que se mantiene otra subvención. Más de 800.000 euros para la reforma del recinto. Sobre la escuela taurina: "Lo que parece razonable en este momento no es fomentar este tipo de formación para muchachos desde una escuela" Claro. Creo además que la subvención les llega hasta junio. Lo que planteamos es que lo que parece razonable en este momento no es fomentar este tipo de formación para muchachos desde una escuela, y si es o no conveniente que el Ayuntamiento subvencione ese tipo de formación para jóvenes. Creo que además es muy interesante, porque las propias personas de esta escuela nos hablaron de lo que les preocupaba la decepción que tenían muchos chicos que acudían a la escuela y veían que no podían, desde su punto de vista, triunfar. Me parece que está bien que nos planteemos que el Ayuntamiento debe tener una concepción de la formación de los jóvenes más completa.
En campaña, entre las banderas de su formación estaba también la lucha contra los fondos buitre y la revisión de contratos públicos. ¿Van a presentar alguna acción legal al respecto?
A nosotros nos gustaría que el Ayuntamiento recuperara ese patrimonio, nos gustaría muchísimo, pero son acciones jurídicas complejas que tenemos que estudiar con cuidado. Llevamos un mes y medio trabajando intensamente en este tema, viendo qué posibilidades de acción hay, estudiándolas. Teníamos una acción ya bastante acabada, pero hemos tenido que repensarla. Es una cosa muy complicada y concreta, estamos en ello. ¿Alguna fecha en el horizonte?
Ya me gustaría dártela. Depende de cómo lo veamos, pero la EMV está trabajando mucho en eso. Creo que alguna decisión se podrá tomar, y me imagino que este mes. Sí. ¿Tienen previsto contar con los servicios de alguna otra agencia que evalúe el estado de las finanzas del Ayuntamiento tras romper con S&P y Fitch? Esperanza Aguirre asegura que no contratar una agencia podría costar 70 millones de euros. No, no hay ninguna posibilidad de que se pueda causar ese daño. Ha habido un incidente, unas conversaciones que se conocen respecto a estas agencias, y la situación de deuda que tiene el Ayuntamiento no parece que las haga necesarias. Pero no es un tema concluido, estamos debatiendo. Quizás se pueda estudiar la posibilidad de contratar con nuevas agencias si fuera necesario, si se contrajera deuda, si viéramos que para la liquidación de la deuda que estamos haciendo fuera necesario. Desde que está en el cargo, ¿ha sentido presión por parte de los poderes financieros? Ya está en la política activa, sabe cómo se mueve. "Es evidente que no hemos cumplido con la imagen que se pretendía dar de que íbamos a paralizar todo" Todo lo contrario, he sentido muchísima satisfacción. He podido hablar con muchísimas empresas, no solamente con todos los grandes bancos españoles, sino también con las empresas más importantes de este país, y creo que están muy satisfechas con la manera en que el Ayuntamiento gestiona. Creo que valoran nuestra cercanía, nuestra agilidad a la hora de afrontar los temas. Y además, creo que hay datos objetivos: el hecho de que precisamente durante el trimestre en el que este gobierno municipal está ejerciendo sus funciones el desempleo haya descendido en Madrid es importante, cosa que no ha pasado en la Comunidad. Es evidente que no hemos cumplido con la imagen que se pretendía dar de que íbamos a paralizar todo.
¿Y en lo que respecta a los refugiados? ¿Qué tienen previsto para acogerlos?
Marta [Higueras, concejala de Equidad, Servicios Sociales y Empleo] tiene un programa muy completo al respecto, estructurado en las cuatro fases en las que los vamos a ir atendiendo. Pero primero se tiene que desbloquear el acuerdo, tienen que decirnos cuántos y cómo para que podamos empezar a trabajar. Nosotros somos el eslabón más próximo a ellos, los que vamos a estar más cerca, los que tenemos que tener preparada la acogida en sí misma, pero dependemos de lo que el Gobierno y la Comunidad de Madrid hagan. Y, de momento, la coordinación con la Comunidad está siendo buena. El primero en ofrecerse a ayudar a los refugiados fue el Ayuntamiento de Barcelona, también en manos de una nueva alcaldesa. ¿Están tejiendo red entre los municipios del cambio? ¿Tienen una relación especial? "Creo que los ayuntamientos renovadores debemos expandirnos en la red general de toda la federación de ayuntamientos, no cerrarnos, ejemplificar" Yo no soy partidaria de que hagamos redes nuevas. Soy partidaria de que las experiencias muy positivas que estamos viviendo en cada uno de nuestros ayuntamientos puedan extenderse a otros consistorios que no son como nosotros. Creo que los ayuntamientos renovadores debemos expandirnos en la red general de toda la federación de consistorios. Por supuesto, las relaciones con todos los ayuntamientos nuevos son estupendas, porque tienen al frente a alcaldes y equipos con los que siento mucha sintonía, pero me parece muy importante que no nos cerremos, que intentemos comunicar, relacionarnos. En cierto sentido, dicho con respeto, que intentemos ejemplificar con todos los demás.
Usted gobierna en coalición, por eso no siempre es fácil aprobar medidas, pasó con el IBI. Si tuviera los apoyos necesarios, ¿cuál sería su plan para Madrid? ¿Cuál es el ideal de ciudad que tiene hoy, y el que quiere dejar dentro de cuatro años? "Madrid estaba como oscurecida. Quiero darle luz y que sea una ciudad enormemente viva, innovadora, que cada día esté viendo cosas nuevas"
Me gustaría dejar un Madrid enormemente vivo. Me he encontrado un Madrid en el que el Ayuntamiento era percibido como un poder negativo. La gente lo vivía como algo que restaba y no que sumaba, y yo quiero que sume. Estoy descubriendo un poder extraordinario en el pueblo de Madrid. En los días que llevo aquí, antes eran 400, hoy no sé si son ya 500 las entrevistas que he mantenido… y veo la cantidad de entusiasmo que tiene Madrid como pueblo, es fantástico ver eso. Esto es una caja maravillosa de un potencial extraordinario, y hay como un movimiento enorme, con muchísimas ganas de salir a la luz. Es muy importante favorecer este proceso de emergencia de lo que es Madrid. Es impresionante la vitalidad que tiene esta ciudad, pero estaba como oscurecida. Quiero darle luz y que Madrid sea una ciudad enormemente viva, innovadora, que cada día esté viendo cosas nuevas. Quiero que sea un punto de desarrollo económico y social en el que hayamos resuelto de la mejor forma posible la terrible desigualdad entre los madrileños, en el que haya un aumento de los derechos sociales que facilite todo ese proceso de eclosión. Y para eso es necesario que haya de verdad un ejercicio de eso que se llama democracia directa: la tenemos preparada, tenemos nuestra página de debate, cada vez llegan más cosas, pero tienen que llegar más. Tenemos que conseguir que el pueblo de Madrid se crea de verdad que tiene la posibilidad de gobernar directamente, es muy importante. ¿Hay alguna pregunta que no le hayan hecho nunca y eche de menos? ¿Qué preguntaría a Manuela Carmena si estuviera sentada al otro lado de la mesa?
Creo que intentaría que me explicara algo sobre unas expresiones de presidente del Gobierno que me han parecido muy descalificadoras, pero sin embargo interesantes: eso que dijo de los políticos amateurs. He reflexionado sobre eso, y me parece mejor que no haya políticos profesionales, prefiero que haya políticos ocasionales. La buena política, como yo la entiendo, es gestionar los asuntos de todos, y no puedes convertir eso en una profesión. Uno está en un área de su vida y durante determinado tiempo hace política. Eso me parece muy interesante, como me lo parece lo que hemos hablado del descrédito. Muchas de esas operaciones de descrédito vienen de la líder de la oposición, Esperanza Aguirre, que pasó de acusarla de querer destruir la "democracia occidental" a culparle de los atascos. ¿Ha mejorado la relación con ella? "Esperanza Aguirre es una persona amable en la distancia corta, pero muchos políticos profesionales tienen un Mister Hyde. Cuando hablan para los medios es como si hicieran teatro".....
leer completo en http://www.publico.es/politica/manuela-carmena-ocurrencias-cambiar-tienes.html **
submitted by anarxy_XXX to podemos [link] [comments]


2015.05.17 10:35 racortmen Entrevista a Pablo Iglesias en EL MUNDO

'El populismo de izquierdas es clave para el cambio'
Comunidad de Madrid: 'Nuestra voluntad sería no permitir que el PP siga gobernando'
Carga fiscal: 'A mí me gusta mucho pagar impuestos'
Andalucía: 'El 'caso Aznalcóllar' no ha cambiado nada en las tres condiciones a Díaz'
Venezuela: 'Rechazo y condeno que alguien por sus ideas políticas esté en prisión'
Nueva Constitución: 'Necesitamos abrir un nuevo proceso constituyente'
Monedero: 'No sabía cuánto dinero había cobrado por los trabajos de consultoría'
Banca pública: 'Soy partidario, porque el sistema financiero es demasiado importante'
Ibex 35: 'Me citaría con Ana Botín en el Santander sin ningún problema'
Ideología: 'Quien quiera ser puro ideológicamente, que no haga política'
Cataluña: 'Los padres tienen que poder educar a sus hijos en la lengua que quieran'
CASIMIRO GARCÍA- ABADILLO
...................................................................................................................................
La encuesta del CIS da a Podemos como tercera fuerza, lejos de los sondeos que la situaban como formación más votada. Parece como si hubiera perdido un poco de encanto.
1.-¿Qué es lo que ha pasado?
R.-Siempre valoramos las encuestas con mucha cautela, porque hay una situación que en este tiempo ha cambiado poco: la cantidad de personas que todavía no ha decidido su voto. Eso quiere decir que la situación está muy abierta, que las campañas cuentan más que nunca y que incluso el día de la votación es determinante. Pensamos que hay partido y lo jugamos para ganar. P¿Pero hay algo que Podemos haya hecho mal? R.-Sí. Hemos tenido a veces dificultades para comunicar. Hemos tenido que madurar muy rápido. No nos hemos dado cuenta de que las cosas hay que tomárselas con calma e incluso con cierta ironía, que la aspereza en política es una...
2.-P¿Que a veces han sido muy radicales?
R.-No tanto radicales como que nos ha faltado tomarnos las cosas con más ironía y calma. He fruncido el ceño demasiado. Cuando estás en la primera división de la política es como pasar de la ACB a la NBA: el contacto es más duro, hay más empujones y codazos; los árbitros dejan hacer más y hemos tenido dificultades para adaptarnos a ese juego. P¿Usted no cree que ha habido también cierto miedo de una parte del electorado porque ahora les ven como una opción de gobierno?R.-El miedo no ha sido del electorado porque los apoyos siempre han sido muy amplios. El miedo ha sido de las élites. Las élites nos subestimaron durante mucho tiempo pero, en un momento determinado, se dieron cuenta de que los «frikis», como nos llamó Arriola, les podían ganar y entonces se lo tomaron en serio.
3.-P¿No cree que el caso Monedero ha influido en este desgaste?
R.-Es posible. Esa situación ha afectado, sobre todo, a Juan Carlos, que ha sufrido daño en lo personal, y también nos ha enseñado a nosotros. Es fundamental ser mucho más eficaces y mucho más precisos en la comunicación. No hicimos una buena gestión comunicativa.
4.-P¿Monedero le había contado cuánto había cobrado de Venezuela antes de que la cifra se publicara?
R.-No. Yo sabía que había hecho trabajos de consultoría, sabía que esos trabajos están muy bien pagados, pero no. Era una cosa, en cualquier caso, que para nosotros no iba a ser un secreto porque todas las declaraciones de bienes de los miembros de la dirección son públicas.
5.-P¿Monedero ha pasado a un segundo plano de forma táctica? ¿Va a volver a jugar un papel relevante?
R.-Táctica y Monedero son dos nociones incompatibles... Juan Carlos es alguien que actúa dictado por lo que le dice el corazón y por lo que le dice el alma. Yo le decía: «En política es tan importante manejar lo que dices como los silencios». Pero él no es así. Digamos que no tiene alma de político, tiene más alma de periodista. Ahora, sin estar en los órganos de dirección, va a ser mucho más útil porque nos va a poder criticar con mucha libertad y sin la sensación de que pueda haber deslealtad. Si a él le apeteciera yo contaría con él, pero creo que no le va a apetecer.
6.-P¿Ha recibido Podemos financiación de los gobiernos o de entidades públicas de Venezuela, Ecuador o Bolivia?
R.-Rotundamente no. La transparencia en nuestras cuentas es una seña de identidad. Nosotros ni siquiera hemos pedido dinero a los bancos. No queremos depender de nadie más que de los ciudadanos.
7.-P¿Puede asegurar sin ningún tipo de duda que a través de alguna fundación, a través de algún organismo público, semipúblico, Podemos no ha recibido nada de estos países?
R.-Lo aseguro. Lo garantizo.
8.-P¿Ha tenido relación con gente del Ibex que ha querido conocerle, que ha querido saber de qué va?
R.-Personalmente, tan alto, yo no he tenido esos contactos. Los han tenido Carolina Bescansa y Nacho Álvarez, que son los compañeros encargados de tener esas reuniones. Pero yo tengo plena disponibilidad para reunirme con todo el mundo.
9.-P¿Si le citara Ana Botín iría al Banco Santander a verse con ella?
R.-Sí, sí, al Banco Santander sin ningún problema. Si fuéramos a un restaurante, le pediría que fuera uno modesto, y encantado de comer o cenar con ella, claro que sí.
10.-P Existe una idea un poco estereotipada de que usted es la imagen, el icono de Podemos, y que Errejón es el estratega, el hombre de las ideas. ¿Es así la realidad?
R.-Creo que no. Íñigo y yo llevamos trabajando juntos más de 10 años. Probablemente es la persona con la que más he escrito. Todavía buena parte de los documentos estratégicos de Podemos los escribimos juntos. Es verdad que hemos sido muy hábiles a la hora de repartirnos papeles, pero son perfectamente intercambiables. Hay veces que cuando él va a la televisión yo estoy detrás dándole indicaciones de comunicación; y cuando estoy yo, a veces está él. Y eso es algo que a mí me tranquiliza mucho.
11.-P¿Coinciden al cien por cien?
R.-Claro, y eso para mí era fundamental a la hora de configurar la comisión ejecutiva. Crear una Secretaría Política y encomendarle a Íñigo esa responsabilidad solamente era posible si había un nivel de compenetración y de coincidencia política y estratégica muy alto. En ningún caso representamos dos polos o dos tendencias,sino buena parte de las claves del proyecto original.
12.-P¿Cuál fue su relación con Venezuela? ¿Cuál es su opinión sobre Chávez y sobre Maduro?
R.-Yo he estado en Venezuela tres veces en mi vida. Dos de ellas dando clase y la tercera trabajé haciendo informes sobre política internacional.
13.-PA instancias del Gobierno..
.R.-A instancias de un convenio entre la fundación CEPS y el Gobierno de Venezuela.
14.-PUna curiosidad: ¿cuánto le pagaban por esos informes?
R.-Nada, solamente cobré dietas. Para mí era un honor y eran dietas que se gastaban en el día; no como las del Parlamento Europeo. Yo era un tipo de poco más de 30 años que estaba en un país que conocía poco y, para mí, que me pagaran el viaje y tuviera el alojamiento cubierto era más de lo que yo podía desear. Les asesoré sobre política internacional.
15.-P¿Relaciones con Europa?
R.-Exactamente, relaciones con la Unión Europea. Recuerdo que en aquel momento se estaba produciendo el conflicto con Libia y lo que escribía en los informes era la necesidad de tomar distancia. La política comunicativa de Venezuela en aquel momento fue errónea; no me hicieron mucho caso en lo que escribí. Respecto a Hugo Chávez, creo que es una de las figuras más relevantes de la política venezolana de los últimos tiempos, una figura controvertida y con un estilo personal muy difícil de entender en Europa, pero creo que hizo algunas cosas buenas, que reconoce incluso la oposición más civilizada de Venezuela.
16.-P¿Usted diría que su balance para Venezuela fue positivo?
R.-El balance general, si lo vemos desde el año 1999 y desde la elaboración de la Constitución, creo que sí. Cuando Capriles reivindica la Constitución Bolivariana, creo que reconocía que Chávez fue capaz de limpiar buena parte de los elementos de la corrupción que venían de lo que se llamaba el puntofijismo. Hubo cosas que hicieron muy mal, como la corrupción, que sigue siendo un problema gravísimo, la inseguridad es absolutamente escandalosa...
17.-PY la falta de libertad..
.R.-En este caso, yo creo que lo que dicen las organizaciones internacionales es que a pesar de las enormes deficiencias, comparados con otras democracias latinoamericanas (estoy pensando en Colombia), en Venezuela no hay tanta diferencia. Si uno va a un kiosco, la mayor parte de los periódicos son contrarios al Gobierno...
18.-PHay cada vez menos.
R.-Pero la mayoría son contrarios al Gobierno, la mayor parte de los medios de comunicación audiovisuales también son contrarios al Gobierno, aunque es verdad que el Gobierno cambió las leyes para dar un peso mayor a las televisiones públicas.
19.-P¿Y usted no cree que con Maduro las cosas han ido a peor en el terreno de las libertades?
R.-Sí, creo que sí. No es lo mismo y de eso se da cuenta mucha gente. Es uno de los problemas probablemente derivados de un liderazgo tan fuerte. Es muy difícil que alguien como Maduro tenga la autoritas de Chávez. Hay cosas que se están haciendo mal en lo que respecta a la detención de opositores políticos.
20.-P¿Usted condena la existencia de esos presos políticos?
R.-Yo rechazo y condeno el que alguien por sus ideas políticas pueda estar en prisión. A priori, que alguien esté en la cárcel y que sea un alcalde opositor o una figura política prominente me parece que está mal.
21.-P¿Estaría dispuesto a apelar al Gobierno de Maduro para que deje entrar a Felipe González y que éste pueda defender a Leopoldo López?
R.-Sí, sí. Y es bien sabido que yo no tengo ninguna simpatía por Felipe González, pero me parece una cosa saludable que entre en Venezuela, dé conferencias, se posiciones políticamente, claro que sí.
22.-PIdeológicamente, ¿socialdemócrata o comunista?
R.-Si a Marx y a Engels les hubieran preguntado qué son ustedes, hubieran dicho socialdemócratas. ¿Por qué no socialdemócratas? Igual que Bernstein, igual que Rosa Luxemburgo, igual que Vladimir Ilich.
23.-PPero Marx y Engels escribieron el Manifiesto Comunista...
R.-Claro, y eran socialdemócratas. El problema es que la Historia ha hecho que los significados de...
24.- PPero yo quiero ir más allá de una etiqueta: ¿hay en su ideología elementos del comunismo?
R.-Diría que no, porque el significado de las palabras es algo que siempre se ubica en términos históricos. El comunismo es algo que se entiende en el marco de lo que Eric Hobsbawn llamó «El breve siglo XX», entre la revolución bolchevique y la caída del muro de Berlín. El deber del Gobierno debe ser redistribuir. Ese espacio socialdemócrata lo hemos ocupado nosotros. Pero ideológicamente nos sentimos en un espacio más amplio. Ahora nos han dejado solos y hay básicamente dos opciones: los partidarios del totalitarismo de mercado y los defensores de que la democracia tiene que afectar también a la economía. ( CONTINUA )
submitted by racortmen to podemos [link] [comments]


2014.12.28 11:02 foresbailo AHORA QUE ESTAMOS EN LA FIESTA DEL CONSUMO LLAMADA NAVIDAD...El imperio del consumo POR Eduardo GALEANO

La explosión del consumo en el mundo actual mete más ruido que todas las guerras y arma más alboroto que todos los carnavales. Como dice un viejo proverbio turco, quien bebe a cuenta, se emborracha el doble. La parranda aturde y nubla la mirada; esta gran borrachera universal parece no tener límites en el tiempo ni en el espacio. Pero la cultura de consumo suena mucho, como el tambor, porque está vacía; y a la hora de la verdad, cuando el estrépito cesa y se acaba la fiesta, el borracho despierta, solo, acompañado por su sombra y por los platos rotos que debe pagar. La expansión de la demanda choca con las fronteras que le impone el mismo sistema que la genera. El sistema necesita mercados cada vez más abiertos y más amplios, como los pulmones necesitan el aire, y a la vez necesita que anden por los suelos, como andan, los precios de las materias primas y de la fuerza humana de trabajo. El sistema habla en nombre de todos, a todos dirige sus imperiosas órdenes de consumo, entre todos difunde la fiebre compradora; pero ni modo: para casi todos esta aventura comienza y termina en la pantalla del televisor. La mayoría, que se endeuda para tener cosas, termina teniendo nada más que deudas para pagar deudas que generan nuevas deudas, y acaba consumiendo fantasías que a veces materializa delinquiendo. El derecho al derroche, privilegio de pocos, dice ser la libertad de todos. Dime cuánto consumes y te diré cuánto vales. Esta civilización no deja dormir a las flores, ni a las gallinas, ni a la gente. En los invernaderos, las flores están sometidas a luz continua, para que crezcan más rápido. En la fábricas de huevos, las gallinas también tienen prohibida la noche. Y la gente está condenada al insomnio, por la ansiedad de comprar y la angustia de pagar. Este modo de vida no es muy bueno para la gente, pero es muy bueno para la industria farmacéutica. EEUU consume la mitad de los sedantes, ansiolíticos y demás drogas químicas que se venden legalmente en el mundo, y más de la mitad de las drogas prohibidas que se venden ilegalmente, lo que no es moco de pavo si se tiene en cuenta que EEUU apenas suma el cinco por ciento de la población mundial. «Gente infeliz, la que vive comparándose», lamenta una mujer en el barrio del Buceo, en Montevideo. El dolor de ya no ser, que otrora cantara el tango, ha dejado paso a la vergüenza de no tener. Un hombre pobre es un pobre hombre. «Cuando no tenés nada, pensás que no valés nada», dice un muchacho en el barrio Villa Fiorito, de Buenos Aires. Y otro comprueba, en la ciudad dominicana de San Francisco de Macorís: «Mis hermanos trabajan para las marcas. Viven comprando etiquetas, y viven sudando la gota gorda para pagar las cuotas». Invisible violencia del mercado: la diversidad es enemiga de la rentabilidad, y la uniformidad manda. La producción en serie, en escala gigantesca, impone en todas partes sus obligatorias pautas de consumo. Esta dictadura de la uniformización obligatoria es más devastadora que cualquier dictadura del partido único: impone, en el mundo entero, un modo de vida que reproduce a los seres humanos como fotocopias del consumidor ejemplar. El consumidor ejemplar es el hombre quieto. Esta civilización, que confunde la cantidad con la calidad, confunde la gordura con la buena alimentación. Según la revista científica The Lancet, en la última década la «obesidad severa» ha crecido casi un 30 % entre la población joven de los países más desarrollados. Entre los niños norteamericanos, la obesidad aumentó en un 40% en los últimos dieciséis años, según la investigación reciente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Colorado. El país que inventó las comidas y bebidas light, los diet food y los alimentos fat free, tiene la mayor cantidad de gordos del mundo. El consumidor ejemplar sólo se baja del automóvil para trabajar y para mirar televisión. Sentado ante la pantalla chica, pasa cuatro horas diarias devorando comida de plástico. Triunfa la basura disfrazada de comida: esta industria está conquistando los paladares del mundo y está haciendo trizas las tradiciones de la cocina local. Las costumbres del buen comer, que vienen de lejos, tienen, en algunos países, miles de años de refinamiento y diversidad, y son un patrimonio colectivo que de alguna manera está en los fogones de todos y no sólo en la mesa de los ricos. Esas tradiciones, esas señas de identidad cultural, esas fiestas de la vida, están siendo apabulladas, de manera fulminante, por la imposición del saber químico y único: la globalización de la hamburguesa, la dictadura de la fast food. La plastificación de la comida en escala mundial, obra de McDonald’s, Burger King y otras fábricas, viola exitosamente el derecho a la autodeterminación de la cocina: sagrado derecho, porque en la boca tiene el alma una de sus puertas. El campeonato mundial de fútbol del 98 nos confirmó, entre otras cosas, que la tarjeta MasterCard tonifica los músculos, que la Coca-Cola brinda eterna juventud y que el menú de McDonald’s no puede faltar en la barriga de un buen atleta. El inmenso ejército de McDonald’s dispara hamburguesas a las bocas de los niños y de los adultos en el planeta entero. El doble arco de esa M sirvió de estandarte, durante la reciente conquista de los países del Este de Europa. Las colas ante el McDonald’s de Moscú, inaugurado en 1990 con bombos y platillos, simbolizaron la victoria de Occidente con tanta elocuencia como el desmoronamiento del Muro de Berlín. Un signo de los tiempos: esta empresa, que encarna las virtudes del mundo libre, niega a sus empleados la libertad de afiliarse a ningún sindicato. McDonald’s viola, así, un derecho legalmente consagrado en los muchos países donde opera. En 1997, algunos trabajadores, miembros de eso que la empresa llama la Macfamilia, intentaron sindicalizarse en un restorán de Montreal en Canadá: el restorán cerró. Pero en el 98, otros empleados e McDonald’s, en una pequeña ciudad cercana a Vancouver, lograron esa conquista, digna de la Guía Guinness.
Las masas consumidoras reciben órdenes en un idioma universal: la publicidad ha logrado lo que el esperanto quiso y no pudo. Cualquiera entiende, en cualquier lugar, los mensajes que el televisor transmite. En el último cuarto de siglo, los gastos de publicidad se han duplicado en el mundo. Gracias a ellos, los niños pobres toman cada vez más Coca-Cola y cada vez menos leche, y el tiempo de ocio se va haciendo tiempo de consumo obligatorio. Tiempo libre, tiempo prisionero: las casas muy pobres no tienen cama, pero tienen televisor, y el televisor tiene la palabra. Comprado a plazos, ese animalito prueba la vocación democrática del progreso: a nadie escucha, pero habla para todos. Pobres y ricos conocen, así, las virtudes de los automóviles último modelo, y pobres y ricos se enteran de las ventajosas tasas de interés que tal o cual banco ofrece.
Los expertos saben convertir a las mercancías en mágicos conjuntos contra la soledad. Las cosas tienen atributos humanos: acarician, acompañan, comprenden, ayudan, el perfume te besa y el auto es el amigo que nunca falla. La cultura del consumo ha hecho de la soledad el más lucrativo de los mercados. Los agujeros del pecho se llenan atiborrándolos de cosas, o soñando con hacerlo. Y las cosas no solamente pueden abrazar: ellas también pueden ser símbolos de ascenso social, salvoconductos para atravesar las aduanas de la sociedad de clases, llaves que abren las puertas prohibidas. Cuanto más exclusivas, mejor: las cosas te eligen y te salvan del anonimato multitudinario. La publicidad no informa sobre el producto que vende, o rara vez lo hace. Eso es lo de menos. Su función primordial consiste en compensar frustraciones y alimentar fantasías: ¿En quién quiere usted convertirse comprando esta loción de afeitar? El criminólogo Anthony Platt ha observado que los delitos de la calle no son solamente fruto de la pobreza extrema. También son fruto de la ética individualista. La obsesión social del éxito, dice Platt, incide decisivamente sobre la apropiación ilegal de las cosas. Yo siempre he escuchado decir que el dinero no produce la felicidad; pero cualquier televidente pobre tiene motivos de sobra para creer que el dinero produce algo tan parecido, que la diferencia es asunto de especialistas. Según el historiador Eric Hobsbawm, el siglo XX puso fin a siete mil años de vida humana centrada en la agricultura desde que aparecieron los primeros cultivos, a fines del paleolítico. La población mundial se urbaniza, los campesinos se hacen ciudadanos. En América Latina tenemos campos sin nadie y enormes hormigueros urbanos: las mayores ciudades del mundo, y las más injustas. Expulsados por la agricultura moderna de exportación, y por la erosión de sus tierras, los campesinos invaden los suburbios. Ellos creen que Dios está en todas partes, pero por experiencia saben que atiene den las grandes urbes. Las ciudades prometen trabajo, prosperidad, un porvenir para los hijos. En los campos, los esperadores miran pasar la vida, y mueren bostezando; en las ciudades, la vida ocurre, y llama. Hacinados en tugurios, lo primero que descubren los recién llegados es que el trabajo falta y los brazos sobran, que nada es gratis y que los más caros artículos de lujo son el aire y el silencio. Mientras nacía el siglo XIV, fray Giordano da Rivalto pronunció en Florencia un elogio de las ciudades. Dijo que las ciudades crecían «porque la gente tiene el gusto de juntarse». Juntarse, encontrarse. Ahora, ¿quién se encuentra con quién? ¿Se encuentra la esperanza con la realidad? El deseo, ¿se encuentra con el mundo? Y la gente, ¿se encuentra con la gente? Si las relaciones humanas han sido reducidas a relaciones entre cosas, ¿cuánta gente se encuentra con las cosas? El mundo entero tiende a convertirse en una gran pantalla de televisión, donde las cosas se miran pero no se tocan. Las mercancías en oferta invaden y privatizan los espacios públicos. Las estaciones de autobuses y de trenes, que hasta hace poco eran espacios de encuentro entre personas, se están convirtiendo ahora en espacios de exhibición comercial. El shopping center, o shopping mall, vidriera de todas las vidrieras, impone su presencia avasallante. Las multitudes acuden, en peregrinación, a este templo mayor de las misas del consumo. La mayoría de los devotos contempla, en éxtasis, las cosas que sus bolsillos no pueden pagar, mientras la minoría compradora se somete al bombardeo de la oferta incesante y extenuante. El gentío, que sube y baja por las escaleras mecánicas, viaja por el mundo: los maniquíes visten como en Milán o París y las máquinas suenan como en Chicago, y para ver y oír no es preciso pagar pasaje. Los turistas venidos de los pueblos del interior, o de las ciudades que aún no han merecido estas bendiciones de la felicidad moderna, posan para la foto, al pie de las marcas internacionales más famosas, como antes posaban al pie de la estatua del prócer en la plaza. Beatriz Solano ha observado que los habitantes de los barrios suburbanos acuden al center, al shopping center, como antes acudían al centro. El tradicional paseo del fin de semana al centro de la ciudad, tiende a ser sustituido por la excursión a estos centros urbanos. Lavados y planchados y peinados, vestidos con sus mejores galas, los visitantes vienen a una fiesta donde no son convidados, pero pueden ser mirones. Familias enteras emprenden el viaje en la cápsula espacial que recorre el universo del consumo, donde la estética del mercado ha diseñado un paisaje alucinante de modelos, marcas y etiquetas. La cultura del consumo, cultura de lo efímero, condena todo al desuso mediático. Todo cambia al ritmo vertiginoso de la moda, puesta al servicio de la necesidad de vender. Las cosas envejecen en un parpadeo, para ser reemplazadas por otras cosas de vida fugaz. Hoy que lo único que permanece es la inseguridad, las mercancías, fabricadas para no durar, resultan tan volátiles como el capital que las financia y el trabajo que las genera. El dinero vuela a la velocidad de la luz: ayer estaba allá, hoy está aquí, mañana quién sabe, y todo trabajador es un desempleado en potencia. Paradójicamente, los shoppings centers, reinos de la fugacidad, ofrecen la más exitosa ilusión de seguridad. Ellos resisten fuera del tiempo, sin edad y sin raíz, sin noche y sin día y sin memoria, y existen fuera del espacio, más allá de las turbulencias de la peligrosa realidad del mundo.
Los dueños del mundo usan al mundo como si fuera descartable: una mercancía de vida efímera, que se agota como se agotan, a poco de nacer, las imágenes que dispara la ametralladora de la televisión y las modas y los ídolos que la publicidad lanza, sin tregua, al mercado. Pero, ¿a qué otro mundo vamos a mudarnos? ¿Estamos todos obligados a creernos el cuento de que Dios ha vendido el planeta unas cuantas empresas, porque estando de mal humor decidió privatizar el universo? La sociedad de consumo es una trampa cazabobos. Los que tienen la manija simulan ignorarlo, pero cualquiera que tenga ojos en la cara puede ver que la gran mayoría de la gente consume poco, poquito y nada necesariamente, para garantizar la existencia de la poca naturaleza que nos queda. La injusticia social no es un error a corregir, ni un defecto a superar: es una necesidad esencial. No hay naturaleza capaz de alimentar a un shopping center del tamaño del planeta.
Eduardo GALEANO Montevideo, Uruguay
http://latinoamericana.org/2005/textos/castellano/Galeano.htm
submitted by foresbailo to podemos [link] [comments]


2014.08.31 13:11 campesin El sentido del progreso desde mi obra - Miguel Delibes

Discurso leído por Miguel Delibes Setién el 25 de mayo de 1975 en el acto de su recepción en la Real Academia de la Lengua
MI CREDO
Cuando escribí mi novela El camino, donde un muchachito, Daniel el Mochuelo, se resiste a abandonar la vida comunitaria de la pequeña vi lla para integrarse en el rebaño de la gran ciudad, algunos me tacharon de rea ccionario. No querían admitir que a lo que renunciaba Daniel el Mochuelo era a convertirse en cómplice de un progreso de dorada apariencia pero absolutamente irracional.
Posteriormente mi oposición al sentido moderno del progreso y a las relaciones Hombre-Naturaleza se ha ido haciendo más acre y radical hasta abocar a mi novela Parábola del náufrago, donde el poder del dinero y la organización -quintaesencia de este progreso- termina por convertir en borrego a un hombre sensible, mientras la Naturaleza mancillada, harta de servir de campo de experiencias a la química y la mecánica, se alza contra el hombre en abierta hostilidad. En esta fábula venía a sintetizar mi más honda inquietud actual, inquietud que, humildemente, vengo a compartir con unos centenares -pocos- de naturalistas en el mundo entero. Para algunos de estos hombres la Humanida d no tiene sino una posibilidad de supervivencia, según declararon en el Ma nifiesto de Roma: frenar su desarrollo y organizar la vida comunitaria sobre ba ses diferentes a las que hasta hoy han prevalecido.
De no hacerlo así, consumaremos el suic idio colectivo en un plazo relativamente breve. Su razonamiento es simple. La industria se nutre de la Naturaleza, y la envenena y, al propio tiempo, propende a desarrollarse en complejos cada vez más amplios, con lo que día llegará en que la Naturaleza sea sacrificada a la tecnología. Pero si el hombre precisa de aquélla, es obvio que se impone un replanteamiento. Nace así el Manifiesto para la Superviven cia, un programa que, pese a sus ribetes utópicos, es a juicio de los firmantes la única alternativa que le queda al hombre contemporáneo. Según él, el hombre debe retornar a la vida en pequeñas comunidades autoadministradas y autosuficientes, los países evolucionados se impondrán el «desarrollo cero» y procurarán que los pueblos atrasados se desarrollen equilibradam ente sin incurrir en sus errores de base. Esto no supondría renunciar a la técnic a, sino embridarla, someterla a las necesidades del hombre y no imponerla como meta. De esta manera, la actividad industrial no vendría dictada por la sed de poder de un capitalism o de Estado ni por la codicia veleidosa de una minoría de gr andes capitalistas. Sería un servicio al hombre, con lo que automáticamente dejarí an de existir países imperialistas y países explotados. Y, simu ltáneamente, se procuraría armonizar naturaleza y técnica de forma que ésta, aprovechando lo s desperdicios orgáni cos, pudiera cerrar el ciclo de producción de una manera racional y ordenada.
Tales conquistas y tales frenos, de los cu ales apenas se advierten atisbos en los países mejor organizados, imprimirían a la vida del hombre un sentido distinto y alumbrarían una sociedad estable, donde la economía no fuese el eje de nuestros desvelos y se diese preferencia a ot ros valores específicamente humanos.
Esto es, quizá, lo que yo intuía vagamente al escribir mi novela El camino en 1949, cuando Daniel, mi pequeño héroe, se resistía a integrarse a una sociedad despersonalizada, pretendidamente progre sista, pero, en el fondo, de una mezquindad irrisoria. Y esta intuición, cuyos principios, auténticamente revolucionarios, fueron luego formulados por un plantel respetable de sabios humanistas, es lo que indujo a algunos co mentaristas a tachar de reaccionaria mi postura. Han sido suficientes cinco lustros para demostrar lo contrario, esto es, que el verdadero progresismo no estriba en un desarrollo ilimitado y competitivo, ni en fabricar cada día más cosas, ni en inventar necesidades al hombre , ni en destruir la Naturaleza, ni en sostener a un tercio de la Humanidad en el delirio del despilfarro mientras los otros dos tercios se mueren de hambre, sino en racionalizar la utilización de la técnica, facilitar el acceso de toda la comunidad a lo necesario, revitalizar los valores humanos, hoy en cris is, y establecer las relaciones Hombre- Naturaleza en un plano de concordia.
He aquí mi credo y, por hacerlo compre nder, vengo luchando desde hace muchos años. Pero, a la vista de estos postul ados, ¿es serio afirmar que la actual orientación del progreso es la congruen te? Si progresar, de acuerdo con el diccionario, es hacer adelanta mientos en una materia, lo procedente es analizar si estos adelantamientos en una materia impl ican un retroceso en otras y valorar en qué medida lo que se avanza justifica lo que se sacrifica.
El hombre, ciertamente, ha llegado a la Luna pero en su organización político-social continúa anclado en una ardua disyuntiva: la explotación del hombre por el hombre o la anulación del individuo por el Estado . En este sentido no hemos avanzado un paso. Los esfuerzos inconexos de alguno s idealistas -Dubcek 1968 y Allende 1973- no han servido prácticamente de nada. A pesar de nuestros avances de todo orden en política, la experimentación constituye un privilegio más de los fuertes. Perfil semejante, aún más negativo, nos ofrece el tan cacareado progreso económico y tecnológico. El hombre, arrullado en su comfortabilidad, apenas se preocupa del entorno.
La actitud del hombre contemporáneo se as emeja a la de aquellos tripulantes de un navío que, cansados de la angostura e in comodidad de sus camarotes, decidieron utilizar las cuadernas de la nave para ampliar aquéllos y amueblarlos suntuosamente. Es incontes table que, mediante esta actitud, sus particulares condiciones de vida mejorarí an, pero, ¿por cuánto tiempo ? ¿Cuántas horas tardaría este buque en irse a pique -arrastrando a culpables e inocentes- una vez que esos tripulantes irresponsables hubieran destruido la arquitectura general de la nave para refinar sus propios compartimientos?
He aquí la madre del cordero. Porque ah ora que hemos visto su ficientemente claro que nuestro barco se hunde -y a tratar de aclararlo un poco más aspiran mis palabras-, ¿no sería progresar el admitirlo y aprontar los oportunos remedios para evitarlo?
El hombre, obcecado por una pasión domi nadora, persigue un beneficio personal, ilimitado e inmediato y se desentiende del futuro. Pero, ¿cuál puede ser, presumiblemente, ese futuro? Negar la posibilidad de mejorar y, por lo tanto, el progreso, sería por mi parte una ligereza; condenarlo, una neceda d. Pero sí cabe denunciar la dirección torp e y egoísta que los rectores del mundo han impuesto a ese progreso.
Así, quede bien claro que cuando yo me refiero al prog reso para ponerlo en tela de juicio o recusarlo, no es al progreso estabilizador y humano -y, en consecuencia, deseable- al que me refiero, sino al sentido que se obstinan en imprimir al progreso las sociedades llamadas civilizadas.
1 EL PROGRESO CONTRA EL HOMBRE
Todos estamos acordes en que la Ciencia ap licada a la tecnología ha cambiado, o seguramente sería mejor decir revolucionado, la vida mo derna. En pocos años se ha demostrado que el ingenio del hombre, como sus necesidades, no tienen límites.
El espíritu de invención y el refinamien to de lo inventado arrumban objetos que hace apenas unos años nos parecían insupe rables. En la actualidad disponemos de cosas que no ya nuestros abuelos, sino nu estros padres hace apenas cinco lustros hubieran podido imaginar. El cerebro humano camina muy de prisa en el conocimiento de su entorno. El control de las leyes físicas ha hecho posible un viejo sueño de la Humanidad: someter a la Naturaleza.
No obstante, todo progreso, todo impuls o hacia delante comporta un retroceso, un paso atrás, lo que en términos cinegé ticos, jerga que a mí me es muy cara, llamaríamos el culatazo. Y la Física nos dice que este culatazo es tanto mayor cuanto más ambicioso sea el lanzamiento. Esto presupone que tanto la técnica como la Química, como muchos remedios de botica, sabemos lo que quitan pero ignoramos lo que ponen, siquiera no se nos oculta que, en muchas ocasiones, el envés de aquéllas, sus aspectos negativos, se emparejan, cuando no superan, a los aspectos positivos.
Pongamos por caso el DDT. Este descubr imiento alivió, como es sabido, a los soldados de la Segunda Guerra Mundial de la plaga de los parásitos y, una vez firmada la paz, su aplicación en la lucha contra la malaria y otras enfermedades tropicales confirmó su eficacia. La Humanidad no ocultó su entusiasmo; al fin estaba en camino de encontrar la panace a, el remedio para sus males. Bastaron, sin embargo, unos pocos años para descubrir la contrapartida, esto es, los efectos del culatazo.
Hoy, incluso los escolares de buena parte del mundo saben que este insecticida, en virtud de un proceso que ya nos resulta fa miliar se ha incorporado a los organismos animales sin excluir al hombre hasta el punto de que análisis de la leche de jóvenes madres efectuados por biólogos compañer os de mis propios hijos han demostrado que nuestros lactantes son amamantados, en proporción no desdeñable, con DDT. Los suecos, gente amante de las estadísticas, nos dicen que la leche de algunas madres de aquel país contiene un 70 % más de insecticida que el nivel tolerado por la Salubridad Pública para la leche de vaca.
Algo semejante cabría de cir de algunas conquistas técnicas encaminadas a satisfacer los viejos anhelos de ubicui dad del hombre: automóviles, aviones, cohetes interplanetarios. Tales invenciones aportan, sin duda, ventajas al dotar al hombre de un tiempo y una ca pacidad de maniobra impensables en su condición de bípedo, pero, ¿desconocemos, acaso, que un aparato supersónico que se desplaza de París a Nueva York consume durante la s seis horas de vuelo una cantidad de oxígeno aproximada a la que, durante el mismo tiempo, ne cesitarían 25.000 personas para respirar?
A la Humanidad ya no le sobra el oxígen o, pero es que, además, estos reactores desprenden por sus escapes infinidad de pa rtículas que interfieren las radiaciones solares, hasta el punto de que un equipo de naturalistas desplazado durante medio año a una pequeña isla del Pacífico para estudiar el fenómeno, informó en 1970 al Congreso de Londres, que en el tiempo que llevaban en funcionamiento estos aviones, la acción del Sol luminosa y calorífica había decrecido aproximadamente en un 30 %, con lo que, de no adoptarse el oportuno correctivo, no se descartaba la posibilidad de una nueva glaciación.
Pero, ¿y la Medicina?, argüirán los op timistas. ¿También tiene usted alguna objeción que hacer al desarrollo de la Me dicina? ¿No se ha doblado, en un breve lapso, el promedio de la vida humana? ¿No nos anuncian cada día los periódicos, con grandes titulares, nuevo s triunfos sobre el dolor y la muerte? Esto es incontestable. He aquí un punto en el que negar el progreso sería negar la evidencia.
Las conquistas de la Medicina y la Higiene en el último período histórico no sólo son plausibles sino pasmosas. Las enfermedad es infecciosas han sido prácticamente erradicadas y se han conseguido notables progresos en aquellas otras de origen genético. Todo esto, repito, es incuestionable.
Empero la contrapartida de estos éxitos también se da, y aunque parezca paradójico, deriva de su misma eficacia . La Medicina en el último siglo ha funcionado muy bien, de tal forma que ho y nace mucha más gente de la que se muere. La demografía, entonces, ha es tallado, se ha producido una explosión literalmente sensacional. A una población estancada hasta el siglo XVII en 600 o 700 millones, ha sucedido un crecimiento le nto pero inexorable, hasta conseguir, tras el descubrimiento de los antibióticos, doblarla en los últimos treinta años. Esto supone que, prescindiendo de posibl es nuevos avances en este campo, y ateniéndonos al: ritmo alcanzado, la po blación mundial se duplicará cada seis lustros, lo que equivale a decir que los 3.500 millones de personas de 1970, se convertirán en 56.000 antes de finalizar el siglo XXI, esto es, si no yerro en la cuenta, la población actual, más o menos, multiplicada por catorce.
La pregunta irrumpe sin pedir paso: ¿va a dar para tantos la despensa? Si este progreso del que hoy nos jactamos no ha conseguido atenuar el hambre de dos tercios de nuestros semejantes, ¿qué se puede esperar el día, que muy bien pueden conocer nuestros nietos, en que por cada hombre actual haya catorce sobre la Tierra?
La Medicina ha cumplido con su deber; pero al posponer la hora de nuestra muerte, viene a agravar, sin quererlo, los problema s de nuestra vida. La Medicina, pese a sus esfuerzos, no ha conseguido cambiarn os por dentro; nos ha hecho más pero no mejores. Estamos más juntos -y aún lo estaremos más- pero no más próximos.
2 HOMBRES ENCADENADOS
Para nuestra desgracia, el culatazo del progreso no sólo empaña la brillantez y eficacia de las conquistas de nuestra era. El progreso comporta -inevitablemente, a lo que se ve- una minimización del ho mbre. Errores de enfoque han venido a convertir al ser humano en una pieza má s -e insignificante- de este ingente mecanismo que hemos montado. La tecnocra cia no casa con eso de los principios éticos, los bienes de la cultura humanista y la vida de los sentimientos.
En el siglo de la tecnología, todo eso no es sino letra muerta. La idea de Dios, y aun toda aspiración espiritual , es borrada en las nuevas generaciones -seguramente porque la aceptación de estos principios no enalteció a las precedentes- mientras los estudios de Humanidades, por ceñirme a un punto concreto, sufren cada día, en todas partes, una nueva humillación. Es un hecho que las Facultades de Letras sobreviven en los países más adelantado s con las migajas de un presupuesto que absorben casi íntegramente las Facultades y Escuelas técnicas.
En este país se ha hablado de suprimir la literatura en los estudios básicos - olvidando que un pueblo sin literatura es un pueblo mudo- porque, al distraer unas horas al alumnado, distancia la consecución de unas cimas científicas que, conforme a los juicios de valor vigentes, resultan más rentables. Los carriles del progreso se montan, pues, sobre la idea del provecho, o lo que es lo mismo, del bienestar. Pero, ¿en qué consiste el bienestar? ¿Qué entiende el hombre contemporáneo por «estar bien»?
En la respuesta a estas interrogantes no es fácil el acuerdo. Ello nos desplazaría, por otra parte, a ese otro complejo problema de la ocupación del ocio. Lo que no se presta a discusión es que el «estar bien » para los actuales rectores del mundo y para la mayor parte de los humanos, cons iste, tanto a nivel comunitario cómo a niveles individuales, en disp oner de dinero para cosas. Sin dinero no hay cosas y sin cosas no es po sible «estar bien» en nuestros días.
El dinero se erige así en símbolo e ídolo de una civilización. El dinero se antepone a todo; llegado el caso, inclus o al hombre. Con dinero se montan grandes factorías que producen cosas y con dinero se adquie ren las cosas que producen esas grandes factorías. El hecho de que esas cosas sean necesarias o superfluas es accesorio. El juego consiste en producir y consumir; de tal modo que en la moderna civilización, no sólo se considera honesto sino inteli gente, gastar uno en producir objetos superfluos y emplear noventa y nueve en persuadirnos de que nos son necesarios.
Ante la oportunidad de multiplicar el dinero -insisto, a todos los niveles-, los valores que algunos seres aún respetamos, son sacrificados sin vacilación. Entre la supervivencia de un bosque o una laguna y la erección de una industria poderosa, el hombre contemporáneo no se plante a problemas: optará por la segunda. Encarados a esta realidad, nada pued e sorprendernos que la corrupción se enseñoree de las sociedades modernas. El viejo y deplorable aforismo de que cada hombre tiene su precio alcanza así un sentido literal, de plena y absoluta vigencia, en la sociedad de nuestros días.
Esta tendencia arrolladora del progreso se manifiesta en todo s los terrenos. Yo recuerdo que allá por los años 50, un ridículo concepto de la moral llevó a este país a la proscripción de las playas mixtas y la imposición del albornoz en los baños públicos para preservar a los españole s del pecado. Se trataba de una moral pazguata y atormentada, de acuerdo, pero, era la moral que oficialmente prevalecía. Fue suficiente , empero, el descubrimient o de que el desnudismo aportaba divisas para que se diera paso franco a la promiscuidad soleada y al «bikini». El dinero triunfaba también sobre la moral.
Y ¿qué decir de los trabajos rutinarios, embrutecedores, sobre los que se organiza hoy la gran industria?
La eficacia, la producción espectacular -o, lo que es lo mismo, el dinero- se antepone igualmente a la integridad y la dignidad humanas. Fabricar un hombre es una actividad infinitamente más sencilla y agradable que fabricar un automóvil, con lo que nunca ha de faltar el recambio para un hombre inutilizado. Sobre esta base, nace y se extiende la fabricación en se rie, en cadena, dónde no cuentan más que los resultados. Las nobles advertencias de Charles Chaplin al respecto, en el primer tercio del siglo, es decir cuando aún era tiempo de reflexión, quedaron como una obra de arte, sin ningun a trascendencia práctica.
Así, paralelamente a la producción de cosas, se iban produciendo frustraciones también en cadena. La serie facilita una compensación pendul ar: si, por un lado, destruye al hombre al anular su amor por la obra bien hecha, por el otro, facilita la consecución de esa obra y esto, cerrar el cicl o, es lo que en definitiva interesa al orden económico de nuestro ti empo. El hecho de que la serie fabrique, de rechazo, hombres en serie y la cadena, hombres en cadenados, no nos desazona porque no interrumpe la marcha del progreso.
Simultáneamente, el desarroll o exige que la vida de estas cosas sea efímera, o sea, se fabriquen mal deliberadamente, supuesto que el desarrollo del siglo XX requiere una constante renovación para evitar que el monstruoso mecani smo se detenga. Yo recuerdo que antaño se nos incitaba a co mprar con insinuaciones macabras cuando no aterradoramente escatológicas: «Este traje le enterrará a usted», «Tenga por seguro que esta tela no la gasta».
Hoy no aspiramos a que ningún traje nos enti erre, en primer lugar porque la sola idea de la muerte ya nos estremece y, en segundo, porque unas ropas vitalicias podrían provocar el gran cola pso económico de nuestros días.
Con la superfluidad es, por tanto, la fungibilidad la nota característica de la moderna producción, porque, ¿qué suce dería el día que todos estuviéramos servidos de objetos perdurables? La gran crisis, primero, y, después el caos. Apremiados por esta exigencia, fabricamos , intencionadamente, telas para que se ajen, automóviles para que se estropeen, cuchillos para que se mellen, bombillas para que se fundan.
Es la civilización del consumo en estado puro, de la incesante renovación de los objetos -en buena parte, innecesarios- y, en consecuencia, del desperdicio. Y no se piense que este pecado -gra ve sin duda- es exclusivo de l mundo occidental puesto que, si mal no recuerdo, Kruschev decl araba en sus horas altas de 1955 que la meta soviética era alcanzar cuanto antes el nivel de consumo americano. El primer ministro ruso venía a reconocer así que si el delirio consumista no había llegado a la URSS no era porque no quisiera sino porq ue no podía. Sus aspiraciones eran las mismas.
En rigor, ambas sociedades, la oriental y la occidental, no son fundamentalmente diferentes, en este punto.
Aceptado lo antedicho, no parece gratuito afirmar que, salvo en unos millares de científicos y hombres sensibles repartidos por todo el mundo, el progreso se entiende hoy de manera análoga en todas partes. El desarrollo humano no es sino un proceso de decantación del material ismo sometido a una aceleración muy marcada en los últimos lustros.
Al teocentrismo medieval y al antropoc entrismo renacentista ha sucedido un objeto-centrismo que, al eliminar todo se ntido de elevación en el hombre le ha hecho caer en la abyeccíón y la egolatría.
Leer o descargar PDF con el discurso completo (23 páginas)
submitted by campesin to CirculoAgriculturaGPA [link] [comments]